Se presenta la colección 2099 de Ciencia Ficción

Ediciones Irreverentes te invita a la presentación de las 4 primeras novelas de su colección 2099 de Ciencia Ficción, el viernes, 28 de febrero, a las 19,30h, en la librería  Estudio en Escarlata (Calle de Guzmán el Bueno, 46, 28015 Madrid ) 
Tras el éxito de las antologías de ciencia ficción 2099 y 2099-b, nos lanzamos sin red al mundo de la ciencia ficción, con algunos de los veteranos más interesantes y nuevos descubrimientos que os conquistarán desde la primera línea.   ¿Qué libros presentamos?

-El absurdo fin de la realidad, de Pedro Pujante. Obra ganadora del I Premio 451 de Novela de Ciencia Ficción. ¿Sería lo mismo un aterrizaje de un ovni en terrenos de la NASA que en un hispánico pueblo mediterráneo? Seguro que no. ¿Somos capaces de tomar en serio los europeos del sur algo tan importante como el primer contacto alienígena? ¿Por qué empieza a haber saltos espacio-temporales?

-Ander, de Abel Bri, accésit del I Premio 451 de Novela de Ciencia Ficción. Estamos en un planeta en el que los muchachos son educados sólo para la guerra y la supervivencia. Se está formando el ejército más efectivo de asesinos de la historia de la humanidad. ¿Existe el bélico planeta Gliese 581D, o es una metáfora de las superpotencias terráqueas? ¿Los instintos humanos y los sentimientos pueden vencer a la alienación a la que son sometidos? ¿Novela de anticipación o sátira cruel sobre la realidad actual?

-Un día en la vida del inmortal Mathieu, de Mario Martín Gijón. Año 2070, el ser humano ha logrado la inmortalidad, el gran sueño. El ataque perpetrado hace dos días contra las torres computacionales situadas en Siberia y que regulaban flujos de información decisiva para el mantenimiento de miles de personas, ha sido ya comunicado a la población. Se puede perder todo lo logrado en la lucha contra el envejecimiento y la muerte. Novela prospectiva que nos plantea cuestiones como la dependencia que tenemos de la sociedad.

-Titanes, de Félix Díaz, al que los más viejos recordamos por sus primeras (y lejanas) publicaciones en la mítica revista Nueva Dimensión. Recordemos que aquella extraordinaria revista desapareció en 1983, así pues, es un clásico. ¿Qué sucede en Titanes? En 2099, la nave espacial Cassini sufre un accidente en Titán, el satélite de Saturno. Sobre las nieves de metano y amoníaco, a 180 grados bajo cero, los supervivientes han de hacer comerse a sus muertos hasta que llegue el rescate desde la Tierra. Recuerda a la desgracia del avión estrellado en los Andes en 1972, pero ¿sigue vigente la misma ética?

Presentarán los libros y la colección 2099, uno de los más importantes escritores actuales de ciencia ficción, fantasía y terror, Eduardo Vaquerizo, quien ya participó en las antologías 2099 y 2099-b, y el editor de Ediciones Irreverentes, Miguel Ángel de Rus. Ellos, junto a Pedro Pujante, Abel Bri, Mario Martín Gijón y Félix Díaz, demostrarán que la ciencia ficción es un arma cargada de futuro.

Recuerda, el viernes, 28 de febrero, a las 19,30h, en la librería Estudio en Escarlata (Calle de Guzmán el Bueno, 46, 28015 Madrid). Si no la conoces aún, aquí tienes el mapa para llegar.

Al final del acto nos tomaremos algo fresquito, para luchar contra los calores que padece Madrid.

Y aprovechamos para presentarte nuestro blog de Ciencia Ficción, Planeta Cifi.

Te esperamos en el acto, estás invitado a la fiesta de la ciencia ficción.

