Relato 49.Remisson Aniceto.(Brasil)

LA BOLSA Y EL CUERPO.
Durante 13 años el veterinario Roberto Ryuji Assakawa siempre ha sido el médico de Cherry, el perro de mi familia. Si se quedó más tiempo en nuestra casa, habló acerca de las curiosidades de su profesión. Un día, tomó a incinerar un perro muerto y escondió el cuerpo en dos o tres bolsas de supermercado detrás del coche. Dejó el coche aparcado delante de una farmacia por unos minutos y cuando regresó el vehículo estaba abierto y la bolsa con el cuerpo del perro había desaparecido. El ladrón pensó que era probablemente una bolsa de dulces y galletas. Roberto se rió, como si pudiera ver la expresión de sorpresa y decepción cuando el ladrón abrió la bolsa. Luego, Roberto no tenía más remedio que pedir disculpas al propietario del animal muerto y devolver el dinero pagado por la cremación.