La denuncia de los nacionalismos beneficiados por el dictador Francisco Franco

En momentos en los que la locura nacionalista quiere romper España, hacen falta libros que desenmascaren el origen del pensamiento nacionalista, tan terriblemente dañino en el S.XX. Tal es el objetivo de este impecable ensayo de José Luis García Rodríguez que logró el Accésit y Mención Especial del Jurado del III Premio Rara Avis de Ensayo.
La documentada denuncia que José Luis García Rodríguez hace del fraude nacionalista en la historia de España se basa en la evolución histórica de esta ideología más que en el mercadeo en que se ha convertido en las últimas décadas. El autor nos muestra, casi al modo de Laín Entralgo, una evolución desde la España romana, visigótica, reconquistadora, regiocatólica, austriaca, borbónica y republicana, hasta la nuevamente borbónica; una España, la actual, incapaz de reunir a los españoles en un proyecto común.
     Se trata en esta obra desde el nacionalismo más antiguo, el catalán, nacido en la guerra de sucesión de Carlos II de Austria, y la apuesta de la corona de Aragón contra el duque de Anjou y el régimen
Borbónico, hasta el novedoso nacionalismo vasco, invento del S.XIX surgido de la delirante imaginación de Sabino Arana.
     El autor muestra con maestría el auge del nacionalismo anti-español coincidiendo en el tiempo con las guerras contra Francia, Marruecos y EEUU y la pérdida de las colonias. El Estado se diluye tras la huida de Alfonso XIII, lo que es aprovechado por caciques regionales para crear partidos nacionalistas con los que mantener poder en sus áreas de influencia. Una situación que llega hasta hoy y que ensombrece el futuro de España y ante la que el autor propone una nueva ley electoral que no beneficie a partidos con gran presencia regional y mínima en el ámbito estatal. José Luis García Rodríguez nos recuerda el espíritu guerracivilista español, nuestra tendencia a enfrentarnos en dos bandos —sean los que sean— y la vigencia histórica del espíritu de las taifas.

JOSÉ LUIS GARCÍA RODRÍGUEZ
(Madrid, 1944). Es autor de las novelas El Barón de Bonamant, La pirámide de las flores y En nombre del nieto, y del ensayo La agonía del socialismo. Figura en diversas antologías literarias. Participó activamente entre 1972 y 1982 en la transición política española, período en que fue uno de los promotores y fundadores de la Federación Social Demócrata Española y posteriormente de la UCD.


El autor pretende desenmascarar la falacia de que con la República, Cataluña y el País Vasco hubieran logrado la independencia de España: “cabe suponer,  en el supuesto de haber alcanzado el bando republicano la victoria en la guerra civil, que el sistema político emergente dominado por la izquierda marxista internacionalista no hubiera sido más complaciente con los deseos independentistas de la burguesía  de Cataluña y Vascongadas. Consecuentemente, en buena lógica cabe suponer que las aspiraciones nacionalistas catalanas y vascas no hubieran encontrado mejor continuidad en el orden republicano de la que tuvieron tras la victoria de los militares sublevados que terminaron con la república. Se hace esta reflexión para llamar la atención acerca de la inconsistencia de la argumentación, de quienes sostienen que los nacionalismos catalán y vasco hubieran corrido mejor suerte tras la guerra civil, en el supuesto de que la victoria hubiera caído del otro lado.”

García Rodríguez incide en el falso republicanismo de los independentistas: “la adhesión de los  nacionalismo catalán y vasco a la república, no tuvo su origen en la demanda de mayor libertad en sintonía con los otros partidos opuestos al régimen monárquico, sino que más bien  los nacionalistas buscaron la vía más corta para extraer sus reivindicaciones de un Estado debilitado. Dicho en otras palabras, los nacionalistas apoyaron a la república no porque fueran republicanos, sino porque vieron la oportunidad de sacar tajada del cambio de régimen.”

García Rodríguez incide en algo que se pretende ocultar en la historia reciente de España, el dictador Francisco Franco benefició especialmente a la burguesía catalana y vasca: “para paliar los efectos sociales de la exclusión nacionalista, el régimen franquista primó con más inversiones y estímulos económicos el desarrollo de Cataluña y País Vasco antes que el de otras regiones españolas. Si España entera registró con el franquismo, sobre todo a partir de los años sesenta, un muy importante desarrollo económico, Cataluña y País Vasco fueron las dos regiones españolas que encabezaron ese crecimiento y consecuentemente más se beneficiaron de ello.”
Información sobre el libro e imágenes http://www.edicionesirreverentes.com/raraAvis/FraudeNacionalista.html