Presentación de Franquismo y sociedad y entrevista en Periodista Digital

Se ha presentado hoy en Madrid el ensayo Franquismo y sociedad, de la abogada y escritora jerezana Aurelia María Romero Coloma, quien ganó con esta obra el IV Premio Rara Avis de ensayo. El libro ha sido editado por Ediciones Irreverentes.
            Romero Coloma, que ha centrado su estudio en la legislación franquista contra la mujer y la influencia de la Iglesia Católica en el papel secundario que la dictadura franquista otorgó a la mujer, comenzó diferenciando “El Franquismo era un régimen autoritario, no totalitario. Se diferencia de los sistemas totalitarios, como el nazismo o el comunismo, que esos sistemas tenían idearios, unas líneas filosóficas, equivocadas o no, pero en España se gobernó, sobre todo en las dos primeras décadas de la dictadura, por las creencias personales de Francisco Franco. Franco no era un ideólogo, era un militar de arraigadas creencias católicas, y gobernó el país según sus creencias personales. Y otra cosa que diferencia al comunismo o el nazismo del franquismo, es que en Alemania y en la Unión Soviética había ideas que propiciaban el cambio, se apoyaba la cultura –aunque fuera la cultura cercana al ideario en el poder-, se potenció la industria, la economía, y en España no; España se quedó detenida en el 1 de abril de 1939, y no hubo cambio alguno al menos hasta 1958. Después, cuando el dictador iba flaqueando por la edad, entró el Opus a legislar y cambio el país, pero sólo en el aspecto económico, porque España siguió siendo un país gris y aburrido”.
            En Franquismo y sociedad se presta especial atención al papel social, cultural y político de la mujer durante el franquismo y a la influencia de la moral impuesta por la Iglesia Católica. Comenzando por la situación de la mujer en la Segunda República Española, se revisa la historia de una feroz represión, la ideología del régimen franquista y su relación con distintos regímenes totalitarios, la Iglesia como poder en el franquismo y su influencia en las relaciones amorosas y la sexualidad, los cambios desde el Concilio Vaticano II y el desarrollo social y económico de los años sesenta y setenta. La autora se basa en la legislación civil y penal en el franquismo, las normas jurídicas del régimen, y su influencia sobre la situación de la mujer durante la dictadura, con una revisión del ideario de la Falange en relación con la educación de la mujer y el papel de la Sección Femenina y sus actividades.
            Para Aurelia María Romero Coloma, “la feroz represión de la postguerra y el férreo sistema educativo forjaron una ciudadanía pacata, timorata, muy conservadora, hasta tal punto que incluso Franco y la Iglesia española tuvieron que aceptar los cambios impuestos por el Concilio Vaticano II, y una buena parte de los españoles los rechazaban. No digo medidas como dar la misa cara al público y en español, porque los ciudadanos no entendían el latín y se aburrían soberanamente en misa, pero sí que se negaban en las nuevas formas, en la apertura a otras religiones… Un ejemplo claro es el odio que Franco tenía a los judíos, y que muchos españoles no aceptaron la cercanía al judaísmo, la comprensión, que emanaba del Concilio Vaticano II”.
Especialmente interesante es el apartado de la moral franquista. “Desde la Prensa y la Radio se insiste durante el franquismo de forma obsesiva, en la recuperación de los valores de la mujer española, equivocada por ideales extranjeros y degenerados. Su pone en entredicho el baile agarrado y la exhibición del cuerpo femenino en las playas. Cuando la mujer acude a un templo, debe hacerlo con el máximo recato, vistiendo falta por debajo de las rodillas, medias, velo en la cabeza y mangas largas. En la calle, puede llevar los antebrazos al aire, tal como exige la moda del año, pero, para entrar en el templo, se ha de cubrir la desnudez con manguitos de tela de quita y pon, ajustados con elástico. A los bailes, playas y piscinas acudían parejas de la Guardia Civil, a vigilar el cumplimiento de las severas normas relativas a la indumentaria. En algunas playas se tendieron vallas de alambre para separar a los hombres de las mujeres, y unos y otras sólo podían acercarse a las mismas a la hora de comer. Y esa represión se debía al odio que Franco tenía hacia la sexualidad.”
Aunque Romero Coloma remarca que esta fue una obsesión que llega hasta la ligera apertura de finales de los 50 y comienzos de los 60, “Significativa fue la aparición en las playas del llamado Meyba, que era una especie de pantalón grande e informe, que fue popularizado por Manuel Fraga Iribarne cuando se bañó en las radiactivas aguas de Palomares, en los tiempos del ascenso del Opus. Es posible que Franco alentara la fobia al sexo de los Prelados y del clero en general para tenerles distraídos, evitando, de esta forma, que se entrometieran en asuntos más conflictivos, si bien los Obispos, en honor a la verdad, tampoco destacaron por sus desvelos sociales antes de la confrontación bélica.”
Para la autora, durante el franquismo se volvió a identificar a la mujer con Satanás, “La tradición eclesiástica que se remonta a los tiempos de la Contrarreforma reducía la Moral a la continencia sexual y a la ocultación del cuerpo humano femenino, que era considerado el vehículo predilecto del que el demonio, Satanás, se servía para lograr sus malévolos fines. Los ancianos célibes que integraban el Episcopado habían observado, con creciente preocupación e impotencia, que, durante los años de la República, las costumbres se habían relajado ostensiblemente y que el rebaño de ovejas había tomado caminos erróneos. Con el fin de la contienda bélica, en el año 1.939, el clero pensó que había llegado el momento propicio para meter en cintura a las ovejas descarriadas, imponiéndoles, a un tiempo, penitencias por los pecados cometidos. De este modo, simple y, hasta cabría decir, elemental el sexo se constituye durante aquella larga etapa franquista en el pilar fundamental de represión del español de a pie, y comienzan las prohibiciones de todo tipo en materia de sexualidad, prohibiciones que llegan a convertirse incluso en normas civiles y penales.”
Por último, Romero Coloma habló de la homosexualidad en el franquismoLa homosexualidad fue duramente perseguida a lo largo del Régimen franquista. Como ha expresado, con agudeza, Rafael Torres, en tiempos de Franco no había maricones. Esto era cosa del liberalismo marxista y republicano, felizmente vencido por las armas, y no del Régimen que se desvivía por los valores de la raza, raza de hombres machos. Si algún individuo daba muestras de sospechosa finura, o de afeminamiento en los modos, se le pegaba una paliza y se le hacía ingerir una porción regular de aceite de ricino. Esto se hacía para que el rebelde espabilase y aprendiera a comportarse como un verdadero español.
Más información sobre el libro

Se presentó "AMOR. Poesía amorosa contemporánea"

La sala de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles de Madrid se llenó de poetas y fieles seguidores de la poesía contemporánea para desplegar, justamente el día de San Valentin -patrón de los enamorados-, una tarde de emoción y sentimiento amoroso.

La antología "AMOR. Poesía amorosa contemporánea", que Cuadernos del Laberinto acaba de lanzar a las librerias reúne a venticino poetas significativos de la actualidad literaria española, y en palabras de la editora Alicia Arés, han querido edificar un libro práctico, casi un manual de amor para ayudar a los enamorados a encontrar las palabras que hacen que sus sentimientos dejen de ser individuales, torpes y desconfiados para lograr la universalidad que define toda buena poesía.

