Entrevista al poeta Martín Ortega Carcelén

Se trata de amar mucho porque después viene la nada



Usted es un conocido profesor y experto en cuestiones internacionales, ¿por qué escribe poesía? ¿No parecen muy alejados esos dos mundos?
— En absoluto, cada uno tiene su espacio, pero cada persona, como individuo, es unitaria y polifacética. De manera que uno puede dedicarse a su oficio, y además sentir y expresarlo a través del arte. ¿Es que hay algo que lo impida? A veces clasificamos a la gente en compartimentos estancos: el es profesor, ella es médico, aquel es taxista, y parece que no pueden hacer nada más. ¿Por qué? La vida es más rica que todo eso, y hagamos lo que hagamos en nuestra faceta más seria, yo recomiendo también cultivar otras facetas creativas, pintar, escribir, bailar, hacer teatro o… cocinar. Es una forma de vivir más intensamente.

Dedica su poemario "Dame tu luz antes de la nada" a un amor que se escapa constantemente, casi siempre sobre el escenario de Madrid.
— El amor es elusivo por naturaleza. El autor austrohúngaro Odon von Horvatz escribió la adivinanza: ¿Qué es algo que siempre se busca, nunca se encuentra y todos desperdiciamos? Esa es la persecución permanente de un amor perfecto, que es imposible, y que siempre reclama nuestra atención. En todas las culturas, en todos los continentes, hasta las personas enfermas, ancianas… todos buscamos el amor como una forma ideal de completar nuestras vidas. Mis poemas exploran los diversos momentos del amor, la euforia, el misterio, la alegría, la risa, el dolor y lo incomprensible, sin poder agotar sus múltiples aspectos. Y Madrid, …por supuesto Madrid. Ha sido y es una ciudad hospitalaria que recibe con los brazos abiertos. Pero también hay otros lugares en el poemario, por ejemplo, el mar, que supone un contraste profundo. La centralidad de Madrid contrasta con la fuerza abierta y centrífuga del mar.

¿Por qué el título "Dame tu luz antes de la nada"?
— El título corresponde a una parte del libro donde se canta la pérdida de un ser querido. El mito griego de Frixo y Hele sirve para expresar los sentimientos que abruman a un corazón que pierde lo que más quiere. Con esa frase, "dame tu luz", se está pidiendo "quiéreme antes de morir". El libro se abre con una cita de Shakespeare que contiene la misma idea. Cuando Romeo encuentra a Julieta desmayada y cree que ha muerto, dice: "para ayudarme en el viaje que voy a iniciar, besaré tus labios". El viaje es la propia muerte de Romeo. Pero lo que importa no son tantas muertes que hacen terribles las tragedias, sino el momento antes. En realidad, se trata de amar mucho porque después viene la nada.

Un cuanto al estilo, observamos mucha variedad en su poesía, hay verso libre pero también piezas rimadas. Hay influencias clásicas pero también tintes contemporáneos.
— Es cierto. Esta amalgama no fue buscada de antemano. Es resultado de las diversas vías de expresión que en cada momento reclama lo que quiere decirse. Y no se puede explicar por qué es así. A veces, un chispazo de inspiración viene como una carta, y se escribe como una carta. Otras veces, el soplo aparece como unas frases que riman, y entonces elaboro un poema rimado, aunque en estos casos hay que hacer una rima ligera porque no están los tiempos para corsés. Y en otro momento lo que uno oye dentro son versos cortos en forma de Haikus, y esto es lo que aparece sobre el papel o en el teléfono móvil, donde también escribo a veces las primeras ideas como vienen. Por ejemplo, los Haikus se inspiraron en una librería donde ojeaba libros de poesía de los más diversos orígenes: África, Asia, América Latina. Esa es la fuerza de la poesía, aparece cuando quiere y en la forma que elige.

Además de su poemario, la Editorial ha publicado un breve ensayo suyo titulado Elogio de la poesía. Este texto puede leerse de un tirón, y los aficionados encontrarán en él numerosas pistas para entender la poesía. ¿Por qué escribió este ensayo?
— Quería romper una lanza a favor de la poesía en un mundo dominado por las imágenes. La idea central es que la poesía todavía merece la pena. Y hay que cultivarla leyendo y oyendo, y también escribiendo. Esto es lo que se aprecia en Madrid, donde hay un renacimiento de la poesía. La verdad es que existen muchos bares literarios, blogs, pequeños teatros y movimientos muy interesantes, aunque no han llegado al gran público. Una frase muy buena es: frente a la crisis, poesía.

Entonces, ¿la poesía está pasando por un buen momento o está ocurriendo justo lo contrario?
— Hay que reinterpretar lo que entendemos por poesía. Ante todo es palabra. Pero la palabra desnuda se viste ahora con numerosos ropajes. El cine, Youtube, los vídeos musicales, la publicidad y hasta whatsapp suman a las palabras otras manifestaciones para hacerlas más atractivas. En este sentido, soy muy abierto (open minded, dirían en inglés) por lo que se refiere a las posibilidades de la poesía, y pienso que está en la base de muchas otros artes, por ejemplo el cine o las canciones. En mi blog Adonde te escondiste, he dedicado varias entradas a cantautores porque pienso que son poetas ante todo, que comunican sus versos más facilmente con la música.

