Entrevista a José María López Conesa por Crimen en la Torre de Montijo

P.- En Crimen en la Torre de Montijo nos encontramos un crimen en un territorio poco habitual en la novela criminal, un entorno rural. ¿Cómo es el escenario que se va a encontrar el lector de tu novela?

R.-Uno de los muchos núcleos agrícolas de pocos habitantes, donde todos se conocen en aparente sana convivencia, pero donde se halla el caldo de cultivo para las más bajas pasiones, los desencuentros, la obligada sumisión al jerifalte de turno y los velados amores y desamores que, a la larga, salen a la luz pública para estupefacción del vecindario.  
 

P.-¿Se reflejan lugares de Murcia que pueden ser conocidos por el lector?
R.-La toponimia es bien conocida por el lector. Una población cercana a los 70.000 habitantes (Molina de Segura) y un barrio (La Torre de Montijo) con gran trayectoria histórica que, en la década de los setenta. estuvo poblado por varias decenas de personas, la mayoría agricultores con tierras en propiedad o en arrendamiento.
  
P.-¿Tu novela bebe de la tragedia mediterránea clásica o tiene más que ver con la actualidad de la sección de Sucesos de un periódico?
R.-Conjugo ambos elementos. Bien es cierto que en la novela ando muy libre de influencias. Elegí La Torre de Montijo por ser un barrio histórico, lugar muy visitado por los pueblos que lo limitan y zona de paso para los habitantes de la Vega Media del Segura que pretendían acercarse a Murcia capital.
 P.-¿Estás más cerca de la novela negra, de la detectivesca?
R.-Principalmente soy un escritor costumbrista. Y en mis relatos describo personajes, hechos, paisajes y momentos de la vida cotidiana, Siempre he disfrutado de la observación de las personas  en sus quehaceres cotidianos, de la belleza de la huerta, de la dura tarea del agricultor y he querido profundizar en los entresijos del alma humana. Sin ser especialmente alarmista, sí es cierto que mis novelas contienen mucho de catastrofismo, porque la vida es dura.
  P.-De tu trayectoria como escritor ¿con qué libros has quedado más satisfecho, sea personalmente o sea por la respuesta de los lectores?
R.-Mi primera novela “Que se hunda el convento y otros relatos” fue muy del agrado del público, pero yo me entusiasmo más con “Preciada soledad” por su sintonía con Azorín y el tema que viene adobado con citas literarias de todos los tiempos.
 P:-Hay una sucesión de generaciones de grandes autores murcianos. Jerónimo Tristante, Pedro Amorós, Francisco Javier Illán Vivas, Isabel Abellán, Pedro Pujante, Bernardo Pérez Andreo, Luis Leante, Juan Pedro Quiñonero, Juan Soto Ivars, los ya fallecidos Jaime Campmany, Castillo-Puche, o uno de los grandes escritores del S.XX, Miguel Espinosa. ¿Cómo un territorio tan pequeño ha producido tantos autores de relevancia?
R.- En Murcia siempre ha habido grandes escritores, muchos talentos literarios que usaron el Panocho con maestría, caso de Vicente Medina y una larga lista de panochistas poetas y prosistas. Actualmente sí que se ha notado un notorio incremento en literatura. Estamos en una etapa dorada y parece que se ha producido un resurgir  achacable, creo yo,  a un efecto de contagio, a una mayor tasa de habitabilidad y a una mayor preparación cultural.

Más información en http://www.edicionesirreverentes.es/narrativa/Crimen_Torre_Montijo.html