El acto se abrió con un sentido homenaje al poeta Luis García Arés, cofundador de la editorial. Así, Enrique Gracia Trinidad recitó dos de sus poemas, dedicados a su esposa Beatriz.



MADRIGAL
                                               (A Beatriz, mi esposa)
Porque es ciego Cupido
te contemplo, Beatriz, con la mirada
remota, juvenil e ilusionada
de nuestra primavera;
pero aunque Amor tuviese vista aguda
¿cómo poner en duda
que te vería igual que ayer te viera?
¡Ay, saeta certera!
¡Ay, corazón herido!,
flechado sí, mas nunca dividido.
                                                                LUIS GARCÍA ARÉS

Además, durante la presentación del libro se entregaron los galardones del XII Premio Internacional Sexto Continente de poesía amorosa cuyos ganadores fueron Juan Francisco Dávila Blázquez, y Jerónimo Calero Calero.

Este premio fue convocado por el programa de Radio Sexto Continente de REE y la editorial Cuadernos del Laberinto, siendo, los ganadores,  seleccionados entre 279 participantes llegados de 22 países.




La noche de Madrid se llenó de AMOR con los poemas de Luis García Arés, Ana Montojo, María Antonia Ortega, Enrique Gracia Trinidad, María José Cortés, Sol de Diego, Juan Francisco Dávila, Jerónimo Calero, Marta Gómez Garrido, Juana Pinés Maeso, Adolfo Yáñez, Julieta Pellicer, Ester Bueno, Marta Gómez Casas, Juan Carlos Ortega y Maxi Rey que nos emocionaron con sus palabras y buen hacer poético.

Se ha presentado Más allá de las ruinas, la nueva novela de Teresa Galeote, publicada por M.A.R. Editor

España en los años que transcurren de la Guerra Civil hasta el final de la II Guerra Mundial, es el período y el espacio en el que se enmarca la novela Más allá de las ruinas, de Teresa Galeote, con el que la escritora madrileña ganó el II Premio Alexandre Dumas de Novela Histórica, y que se ha presentado esta mañana en Madrid.
               Así explicó la autora el contenido de su obra “Es una novela histórica. Los personajes de la intrahistoria son de ficción en un contexto claramente histórico. La trama se desarrolla en el periodo que va desde la República hasta después de la segunda guerra mundial, con sucesos históricos y personajes de la vida pública reconocibles: Manuel Azaña, Largo caballero, Onésimo Redondo, José Calvo Sotelo, entre los más relevantes, y otros que también forman parte del momento histórico, aunque no sean tan reconocibles para la mayoría, como Clara Pueyo y Heriberto. La trama entrelaza los personajes de ficción con el momento histórico y con políticos relevantes que protagonizaron ese momento histórico. Ahora bien, es una novela histórica con elementos de novela negra: el crimen, las sospechas veladas, el juego de las insinuaciones y, finalmente, el desenlace de la situación; todos ellos son elementos reconocibles de la novela negra.”
               ¿De qué trata Más allá de las ruinas?
               El fascismo triunfa en Europa. En España, Estado e Iglesia se proclaman los elegidos de Dios para reeducar a los que se han apartado de la moral establecida. Las cárceles abarrotadas, el hambre, las enfermedades y el miedo asolan España. Se ha impuesto el silencio: “Ahora hay que atarse la lengua. Nada de preguntas improcedentes, de hurgar en el pasado. Aquí hay que ver, oír y callar”. Revisión de la historia de los perdedores en España, de los que aún no tienen tumba reconocida.
Emiliano, padre de Enrique, sufrirá condena por no arrepentirse de su pasado y arrastra al hijo en su desgracia.
               Arraigo, desarraigo; Mor, Barcelona, París, qué más da el lugar donde vivir; Justo piensa que lo inesperado viaja siempre con las personas. Y la vida sigue en el Maestrazgo mientras las niñas cantan y juegan al corro. “Se puede confiar en las malas personas, no cambian jamás”. Esta frase de William Faulkner enmarca Más allá de las ruinas. Vuela el Fascismo en Europa y España no escapa a él; el país se enfrenta en una guerra que anticipa la europea. En Mor, el asesinato del sargento López, en extrañas circunstancias, anticipa una sociedad a la que poco importa la justicia.
               Para Teresa Galeote: “Estado militarizado e Iglesia son los dos baluartes del régimen surgido después de ser derrotada la República. Ambos formaron un perfecto maridaje para reeducar a las personas que no fueron encarceladas o ejecutadas en juicios sumarísimos y sin derecho a la defensa. La Iglesia cumplía la misión legitimadora del régimen; el dictador paseaba su poder bajo palio y a ellos se les dejaba la educación de las nuevas generaciones de españoles. A esos educadores dirigió Franco estas palabras: Hay que recristianizar a esa parte del pueblo que ha sido pervertida, envenenada por las doctrinas de corrupción. Para hacer esta la labor, antes había que luchar contra los gobiernos. Ahora podéis apoyaros en el poder para realizarla, porque uno mismo es el ideal que nos une.”
               Teresa Galeote acabó afirmando: “Resulta extraño que al recordar ese período tan negro de la historia de España lo sintamos tan cercano, con la derogación de derechos que los trabajadores tenían, con el rechazo actual de los gobernantes a los derechos de la mujer, con la negación del derecho internacional, con el auge de la extrema derecha en Europa y en España enmascarada en la derecha democrática, sin haber denunciado nunca el Franquismo. No podemos olvidar ese tiempo tan terrible y tan cercano, porque podemos volver a él. Está claro que España es parte de un Imperio y que nos harán vivir como quieran si no luchamos para evitarlo”

