Rusia y la ciencia ficción, artículo de Miguel Angel Marcos

La literatura rusa cuenta con una amplia tradición en el género de la ciencia ficción, que allí se conoce comoнаучная фантастика o “fantasía científica”. Nombres como Iván Yefremov, Alexander Beliayev o los hermanos Strugatskij no son desconocidos en nuestro país y algunas de sus obras ya hace bastante tiempo que han aparecido publicadas en castellano. Antes incluso de la revolución, autores relevantes cultivaron el género, como Faddiéi Bulgarin, Vladimir Odoyevskij o Konstantin Tsiolkovskij, habiendo sido incluso visitado por los clásicos de las letras en alguna ocasión, como hizo Chejov con su Летающие Острова (Las Islas Voladoras), un relato corto en el que este genial autor parodiaba el estilo y los motivos de Julio Verne —cuyas obras siempre gozaron de una extraordinaria popularidad en Rusia— y que aquí apareció publicado nada menos que en el número uno de la mítica y nunca suficientemente añorada revista Nueva Dimensión. De los autores modernos que enmarcan su producción entre el terror y la ciencia ficción, he leído y recomiendo la novela Clorofilia, de Andrei Rubanov, y la antología de historias cortas Una Edad Difícil, de Anna Starobinets.

Ahora, yo mismo acabo de ver mi nombre unido a esta rica tradición aunque sea tangencialmente, habiendo quedado entre los finalistas del XV Premio Internacional Sexto Continente de Relato de Ciencia Ficción, cuyo motivo era, precisamente, Rusia y la Unión Soviética. Específicamente, las bases del concurso pedían relatos breves cuya extensión variase entre los 5000 y los 9900 caracteres, que tuviesen como argumento “desde viajes espaciales a la conquista espacial, pasando por la guerra en el espacio o los primeros pasos de Rusia y la URSS en la carrera espacial o temas de crítica enmarcados en los distintos géneros de la ciencia ficción”. Mi relato, que como ya he dicho figura entre los seleccionados, se titula En Pie, Famélica Legión. La editorial convocadora del concurso, Ediciones Irreverentes, publicará una antología en la que, además del ganador y los finalistas, promete incluir los relatos de “cuatro destacados autores rusos”. Estamos, pues, de enhorabuena.
Articulo de M. A. Marcos Fernández aparecido originalmente en Diario de la Bahía de Cádiz http://www.diariobahiadecadiz.com/noticias/opinion/rusia-y-la-ciencia-ficcion/