Para terminar, podría indicarnos algunos poetas preferidos, algunos nombres que hayan sido su referencia.
— ¡Uf! En esto soy también muy abierto, y encuentro inspiración en las más diversas fuentes. Por supuesto, bebo de los clásicos, comenzando por Cervantes (el Quijote está lleno de poesía), San Juan de la Cruz o Shakespeare. Esta línea más tradicional se continúa hasta hoy con grandes poetas, desde Antonio Machado hasta Claudio Rodríguez o Benedetti. El contrapunto hay que encontrarlo en los maravillosos movimientos que introducen la ruptura desde el surrealismo, con figuras como García Lorca o Vicente Aleixandre, que tanto han influído en la poesía española contemporánea. Pero aquí no acaba la cosa, porque tenemos a nuestra disposición los enormes manantiales de la canción, que ofrecen obras sencillas realmente admirables, de autores como Aute, Serrat, Pablo Milanés o Silvio Rodríguez. Hay que reconocer la calidad en todas partes. La buena poesía es como los más bellos paisajes, ocurre allí donde se le espera y también por sorpresa.

Casa de Citas

Casa de citas en M.A.R. Editor, http://www.mareditor.com/CasadeCitas.html
Amor, belleza, droga, guerra, hombres, justicia, literatura, muerte, mujeres, odio, personalidad, política, vejez, vergüenza, vida… Así los vivieron los escritores más conocidos. Algunos sorprenden mucho…
Un ejemplo
AMOR
Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida. (Oscar Wilde) Microantología del Micorrelato
Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados. (Gabriel García Márquez)
Ni la ausencia ni el tiempo son nada cuando se ama. (Alfred de Musset) Gamiani
Nunca amamos a nadie: amamos, sólo, la idea que tenemos de alguien. Lo que amamos es un concepto nuestro, es decir, a nosotros mismos. (Fernando Pessoa)
Un beso legal nunca vale tanto como un beso robado. (Guy de Maupssant) París
Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar. (Charles Baudelaire)
El amor es como las cajas de cerillas, que desde el primer momento sabemos que se nos tiene que acabar, y se nos acaba cuando menos lo esperamos. (Enrique Jardiel Poncela)
El amor es una ilusión, una historia que una construye en su mente, consciente todo el tiempo de que no es verdad, y por eso pone cuidado en no destruir la ilusión. (Virginia Wolf)
Coquetas son esas mujeres gordas que le están diciendo a uno en Madrid que lo aman con ceguera, y al mismo tiempo se están timando con un médico militar que habita en Toledo, y con un pelotari en Éibar. (Miguel Mihura)
Altar: sitio donde antiguamente el sacerdote arrancaba, con fines adivinatorios, el intestino de la víctima sacrificial y cocinaba su carne para los dioses. En la actualidad, el término se usa raramente, salvo para aludir al sacrificio de su tranquilidad y su libertad que realizan dos tontos de sexo opuesto. Ambrose Bierce. Microantología del microrrelato II
Con las personas que no puedes amar, muéstrate siempre amablemente evasivo. (Eugene O'Neill)
Pienso que mirar es una intromisión, un invadir el cuerpo ajeno, que si el deseo acompaña, siempre se muestra desnudo. Esa mirada en silencio, tiene algo de impúdica, porque convierte al otro en objeto; y frente a un objeto siempre aspiramos a su dominio, a su posesión. Pedro Antonio Curto. Los amantes del hotel Tirana
Amante: Ser que comienza siendo un poeta y acaba convirtiéndose en un ginecólogo. (Cioran)
Una mujer que os ama es un ángel; una mujer que tiene dos amantes, es un monstruo; una mujer que tiene tres amantes, es una mujer. (Victor Hugo) Microantología del microrrelato
El hombre se hace feminista cuando no sabe ya cómo agradar a las mujeres. La mujer se hace feminista cuando ya no sabe cómo agradar a los hombres. (Enrique Jardiel Poncela)
El arte de amar se reduce a decir exactamente lo que el grado de embriaguez del momento requiera. (Stendhal)Vida de Mozart
Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará. (Julio Cortazar)
Amar sin ser amado, es como encender un cigarrillo con una cerilla ya apagada. (Georges Sand)
Quien no conoce la tristeza del desamor, no conoce la tristeza. (Manuel Cortés Blanco) Siete paraguas al sol
Es tan corto el amor y tan largo el olvido (Pablo Neruda)
Si me tenéis alguna compasión, me dijo sollozando, alguna piedad, apartad vuestra vista de mí, no intentéis nunca reconocerme: dejadme marchar y olvidadlo todo. ¡Ya me acordaré yo por los dos! (Alexandre) Dumas París

La lesión de Muñoz Molina y una conversación con Miguel Ángel de Rus. Artículo de Andrés Cárdenas