Antonio López Alonso, médico y escritor necesario


Antonio López Alonso ha presentado en la Casa de Zamora en Madrid, la novela En las fronteras del amor (Ediciones Irreverentes), de la que es autor. A pesar del título tan romántico, el tema es la adopción ilegal de niños, en palabras del autor: “una de las tres grandes mafias que mueven el planeta, junto al tráfico de armas y el de drogas”.
     Pero es evidente que, unido a esta actividad nada recomendable, se da un despliegue de sentimientos digno de ser novelado, y es en esa conjunción entre la mayor abyección humana inimaginable y los sentimientos de entrega amorosa más acendrada, donde nace la novela.
     La acción se sitúa en España y se traslada al Sudeste asiático, concretamente a Camboya, donde la vida humana vale muy poco y se puede vender muy cara. En esta novela encontramos un drama que comparten muchas mujeres y muchas parejas. Una mujer busca con ansiedad desmedida ser madre. No lo consigue y, después de muchos intentos, tendrá como única solución posible la adopción. Pero adoptar un niño no resulta tan sencillo como se puede creer. Y ahí empieza el drama que, para este médico escritor, tuvo su inspiración en los robos de niños, hijos de las presas republicanas, de la cárcel de Ventas. El final de la novela, absolutamente sorpresivo para un lector que ha sido llevado hasta allí por el hilo rojo de la complicidad, revela un escritor que sabe manejar a la perfección los recursos del género negro sin dejarse asfixiar por ellos. Muy al contrario, buscará la solución más inesperada y mágica, he ahí lo que le diferencia del realismo y del naturalismo en sentido estricto.
     Antonio López Alonso se declara escritor realista pero con un punto de magia que trasciende: “Amo una narrativa de personajes que se cuentan y se novelan entre sí”· Entre sus devociones literarias están La colmena de Camilo José Cela, El Quijote de Cervantes, La lluvia amarilla de Julio Llamazares y todos los “mochuelos, ratas y tiñosos” de Delibes. Como en este último, sus personajes maduran a medida que él envejece porque se deja la vida en ellos, son trozos de sí mismo, sus dolores le van llenando los huesos de reúmas y traumas. “Mis santos inocentes son todos cuantos me rodean y amo: mi familia, mis alumnos, mis enfermos. Por eso, mis novelas, todas, sin excepción, son de denuncia, de compromiso con la realidad y los que la sufren. Hay que comprometerse hasta donde sea necesario, sin limites”.
Artículo de Nunci de León en Periodistas en Español http://periodistas-es.com/antonio-lopez-alonso-medico-y-escritor-necesario-28744

Pedro Antonio Curto y Roberto Arlt, en El Comercio

     Su vida se apagó hace más de setenta años, su obra renació hace solo medio siglo. Roberto Arlt (Buenos Aires, 1900-1942) vivió tan rápido que dejó una literatura latente adelantada a su tiempo que décadas después contagiaría a toda una generación de escritores del cono Sur americano como Julio Cortázar o Juan Carlos Onneti. Ahora, Ediciones Irreverentes recupera en 'De monstruosidad y locura' alguno de sus relatos cortos, «de cierto exotismo, nada moralizantes y que reflejan la riqueza de su mundo», según el escritor y colaborador de EL COMERCIO Pedro Antonio Curto, que prologa la edición y a quien correspondió su presentación ayer en el Centro Argentino de Asturias.
     La vida de Robert Arlt no fue fácil o no muy distinta a la de muchos de sus compatriotas que veían como su ciudad crecía a un ritmo de 300.000 habitantes cada década en los albores del siglo XX y ellos constituían la mano de obra barata para levantar Buenos Aires. A los 10 años ya trabajaba en los más diversos oficios, desde una fábrica de ladrillos a soldador. Con el único bagaje de la calle, comenzó a escribir y a ser criticado por un mundo  academicista que le acusaba de hacerlo mal, con errores sintácticos y ortográficos. «A pesar de eso, pocos decían que describió Buenos Aires mejor que cualquier tango», asegura Pedro Curto.
    'De monstruosidad y locura' reúne diez relatos de aquella época entre los que destaca 'El jorobadito' que dedicó a su esposa con palabras para ahuyentar a San Valentín: «Me hubiera gustado ofrecerte una novela amable como una nube sonrosada, pero quizá nunca escribiré obra semejante. Te dedico este libro trabajado por calles oscuras, en contacto con gente terrestre, triste y somnolienta...».
     Leyó, viajó y llegó a ser cronista en varios periódicos argentinos de la época. El hampa y el submundo de la ciudad siempre estuvieron presentes en sus relatos, aunque nunca llegase a plasmarlo en una novela negra al uso. «Quizás penetraba en exceso en la psicología de sus personajes como hacía su admirado Dostoievski, pero al contrario que este, en Arlt los protagonistas no se salvan», señala Curto.

     Sus aventuras por el extranjero le hicieron recalar en la España de la República, aunque la huella más profunda se la dejó Africa. «En alguno de sus relatos hay mucho de las 'Mil y una noches' pero con monstruos fieramente humanos», dice.

Entrevista a Arquímedes González por "Clases de natación" en el diario La Prensa, de Nicaragua

¿Qué tal se recibió Clases de natación. Qué dicen los lectores, hay critica de él?

