Maldita sea. Se nos van muriendo los amigos.

Maldita sea. Se nos van muriendo los amigos, uno mira alrededor y cada día se nos va alguien querido, sin embargo los verdaderos delincuentes siguen tan frescos, en sus Consejos de Dirección, en sus cargos públicos, en sus sillerías de madera labrada, en sus bancos adjudicadores de hipotecas basura. Por eso es necesaria la novela negra, porque si nosotros –que somos unos blandos- no somos capaces de tomarnos venganza en la realidad, alguien tiene que hacerlo al menos en la ficción. Cuando no se tienen  agallas para disparar en la realidad, se dispara desde la literatura. Decía en una de sus novela Raymond Chandler "Hay lugares en donde no se odia a la Policía, comisario. Pero en esos lugares usted no sería policía." También les dijo a unos delincuentes, "Mientras ustedes no sean dueños de su alma, no lo serán de la mía."  
No menos poético fue el padre de la novela policiaca, Wilkie Collins, al dejar escrito, "El horrible misterio se cierne sobre nosotros en esta casa, entra en mi cabeza como licor y me hace salvaje" .
Una frase negra y potente, que golpea en la boca del estómago, del colombiano Nelson Verástegui, en Antología del Relato Negro I: «De pronto me encontré con el cadáver de una persona colgada por el cuello a un árbol; un ahorcado nada fresco. Debía llevar ahí como mínimo uno o dos años. No toqué nada. Estaba tan descompuesto que no supe si era hombre o mujer»
Y Mario Puzzo, o los negros que colaboran con él en el cine, dejó escrita en El Padrino II, una sentencia abrumadoramente bella, cierta y terrible: “Mantén cerca a tus amigos, pero aún más cerca a tus enemigos" (Michael Corleone en El Padrino II).
Y para acabar, una frase terrible y otra bellísima de Edgar Allan Poe; "A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita a una copa." "Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche" .
            ¿Por qué comenzamos Sexto Continente con estas ideas? Porque se me ha muerto otro escritor, un gran intelectual, escritor, canalla y amigo; el Vizconde de Saint-Luc. El viejo crápula nos dejó el día de Todos los Santos, como ironía final. Si no le conocen, lean “Acerca del matrimonio de Paulette”, una de las novelas más pornos de la historia, de la que hizo una sublime versión junto a su hija, la Vizcondesa de Saint-Luc.
            Hoy hablamos en Sexto Continente con Diego Ameixieras de su novela “Dime algo sucio”, una novela tan negra que entra ardor de estómago. Carlos Augusto Casas, periodista, escritor y a pesar de todo hombre de bien, nos habla de novela negra, en la que es un gran especialista, y de su participación en la antología “Asesinatos profilácticos”. Hablaremos también de estos “Asesinatos profilácticos” con Juan Ramón Biedma.
            Juan Patricio Lombera hablará de afrodisiacos y esas cosas que a él le interesan, con Victor Hugo. La música la pone Michel Huygen