Tartufo, El impostor, de Molière, en versión de Pedro Víllora, publicado por Ediciones Irreverentes

TARTUFO, El impostor
Autor: MOLIÈRE. Versión de Pedro Víllora
Colección Teatro de Ediciones Irreverentes, 77
ISBN: 978-84-16107-86-5
86 páginas o PVP: 10,00 €

Tartufo, una de las obras mayores de la literatura dramática universal, es la referencia sobre la falsa devoción y la hipocresía. Tartufo entra en casa de los Pernelle de mano del señor Orgón, como un mendigo que necesita asilo. Poco a poco, cual virus que se extiende, se apropia de los bienes de la familia. Engaña a quien puede. El falso devoto: la bondad y la fe del prójimo utilizadas en favor del beneficio personal. "¿Qué hay peor en el mundo que invitar a la gente a abandonar su propia casa?" Nuestro Tartufo, el Impostor pretende trasladar la historia clásica al día de hoy. Con el prólogo de Rubén Ochandiano y epílogo de José Gómez-Friha.

La versión que presenta Ediciones Irreverentes ha sido puesta ene scena por la compañía Venecia Teatro, y en el momento de su publicación era candidata a siete premiso Max, entre ellos al de Mejor Versión.

JAVIER VILLÁN: El Mundo: Pedro Víllora ha hecho una versión despiadada y heterodoxa resumida en esta frase: "eres un impostor; no, soy un hombre de nuestro tiempo". Ser un hombre de nuestro tiempo significa ser un manipulador sin escrúpulos.

ALDO RUIZ: elteatrero.com: Tiene aún más mérito esta versión de Pedro Víllora que ha hecho un trabajo espléndido adaptando la mítica obra de Molière a los tiempos modernos y mostrándonos a Tartufo como un especulador a la manera de los bancos.

LUCIA ETXEBARRIA: diario16: Es una versión irreverente, divertida, muy fácil de seguir... El humorismo se cumple y la parodia se exalta.

JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN: ABC: Los tartufos, ahora y siempre, se instalan en los lugares de privilegio que sus hipocresías les procuran, como bien subraya Pedro Víllora en una magnífica versión.

RAÚL LOSÁNEZ: La Razón: Aunque se ha dicho siempre que esta obra es una crítica a los falsos devotos, Pedro Víllora ha entendido con buen criterio en su versión que no hay falsa devoción que no esconda una mala intención.

DAVID LADRA: Artez: Excelente versión la que Pedro Víllora ha realizado de un texto tan icónico como El Tartufo de Molière. 

MOLIÈRE
(1622-1673)
Dramaturgo, humorista y comediógrafo francés, considerado el padre de la Comédie-Française. Autor de obras como El atolondrado, Las preciosas ridículas, Don Juan, El Misántropo, Al médico a palos, El avaro, Los enredos de Scapin, el enfermo imaginario y su obra más universal: Tartufo, estrenada en 1664 y prohibida por Luis XIV durante cinco años.

PEDRO VÍLLORA
(1968)
Ha publicado en Ediciones Irreverentes: Poderosas (VIII Premio El Espectáculo Teatral), El juglar del Cid, su versión de La vida es sueño, de Calderón de la Barca, y de Tartufo, de Molière. Algunas de sus obras son Bésame macho (Premio Calderón de la Barca), La misma historia (accésit Premio Lope de Vega), Las cosas persas (Premio Rojas Zorrilla), y Amado mío (Premio Ciudad de Alcorcón).