No, no ha habido critica, lo que pasa es que aquí no hay crítica, aquí sale un libro y la gente es muy apática, no sé, por qué dicen que Nicaragua es el país de los poetas y Rubén Darío para arriba, y no se nota, decir eso vergüenza nos debería de dar.

¿Es un síntoma que solo a nosotros nos afecta o es la región?

Cuando fui a Panamá para recibir el Premio Rogelio Sinán, vi mucha cohesión en los escritores, vi mucha organización, estaban en un proyecto nada más. Aquí lo veo que es más de grupos, eso tal vez termina debilitando la situación cultural del país.

En Nicaragua no hay editoriales en regla, que digan vamos a buscar a este escritor, lo vamos a promocionar, lo vamos a lanzar al mercado, lo que hay aquí, son solo imprentas donde el escritor tiene que sacar de su bolsillo para pagar y ver cómo hace para desahacerse de su libro, es triste, si lo comparás con ocho o diez años atrás, es triste.

¿Hace diez años la situación era más crítica, no habían talleres de escritura y habían menos jóvenes publicando?

Te lo pongo así, decime qué editoriales son las que han publicado últimamente a jóvenes escritores, cuáles, no hay. Antes ibas por lo menos a las editoriales, y había una o dos que andaban apostando, ahora no. Hoy el escritor tiene que ir con sus centavos a gastarlos y sacar su libro, eso es triste.

¿Pero el Centro Nicaragüense de Escritores te publicó?

Sí, así es. Mis últimos libros han salido porque han ganado premios, si no ahí estuvieran, uno porque ganó el Rogelio Sinán en Panamá y otro porque ganó el Premio Centroamericano de Novela Corta en Honduras. No hay un apoyo.

En Clases de natación, editado por EDiciones Irreverentes, hay humor, amor y desamor. ¿Viviste algún tipo de historias?

El trabajo de la primera persona siempre hace creer que al escritor le pasan muchas cosas, no sé, yo soy bastante aburrido en ese sentido y no me pasa nada.

El periodismo

¿En El Fabuloso Blackwell está retratada la sala de redacción, personajes que hemos conocido, y de alguna manera tu experiencia como reportero?

Lo que pasa es que me vi inmerso en el periodismo, entonces quise contar la visión de un joven escritor. De un joven periodista que se iba abriendo paso en ese mundo difícil del periodismo, ya que es muy difícil avanzar en él. Aquí salen un montón de periodistas pero no todos logran llegar a las redacciones y no todos van a la televisión, donde ellos quieren.

¿Con El Fabuloso Blackwell pusiste al descubierto la confianza que se deposita en las fuentes, y qué pasa cuando estas mienten. También lo escabroso que puede ser ese mundo?

Me sorprendió que más de cuatro periodistas fueran engañados de esa manera, porque a un periodista se le puede engañar una vez o dos veces, pero engañarlo durante dos años es bastante especial, el que lo hace debe tener una coherencia en eso. Quise hacer un trabajo sobre eso, y explicar lo que son las redacciones porque no había un libro que hiciera eso, desde la óptica del mismo periodista.

¿Generó un poco de debate en el periodismo. Se polemizó?

En Nicaragua la gente cree que cuando uno critica está siendo malo, injusto. Como por ejemplo, en Dos hombres y una pierna, esa novela trata sobre la relación entre un padre y un hijo, se critica la forma en que te educan desde la vida familiar, pero criticar no significa odiar como muchos creen, la gente dice que no podés criticar a tu padre porque sos malagradecido, no es eso. La gente no ha entendido que uno critica a su padre porque lo quiere.

¿En Dos hombres y una pierna es donde más te desnudás como hijo?

Sí, ahí sí. Es mi novela más íntima. La comparo mucho con Paula de Isabel Allende, igual la historia que cuenta es cómo se muere la hija de la escritora, y te acerca. También ves cómo se puede escribir con las entrañas, que son historias familiares que captan la atención del lector.

¿Desde el 2002 en que se publicó La muerte de Acuario, cómo la ves ahora?

Hablaba de eso con unos muchachos en la UAM y les decía que fue un libro que al principio odié mucho, pero que me arrepentí de no haberle dado su tiempo y ahora, después de renegar de él, creo que fui muy duro y que se hizo un buen trabajo, el tiempo mismo lo ha dicho, no yo.

¿Entonces te avergonzás de tu primera novela?

Al principio sí, me avergonzaba, me decía: “Qué mal libro el que he escrito”, porque sentí que no le había dado el tiempo que requería, pero la gente me ha hecho ver que fui duro con el libro, se vendieron como diez mil ejemplares, algo te dice eso.

La muerte de Acuario es la venida de Jack el Destripador a Managua , las pistas que le sigue Sherlock Holmes. ¿Por qué te enganchaste con una historia como esta, estabas siguiendo la nueva corriente de los thriller , la presencia mediática, tendencia de las grandes editoriales?

No. Yo quería contar una historia. Es como alguna gente que piensa que se puede escribir pensando en un premio, eso no se puede, se termina en el fracaso, si se hace de esa manera.

En 1997, estaba haciendo un reportaje sobre la vieja Managua y fui a varios archivos y me di cuenta que en 1888 y a finales de 1889, se habían reportado casos de mujeres asesinadas en Managua y me imaginé que para ser una Managua de 60,000 habitantes, seguramente esos crímenes fueron un escándalo, después seguí investigando y vinculé a este asesino de Londres, porque él desapareció en esta misma fecha.

