TERROR 15.-LOS UNICORNIOS PLATEADOS o EL VIAJE MALDITO de Marian Arija

El maletero del flamante Jaguar secerró con estruendo… ¡todo listo!... dijo, arrancando el   descapotable Azul-metalizado . - Los tresamigos enfilaron la carretera que les llevaría al paraje recomendado en laoficina de turismo de la ciudad con reminiscencias medievales que los  acogió el día anterior… “el lago de las tormentas y unicornios de cuerno azul” -lesinformaron-  está envuelto entre “malezade leyenda” de aguas  límpidas y  cambiantes que, cuando el sol de amaneceracaricia su  manto de olas,  arremolinadas mesan  sus orillas.- Situado muy al norte del país al abrigo de los bravos tornados delagreste Sur.
 -Fuimos dejando atrás pueblecitos quese deslizaban a nuestro paso invitándonos  a la contemplaciónde los paisajes que los retenían …tras varias paradas entreteniendo nuestracuriosidad, plasmábamos imágenes  sinfin,  en las retinas  de nuestras cámaras digitales.-  Siguiendo la ruta ferroviaria que corríaparalela a la carretera nos adentrábamos por otras más estrechas,  casi desoladas pero, imbricadas en  parajes llenos de naturalezas exuberantescobijadas entre bancos de bruma espesa y umbrías. - Atravesados, daban paso a espectaculares parajes exentos deturbias nubes. En algunos tramos, era difícil nuestro transitar por lo que lavelocidad quedaba notablemente reducida… la fronda de los abigarrados árbolesde pesadas ramas, casi se introducían descaradas en nuestros ojos, -cogíamos  sus  hojas de delicado olor a menta y hielo.- Se hizo necesario protegernos con laplegada capota azul-oscuro desteñida.

 El cansancio hizo mella  en el conductor…que, tras largas horas alvolante sugirió un descanso.

-Los tres amigos se reponían en laposada  donde tras el refrigerio, se  proveyeron de gran cantidad de viandas  y, agua embotellada  procedente defuentes de agua dulce  y manantialesperiféricos…con propiedades curativas a decir de los lugareños.

Siguieron camino expectantes porllegar al recomendado paraje … ¡conduces tú ahora!... dijo, el que conducíatirándole las llaves ( estas se cayeron enterrándose en el polvoriento suelo)…recogidas  por Sara, - rubia y deexpresiva sonrisa - que canturreaba una canción con estribillo pegadizo… trascerrar la pesada puerta,… metió la llave de contacto e hizo sonar el claxoncomo era su costumbre siempre que empezaba un viaje,…( quitándose el pañuelitode flores que le rodeaba el cuello y, tras sacudirlo  lo plegó en pico… y directo, lo colocó en sucabeza  anudándolo alrededor de su largacoleta)

- En la cadenita de oro tintineabanjunto con los abalorios, las gafas de sol marca VOGUE  con cristales verde-oscurode patillas  metalizadas-

¡El lago  de los unicornios nos espera!... les gritó,…a los del asiento trasero, girando la cabeza para contagiarles su entusiasmo…Pues, adelante! respondieron, los del asiento de atrás soltando una sonoracarcajada.

El motor de gran cilindrada rugió y,continuaron viaje… los kilómetros se sucedían - en las  señales de tráfico figuraban los nombres quese correspondían con el trazado que previamente se  habían marcado- tras casi cinco horas alvolante. Sara, observó por el espejo retrovisor el dormitar de los  acompañantes que, desparramados  en el asiento trasero esperaban el fin delturístico viaje.

! Chico, chicos! Les llamó conurgencia…sin respuesta de los durmientes,- airada, frenó bruscamente.

-Sobresaltados, girando las cabezas aderecha e izquierda… exclamaron preguntando, ¿Dónde estamos?  ¿ ya hemos llegado?... parece que estamosmuy, muy cerca, dijo Sara señalando la señal luminosa donde indicaban quefaltaban 40 Km. hasta llegar al lago.