El ruido del viento, de Francisco Monteagudo Montiel

El relato de la historia vital de todo hombre pasó de estar en manos divinas, dioses caprichosos jugadores con el devenir de una criatura inferior, débil, y sobre todo, mortal, a la fuerza de una razón y voluntad que cada individuo utiliza como propia brújula en el curso de su vida, en el legado de su existencia, siendo él mismo su responsable, su único deudor en la apariencia de su confianza.
La historia de los tres hermanos, Alter, Desider y Jesuel, que se desarrolla en esta novela, replantea la universal cuestión de los designios humanos desde la óptica de un factor que condiciona, influye en el acontecer de cada uno de ellos, sea desde el caos mental de Alter, donde -encerrado en la estrechez asfixiante de su enfermedad- desborda una tensión interna que él presiente desde su obsesión, incapacitado para poder huir, escapar; bien desde la asunción de la derrota por parte de Desider, abocado a convivir con la realidad que nunca ha dejado de estar con él pese a su aparente huida a ningún lado; quizá a través del miedo o la inconsciente valentía de quien no quería ser, el instinto primario latente reflejado en el tercer hijo, el menor, Jesuel. 
Ellos aparecen atravesados por una herencia, que al igual que otros determinismos, como infinitas combinaciones del azar, influirá en que sus vidas no sean como ellos desearan, mal que les pese. Y este extraño círculo se vuelve a cerrar hasta la siguiente vuelta, mientras el viento a su paso deja un rumor, un ruido fugaz, sin rastro.
El ruido del viento, de Francisco Monteagudo Montiel, tiene mucho de libro de terror, pero no del tradicional, sino un terror psicológico que emana de la contemplación de los otros, de quienes nos rodean, del estudio de su vida interior y de sus actos.

El autor: Francisco Monteagudo Montiel


Nace en Avignon, en 1968, pero se considera originario de Cieza, Murcia, donde reside actualmente.
Es Licenciado en Económicas, y en los últimos diez años estuvo compartiendo estancias profesionales entre Turquía,  Costa Rica y México. Ha ganado diversos concursos literarios. El ruido del viento (M.A.R. Editor) es su primera novela publicada.

Todo sobre el libro en http://www.mareditor.com/narrativa/ruido_viento.html

El delantero centro se niega a jugar, de Salvador Robles Miras


Salvador Robles Miras culmina su trilogía sobre el delito en nuestro entorno y nuestra época -protagonizada por el inspector Telmo Corrales- con El delantero centro se niega a jugar; una denuncia de la corrupción en el fútbol, del amaño de los partidos, de la gran estafa consentida, ante la que sólo cabe una postura, tan modesta como terriblemente arriesgada: no formar parte de un mundo podrido.
El Metrópoli FC disputa el partido más crucial de su longeva trayectoria, ya que, de no ganar, el club bajaría a Segunda División por primera vez en su historia. Un cataclismo para el club y la capital metropolitana. Algo que no sucederá.
     Directivos del Metrópoli FC y el Mediterráneo Balompié, su rival en la última jornada de Liga, acuerdan de antemano el vencedor del partido.
El delantero centro metropolitano, el goleador del equipo, Gastón Ulloa, se entera casualmente del amaño, y, tras debatir consigo mismo, decide negarse a jugar. Una decisión que le costará la vida.
Aparentemente, Gastón Ulloa ha sido asesinado por un atracador que ha perdido los estribos. Pero ya sabemos que Telmo Corrales y sus colaboradores no se conforman con lo que se distingue a primera vista, ellos van más allá de las apariencias, al fondo del asunto.
        El envés del deporte, de la naturaleza humana, quedará expuesto en el haz del escaparate conforme Corrales y su gente progresan en sus investigaciones, en esta novela que culmina la trilogía negra de Salvador Robles Miras dedicada a la corrupción actual en entornos como el de los medios de comunicación, la política y el deporte de masas.


