Relato 47.Cristina de la Concha.(Mexico)


La Esperanza.

En el principio, el planeta estaba habitado por todas las especies y cosas conocidas, pero siglos más tarde, algo extraño sucedió. Comenzaron a morir sus integrantes, poco a poco fueron desapareciendo los humanos, las plantas, las flores, los edificios se destruyeron con las guerras, así las fábricas, las escuelas, las casas, pero la esperanza seguía en pie. Al cabo se extinguieron la caridad, el amor, la fe, cuyo abandono en aquellos tiempos Monterroso relataba. El humanismo feneció, pero también la vanidad, la lujuria, la soberbia. Hasta que sólo quedaron dos seres humanos y la Esperanza. Aquellos, al recordar que la Esperanza sería la última en morir, rompieron el sortilegio asesinándola para no dejarse perecer por ella.
Y el mundo se pobló de nuevo
.