El amigo, microrrelato de José Manuel fernández Argüelles



Prendí con rapidez los billetes que estaban sobre la mesa de juego y escapé. El ambiente, tan cargado, de la habitación me había obligado a respirar con dificultad toda la noche y me causaba un picor continuo en la garganta, por eso en la calle nocturna y fresca noté el alivio balsámico del aire gélido. Antes de correr hasta el vehículo me entretuve disfrutando con el soplo limpio que entraba en mis pulmones.   Ese fue el error. Dos sombras salieron de ninguna parte y cayeron sobre mí con la rapidez de lo inesperado, me golpearon, y desde el suelo, inmóvil, noté cómo hurgaban en mis bolsillos y arramblaban con mi cartera. Entonces cometí el segundo error. Intenté incorporarme y quedé frente al rostro de uno de los asaltantes. Sus rasgos, de sobra conocidos, me hicieron pronunciar con rabia su nombre.
               -¡Te ha reconocido! -dijo el otro atracador.
               -Será lo último que recuerde -comentó fríamente mi amigo


Más relatos en http://www.cuentoscortosarguelles.com/