Entrevista a la escritora Nieves Álvarez Martín




—Acaba de publicar el libro "DESDE TODOS LOS NOMBRES. (Abecedario del olvido)" (Editorial Cuadernos del Laberinto, Madrid) compuesto por una veintena de poemas como homenaje a las víctimas del olvido de nuestra guerra civil, en ella desglosa la vida cotidiana y el encuentro con el dolor, el pánico, las separaciones y la desgracia de esperar en vano, no solamente el regreso de la persona querida, sino simplemente saber qué ha sido de sus restos, qué ha sucedido. Este derecho tan fundamental, que parece tan obvio ha traído de cabeza a toda España y dio el germen de una ley insuficiente de Memoria histórica. ¿Cómo es posible que esta sinrazón continúe en pleno siglo XXI? 
  —La herida de la Guerra Civil se cerró en falso. La represión brutal, las fichas policiales y el miedo a recordar (de los perdedores) silenciaron a la mayoría; los pactos de los políticos para olvidar en favor de la construcción de una convivencia amnésica, son dos de las causas. Pero no las únicas. Como siempre, los intereses económicos estuvieron en el fondo y la forma de ese intento de decretar el olvido. Quienes denunciaban a alguien, se quedaba con su casa, sus tierras, todo. La ilegalidad de muchas ejecuciones (tras la "Victoria"), los negocios poco claros. Todo.
Y cuando una herida se cierra en falso vuelve a abrirse.
Es necesario dar pasos que lleven, no al olvido de una parte de nuestra historia, sino a reconocer los errores, buscar a los desaparecidos, e implementar una serie de medidas necesarias.
 
—¿Ha sido un proceso muy duro la escritura de un poemario con dicha temática?
—Lo duro ha sido, sobre todo, el proceso de investigación y descubrimiento del horror, la ignominia, todo lo oculto.
Había visitado campos de concentración en Alemania y Polonia; los museos y los monumentos y homenajes a los desaparecidos en muchos países de Europa y América Latina. Y, sin embargo, no sabía que en España hubo campos de concentración (algunos regentados por los nazis) y miles de desaparecidos.
Descubrir lo que le sucedió a mi padre fue muy duro, pero también descubrir lo que les pasó a los demás.
He escrito este poemario, una novela y estoy escribiendo otra. Escribir es mi forma de rendir un homenaje a mi padre y a todos los demás. De hecho, este poemario habla, sobre todo de los demás .

—En uno de los epílogos descubre al lector cómo se enteró de que su padre estuvo preso en un campo de trabajo. ¿Es este el germen del libro, y cómo es posible que algo de ese calibre pasase inadvertido en su familia?
—El germen del libro es la investigación de más de dos años para escribir mi novela. En el proceso encontré documentos que me hablaron de personas con nombres y apellidos; cartas, documentos que nunca llegaron a sus destinatarios.
En muchas familias, en la mayoría de las familias no se hablaba nunca de estas cosas. Yo nací 10 años después de terminada la Guerra Civil, pero la represión, las prohibiciones, el proceso de humillación de los perdedores no había terminado.
Mi madre me dijo, años después de morir mi padre: "tu padre estuvo preso en la Guerra", quise saber más, pero ella le quitó importancia y dijo: "no fue nada, no te preocupes, no le dijeron por qué le metieron en la cárcel, ni por que lo sacaron".
Mi padre fue siempre un hombre alegre y trabajador, que leía mucho, hacia teatro y me animó siempre a leer, a estudiar y sobre todo a ser honesta, "no pases nunca por encima de nadie, hija"
¿Que cómo es posible que algo así pasase inadvertido en mi familia? Habría que preguntar: ?cómo es posible que algo así haya sucedido en esta país sin que la inmensa mayoría de las personas de mi generación nos diesemos cuenta? Ni siquiera personas como yo, comprometida siempre en temas sociales.

—Utiliza verso blanco, tanto como rima y métrica, como son los casos de los sonetos. ¿A qué se debe esta
disparidad en la forma?
—Efectivamente, he utilizado diferentes tipos de métrica en el poemario:
- Verso blanco (utilizando, sobre todo los versos más rítmicos: heptasílabos y endecasílabos; y los acentos preceptivos en 6 y 10).
- Verso libre, para romper (intencionadamente) el ritmo.
- Un poema, el dedicado a Lorca, es un romance por razones obvias.
- Un soneto con estrambote, el final de los 20 del libro. Este poema es una especie de metáfora doble: por una parte el 20 es la fecha en que dasapareció el máximo responsable del horror; por otra parte porque para cerrar este tema se necesita un proyecto medido, ajustado y coherente hasta el final. Un plan sin fisuras.
-Hay un poema final que habla de nosotros, de mí, de quienes nacimos muertos a una realidad terrible, cuyos efectos siguen haciendo daño 75 años después. Ese poema es (intenta ser), en realidad, un grito de esperanza.

—¿Cree que es un libro que puede levantar heridas o aliviarlas?
—No está escrito con la intención de hacer daño a nadie, sino de mostrar los rostros de los perdedores, personas que han ganado el derecho al recuerdo, a la dignidad. Es, como dijo Neruda (y recuerda Raquel Lanseros en el prólogo), un deber de amor, pero también de honestidad y justicia, para con mi padre, para con todas las personas a quienes la sinrazón de las guerras les arrebataron algún ser querido, pero también para quienes puedan ponerse en la piel de quienes sufren la ignominia.