Mi buen amigo Miguel Ángel de Rus escritor irreverente, me decía hace poco que los escritores no deberíamos preocuparnos tanto por el futuro porque está totalmente convencido de que algún día los aclamados por la sociedad serán los pensadores y los autores de obras maestras de la literatura. Uno irá a escuchar una conferencia de un filósofo, por ejemplo, y tendrá que haber sacado la entrada dos o tres semanas antes. La gente acudirá en masa a estos eventos culturales. Se formarán largas colas para oír a un filósofo y se pagarán hasta cien euros en la reventa para verlo en directo. Durante la conferencia habrá pancartas de aliento y los asistentes cantarán lemas de ánimo: ¡Oé, Oé, Oé…! Las televisiones harán suculentos contratos a los organizadores de eventos culturales, que no tendrán que vivir de las migajas de las subvenciones. Los hinchas serán de Cervantes, Espronceda o Unamuno. Y hará una liga literaria nacional donde se dirimirán quienes son los mejores y cuáles obras son las que más han influido en el desarrollo mental de la humanidad. Luego habrá una liga europea y los textos de nuestros escritores patrios se medirán con los de James Joyce, Marcel Proust o Friedrich Nietzsche. Cuando eso pase, me decía mi amigo, se reunirán junto a cualquier fuente miles de ultra seguidores de Joyce, que acabarán gritando ¡Ulises, Ulises, Ulises! y mostrarán orgullosos las bufandas de su club. Mientras, nuestros hinchas recitarán de memoria y a voz en grito los poemas de Machado, pongamos por caso. Vendrán cientos de corresponsales extranjeros a cubrir este tipo de eventos y los titulares de los periódicos lamentarán cuando un pensador actual sufra un bajón o un escritor se haya lesionado el dedo con el que le da a la barra espaciadora. «Savater se pierde el final de temporada». Ó: «Muñoz Molina se lesiona mientras cortaba jamón y será baja ochos semanas». Entonces los periódicos literarios, que habrá muchos y de variadas tendencias, explicarán con minuciosidad y con infografías detalladas cómo ha sido la lesión que dejará dos meses en dique seco al autor de ‘Invierno en Lisboa’. Y la gente vivirá muy pendiente de esas bajas y estará deseando que otra vez se pongan a escribir y a pensar. Habrá tertulias literarias televisadas en las que los expertos debatirán a grito pelado cuál es el mejor párrafo de, por ejemplo, ‘Cien años de Soledad’. O el mejor pensamiento en ‘Así habló Zaratustra’.
En cuanto al fútbol, en esa época que dice mi amigo que está al llegar, la afición la representarán pequeños grupos que se estarán quejando siempre de que los medios de comunicación apenas se ocupan de esta actividad. Se reunirán silenciosos en los cafés a hablar de su afición que apenas tiene eco en la sociedad actual. Y los equipos harán lo posible por no jugar los días en que haya Liga Nacional de Pensamiento y Literatura porque se exponen a que no vaya nadie al partido. A los jugadores de fútbol apenas les llegará el sueldo a fin de mes y pensarán que es lo justo… SEGUIR LEYENDO

Artículo publicado originalmente en el diario Ideal, de Granada, acerca de Extraña noche en Linares.

Presentación de Un camino a través del infierno, de Javier Hernández Velázquez, en la librería La Fugitiva. Reportaje fotográfico.












En las fotografías, el escritor Juancho Armas Marcelo, Javier Hernández Velázquez y por Ediciones Irreverentes Vera Kukharava y Miguel Angel de Rus.

Presentación de los libros “Reflexiones para crear ideas en el futuro de los Indignados”, y “De la Indignación a la rebeldía” . Reportaje fotográfico

Presentación en la Librería Enclave de Libros de la antología “De la Indignación a la rebeldía” con textos de Se recogen en este volumen textos de Eduardo Galeano, Julio Anguita, Jean-Léon Beauvois, Slavoj Zizek, Simon Critchley, Carlos Taibo, Amador Fernández-Savater, Joaquín Leguina, Santiago Alba Rico, Juan Ignacio de la Fuente Cevasco, Miguel Ángel Hernández Navarro, Byung-Chul Han, Teresa Galeote, José Luis García Rodríguez, Carmelo Anaya y Jorge Majfud, y de “Reflexiones para crear ideas en el futuro de los Indignados”, de José Luis Caramés Lage. Participan Pilar Moreno, de Liceus.com, Joaquín Leguina, José Luis Caramés Lage y Miguel Angel de Rus. Salón lleno y debate largo y muy interesante. 

Hay ideas Indignadas para cambar el mundo. Ahora, hay que llevarlas a cabo.


José Luis Caramés Lage
 José Luis Caramés Lage, Pilar Moreno, Joaquín Leguina y Miguel Angel de Rus


 José Luis Caramés Lage, Pilar Moreno y Joaquín Leguina
 José Luis Caramés Lage, Pilar Moreno y Joaquín Leguina

 Joaquín Leguina con sus propuestas para las nuevas generaciones


Presentación en el Café Cósmico de Madrid, de Mujeres en la Historia, de M.A.R. Editor

Presentación en el Café Cósmico de Madrid, de Mujeres en la Historia, de M.A.R. Editor, http://www.mareditor.com/narrativa/MujeresenlaHistoria.html. Una hora de amena charla sobre grandes mujeres, lleno absoluto y gente que se tuvo que quedar fuera de la sala. En la fotografía, de izquierda a derecha: Rosi Serrano, Sara Sánchez Rivas (Vizcondesa de Saint-Luc), Sol Antolín Herrero, María Luisa de León, Lucía del Mar Pérez, Rosario Martínez, Belén Rodríguez Quintero, Elena Marqués, Teresa Galeote y Sara García Perate.