Huyó en octubre a Nueva York desde Londres porque lo estaban siguiendo la policía de Scotland Yard, y da la casualidad que en ese entonces venían barcos hasta Nicaragua, todo eso se juntó. Y también debía venir alguien de la misma altura y se me ocurrió que podía ser Sherlock Holmes, el investigador creado por Arthur Conan Doyle.

¿Funciona primero el ojo del periodista y después el del escritor?, ¿cómo te desdoblás, cómo funciona en las novelas?

Por ejemplo, La muerte de Acuario inició como algo periodístico que era una crónica sobre la vieja Managua, saqué el reportaje, luego me di cuenta lo de Jack, pensé en ampliarlo, pero algo me decía que daba para más, así me pasé cuatro años intentando pensar cómo hacerlo, porque yo no sabía escribir.

¿Cómo ha sido el proceso de aprendizaje. No estudiaste literatura, ni has estado en talleres literarios y, cuándo sabés que una novela está lista?

Los talleres son buenos, pero creo que lo más importante es saber qué es lo que querés contar, y tenés que sufrir delante de tu computadora. No tengo una carrera como escritor. En Nicaragua no me ven como escritor sino como el periodista que se metió a escritor, y el escritor se hace en el camino, no en un taller.

Cita de AMOR


Mañana, viernes 14 de febrero a 19.30 horas, y coiniciendo con "El día de los enamorados" se presenta en Madrid el libro "AMOR. Poesía amorosa contemporánea". Una selección acertada y moderna del sentimiento amoroso.

¿Quién no conoce el amor? Todos hemos sentido su llama viva, su impetuoso fuego, la pasión y prisión, libertad y luz que nos otorga el enamoramiento; pero pocos son los afortunados que saben expresarlo adecuadamente, aquellos que aciertan a elegir las palabras que hacen trascender nuestros sentimientos a universales y que no dudaríamos en poner en nuestros labios para declarar nuestro amor.

Esos elegidos son los poetas, que con su especialísimo prisma de las emociones nos regalan versos que inmediatamente se convierten en la palabra que buscábamos, en la fórmula justa que define el color de esos ojos, el olor exacto de la ausencia, el placer de amar y sentirse correspondido o el conjuro de un «te quiero».

La editorial Cuadenos del Laberinto ha seleccionado, en este volumen, los versos amatorios más actuales de los poetas de hoy en día, para que la descripción de nuestras emociones se asiente sobre la vida real descrita por hombres y mujeres contemporáneos; porque aunque el amor es el sentimiento eterno por antonomasia, los usos y costumbres o las formas de expresión difieren en cada época.

Poemas al servicio del AMOR, AMOR cien por cien en cada página, AMOR ahora y para siempre. 



Con la participación de los poetas más significativos de la lengua española del momento: 
Luis Alberto de Cuenca • Luis García Arés • Jesús Hilario Tundidor • Ana Montojo
Luis Antonio de Villena • César Antonio Molina • María Antonia Ortega
María Alcantarilla • Enrique Gracia Trinidad • Pepe Ramos • María José Cortés
Sol de Diego • Adolfo Yáñez • Jerónimo Calero • Marta Gómez Garrido
Juan Francisco Dávila • Juana Pinés Maeso • Julieta Pellicer • Ester Bueno • Maxi Rey
Marta Gómez Casas • Pilar Mata Solano • Juan Carlos Ortega
 Sasi Alami y Gonzalo Sánchez-Terán

No os perdais esta cita de amor en la Asociación de Escritores y Artistas Españoles.
 c/ Leganitos, 10. Madrid. VIERNES, 14 de FEBRERO. 19.30 horas

Entrevista al poeta y pintor JULIO SANTIAGO

—Su nuevo poemario "Eyaculacciones" es un gran tributo a la belleza, casi podría decirse al hedonismo, al placer del cuerpo humano ¿Qué puede decirnos del proceso de creación junto a Jimena Marcos, la fotógrafa?
—Jimena Marcos y yo llevamos casi veinte años realizando sesiones de desnudos a personas que nos gustan físicamente y emocionalmente. Ella es mi fotógrafa personal, inmortaliza cada uno de mis actos públicos y a la vez pone imagen, piel, belleza..., a gran parte de mis sueños poéticos. En este caso he seleccionado noventa fotografías entre diezmil, correspondientes a once modelos.
 
"Eyaculacciones", es decir, eyacular acciones, ¿Cree que aún hay gente que se escandaliza con estas cosas?
—Sí, claro, demasiadas personas se escandalizan por lo que para mí es natural, cotidiano, bello. Todo es un problema cultural, una distorsión de la realidad, una falta de autoconocimiento y autoaceptación. Vivimos en una sociedad donde sorprende y escandaliza un desnudo pero no un asesinato, la desigualdad social, la muerte por falta de recursos... 
 
—¿Todos los modelos que aparecen en "Eyaculacciones" son poetas? ¿Eran las sesiones fotográficas una forma de "rimar amistad"?
—De los once modelos, sólo cuatro son poetas, pero la elección de los mismos no es por su profesión sino por su afinidad emocional y por su belleza. Las sesiones son muy largas y forman parte de un ritual creativo y de exploración de uno mismo y del otro. El modelo se desnuda, yo también, siempre hay que interpretar una historia con nuestros cuerpos y Jimena capta cada una de las imágenes poéticas que van surgiendo. Después de cada trabajo es difícil no sentirse implicado en la vida del otro. Todos los modelos son buenos amigos.
 
