Relato 53.Orlando Alonso Mazeyra Guillen. (Perú).

VACÍOS.

No lograba reconocer esa avenida. Los colores de la noche se habían alimentado con mis desvaríos. Alcancé la puerta de una farmacia y pedí un tranquilizante. Me armé de valor y proseguí mi marcha viéndome asediado de gente que me reconocía.
Algún día encontraría la fachada del maldito teatro. El teatro de mi vida. Donde perdí la cordura poco a poco..., mientras las boleterías se iban quedando vacías.


________


La mejor narrativa tambien en http://www.edicionesirreverentes.com/narrativa.htm