Los turnos de palabra

 Sara García Perate

 Elena Marqués 


Sol Antolín Herrero


Belén Rodríguez quintero


Rosi Serrano


Rosario Martínez


María Luisa de León


 (Vizcondesa de Saint-Luc)


Teresa Galeote


Lucía del Mar Pérez


Manuela Asenjo Ferrer


En la barra del Café Cósmico


Una vista del fondo de la sala.

“Mujeres en la historia”, el período que va desde la Revolución Francesa hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, una época revolucionaria para las mujeres

Afirma la editora literaria de este libro, Lucía del Mar Pérez “En Mujeres en la historia nos hemos centrado en el período que va desde la Revolución Francesa hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial porque es una época revolucionaria para las mujeres. Antes, sólo unas cuantas privilegiadas tuvieron acceso a la cultura en un mundo escrito en masculino. Pero en esta época la situación comenzó a cambiar. El Sufragismo se extendió por toda Europa, la mujer iba a la universidad, se cortaba el pelo a lo garçon, y acortó la falda. Pero el camino no fue fácil. Toda actividad que no estuviera incluida en el ámbito del hogar era considerada una ofensa contra los cánones establecidos. Esta obra surge de la necesidad de la sociedad actual de recordar sus orígenes, para que las nuevas generaciones valoren, en un ejercicio de memoria histórica, el papel desarrollado por aquellas precursoras lejanas en el tiempo pero cercanas en anhelos, pasiones e inquietudes.”
Mujeres en la historia recoge hechos importantes de las vidas de Manuela Malasaña, George Sand, Anita Garibaldi, Berthe Morisot, Mary Cassatt, Camille Claudel, María Blanchard, Frida Kahlo, Olga Koklova, Madame Tailleferre, Marie Curie, Beatrice Shilling, Mary Shelley, Virginia Woolf, Lou Andreas-Salomé, Alfonsina Storni, Clara Campoamor, Lucía Sánchez Saornil, María Walewska, Sofia Tolstaya o Anna Dostoevskaya.
            Lucía del Mar Pérez destacó algunos momentos del libro, “La obra se compone de narraciones que nos sumergen en la Europa de las Guerras Napoleónicas, siendo testigos de la valentía de la heroína madrileña Manuela Malasaña, de la llegada a la España de José I de una niña que pasaría a la historia como George Sande o de los amores de María Walewska y Napoleón Bonaparte. El Imperio Napoleónico fue el origen del desarrollo de  unos sentimientos exacerbados de pertenencia a una nación, del  nacimiento de una identidad cultural e histórica de los pueblos que culminaría con la creación de naciones como Italia. Este espíritu nacionalista será vivido en primera persona por Anita Garibaldi. Pero no sólo hay historias políticas. Vivimos en esta libro la época de los ismos. Compartiremos el espíritu de la Sezession en la Viena de Gustav Klimt desde la atenta  mirada de Emily Flöge, impregnada de art decó. Meditamos sobre figuras como Berthe Morisot, Mary Cassatt o Camille Claudel, que pasaron desapercibidas en un mundo de hombres, en una sociedad  occidental patriarcal y donde el la mujer rara vez ha sido considerada como creadora. Y vivimos historias de ‘desaparición’ que ahora nos resultan lamentables, como la de la bailarina rusa Olga Koklova. Su determinación conquistó a un Picasso ya rico y famoso, pero el arte de Olga quedó empañado por los éxitos del pintor malagueño”.
            Para el editor de M.A.R.Editor, Miguel Ángel de Rus, “hemos creído conveniente que sean escritoras y no hombres quienes decidan qué amujeres quieren rescatar, porque ya hay mucha visión masculina sobre la importancia de ciertas mujeres, y debían ser ellas quienes decidieran quiénes eran las figuras que admiraban, qué valores querían destacar, y cuál era la visión de un mundo que en aquellos tiempos era de difícil acceso para la mujer.”
            La  sevillana Elena Marqués señaló que “con este libro no sólo hacemos literatura, sino que meditamos sobre lo hecho por estas mujeres para no olvidar que debemos seguir su lucha. La mayoría de las autoras nos hemos fijado sobre todo en artistas y creo que eso es muy simbólico. Yo escogí a la amante de Klimt para dar la vuelta a una odea preconcebida, aquella que dice que detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. En este caso, diría que detrás de una gran mujer hubo un gran hombre, porque ella además de modelo fue una de las primeras diseñadoras de moda y de joyas reconocida y además fue empresaria. Esos son los ejemplos que debemso seguir.”
            Lucía del Mar Pérez concluyó hablando de un ámbito que siempre estuvo cerrado a la mujer “Un muro infranqueable para ellas fue la ciencia. Madame Curie lo consiguió y también Beatrice Shilling, quien con su curiosidad y pericia se convertiría en heroína de la RAF británica durante la Segunda Guerra Mundial”
Se reúne en este libro una nueva generación de autoras que entran con fuerza en el panorama literario, unido a la visión de escritoras clásicas. Encontramos a escritoras ya históricas como Josefina Aldecoa, Edith Wharton, Marie d'Agoult o Zinaída Hippius con las escritoras actuales de España e Hispanoamérica (Argentina, Chile y Panamá): María Zaragoza, Juana Escabias, Teresa Galeote, Rosario Martínez, Paloma Hidalgo, Teresa Iturriaga Osa, Sara García Perate, Elena Marqués, Rosi Serrano Romero, Leticia Castro, Esther Zorrozua Eguren, Pilar Mata Solano, Belén Rodríguez Quintero, Eva Gordillo Jerez, Emy Luna, María Luisa de León, Manuela Asenjo Ferrer, Sol Antolín Herrero, Melanie Taylor Herrera, La Vizcondesa de Saint-Luc, Montserrat Suáñez y Silvia Cuevas Morales.