—¿Es el pudor un defecto? Parece que usted no tiene pudor por nada, confiésenos qué le da vergüenza
—Yo creo que el pudor es un gran defecto. Impide decir o hacer todo lo que deseas. No me reconozco en él. Sinceramente no tengo vergüenza alguna. Pero no hay que confundir la extroversión con la mala educación, nada tienen que ver.

—¿Por qué esa brevedad en sus poesías, hasta cuándo seguirá con la "poesía depilada"?
—Al igual que nos depilamos para dejar los pelos que nos parecen esenciales para tener una armonía y belleza corporal, mi poesía también se debe desprender de todas aquellas palabras, letras, metros y rimas innecesarias para los tiempos que corren... Además me divierte mucho que mis poemas se lean de arriba hacia abajo, como si de pequeñas felaciones se trataran. Ya forma parte de un estilo literario muy personal y al que no deseo renunciar por ahora.
 
—Sus libros parecen usar el sexo como forma de exponer conflictos psicológicos, o incluso sociales ¿es quizá el vidrio por el que analiza su tiempo?
—Sí. Mi poesía es "irótica", a través de la ironía y el erotismo realizo crítica social, política, religiosa, cultural, económica... Nunca hay que perder en el arte la identidad ni tampoco el humor. Se puede hablar de religión con el sexo en la boca y de la muerte con una sonrisa.
 
—Es usted un artista multidisciplinar: pintura, poesía, narrativa… ¿Con qué género se siente más cómodo?
—Sencillamente soy un poeta que pinta y un pintor que escribe. La literatura es una forma de dibujar y el dibujo una forma de escribir, todo es causa y consecuencia de todo. Me siento cómodo en cualquiera de las artes que deseo.
 


—¿Sigue viendo la ciudad de Madrid como el centro artístico de España, o tras tantos años viviendo aquí empieza a encontrarla más defectos que virtudes? ¿Cómo ve la vida cultural en la España de hoy en día?
—Indiscutiblemente Madrid para mí sigue siendo el rompeolas de la vida artística española. Es el gran punto de encuentro, la casa de todos. Cuanto más tiempo pasa más me gusta. Pocas ciudades tienen el equilibrio social, cultural y artístico que tiene Madrid.
En España todo evoluciona, aunque no con la
celeridad que me gustaría. Pero es un país que tiene los recursos necesarios para hacer arte de muy buena calidad. Nos queda mucho por hacer con la mediocridad cultural, pero tengo una visión optimista del futuro.


—¿Para cuándo una plaza o calle con su nombre en su pueblo natal, Miajadas?
—Esta pregunta no me corresponde responderla a mí, ¿no? Pero yo no necesito este tipo de reconocimientos para reconocerme como una persona feliz y plena con lo que hago en el día a día. Para mí la mejor calle o plaza es la libertad de expresión compartida con mis personas queridas y mi público.


—¿Qué aconsejaría a los jóvenes que empiezan a escribir, cómo abrirse camino?
—¡Autenticidad! Que se dediquen a conocerse, aceptarse, quererse tal como son. Que interpreten la realidad o el sueño tal como desean. Y finalmente que lean mucho y se relacionen con la sociedad que les rodea. Todo es cuestión de calidad personal y con-tactos...


Trampa para pájaros, de José Luis Alonso de Santos, representada por Sherezade

Se está representando en la sala Bululó 2120 de Madrid la obra de José Luis Alonso de Santos Trampa para pájaros, a cargo de la compñaía Sherezade.
     ¿De qué trata la obra?
Mauro se halla refugiado en el desván de la antigua casa familiar. Está cercado por sus propios compañeros; debe entregarse y ser juzgado por haber torturado a un detenido que resultó ser inocente.
     Por obrar de esta manera antes le premiaban y ahora le quieren juzgar. El mundo carece de sentido y todo se ha derrumbado. Se refugia en el desván, rodeado de los recuerdos de su infancia y adolescencia, lo que le supone encontrarse consigo mismo y reconocerse como un trasto inútil que el presente ha decidido prescindir de él.
     Abel, el hermano pequeño, es enviado por la policía para convencer a Mauro de que deponga la actitud, lo que le permite acceder al desván, que también pertenece a su pasado. Abel comprende que la sociedad es responsable del fracaso de su hermano, como es responsable también de su propio fracaso
     Todos los viernes de febrero en Sala Bululú 2120.
     Más información en http://www.sherezadeteatro.es/ 
 

José Luis Alonso de Santos, "un espía de su tiempo"

La exposición documental "José Luis Alonso de Santos. 50 años de vida teatral (1964-2014)", que acoge el Teatro Zorrilla de Valladolid, ciudad natal del dramaturgo, autor de La estanquera de Vallecas" o "Bajarse al moro", recorre la trayectoria de un hombre que se ha definido como "un espía de su tiempo".
Alonso de Santos ha mostrado su "extrañeza" ante el reconocimiento que supone esta muestra, organizada por la Diputación de Valladolid en colaboración con la Fundación Jorge Guillén, a la que el dramaturgo cedió su legado documental hace un año, ya que "es curioso -ha explicado- que a uno le hagan un homenaje por algo con lo que disfruta".
El actor, director, productor, profesor y autor teatral ha recordado que su primer contacto con el mundo del teatro se produjo "en el portal de su casa", ubicada en la calle Madre de Dios de la capital vallisoletana, hace "60 años", si bien se cumplen 50 desde que "empezara a recibir una nómina" por su trabajo, ha aclarado.
"Por encima de que hable sobre mi trayectoria profesional, esta exposición es importante porque cuenta la historia de un hombre en relación con el arte del teatro y la sociedad en la que vive, porque entre mis objetivos siempre ha estado el ser testigo de lo que sucede a mi alrededor", ha dicho Alonso de Santos.
"Y 50 años dan para mucho, porque he vivido de todo, he trabajado en palacios y en cabañas, para todo tipo de personas de diferente ámbito social, aunque sé que alguno no ha contado conmigo porque pensaba que era caro, cuando soy el creador más barato de la tierra, porque cobro en función de quien me contrata", ha relatado.
El prolífico dramaturgo, muchas de cuyas obras han sido llevadas al cine, ha retrocedido hasta su infancia y su etapa en el colegio Macías Picavea, donde le enseñaron "a sobrevivir y a no morir de hambre", y más tarde en el Instituto Zorrilla.