El autor: Salvador Robles Miras

(Águilas, Murcia, 1956) Salvador Robles Miras es periodista y pedagogo. Nació en Águilas (Murcia), aunque vive en Bilbao desde los diez años. Ha publicado veintiséis libros (narrativa, ensayo y novela). Sus últimos títulos: La exclusiva del asesino (2015), A la sombra de un tilo (2015), Troya en las urnas (2016). Todos con M.A.R. Editor. También ha publicado la segunda edición revisada y ampliada de Contra el cielo, (2016), un alegato contra la barbarie terrorista. Colaborador semanal durante cinco años de Hágase la luz (EITB). También colabora habitualmente con Tele 7 (Vizcaya). Ha ganado, entre otros muchos premios, los siguientes: Concurso de Relato Francesc Candel de Barcelona 2013, Valentín Palacio (Asturias) 2013, Pluma del Guirre 2013, XVI Certamen José Rodríguez Dumont 2014, Javier Tomeo de Microrrelato. Su novela Troya en las urnas ha sido galardonada con el V Premio de Novela Negra Wilkie Collins (2016), La exclusiva del asesino fue una de las tres finalistas del Premio Euskadi al Mejor Libro del Año de Literatura en M.A.R. Editor Castellano.

"Érase ninguna vez", la nueva poesía de Mario Migueláñez



Mañana, jueves 18 de mayo, el poeta MARÍO MIGUELÁÑEZ GONZÁLEZ presentará en Madrid su nuevo libro "Érase ninguna vez" (Cuadernos del Laberinto, Madrid. 2017) en donde el autor ha vertido un corazón herido y una sensibilidad acorde con el gran sentimiento del amor de pareja.

Esta nueva obra de Migueláñez nos adentra en el ritmo de la poesía, y esto hace que sus composiciones adopten musicalidad y un estilo elegante y cuidado en la forma. Es indudable que el poeta proviene del mundo de la música, de hecho sus orígenes artísticos fueron en un grupo pop.

Hemos podido charlar con  MARÍO MIGUELÁÑEZ GONZÁLEZ, quien nos responde con amabilidad y deseoso de adentrarnos en su particular mundo de pasión y cuidado a los seres queridos.


-Se presenta su nuevo libro “Érase ninguna vez”, un compendio de poesía en donde pone de manifiesto su lado sentimental más herido. ¿Qué nos puede desvelar de este nuevo libro? 
Este segundo libro, y primer poemario enseña, en parte, “la cara b” del amor. Las heridas van tomando protagonismo en forma de versos que se van uniendo en diferentes estrofas y que hacen fluir la sangre que en el pasado han hecho sangrar al corazón. El lector, se va a encontrar ante un libro con poesía y alma, amor y desamor, en un libro de alta carga sentimental, con una lectura de trato amable y sincera, hecha desde lo más profundo del corazón.
 
 “Érase ninguna vez” nos cuenta entre versos esos mismos cuentos que han empezado con diferentes principios pero que siempre terminan con el mismo final, si bien, hay que destacar que al mismo tiempo hay positivísimo en algunos de los poemas. Para mí la poesía son aquellas vivencias que se queda retenidas sobre un tamiz en forma de recuerdos, y en un momento determinado de tu vida, escribes sobre ellas; las que podemos calificar como muy positivas pasan por ese tamiz, y las tristes junto con las más desagradables quedan retenidas en forma de versos (en mi caso). Las primeras las vivimos, la mayor parte de las veces disfrutando de ellas, y sin pararnos a pensar, el resto, la mezcla de esos versos que han quedado retenidos en ese tamiz, son poesía.
En resumen, la poesía es esa píldora que te tomas con un 100 % de un principio activo que podríamos denominar en mi caso “desamor entre versos” y que cuando la digieres, te genera mil sensaciones diferentes, entre bonitas y nostálgicas, en tu interior.

-¿Puede considerarse “Érase ninguna vez” una continuación de su anterior libro “Tu chaqueta ya no me abriga”, en donde la emoción amorosa también era el eje?
Si hablamos de la temático, obviamente sí, es un libro que sigue ahondando en las cicatrices que nos deja el desamor. Pero, por otro lado, pienso que la inspiración en este trabajo es mayor, de ahí, que las palaras fluyan entre versos. Para mí, “Érase ninguna vez” ha sido un trabajo bastante complejo de desarrollar, pero también demasiado bonito de hacer. Estoy acostumbrado a escribir canciones o a narrar en prosa poética, y por ello estoy muy orgulloso de haberlo acabado con un resultado pienso que muy positivo. Espero que al público también le guste y empaticen con todo el amor que lleva este libro, aunque, por el contrario, su eje principal sea el desamor.
 