-La tarde veraniega alargaba suclarear hasta abrazar el inminente crepúsculo, que emboscado entre irisados cielos ya cerraban  los últimos suspiros de un dia intenso.-

Nuevamente se turnaron para  el tramo final… ¡conducir este coche megusta! …dame las llaves guapa,  dijoRoberto el piloto de aviones mientras se ajustaba el cinturón con un “águila alada”en  una plateada  hebilla - tras encender los potentes farosarticulados, exclamó!, pronto llegaremos.

-LLEGADA AL CAMPAMETO DE LOS  “UNICORNIOS PLATEASDOS”-

 -Montar la tienda de campaña apenas les llevótiempo-

-Como una aparición espectral,… Unpersonaje oscuro y aspecto siniestro se acercó hacia la luz de la lámpara degas. Apenas, la tenue luz dejaba ver su enjuto rostro de luengas barbas y quecubría con una especie de hábito color negro (los pies y las manos no eranvisibles)…...Este se ofreció en su ayuda… ¿Conocen el paraje?  Preguntó sigiloso y con vozbronca-entrecortada .... miren, por aquí  pasan cosas extrañasss y terriblesss……lesadvirtió,….¡tengan cuidado!...y, se alejó impregnando el  ambiente con un olor,…como a sangre rancia ysin hacer el más mínimo ruido, se alejó-

Los sorprendidos,….se miraronincrédulos, siguiendo con su que hacer………Escucharon lejano un chasquido ycrepitar de árboles,…que los conturbó por instantes.

- Tras  la improvisada cena,  se disponían entretenidos en la contemplación del espectáculo que el  lago ofrecía… reflejando sobre el,….Una granluna llena  y brillante se reflejaba con  inusitada claridad en sus aguas formando unaescalera su reflejo. Una  suave brisa, sedejó sentir como una caricia plagada de sugerente olor campestre pero dulzón ypegajoso que penetraba insistente en nuestras fosas nasales,…inundándolas.

-Provenientes de los árboles y arbustos sobresalían “quejidos” de los noctámbulos animales de la noche,…El ULULAR  era constante e insistente,…como si de un aviso se tratara, nos ponía sobre aviso, llenándonos de impaciencia la sobremesa nocturna.

ATÓNITOS QUEDARON,… ante la observación que se dibujaba en las aguas próximas.

-Inmóviles y silenciosos,….incrédulos,… observaron un gigantesco remolino en la aguas.... El asombro se hizo presa enellos, tanto, que,  temieron que laconversación pudiera quebrar lo mágico del momento…mientras saboreaban unBurdeos-reserva  del 76 (año deexcelentes caldos) exquisito en afrutados y marcados taninos.  El agitado vaivén de olas convulsionadas enextremo, se producían en constante movimiento a la vez que se elevaban de nivelen algunos tramos del lago…- una bruma fina y transparente se hizo presente  posándose sobre ellas  y  lasramas de los árboles jugaban  a “cantarse poemas” con ligero, y decidido movimiento en sus ramas…  elrepiquetear de las hojas,… pareciera  desu interés por  dedicarnos sus secretos….

-Aturdidos e,… intranquilos, mirábamos fijos y quietos como estatuas hacia las aguas  cuya violenta ondulación  dejaba a la vista que “ALGO” podría surgir de ellas……

-La gran luna clarísima, desparramaba su luz plateada iluminándolo todo…Seguíamos  atónitos, olvidamos que el tiempo existía y nuestra respiración se entrecortaba. – -Alguno,…entorpecido,  dejó caer la copa de vino …Contemplando como de las aguas del gran lago surgían,….. Impresionantes seres acuosos de infinita  belleza  a lomos de  brillantes –al menoseran cuatro-  unicornios de azulados cuernos que relucían … -las aguas se calmaron abriéndose  al paso de los mismos formando estrechos pasillos  condirección a la orilla -… estelas en cascadas de agua les resguardaban de peligros e imprevistos que parecían protegerles.