—Es usted una mujer muy polifacética que ha publicado obras de toda índole: manuales de estudio, tratados de consumo, narrativa, poesía… ¿Cuándo prefiere expresarse con la narrativa y cuándo con la poesía?
—Utilizo la narrativa para contar historias (generalmente inventadas, que podrían ser reales) que necesitan tiempo, aire, para desarrollarse.
Utilizo la poesia para transmitir sentimientos, píldoras iluminadas en la realidad que hunden sus raíces en el subconsciente colectivo, en aquello que a los seres humanos nos motiva: la vida, la muerte, el amor, la cotidianidad, el misterio.

 
¿Qué consejos daría a los jóvenes que comienzan a escribir?  
Que lean mucho, que estudien mucho, que abran bien los ojos y que escriban con honestidad acerca de lo que ven, de lo que sienten; que lo hagan desde su propia voz, sin copiar a nadie; que dejen reposar lo que escriban, que lo repasen una y otra vez, que no lo den por bueno hasta que estén plenamente convencidos de que era eso lo que querían decir y esa la forma en la que querían decirlo. La forma es fundamental.

—¿Qué opinión le merece la vida cultural contemporánea en nuestro país? En épocas de crisis, la cultura está más viva que nunca. Pero, sin embargo, su valoración política y mediática suele ser mínima. Ahí esta el IVA cultural, la disminución de recursos destinados a la cultura, la falta de programas en los medios de comunicación.
Pero, en cualquier ciudad podemos ver cómo han crecido el número de pequeños actos culturales: recitales, presentaciones de libros, exposiciones, etc. ¿Quién los financia? Los escritores, artistas, etc.
La cultura oficial, los grandes nombres se mueven en un nivel, tienen acceso a medios, subvenciones, plataformas, etc (menos que antes, es verdad); la cultura de los creadores sigue, aumenta, se desarrolla. Es necesaria. 


La autora: NIEVES ÁLVAREZ MARTÍN
Nací en Mingorría (Ávila) y vivo en Cantabria desde 1975. Soy una escritora apasionada, comprometida y polifacética (eso dicen quienes me conocen); profesora enamorada de la lectura y de la Pedagogía (eso lo digo yo). He publicado más de doscientos materiales didácticos multimedia, algunos de ellos traducidos a más de veinte lenguas. Antes en un Instituto de Secundaria y luego por todo el mundo, he impartido la docencia, ahora sólo me dedico a escribir; amo la educación y la cultura. He viajado mucho, por razones de trabajo, por placer y por conocer otras realidades, algunas muy dolorosas. Sigo viajando. Colaboro en revistas educativas y literarias, he dirigido programas de radio y televisión, participado en más de una treintena de obras literarias colectivas, revistas y antologías, coordinado publicaciones y actos poéticos. Soy autora de cuentos, cómic, CDs, DVDs, cajas de juegos, etc.
Entre mi obra poética destacan los siguientes títulos: Con A de mujer (EducArte. Santander, 2011), Los íntimos secretos de la voz (Pedrabuena- Ciudad Real. 2010, XIV Premio de poesía Nicolás del Hierro), La Magia de la voz (Ayuntamiento de Bujalance. Córdoba, 2010. XVII Premio Poeta Mario López), Luces y sombras (Ayuntamiento de Avilés. 2009) e Intrusos en el tiempo. Teorema de la lírica (Madrid. Vitruvio, 2007. Premio de Poesía Vicente Martín).

"DESDE TODOS LOS NOMBRES. (Abecedario del olvido)"
Nieves Álvarez Martín


Coleccción ANAQUEL DE POESÍA, nº 36
Prólogo: RAQUEL LANSEROS
I.S.B.N: 978-84-941902-0-9 • 72 páginas • 10 €


Desde todos los nombres es un libro que pertenece a todas las personas a quienes la sinrazón de las guerras y los autoritarismos les han arrebatado algún ser querido. Y a todas aquellas que aunque hayan tenido la fortuna de no perder a nadie en estas lamentables e inhumanas circunstancias, sean capaces de ponerse en la piel de quienes han sufrido o sufren esta ignominia. La dramática historia reciente de nuestro país, donde no ha existido verdadera justicia ni siquiera tras una dictadura excepcionalmente duradera, hace que la necesidad de preservar la memoria sea para los descendientes de muchas víctimas el único modo de salvaguardar la dignidad.

Nieves Álvarez nos muestra a las víctimas de este olvido, personajes derrotados y humillados como son los amantes separados por la guerra, las mujeres solas que se quedan en el pueblo tras la partida de los hombres al frente, la anciana que acaricia el envejecido vestido de novia que nunca pudo estrenar, los niños obligados a dejar de ser niños, la madre que relee las cartas enviadas por su hijo soldado, el nieto firme en sus convicciones que investiga sobre el paradero de su abuelo, la maestra de la República depurada tras la guerra, su marido el escritor asesinado, el escritor actual que debe
su amor a las letras a aquella vieja maestra, la anciana rodeada de recuerdos para la cual el tiempo se detuvo un día… Todos ellos conforman un caleidoscopio del dolor silenciado: robaron la vida pero nadie tiene derecho a robarles la memoria.