Encuentro de Revistas Literarias Digitales


Ante la crisis del sector, que afecta también a la información cultural, los medios digitales especializados se han consolidado como algo más que una alternativa a la prensa tradicional. Libres, independientes, plurales, las revistas literarias y culturales digitales plantean nuevas maneras de trabajar y difundir literatura, sin olvidar la influencia recibida de la prensa tradicional. En momentos de incógnitas sobre el futuro es oportuno reflexionar sobre qué estamos haciendo y hacia dónde se dirigen los digitales.
     El Encuentro de Revistas Literarias Digitales #LiterDig, propone una serie de debates que den luz a nuestro trabajo individual y colectivo. Un intercambio de información, experiencias e ideas para aclarar el papel que interpretamos en la prensa cultural, la influencia como prescriptores y la calidad de los contenidos. Otros objetivos serán marcar un camino que sea provechoso para todos y darnos a conocer fuera de la Red 2.0, tanto a los sectores periodísticos y editoriales, como a los lectores y a los compañeros de otros ámbitos y soportes.
     LiterDig se celebrará el próximo sábado 16 de marzo, de 11 a 19 horas, en la Sala Raval del CCCB, enmarcada en el BookCamp III de Kosmopolis.

LISTA DE PARTICIPANTES
11 - 12.30h Tradición e innovación: la transformación del periodismo cultural
Carles A. Foguet
Recaredo Veredas
Jordi Corominas
Cristina Fallarás
Modera: Bernat Puigtobella

12:30h - 14h Viabilidad de proyectos y modelos de negocio para mantener las publicaciones digitales
Jonàs Sala
Sven Huber
Áurea Moltó
Modera: José A. Muñoz

16 - 17.30h De la actualidad a la actualización; creación de nuevos contenidos para compartir; innovación de formatos para difundir la literatura
Jenn Díaz
Julio Hardisson
Ignacio Peyró
Alberto Lladó
Modera: Jordi Milián  

17.30h - 19h Revistas de creación literaria; nuevos lenguajes, géneros y canales de lectura
Enrique Bartleby
Laia López Manrique
Sergio Colina Martín
Rubén Darío Fernández
Modera: Antonio Tello

El destino en dos paraguas, de Andrés Fornells

Salí a la calle y miré a lo alto. Cubría el último sótano del cielo un mogollón de nubes más negras que el culo de un grillo guarro. La mierda de reloj que me había tocado en una tómbola marcaba las nueve menos trece y, antes de llegar a las menos doce las nubes abrieron compuertas y comenzaron a soltar agua como si las muy cabronas pretendieran establecer un nuevo récord mundial de vertido líquido por metro cuadrado. Abrí el paraguas. El torrente de agua que caía era ya tan exageradamente fuerte que le dobló las varillas dejándomelo que parecía un sombrero diseñado por esa genial Agatha de La Prada.
El tiempo que tardé en recorrer las dos calles que me separaban del bar del Tuerto (cuyo dueño tenía un ojo mirando hacia el Manzanares y el otro hacia el Jarama), sorteando transeúntes y coches empapados y saltando los riachuelos color chocolate que corrían arrimados a los bordillos, tuvieron la culpa de que entrase en el establecimiento con los pies chorreando y el cabreo frunciéndome el ceño, tanto, que las cejas se me unían al igual que las tenía un primo mío cateto que vivía en un pueblo de Cuenca, cuyo nombre no daré no vaya a ofenderse todo su quisquilloso vecindario y me linche si un mal día caigo yo por allí.
SEGUIR LEYENDO

Puedes leer las primeras páginas de los siguientes libros de Andrés Fornells
Jazmín significa amor voluptuoso, http://www.edicionesirreverentes.com/incontinentes/jazminAmor.htm
Los placeres de la hija del embajador, http://www.edicionesirreverentes.com/incontinentes/hijaEmbajor.html
La muerte tenía figura de mujer hermosa, http://www.edicionesirreverentes.com/narrativa/mujerHermosa.htm


Luces y sombras de Eros, artículo de Pedro Antonio Curto

Decía George Bataille que eran necesarios los tabúes para así plantearse la necesidad de su trasgresión, no como una meta, sino un medio en sí mismo. No sé cuántas de las miles de personas que visitaron el I Salón Eros Asturias se han planteado esa trasgresión, pero lo cierto es que supone una cierta interrupción en una vida ciudadana a menudo demasiado gris y un cambio en la visión de la sexualidad con respecto a no hace muchos años. En particular, la salida del armario de una industria pornográfica situada hasta hace poco en las catacumbas. Porque no deja de ser curioso que vivamos en una sociedad de sexoadictos (sexo es una de las palabras más buscadas en internet, por ejemplo) y, sin embargo, las ramificaciones de la sexualidad provoquen a veces espanto o en otras una sonrisa tan cínica como ignorante. No es bueno vivir de espaldas a nuestras pulsiones, sino entablar con ellas un diálogo con el que poder conocernos mejor y no a través de reglas marcadas, en las que no solemos participar mucho. Como escribió Marilyn Monroe, la musa triste de eros en unos escritos apuntados en un cuaderno íntimo y recientemente publicados: «Sentir lo que siento, en mi interior, es decir, intentar ser consciente de ello, también lo que siento en otros, sin avergonzarme de mis sentimientos, pensamientos o ideas, dándome cuenta de lo que son». Quizás eventos como éste sirvan para reencontrarnos y conocer esas partes situadas en las penumbras, que configuran también nuestro ser y no necesariamente negativas, porque a veces las luces deslumbran demasiado.

Las cientos de miradas que se pasearon por los escenarios y 'stands' del pabellón la Feria de Muestras son muy diferentes y diversas, porque el erotismo, que es a fin de cuentas una invención del arte, significa un viaje complejo, diverso y contradictorio. Desde la sexualidad más mecánica a la ligada a la imaginación y la fantasía, aparte de los gustos específicos en ocasiones mal situados bajo el epígrafe de perversiones, que van mucho más allá de un hedonismo superficial con el cual a veces se vende. Porque la sexualidad actual tiene mucho de Ítaca freudiana. Y uno, en particular, prefiere un eros más intimo y onírico, una mirada tenue al espejo donde encontrarse con las vibraciones de la piel.

Puedes leer las primeras páginas de los siguientes libros de Pedro Antonio Curto

Los amantes del hotel Tirana http://www.edicionesirreverentes.com/narrativa/AmantesTIRANA.htm
Los viajes de Eros http://www.edicionesirreverentes.com/incontinentes/ViajesEros.htm