-¿Cómo ha sido el paso de la narrativa breve a la poesía?
Enlenzando con el punto anterior, puede que pasar de la narrativa breve en prosa poética a la poesía sea un paso complicado, pero que con tesón todo, o casi todo, se puede conseguir. Es muy diferente narrar una historia breve, con un principio un final y un desarrollo entre las líneas a la que vas dando forma con las palabras, que hacer sentir en un espacio más breve todavía si cabe, con una métrica o no definida, todas las heridas que llevas en el corazón. 

Supongo, que la inspiración tiene mucho que ver en este sentido. Trabajando la mente y el corazón se alcanza la poesía, y parece que, con este libro, aparte de cambiar de género y hacer un nuevo trabajo, he conseguido el objetivo marcado en el pasado año.

- ¿Es el amor sinónimo de sufrimiento?
No lo creo. El amor, creo que de por sí no tiene ningún significado en concreto pero al mismo tiempo es el significado de muchas cosas. Es una palabra que no se puede definir, o que, por el contrario, se define de muchas maneras diferentes, cada uno lo interpreta a su manera, así que cómo decir si el amor es sinónimo de sufrimiento, es difícil. En mi opinión no creo que lo sea, siempre que lo vivas con la persona adecuada y emprendas, continúes y acabas ese viaje en el que dos personas, con la mirada limpia y objetivos comunes, miran en una misma dirección.
 
-Con tan sólo dos libros se está convirtiendo en un referente o espejo para los que amamos. ¿Cómo representar en palabras los sentimientos?
Esta es una gran pregunta para la que no tengo respuesta. Pienso que escribir, en términos generales, llegar a focalizar una idea y darla forma en un texto que luego se integre en el papel es muy complicado de definir. Si hablamos de prosa poesía o poesía esto se multiplica hasta el infinito. En mi caso, y en mi humilde opinión, pienso que con el corazón abierto a sentir y a dejar fluir las experiencias de la vida en torno al amor-desamor y sumado a un trabajo mental diario se puede llegar a conseguir buenos escritos.


JUEVES 18 MAYO. 19:30 horas

MARÍO MIGUELÁÑEZ GONZÁLEZ presenta "Érase ninguna vez"
Con la música de Álvaro García-Verdugo (guitarrista).
Librería Cervante y Cia. Calle del Pez, 27, 28004 Madrid
Etrada libre hasta completar aforo

“Clásicas envidiosas”, de Chema Rodríguez Calderón, obra ganadora del III Premio Irreverentes de Comedia

Chema Rodríguez Calderón es con esta obra candidato al Premio Max a la Mejor Autoría Revelación


