Relato 52.Jesús Contreras Calvillo.(España).

EÑES.

Se propuso comerse todas las letras porque no podía soportar su perfil. Sólo le faltaban las eñes, pero no las encontraba ni en el diccionario. Aquel contratiempo le tenía desequilibrado. Las desaparecidas eñes, que se sabían perdidas de antemano como el resto del abecedario, para llevarle a semejante situación se habían deshecho de la altiva virgulilla que tanto las distinguía, y se hallaban ya en su buche, muy orgullosas y contentas de oírlo refunfuñar y maldecirlas.

________