Toda la información sobre el libro en http://www.mareditor.com/narrativa/MujeresenlaHistoria.html
En la foto: Elena Marqués y lucía del Mar Pérez

“Pañuelos bajo la lluvia” , de Félix Ángel Moreno Ruiz. TEATRO


En “Pañuelos bajo la lluvia” encontramos un ameno libro que centra la acción en el robo de bebés que se produjo en España bajo la dictadura. El lector hará un recorrido por la sociedad y los  poderes de los años setenta: una policía corrupta acostumbrada a mandar a fuerza de violencia, una clase media sofocada por el control, la falta de liberta de expresión o reunión o la facilidad de los potentados para pisotear los derechos básicos de las familias.
Así encontramos como Carlos, profesor universitario, es abordado por dos policías de paisano, que lo detienen y se lo llevan a una comisaría. Allí, tras interrogarlo, lo torturan, lo asesinan y hacen desaparecer su cuerpo arrojándolo a un vertedero. Lucía, esposa de Carlos, espera su regreso para ir a una clínica pues está a punto de dar a luz. Angustiada por la tardanza de su marido, sale a buscarlo en compañía de su hermana Inés. Después de recorrer varios hospitales, regresan al apartamento sin noticias de Carlos. Cuando se disponen a marcharse a la clínica porque Lucía ha comenzado a tener contracciones, se presentan los mismos policías que detuvieron a Carlos y se llevan a Lucía.
Pasan 20 años. Carmina, una mujer madura de clase acomodada, espera la llegada de su esposo y de su hija Julia. De improviso, se presenta en su casa Inés, le cuenta lo que ocurrió veinte años antes y cómo ha descubierto que Julia es en realidad su sobrina, hija de Carlos y de Lucía. También le dice que va a hablar con la muchacha para contarle toda la verdad y que sus padres adoptivos son cómplices del crimen.

Una obra de teatro que vuelve a poner de manifiesto lo poco que cambian las cosas, como tras escenarios distintitos separados por más de veinte años la esencia de la injusticia se sigue generando y fomentando. ¿Cómo explicar sino las trabas, miedo y opacidad que está rodeando que se esclarezcan los casos de niños robados y las adopciones irregulares? Recordemos que, hasta la fecha, todo este turbio asunto ha dado lugar a 1.072 denuncias en la Fiscalía.

Félix Ángel Moreno Ruiz nos muestra de una forma rotunda y clara el sentimiento enfrentado de todos los personajes implicados, desde una madre adoptiva que se niega a ver la realidad, como una tía que lucha por la verdad y por descubrir su familia, pasando por corruptos y poderosos que siguen pensando que “el todo vale” es aplicable dentro de la democracia.
Una obra de teatro que tiene mucho que enseñarnos y que revela lo dura que es la lucha por la justicia.

Pañuelos bajo la lluvia, Félix Ángel Moreno Ruiz
Accésit del VIII Premio EL ESPECTÁCULO TEATRAL
Ediciones Irreverentes • Colección Teatro, 32
www.edicionesirreverentes.com/teatro/Felix_Angel_Moreno_Ruiz.html

Torres de palabras entre la pluma y el papel: "ESPÍA MI BOLSO"



