La última del oEste, de Peter Ade

Las novelas referidas al Oeste Americano desaparecieron hace tiempo. Vendidas en quioscos de prensa, narraban el ataque de los indios a caravanas y colonos, los atracos a mano armada, el robo de ganado y las peleas en calles y garitos.

Con La última del oEste, Peter Ade hace homenaje a un lugar que se transformó en un abrir y cerrar de ojos, gracias al petróleo, en aventurero y tumultuoso: Pithole (Pensilvania). El autor nos lo presenta con una solidez narrativa y un aire propio de Mark Twain, José Mallorquín o Ambrose Bierce, mostrándonos cómo en un año pasó de ser un territorio despoblado a tener 20.000 habitantes, 54 hoteles, tres iglesias e incontables prostitutas. Es el nacimiento y muerte del sueño americano a través de las vivencias de un personaje real y apasionante, Lesley Jackson.

PETER ADE
Es el seudónimo tras el que se escondía Álvaro Díaz Escobedo. Eran tiempos en los que se hacía literatura popular, bajo nombre anglosajón, pretendiendo solo entretener al lector. Peter Ade fue contemporáneo de Francisco García Ledesma (Silver Kane), Rafael Segovia Ramos (RAF Segram), Antonio Vera (Lou Carrigan) y Marcial Lafuente Estefanía. Transcurridos muchos años, Díaz Escobedo retomó la pluma para presentar su libro de relatos eróticos Esencia de mujer. Después obtuvo, con El mentalista, el I Premio Incontinentes de Novela Erótica. También ganó el V Premio Internacional Vivendia de Relato con El mundo entero en una calle. Ha participado en antologías junto a los autores más destacados de la época, como Savater, Leguina, Slawonir Mrozek, Vázquez-Rial, Gómez Rufo, Luis Mateo Díez, Alonso de Santos o Sánchez Dragó.