"Memoria de tinieblas" de Eduardo Vaquerizo, una España actual como gran imperio

Eduardo Vaquerizo es uno de los más destacados autores actuales de ciencia ficción, fantasía y terror. A su capacidad narrativa une conocimientos en diversos campos que hacen que cada relato o novela sea una inmersión en un mundo nuevo. Y eso se agradece en estos tiempos en que la mayor parte de las novelas de éxito están escritas como para ser convertidas en películas para un público demasiado mayoritario.
Y en ese mundo nuevo nos encontramos una ucronía de las que enganchan. Es un perfecto alimento para frikis al modo de The Big Bang theory, pero, ojo, lo es también para amantes de la mejor literatura. Nos referimos a Memoria de tinieblas, una voluminosa novela que nos hace viajar a un presente en el que España es una superpotencia.
Felipe II murió en vísperas de la batalla de Lepanto y su hermano bastardo, don Juan de Austria, se hizo con el trono español y el Imperio que conllevaba a cambio de, entre otras cosas, un cisma con la Iglesia de Roma.
Estamos en Madrid, en un 1970 alternativo en el que el Imperio Español aún es fuerte, aunque se desangra en una interminable guerra con los turcos, mientras América del Norte, dejada a su suerte hasta ahora, se va convirtiendo en la tierra de promisión para los descontentos y los desheredados.
En una historia fascinante, en la que las distintas tramas van confluyendo de forma inevitable hasta el final, Eduardo Vaquerizo explora y explota todas las posibilidades del escenario que construyó en Danza de Tinieblas y consigue la que, sin duda, es su mejor novela..

El libro lo ha publicado Sportula. La crítica ha sido muy favorable. En Sitio de Ciencia Ficcióna firman En MEMORIA DE TINIEBLAS hay algo que va más allá y que roza lo hipnótico. Algo intangible y difícil de explicar, pero que hace que un libro salte del calificativo de bueno al de obra maestra. (...) MEMORIA DE TINIEBLAS es la demostración palpable de que no sólo se puede escribir steampunk en castellano, sino de que se puede hacer muy bien, y superar de largo y tendido a los escritores ingleses. “