“Clásicas envidiosas”, de Chema Rodríguez Calderón, se ha convertido en la obra ganadora del III Premio Irreverentes de Comedia entre 96 obras recibidas de 12 países. Esta obra ha sido representada con gran éxito en el Festival de Teatro Clásico de Alcalá, en el Festival de Teatro Clásico de Almagro, en el Festival Internacional de Teatro de Ciudad Rodrigo, en el Teatro Gran Vía de Madrid, y en el Teatro Real Carlos III de Aranjuez, entre otros escenarios. En el primer punto de las bases del premios se especifica que “Se aceptarán obras que hayan sido estrenadas en escenarios profesionales en los últimos 24 meses a contar desde la convocatoria”, por lo que la obra ganadora se ajusta plenamente a las bases.
            “Clásicas envidiosas” comienza en el acto tercero, escena primera de “Hamlet, Príncipe de Dinamarca”. Esta escena lleva interpretándose cuatrocientos años, pero esta noche algo no va bien. Ofelia se rebela y rechaza la idea de suicidarse. La doncella está cansada de su papel pasivo de dama frágil y desequilibrada por lo que decide que quiere vivir y disfrutar de la vida. Ante esta nueva línea de acontecimientos, Hamlet se ve obligado a prometerse con la dama y comenzar los festejos. A partir de aquí los acontecimientos y situaciones serán cada vez más alocados y sorprendentes. Los hechos no se desarrollarán como ideó Shakespeare, sino cómo surgen de cerebro alterado de una de las grandes estrellas del teatro alternativo español de nuestra época. Se podría decir que es una fantasía isabelina en clave de parodia, pero sin olvidar las grandes dosis de sarcasmo y humor contemporáneo con aires esperpénticos y muy críticos. Es una obra maestra del humor actual, pero con el valor añadido de una gran construcción de personajes y ambientes y un gran valor literario.
            La obra ganadora será publicada en la Colección de Teatro de Ediciones Irreverentes. La editorial tiene el Premio a la Mejor Labor Editorial de la Asociación de Autores de Teatro (AAT).



El autor: Chema Rodríguez Calderón
Formado como actor en la escuela de Cristina Rota, acumula más de 20 años de experiencia profesional. Ha trabajado en más de 50 producciones de teatro, de las cuales ha escrito 15 y dirigido 20. Galardonado con el Premio a la Mejor Dramaturgia Original, concedido por la Fundación Centro de Nuevos Creadores y Fundación Autor. Ha publicado en Ediciones Irreverentes Trilogía Idiota, un gran éxito de público y crítica que ha agotado tres ediciones, y Loco, loco cabaret (libro que recibió la Ayuda a la Edición del Ministerio de Cultura). Es el editor literario de Antología de Comedia y Humor, libro que reúne a 27 de los mejores autores teatrales contemporáneos. Sus textos han sido estrenados en España, Argentina, Chile, Honduras, Nicaragua y El Salvador.

Se han recibido 96 obras procedentes de 12 países al III Premio Irreverentes de Comedia
Las obras finalistas del premio son:
- Plan de choque
- Curso de autoayuda para perversos
- Clásicas envidiosas
- La noche de los honrados

Obras recibidas por países
España 74
Argentina 7
México 4
Colombia, Uruguay 2
EEUU, Venezuela, Escocia, Cuba, Chile, Bolivia, Perú 1


"A solas con el aire": Regresa Juan Besada cargado de literatura




Esta semana los lectores hemos recibido con entusiasmo la nueva obra de Juan Besada, a quien ya conocíamos por el poemario "La piel encendida". Esta vez Besada ha agrupado una serie de relatos bajo el vaporoso nombre de "A solas con el aire" (Cuadernos del Laberinto. Madrid, 2017).

El paso de la poesía a la narrativa nada tiene que ver con acomodarse a un lenguaje más relajado o con el hecho de querer relatar de forma más pormenorizada, ya que "A solas con el aire" mantiene una prosa cuidada con esmero, mimada a ultranza y que acaricia al lector con cada vocablo, casi podríamos hablar de "prosa poética". Y respecto a la trama, Besada, sigue manteniendo su particular mundo, casi surrealista u onírico, que tanto nos atrapó con su poesía.

Los relatos de "A solas con el aire" se desarrollan y son desarrollados por paisajes y protagonistas que no obedecen a las leyes naturales más coherentes, pero que sin embargo, obedecen plenamente a lo más humano de nosotros mismos: la emotividad, la resolución ante la belleza y la búsqueda de los ideales.

Besada vuelve a manifestar una maestría, poco frecuente, en este género breve del relato, en un libro que se puede leer y releer siempre con apetito voraz de buena literatura.