Tras haber compartido con la autora miles de aventuras académicas y profesionales, creo que lo que me une a Silvia Gallego con más fuerza es el amor incondicional por las palabras y las Letras.
Hace un par de años, tuve la suerte de leer en un documento que me envió por correo electrónico algunos de los poemas que hoy ven la luz en Espía mi bolso. Estoy segura de que este libro abre una nueva etapa en su vida que auguro larga e intensa. Estoy segura de que Silvia Gallego comienza a andar un camino, como decía nuestro queridísimo Machado, que sabrá hacer con pasos firmes. Y estoy segura también de que permitirnos espiar tu bolso le traerá muy grandes recompensas.
Después del primer vistazo, que me supo a gloria, he releído sus versos y soy capaz de imaginarlos impresos en los libros de texto, que ya serán tablets o iPads, en un futuro no muy lejano. Pronto, y ese es mi deseo, estaremos leyendo su nombre y sus títulos entre los autores de la literatura extremeña.
Espía mi bolso es Silvia Gallego. El último poema la autora monologa con el lector, convirtiéndolo en protagonista de la obra, y nos dice “Te presté mi bolso / -en un descuido casi- / y entre sugerencias, jugué a desnudarme / Puse entre tus dedos / sueños, historias, maquillaje / hilos de sonidos que forman / el bolso que soy”.
Espía mi bolso es Silvia Gallego porque está cargado de símbolos que la identifican. Toda su vida está impresa en él. Los que la conocemos, reconoceremos en las entretelas de sus versos su alma y sus pasiones, su profesión, sus miedos, sus deseos y sus amores, su pasado y su presente. Y los que no la conocen, descubrirán en estas páginas a una mujer fascinante que cuece por dentro todos los ingredientes de la pasión, en su sentido más literal. 
Espía mi bolso es una invitación a la lectura más íntima y sensual, como leemos en los versos del poema titulado “Lápiz de ojos”: Femme fatale asegura / placeres lectores / en todo el cuerpo. / Atrévete a imaginarme.
Espía mi bolso es un libro de amor y desamor –torbellinos complementarios, irremediablemente-. Ya en el prólogo, Luis Alberto de Cuenca, uno de esos poetas que ella y yo hemos estudiado en los libros de texto y que nos han sabido enamorar desde sus versos, dice con gran acierto que “parecía una proeza inasequible escribir algo sobre el amor que no se hubiese escrito de antemano”. Pero ella lo ha conseguido, dice el poeta, “desde la frescura, la pícara ingenuidad, la docta sencillez de sus poemas”.
            Y es que Silvia Gallego ha sabido hacerlo mezclando todos los ingredientes que tenía a su alcance. Y los que no tenía los ha creado.
 La autora lleva en su bolso temas clásicos como el amor, que es la columna vertebral de la obra, en versos tan viscerales como los del poema titulado “Toco tu boca, me miras”: “Me miras cada vez más cerca, / en el latido nos superponemos, / nuestros ojos respiran confundidos, / se muerden como labios, / juegan con el silencio”.
Junto al amor, el desamor se acomoda en poemas como el que lleva por título “A pesar del dolor”: “Dicen algunos / que no supimos vernos ni hablarnos. / Que las luces resonaban / pregonando los últimos saldos / de la felicidad”.
Junto a estos, encontramos dentro de su bolso temas paralelos como la soledad, la nostalgia, la búsqueda de la identidad o el tiempo. Lo magistral, y quizá a esto se refiriera el maestro en el prólogo, es que los trata desde el erotismo, la sensualidad y, me atrevo a decir, la sexualidad.
Una de las más atrevidas novedades de la obra son las nuevas tecnologías (NNTT) -acierto virtual que, sin duda, enganchará a los más jóvenes-. Sirvan como ejemplo de estas novedosas carcasas algunos títulos de las secciones en que se organiza el libro, como “Emociones en MP8, o “Lecturas en el IPAD”. Sirvan también títulos de poemas como “@”, “Pantallas”, “Anuncios en la prensa digital”, “Whatsapps”.
En cualquiera de los temas que maneja la autora se entrevé una magistral retórica y un manejo exquisito del léxico, que se convierte entre su pluma y el papel en una torre de juegos de palabras.
Hay un poema en el que la fusión entre lo clásico y lo tecnológico se ve con especial claridad: “Percibo que nuestros sistemas / ya no son operativos. / Mi bucle de  obsesiones / te alcanza en gmail.”. A principios del siglo XX, este poema hubiera sido motivo suficiente para ubicarla entre los movimientos de vanguardia más futuristas.
Junto a todos estos cachivaches, Silvia Gallego lleva en este bolso visceral su formación literaria (es licenciada en Teoría de la Literatura y Literatura comparada). Y digo esto porque he visto en sus versos a Juan Ramón Jiménez, cuando inventa palabras nuevas como “misterízate conmigo / bolericemos las miradas / entimismado / polifundido / enversado / esquizoverso”. Todos estos neologismos ponen de manifiesto la imposibilidad del lenguaje para expresar lo que siente el poeta, tanto, que le obliga a inventar un nuevo lenguaje. He descubierto en sus versos a Machado, a Cervantes, a Fray Luis, a Salinas, con la eterna dualidad del tú y del yo, artífices pronombres de esa bendita locura llamada amor. Dices que “A pie de / almohada / tu sinestesia / alitera mis / sonidos”.
Su formación lingüística (es Licenciada en Filología Hispánica y profesora de Lengua y Literatura) y la docencia directa del idioma están versificadas en este bolso mágico, jugando con las palabras en la sección “ZIP de letras”. Los juegos magistrales de conceptos y palabras hablan por sí solos: “Atrapada / entre mi prefijo / y mi sufijo / busco cambiar las letras. / Soy raíz / sin desinencia”.
Espía mi bolso es, en profundidad, un sugerente vistazo a la vida de la autora, sus amigos (Julio Santiago y su Risa bajo el ombligo), sus raíces extremeñas en prefijos adorables, como “puñaíno de Egoísmos”, sus cantautores cómplices, como Luis Pastor o Sabina, sus ciudades (Cáceres y la cerveza; la árabe Granada y el té).
Y ella misma está encerrada en un poema exquisito en el que, los que hemos compartido sus espacios y la conocemos bien, sabemos ver en sus versos todos los post-it que la acompañan en su vida cotidiana. Cobra sentido entonces el poema titulado precisamente así, Post-it. Y en él la vemos, caótica y maravillosa, anotando las anécdotas y vuelcos para que espiemos su bolso y su alma. 
Inmaculada Sánchez Leandro

