Antonio López Alonso, médico y escritor necesario


Antonio López Alonso ha presentado en la Casa de Zamora en Madrid, la novela En las fronteras del amor (Ediciones Irreverentes), de la que es autor. A pesar del título tan romántico, el tema es la adopción ilegal de niños, en palabras del autor: “una de las tres grandes mafias que mueven el planeta, junto al tráfico de armas y el de drogas”.
     Pero es evidente que, unido a esta actividad nada recomendable, se da un despliegue de sentimientos digno de ser novelado, y es en esa conjunción entre la mayor abyección humana inimaginable y los sentimientos de entrega amorosa más acendrada, donde nace la novela.
     La acción se sitúa en España y se traslada al Sudeste asiático, concretamente a Camboya, donde la vida humana vale muy poco y se puede vender muy cara. En esta novela encontramos un drama que comparten muchas mujeres y muchas parejas. Una mujer busca con ansiedad desmedida ser madre. No lo consigue y, después de muchos intentos, tendrá como única solución posible la adopción. Pero adoptar un niño no resulta tan sencillo como se puede creer. Y ahí empieza el drama que, para este médico escritor, tuvo su inspiración en los robos de niños, hijos de las presas republicanas, de la cárcel de Ventas. El final de la novela, absolutamente sorpresivo para un lector que ha sido llevado hasta allí por el hilo rojo de la complicidad, revela un escritor que sabe manejar a la perfección los recursos del género negro sin dejarse asfixiar por ellos. Muy al contrario, buscará la solución más inesperada y mágica, he ahí lo que le diferencia del realismo y del naturalismo en sentido estricto.
     Antonio López Alonso se declara escritor realista pero con un punto de magia que trasciende: “Amo una narrativa de personajes que se cuentan y se novelan entre sí”· Entre sus devociones literarias están La colmena de Camilo José Cela, El Quijote de Cervantes, La lluvia amarilla de Julio Llamazares y todos los “mochuelos, ratas y tiñosos” de Delibes. Como en este último, sus personajes maduran a medida que él envejece porque se deja la vida en ellos, son trozos de sí mismo, sus dolores le van llenando los huesos de reúmas y traumas. “Mis santos inocentes son todos cuantos me rodean y amo: mi familia, mis alumnos, mis enfermos. Por eso, mis novelas, todas, sin excepción, son de denuncia, de compromiso con la realidad y los que la sufren. Hay que comprometerse hasta donde sea necesario, sin limites”.
Artículo de Nunci de León en Periodistas en Español http://periodistas-es.com/antonio-lopez-alonso-medico-y-escritor-necesario-28744