 

Sexto Continente ha tenido la oportunidad de entrevistar a Juan Besada, quien de primera mano, nos presenta los puntos claves de su literatura y personalidad artística


Acaba de llegar a las librerías de toda España su nuevo libro “A solas con el aire” (editorial Cuadernos del Laberinto), un compendio de relatos cargado de menciones oníricas, referencias a Juan Rulfo y personajes como el de Rosaura que nos atrapan inmediatamente ¿Cómo ha sido el proceso creativo y cómo describiría el propio autor esta obra?
  Me siento honrado, como escritor, de que alguien se sienta atrapado por Rosaura o cualesquiera de los varios desdoblamientos que de ella misma pueblan las páginas de A solas con el aire. Para mí es un halago en cualquier caso, y lo agradezco. En cuanto a las menciones y referencias explícitas que anota, le diré que además de Juan Rulfo, el lector podrá encontrarse también con Roa Bastos, y con el mismo Cervantes o con Shakespeare, que algún guiño hay, y con Onetti... Y habrá otras referencias, seguramente, de las que yo no soy consciente.
  Uno de los relatos el primero de los que protagoniza Rosaura lo preside una cita de Roa Bastos, que nos enseña que la realidad es también el reverso de lo que no ocurrió, y esto es justo lo que va tejiendo, casi a tientas, el poeta con su oficio. Vistas así las cosas, es obligado reconocer que ahí habitan también los sueños, de manera que la región onírica y la real no viven como líneas paralelas sin abrazo. En el primero de los relatos (Las dos sienes, de título) el protagonista, Osende Neiro, no es capaz de acreditar lo que tiene ante sus ojos, y lo vive como una pesadilla.
 Lo onírico está presente a lo largo de las páginas de A solas con el aire, es verdad. Lo onírico y la ficción, claro, que sin duda es el hilo con el que tejemos el entramado de palabras que llamamos Literatura. El lector va a encontrar un paisaje de sueños.
 En cuanto al proceso, el primer borrador de alguno de los cuentos data del 2000, y la mayoría de todos los borradores fueron escritos entre el 2005 y el 2010. Al final tenía una colección de relatos que quería publicar, pero no encontraba sitio. No me impacientaba, puesto que sé que a la Literatura le gusta ir despacio, y tampoco acababa la colección de satisfacerme. Era como si tuviese en mi mesa de carpintero unas piezas de buena madera y las herramientas para trabajar, pero sin saber, en realidad, cómo juntarlas ni qué hacer con ellas. Las aparté, y esperé pacientemente.
 Alguno de aquellos textos, por cierto, sirvieron para tejer, en colaboración con Paula Fernández Mbarak, una obra de teatro que finalmente ella logró representar en Buenos Aires.
 Un día recibí comunicación de una editorial a la que había enviado los textos primitivos, interesándose por ellos, y me puse a trabajar a conciencia con la madera que tenía. Me di cuenta de que la correspondencia que alumbra la historia de Rosaura podía servir de cola de pegar, y me puse a pulir cada trozo de madera y a encajarlos. De alguna pieza pude entresacar nuevos elementos, aprovechando el trabajo que había hecho con Paula, y así fue tomando cuerpo el mueble, con esmero y con paciencia. Por en medio, había publicado con Alicia Arés La piel encendida, y el trabajo, por fin finalizado, se lo presenté a ella. Lo aceptó, y quedó, de su mano, envuelto en una edición excelente.