Espía mi bolso
de Silvia Gallego
Editorial CUADERNOS DEL LABERINTO •Coleccción ANAQUEL DE POESÍA, Nº 25
Prólogo: Luis Alberto de Cuenca • Ilustación de cubierta:Mercedes de Bellard
80 páginas • I.S.B.N:978-84-941115-6-3 • 12€

Más info: http://www.cuadernosdelaberinto.com/Poesia/ESPIAmiBOLSOsilviaGALLEGO.html

Entrevista a Antonio Velasco Garrido, autor de "Historia de España escrita para mis nietos"

— Acaba de publicar en la editorial Cuadernos del Laberinto "Historia de España escrita para mis nietos", un recorrido por los acontecimientos y personajes de la historia de nuestra nación. ¿Por qué va destinada a los nietos, es que opina que actualmente se enseña mal esta asignatura en las escuelas?
— Bueno, en realidad el libro va dirigido no solo a mis ocho nietos sino a todos los nietos de España, tal como reza en la dedicatoria. Y, para ser más exactos, diríamos que también va dirigido a todos los mayores que tengan interés en adentrarse más en la historia de España para explicársela a los menores, ya que en los colegios apenas se hace.

El problema surge cuando en esta España actual en la que parece haberse perdido el norte, la enseñanza de las nuevas técnicas ha ido reduciendo el campo de otras materias, como la geografía, historia, etcétera, bien aprovechada esta circunstancia por los nacionalismos identitarios para avanzar en sus apetencias separatistas. En este sentido resulta evidente el error del gobierno central al dejar en manos de las comunidades autónomas, al menos en algunas de ellas, la responsabilidad en estas materias.

— Actualmente se está viviendo una gran polémica con la cuestión de la enseñanza y las competencias de cada comunidad en este campo ya que se establecen unos contenidos y un tipo de enseñanza de la historia dependiendo de cada área geográfica. Esta incongruencia está provocando una especie de "Historia de España a la carta". ¿Cuáles cree que son las consecuencias de este tipo de magisterio?
— Esa posible "Historia de España a la carta" en que cada cuál la explica a modo y manera de lo que le conviene sin el respeto debido a la verdad objetiva, en nada va ayudar a la lucha contra los nacionalismos exacerbados, porque todos los que estamos acostumbrados a escribir sabemos las mil maneras en que pueden explicarse las cosas. Dejar episodios sin tratar o elevar el rango de aquellos otros que interesan más son actitudes cada día más frecuentes. Incluso el sentido que se le dé a una palabra puede provocar en el joven alumno una percepción distorsionada de lo que se le enseña. Evitar llamar a España por su nombre o a lo que está más allá del Ebro Península Ibérica pueden ser ejemplos de lo que queremos decir.
Sin ir más lejos hace unos días leí en un periódico de gran difusión de Barcelona un trabajo de un conocido historiador sobre las desventuras del conde de Urgell en su fallido levantamiento contra Fernando de Antequera, que había sido elegido rey de la Corona de Aragón en el Compromiso de Caspe de 1412. El historiador explica con detalle la dureza de Fernando de Antequera que mantuvo al conde de Urgell recluido por vida en el castillo de Jativa.

Al artículo titulado "Seis siglos de hegemonía castellana", bien documentado y ameno, sólo le faltó a mi entender recordar a los separatistas de hoy que la entronización de la Casa de Castilla en la Corona de Aragón fue debida curiosamente al voto dirimente del juez catalán Bernardo de Guelbes.

— En "Historia de España escrita para mis nietos" nos aporta una cronología de la gran farsa de los movimientos nacionalista que hoy se viven en el País Vasco y Cataluña. Respecto a los primeros, por haber pertenecido Euskadi sucesivamente a los reinos de Asturias, León y Castilla, sin haber tenido ni reyes propios ni opción alguna para nombrarlos y, en cuanto a los segundos, porque merced al compromiso matrimonial de Ramón Berenguer IV con Doña Petronila de Aragón en el año 1137, trescientos años antes de que los Reyes Católicos forjaran la Unidad de España, los condados de Barcelona ya habían quedado definitivamente ahormados en la Corona de Aragón, con la de Castilla el germen de la actual España. ¿Qué opina de la situación actual de estos separatismos, la idea del referéndum en Cataluña y el gran problema legal que ha ocasionado la "Doctrina Parot" con la puesta en la calle de los etarras?
— En efecto, yo sostengo en el libro que por diferentes razones ni en Euskadi ni en Cataluña puede sostenerse la razonabilidad del separatismo, ya que con varios siglos de fértil convivencia son infinitamente de más peso las cosas que nos unen de las que nos separan, siendo claros los antecedentes históricos que apuntan en la pregunta. En todo caso, cualquier movimiento reivindicativo de los ciudadanos de un territorio del tipo que sea tiene que llevarse a término dentro de los límites de la Constitución. 

Pero centrándonos en la llamada "doctrina Parot" comenzaré por decir que bajo el velo del derecho lo que subyace en el fondo es una cuestión política de gran envergadura con consecuencias más bien imprevisibles.

Como hombre que vivo del derecho debo reconocer que los tribunales de justicia tienen que ser respetuosos con el principio de la irretroactividad de las normas penales, ello por un elemental principio de seguridad jurídica.