Alcanzando las orillas, los cuatro bellísimos unicornios de relucientes cuernos azules brillantes sus destellos,…depositaban suavemente - flexionando sus patas- sobre la hierba a los  “seres deluz acuosa”… Estos,  posados y seguros entierra, abandonaron sus vestimentas de agua dulce (seres de lago les llamaban )…transformándose en seres  terrestres altísimos, muylargos los brazos y piernas …desnudos en apariencia, tornaron  hacerse sutiles  y apresuradascaricias.-  Largas cabelleras cobijaban alas “sirenas” de cola de colores.- Los hombres, sin facciones marcadas, surgían esbeltos de brazos fuertes y largas barbas… parecían jóvenes y se abrazaban con entusiasmo,- constantemente- besaban  sus labios  en pequeños acercamientos…jalonados de risitas juijuijui ¡ y de pequeños  quejidos uyiii uyiii! como si emularanconversar….- Los Unicornios Plateados, esperaban  impacientes y envidiosos  tras los arbustos - …Su brillante cuerno permanecía medio apagado, pero  su luz azulada y brillante permanecía latente y en espera.

Así, permanecieron por largo tiempo-o eso nos pareció-, cuando comprobamos que nuestro tiempo se había detenido, Yque los relojes marcaban la misma hora de nuestra llegada.

-Enmudecidos, lívidos apenas  articulamos palabra alguna, nuestros cuerpos petrificados ante tan mágica visión permanecían en hierática posición atrincherados tras los troncos de los árboles que nos servían de  improvisada trinchera.


El amanecer se precipitaba silente y entoldado….


- El tímido sol enseñaba su luz al  Alba.


- Esto, precipitó  que los enigmáticos  seres de  “acuosos”  precipitaran su partida hacia las “aguas abiertas” del gran Lago.  

.- Un silbido penetrante, ensordecedor llamó alertando a los unicornios que esta vez, convertidos en “esferas” de líquido invitaban a sus grupas a los amantes todavía con forma mitad, terrestres  mitad acuosos… a medida que la luz solar avanzaba en el horizonte…los seres  volvían a su ser inicial - pareciendo juntos un “todo-”… una ingente “gran bola de agua”-como una gran estela,  se encaminaba hacia  las aguas del gran lago –que esta vez nos parecieron heladas.-  La procesión de  la gran estela de luz  azulada yviolácea se precipitó bruscamente entre las aguas  formando un inmenso remolino de incandescente luz. 

El sol dibujaba su amanecer…y todoera calma,  la naturaleza surgíadiáfana  y  se reflejada en las aguas de los seres quetemían la luz… 

La sorprendente visiónvivida,….incrédulos y muy, muy enfermos de fiebres muy altas que entorpecíannuestros movimientos,… hizo que regresáramos.  

-Al abandonar el misterioso lugar,…Unaestela de oscuridad baja nos envolvía llenándonos de pavor, que nos sobrecogía….

-Derrengados en los asientos,….loschicos, a medida que el viaje de regreso se producía,…sus rostros, parecíanenvejecidos y eran presa de una palidez extrema los ojos se volvieron saltoneshasta no poder cerrarlos,… -y eso que el sueño les abatía.

Sara,…intentaba conducir,… sin éxito,intentaba arrancar el coche….El temblor en sus manos hacía difícil laconducción. Acertando con las llaves en el contacto, hizo que el motor avisarade su puesta en marcha,…!Volvamos, y dejemos este horrible lugar!...gritó alviento.

-Como era su costumbre, … buscó elpañuelito en la guantera,…al bajar el retrovisor, ...vio horrorizada que  piel llena de escamas  verdosas………Un grito de horror salió de sugarganta hasta ahogarla……
A medida que se alejaban del granLago de los gráciles seres,…Fueron remitiendo de sus males y, sus tímidassonrisas asomaron a los todavía contraídos rostros.

FIN DE VIJA Y LLEGADA,

 -Las exiguas y accidentadas  vacaciones  marcaron nuestras vidas para siempre…

 …Nunca volvimos vernos,…y al despedirnos, un frio de indiferencia y alivio recorrió el instante.

-Nuestra amistad se quebró inexorable entre reticencias y sospechas de que “un mal perverso” habitaba nuestras misérrimas vidas empobreciéndolas para siempre…. ¡Nunca fuimos los mismos!