Volviendo al personaje de Rosaura, ¿Puede decirse que personajes como ella hacen que los relatos se hilvanen como uno solo? ¿Podemos hablar de una novela dividida en partes más que de un libro de relatos?
 Es un halago verdaderamente su pregunta. De su manera de formularla quiero deducir que ve A solas con el aire como un mueble bien acabado en el que todos los elementos encajan y presentan una visión fabulosa de las cosas en derredor, que eso es originariamente una novela.
 Se me ocurrió la intercaladura de la correspondencia con Rosaura entre las otras historias, para    que cada carta del Narrador con su respuesta constituyese un elemento de un relato que se iría hilvanando entre los otros cuentos; los cuales, a su vez, darían sentido a la primera carta, en la que el Narrador confiesa a Rosaura que se introdujo en ese libro porque la andaba buscando por las playas, y sabía que en uno de los cuentos que lo componen había una. Esto me llevó a extender el mundo de Santaégida, que originalmente era sólo el de Rosaura, a los otros relatos.
 Al final, Rosaura se ve desdoblada en diferentes protagonistas de las historias que pululan por Santaégida, y que se ofrecen además en contraste con las de la orilla de los “sueños náufragos”, para explicar el interés que tiene el Narrador en rescatarla, como si estuviese yo mismo manteniendo una correspondencia cómplice con el lector a través de un narrador fingido y de Rosaura. Supongo que es esto lo que le da a A solas con el aire esa apariencia de novela que Vd. descubre y a mí me enorgullece. Evidentemente hay mucho de juego literario, claro que sí, y voluntad de construir un mundo propio y un lenguaje para expresarlo. Al menos es esa mi ambición y mi manera de buscar la complicidad con el lector. 

Santaégida es la otra orilla de «la región de la materia visible y de los sueños náufragos», es un «instante múltiple». ¿Cómo se crean ambientes tan sugerentes y oníricos, pero al mismo tiempo tan bien definidos?
 Creo que sobre todo es Santaégida un lugar donde “el tiempo no lo devora todo como si fuese un monstruo”. Los ambientes que se describen son anteriores siempre al acto de escribir. Leer es más importante, y nos enseña a contarnos lo que vivimos. Vivir y leer, observar lo que vivimos desde nuestras lecturas y conversaciones son herramientas imprescindibles para poder contar las cosas que hay en derredor y escribir sobre ellas. Nuestra biografía la conforman los libros que leímos (también los cuadros o esculturas que vimos, la música que oímos, los paisajes, etc.) y los amigos que nos fueron abrazando a lo largo de lo vivido; y nuestros maestros, que nos señalaron las lecturas importantes.
 Los ambientes se definen en la misma medida en que ellos nos definen a nosotros, y nos alimentamos recíprocamente. En el acto de escribir afloran los momentos que fueron conformando nuestra biografía, y nos trajeron a este en que queremos contar algo por escrito. No tenemos más que pararnos a observar, y todo aflora. Es interesante y fructífero buscar en el aire la línea que separa la sombra de la luz; o en una hoja que vemos en el árbol, la que separa la región que está alumbrada de la que está en umbría, bajo otra hoja que perfila su sombra en ella.
 Todo eso que vivimos y hemos observado anteriormente es lo que contamos en el acto de escribir, y así es como se definen los ambientes, puliendo y cosiendo con esmero las frases.

 ¿Qué relato de los que conforman el libro es su favorito, y cuál es el que le costó más escribir?
 El que más me costó escribir -no tengo duda- fue Las dos sienes. Yo creo que hasta dolor físico me produjo. Por lo menos llegué a sentirlo hacia el final de la escritura, como si Osende Neiro y yo nos hubiésemos trasvasado uno a otro aquel dolor que él también sentía, y lo entenderá quien lea el relato.
 En cuanto al favorito, déjeme recordar que fuera de la correspondencia del narrador fingido con Rosaura, casi todos los relatos están dedicados a alguien concreto de mi entorno más personal, de tal manera que si escogiese uno desmerecería a los otros. Dejémoslo así.

Si sólo pudiese usar cinco palabras para definir A solas con el aire”, ¿cuáles serían?
 “A solas con el aire” ya suma cinco palabras.

¿Y qué otras cinco usaría para definir a Juan Besada?
 Ahí sí que ni idea, que también son cinco.