Pero, dicho esto, me apresuro a añadir que como ciudadano de a pie no soy capaz de entender cómo el juez español -por cierto con una demostrada falta total de idoneidad para el cargo- , no solo no planteó un voto de discrepancia contra la sentencia, como lo hizo otro juez no español, sinó que, incluso, se adherió con su voto a favor de la compensación económica a la etarra.

Esto aparte, una cosa llama la atención: la celeridad con que la Audiencia Nacional está poniendo en la calle a los etarras, incluso sin esperar a conocer el criterio del Tribunal Supremo sobre quién y cómo deben ejecutarse las sentencias. Y si, a mayor abundamiento, le añadimos la falta de idoneidad del juez español antes referida para ser juez del Tribunal de Derechos Humanos, no es extraño que la gente saliera a la calle indignada en apoyo de las víctimas del terrorismo, en este caso gravemente maltratadas, sin olvidar, para cerrar la contestación a esta pregunta, la injustificable tardanza del poder político (veinte años desde la muerte de Franco) en endurecer las penas por delitos de terrorismo que habían alcanzado en la Transición unas cotas realmente preocupantes.

— ¿Qué episodio de la historia de España considera los momentos más negros y los más brillantes?
— Los más negros para no remontarnos a tiempos más pretéritos, las dos Repúblicas, a cada cual peor, separadas tan solo por una cincuentena de años en los que con honrosas excepciones los políticos fueron los culpables del retraso de España.

En cuanto a los más brillantes, sin duda alguna el descubrimiento de América por Cristóbal Colón bajo el patrocinio de los Reyes Católicos y el siglo XVI durante el reinado de Felipe II.

— ¿Puede explicarnos el por qué y el desastre de las dos Repúblicas?
— Hijas del desorden y de la debilidad de los poderes políticos, ambos alocados intentos de transformar España en algo nuevo no podía salir bien, sobre todo si al frente de la institución se sentaban unos líderes incompetentes como fueron en la Primera República los federalistas Figueras y Pi i Margall y en la Segunda el furibundo anticlerical Manuel Azaña.

En la primera, a cada esperpento le sucedía otro de mayor calibre y así hasta que, por fortuna, el ensayo duraría muy poco tiempo merced al levantamiento en Sagunto del general Martínez Campos el 29 de diciembre de 1874 que derribó a un moribundo gobierno que ya no se tenía en pie.

Ahí quedaba para insulto al sentido común el intento de dividir España en 17 estados; la proliferación de cantones como hongos; el linchamiento de los jefes por sus subordinados; el insignificante personaje llamado Toñete apoderándose de la escuadra surta el puerto de Cartagena; y para culminar esa serie de barbaridades, al francés Carlos María de los Dolores proclamando en Estella el Estado carlista.

La Segunda no le fue a la zaga en los despropósitos. Un irracional enfrentamiento entre los españoles azuzados por malos políticos nos llevó a la quema de iglesias y conventos con un gobierno cruzado de brazos, sin mas razón que la de ser las iglesias la casa del Señor; al asesinato de curas y monjas; a huelgas salvajes; a insurrecciones militares, a la proclamación del Estat Catalá en octubre de 1934 y, finalmente, a una guerra civil que se saldaría con más de medio millón de muertos, bajo la probabilidad de que el Frente Popular arrojara España en brazos del expansionismo soviético. 

— En su opinión, cuáles cree que fueron los momentos en que peligró más la entidad de España como nación.
— Para mí, los momentos en que peligró más la entidad de España como nación fueron la invasión napoleónica a principios del siglo XIX con un rey, Carlos IV, abúlico y manejable hasta decir basta; y un hijo, el futuro rey absolutista Fernando VII, capaz de vender a España por un confortable futuro.
Y, sobre todo, un siglo antes, cuando al morir sin descendencia Carlos II las potencias europeas se abalanzaron sobre España con todo el ahínco, dando lugar a la guerra de Sucesión dirimida en España y fuera de sus fronteras entre la Francia de Luís XIV y los partidarios del archiduque Carlos de Austria; guerra que se saldó instalando en el trono de España a un nieto de Luís XIV, Felipe V, naciendo en España, sobre los rescoldos de los Austrias, la dinastía de los Borbones.

Aunque es cierto que la guerra se saldó con la pérdida de Gibraltar, Menorca (luego recuperada), la zona católica de los Países Bajos y otros territorios, España logró mantener la independencia, pues, como narro en el libro, para llegar a este acuerdo, Francia tuvo que renunciar a sus derechos a la Corona de España y Felipe V a los de Francia, con lo que la identidad de España como nación se mantuvo incólume.

¿Está de acuerdo con el dicho "Un país que ignora su historia está condenado a repetirla?

Naturalmente que lo estoy porque si desconoceremos lo que pasó (véase por ejemplo las dos desdichadas Repúblicas) podemos caer en el error de volver a las dos Españas enfrentadas.
Sin embargo, Vd plantea la pregunta de manera muy interesante, ya que una cosa es no ignorar la historia y otra muy distinta querer revivir enfrentamientos pasados, que es lo que al parecer pretende la nueva izquierda con la llamada Memoria Histórica.



Más información: 
Editorial Cuadernos del Laberinto
Coleccción ANAQUEL DE HISTORIA, nº2
Prólogo: ALEJO VIDAL-QUADRAS
624 páginas • I.S.B.N: 978-84-941600-3-5 • 22€