Entrevista a Blanca Poza Esperón por Mientras hay esperanza ha vida

P.- ¿Cuán es el origen de Mientras hay esperanza hay vida?

R.-Siempre he sido muy sensible a la problemática que se nos plantea al llegar a viejos. Sobre todo en la actualidad en la que si ya nos resulta difícil conciliar la maternidad con la vida laboral, mucho más difícil es cuando tenemos que cuidar de nuestros mayores. Como el grupo que dirijo está formado por personas de la llamada Tercera Edad, me ha resultado muy sencillo abordar el tema, ya que les he exprimido los sentimientos para extraerles el jugo de sus ilusiones, sus sueños, sus decepciones, sus desesperanzas y sobre todo, sus esperanzas. Ha sido estrenada con gran éxito el 31 de mayo en Leganés, y ahora tenemos previstas varias actuaciones en distintas localidades, todas ellas sin ánimo de lucro y con el objetivo de colaborar, en estos tiempos de crisis, con la recaudación de taquilla con entidades de colaboración ciudadana.
P.- Muy distinta es Con el alma aferrada.
R.- Es un drama rural, con el clásico triángulo amoroso. Encuentros y desencuentros. Nacida sobre todo del corazón, de la frustración de los amores perdidos y de los amores que se forjan día a día, y entrelazada a la historia de esa familia, el retrato de la sociedad española en el año 2000, fecha en la que transcurre la historia y como base de todo el lastre que se arrastra de las consecuencias que tuvo para muchos españoles la Guerra Civil. Tres generaciones, tres hombres de la misma familia se enfrentan al mismo dolor, a la misma tragedia, pero cada uno de ellos la afrontará de un modo distinto. Emulando las palabras de Miguel Hernández... Con el amor, con la muerte, con la vida...
P.- Ea toledana pero vive en Madrid. ¿Cuál es su relación como autora y directora con Toledo?
R.- He dirigido en Los Cerralbos el grupo de teatro "La Piedra Mora" y estrenado con ellos "Quién pide el último, pide mejor" y "Una de mentirijillas". Y en Cebolla al grupo de teatro "La Flor del Tajo". Y espero que Mientras hay esperanza hay vida puede estrenarse pronto en Toledo.
P.-Usted dirige un grupo de teatro aficionado y ha dirigido otros grupos. ¿Qué aporta a la sociedad un trabajo así?
R.- Una de mis grandes reivindicaciones es la de fomentar el teatro que yo denomino "popular". El teatro que surge del pueblo y que va dirigido al pueblo. El que se trabaja desde los grupos de aficionados que se crean desde distintas asociaciones. Donde vas un día a la semana, y convives con tus gozos y tus sombras, para conseguir subir a las tablas un texto. La eterna pregunta cuando presentas un nuevo texto es "¿cuántos personajes tiene...?" Porque todos quieren participar. He trabajado con niños y para ellos el teatro es una experiencia inolvidable. Para las personas mayores es una bombona de oxígeno, una ilusión añadida a sus vidas. Me asombran cuando llegan a los ensayos arrastrando sus lumbagos, sus artrosis, sus dramas personales, y en esas horas se renuevan y se llenan de vida. Se debería fomentar aún más desde la educación, el teatro escolar.

Toda la información del libro http://www.edicionesirreverentes.com/teatro/Mientras.html

Ediciones Irreverentes, Premio a la Mejor Labor Tetral 2014 de la AAT http://www.edicionesirreverentes.com/newReportajes/reportajes/ediciones_irreverentes_mejor_labor_editorial.html