Su anterior libro publicado “La piel encendida” era un poemario, ¿cómo ha sido el paso de la poesía a la narrativa?
 La piel encendida fue un trabajo que floreció entre las primeras versiones de casi todos los relatos de A solas con el aire, y la composición del libro como finalmente quedó resuelto. Antes lo conté más o menos.
 La piel encendida es un poema narrativo: hay un protagonista el deseo un paisaje que va descubriendo ese protagonista y por el que se mueve el cuerpo que desea y todo lo que le acontece en su discurrir por él es lo que narra el poema. De modo que el tránsito no exigió mayor esfuerzo.
 Hablé antes de un mundo propio que tengo la ambición de ir tejiendo, y en el lenguaje en el que ese mundo quiero que se exprese, la prosa que procuro no ha de ser ajena a la poesía, ni la poesía ha de ser extraña al lector de Literatura narrativa. Hay una línea donde la Poesía y la Narrativa confluyen, y ahí es donde a mí me gustaría habitar.

¿Qué libro es ese al que siempre vuelve, que recomienda encarecidamente? ¿Y ese otro que no pudo acabar?
 Siempre vuelvo a Don Quijote, y sin duda es el título que más veces refiero. Creo que es la novela fundacional. Sólo Pedro Páramo me sorprendió tanto, creo. Y no quiero desmerecer ninguna de las que sin duda están en la mente de cualquier lector. Quien quiera que se acerque a Contravida, novela de Augusto Roa Bastos, se topará en su Décima parte con una procesión de personajes de la Literatura en castellano que son los mismos que yo venero de entre los que conozco (aunque echo de menos en la procesión a alguno de los habitantes de Vetusta)
 Los grandes libros llevan consigo infinitas lecturas, de manera que por muchas veces que uno termine de leerlos nunca los acaba, y por eso precisamente son grandes. Al margen de ello, hay varios libros, por supuesto, de los que no concluí todavía una primera lectura, pero sin duda se debe  a mis limitaciones, y prefiero ocultarlos. Además, no descarto terminar ninguno de ellos algún día. Tardé veinte años en pasar de la segunda página del Ulises de Joyce, y una vez que llegué al final, pronto repetí. También los hay que no soportaron una segunda lectura.

¿Cómo ve el panorama cultural español?
  Asediado por una Administración que considera la actividad cultural únicamente en su aspecto mercantil, y además peligrosa. Nunca habríamos imaginado que un día una mala caricatura de Don Quijote lo emularía descabezando una compañía de títeres. Pero a diferencia del honrado caballero, no tomó conciencia de su barbaridad y continúa persiguiendo a actores, cantantes y humoristas, cuando no asfixiando económicamente a nuestros escritores. Vivimos las gentes de la Cultura asediados por una estructura de poder donde anidan los campeones del soborno, el contrabando y la adulación a un hombre incapaz de improvisar una oración compleja. Claro que los que sobrevivan ya tienen compuesta la parodia.





JUEVES 20 ABRIL. 20 horas

JUAN BESADA presenta "A solas con el aire"
Intervendrán en el acto Manuel Quintáns, Antonio Presedo Garazo y el autor.
Libraria Couceiro. Praza de Cervantes, 6 o Santiago de Compostela (A Coruña) 
Entrada libre hasta completar aforo





JUAN BESADA
El autor: JUAN BESADA
(Santiago de Compostela, 1960) Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la USC. Tras dedicarse a la docencia como profesor de Filosofía en Educación Secundaria, se especializó en Ciencia, Tecnología y Sociedad por la UNED.Entre sus publicaciones destacan: Estudio da influencia do Proxecto Manhattan no desenvolvemento da ciencia e da tecnoloxía durante a segunda metade do século XX en REVISTA GALEGA DO ENSINO, y en la Revista TRIVIUM El arroyo Iliso (consideraciones acerca de las relaciones entre la Filosofía y la Literatura).
Participó como escritor invitado en la V Feria de escritores del Paraguay, celebrada en abril de 2005 en Asunción.2013 fue el año del estreno, en Buenos Aires, de la obra de teatro Santaégida, verano de 1936, en colaboración con Paula Fernández Mbarak.
Como poeta ha publicado Por no sufrir amnesia (3C3 Editores, 2004) y La piel encendida (Cuadernos del Laberinto, 2014).