Ha muerto Horacio Vázquez Rial

Ha muerto el escritor argentino Horacio Vázquez Rial.
Una noticia especialmente dura para nosotros. Colaboró en el Programa Sexto Continente (REE), publicó sus libros en Ediciones Irreverentes, donde también participó en numerosas antologías, y fuimos compañeros de café y tertulia muchos días. A pesar de nuestras posiciones -habitualmente muy alejadas, sobre todo en política y religión- siempre fue un placer conversar con alguien muy culto y muy inteligente, una persona con la que se podría entrar en debates profundos sin perder la mayor elegancia y elevación intelectual. Para mí fue un orgullo editar uno de sus libros más divertidos LA ISLA INÚTIL, y algunos de sus relatos más brillantes, en antologías como CUATRO NEGRAS o ANTOLOGÍA DEL RELATO NEGRO III
Horacio, además de ser un gran escritor y un amigo de tertulia, fue un hombre generoso, y aceptó presentar mi libro PERLAS DEL PENSAMIENTO MISÓGINO, en la Casa del libro de Gran Vía (Madrid) dando una lección de sabiduría, y bebiéndonos medio bar al acabar el acto.
Lo recuerdo en su casa de Vallecas o en la mía, casi vecinos. Fuimos juntos al programa televisivo de Fernando Sánchez-Dragó y volvimos juntos; allí nació una amsistad que hubiera deseado mucho más larga. Y ahora, tanto placer es desolación.
 
Afirman en su muerte que "Era frecuente en la obra narrativa de Horacio Vázquez-Rial encontrar a personajes que vuelven a empezar en sus vidas. Ese leit motiv no era estrictamente literario. Refleja bastante su propia biografía. Militante trotskista en su juventud, tuvo que huir de Buenos Aires, donde había nacido en 1947, huyendo del temible grupo ultraderechista Triple A. Él solía entonces ir armado y “dispuesto a disparar”, más que para matar al contrincante para eludir la temible tortura si caía en manos de los grupos terroristas. Tardaría más de dos años en volver a asomarse a su país." Es una explicación clara y acertada, porque Vázquez-Rial era un hombre dado a morir y resucitar y tras cada caída, tenía preparado un doble salto mortal.
 
Un año antes de morir, previendo el desastre, dejó escrito un texto que propongo a todos aquellos que les cueste aceptar la verdad final. LA MUERTE, ES DECIR, LA VIDA
 
A quienes quieran conocer mejor, les propongo LA WEB DE HORACIO, en la que el tango de presentácion suena particularmente triste, incluso cruel. Y a todos, les propongo sus libros, la forma de eternidad por la que optó algún día el escritor.
 
Horacio, echo de menos los cafés hablando de Borges, Cortazar o Cien años de soledad, del supuesto boom de la literatura hispanoamericana, de la inexistencia de una literatura hispanoamericana como tal, de la soledad del escritor, de la sociedad judía, tu creencia en una civilización cristina, nuestros acuerdo en cuestiones como que el mundo esta volviendo a la edad media, sobre todo en las relaciones de poder políticas y laborales, sobre la crisis total del Sistema y la incultura del país, sobre el buenos Aires de tu infancia y el de principio de siglo, sus historias de putas y tristeza.
 
La despedida en el Tanatorio no era verdad, ya sabes que soy incapaz de hablar en serio, era un hasta luego. Déjame seguir encontrandote en tus libros, que no estamos tan lejos, compañero.

Miguel Angel de Rus