Entrevista a MARGARITA BORJA

http://www.cuadernosdelaberinto.com/Berbiqui/OratorioCubo.html

—Acaba de publicar el poemario "Oratorio del Cubo", obra sobre la tragedia del hundimiento del Prestige en las costas gallegas. ¿Puede narrarnos cómo vivió ese momento y qué le ha llevado a publicalos este libro?
—El hundimiento del Prestige en Noviembre de 2002, me incrustó en la pantalla del televisor y en cuantos periódicos nacionales e internacionales tuve al alcance. En un texto que he incluido al final del libro ya digo que sentí un arrebato interior de una dimensión emocional y política difícil de calibrar, hasta que me llegó la llamada del grupo de poetas Xuxurlac de Vitoria en apoyo de la Plataforma gallega Nunca Máis y me puse a escribir, dando cauce a lo que se agolpaba en mi interior. El medio natural es un receptor de sentimientos humanos que mueve elocuencias a través de sus figuras, fenómenos y cataclismos. La desolación de las gentes gallegas y las trágicas imágenes que veíamos me llenaron de un dolor sumado a la rabia por la indolente, tramposa y políticamente interesada gestión que hicieron los responsables del PP en aquel momento. Mis recuerdos infantiles en las playas de Vigo y la vivencia de las costas gallegas, durante un viaje años antes de la catástrofe, me acercaron al alma vulnerada que traslucían los gallegos casi por simbiosis. El tesoro de resonancias de la hermosa lengua gallega que preparó mi sensibilidad musical cuando niña, salió a flote en esos días. Viví perpleja, en carne propia, la famosa pregunta de Bachelard: ¿cómo una imagen, a veces muy singular, puede aparecer como una concentración de todo el psiquismo?. Así sucede, en momentos privilegiados de escritura. 

—¿Es intencionada la fecha de salida con la sentencia, tan criticada, del juicio en donde no se determinan ni las causas ni los responsables?
—Alicia Ares preveía maquetar el libro en julio pero una desafortunada caída me mantuvo en reposo varias semanas y no pude entregar a tiempo los materiales. Como por arte de birlibirloque, el libro vino a salir en la semana anterior a que se promulgara la sentencia del hundimiento del Prestige. Infame. Escandalosa. Inadmisible. Una burla descarada a los ciudadanos. Un dinero público, nuestro dinero, inutilizado, o mejor dicho, utilizado para justificar la impunidad de en tramados delictivos. Pensé entonces que el libro se convertía en una botella lanzada al mar (una botella bilingüe, embellecida por la traducción al gallego) con la azarosa misión de mantener la memoria a flote. Si Marosa de Giorgio dijo que los libros saben andar, esperemos que este, tan delgadito, aprenda a navegar en mares procelosos. 


—¿Cuál es su vinculación con Galicia y con la plataforma Nunca Máis?
—Le hice llegar a Chus Pato, amiga querida y poeta admirada, una primera parte del poemario que titulé con el nombre de "Lires", una de las playas más azotadas por la marea negra. Chus decidió traducirlo, una alegría para mi, junto con Xabier Cordal, a quien he tenido la fortuna de conocer en esta circunstancia como persona y como poeta... ¡cuántas voces espléndidas y comprometidas ofrece Galicia al acervo poético!. 

Chus y Xabier (que por cierto es letrista de Luar Na Lubre) llevaron "Lires" por muchas ciudades de Galicia durante el tiempo álgido del activismo de Nunca Mais. Además, publicaron el poemario en sus redes escarlata virtuales. Me sentí honrada y complacida. Hay lectores que me dicen que disfrutan leyendo la traducción, aun sin entenderlo todo. El gallego es una lengua de rica y seductora en su musicalidad.


—¿Puede calificarse el libro de "poesía social"?
—"Lires" creció desde los poemas iniciales como un libro de síntesis minimalista, saturada por la fuerza cromática de las imágenes de aquel inmenso despliegue de tragedia humana y ecológica. Descubrí su título definitivo y redefiní su estética cuando en Mayo de 2003 (seis meses después del vertido) una limpiadora de ese inmenso manto de muerte que todavía se desparramaba hasta la Costa Bretona respondió a un periodista de le Monde que tenía la impresión de estar vaciando el océano con una cuchara agujereada. Su expresión, próxima en el contraste de magnitudes al famoso relato del sueño de San Agustín y el niño que trataba de vaciar el océano con su cubo, reforzó mis claves. La forma literaria del libro tenía que condensar la tensión entre lo sobrehumano de la catástrofe y el esfuerzo humilde, microscópico, tóxico, infatigable, de cientos de miles de personas ocupadas en limpiar con pequeños instrumentos caseros la muerte sorda que se había adueñado del rumoroso paisaje oceánico. Además, yo no iba a obviar la denuncia explícita: de ahí el poema "Lo que precede a Noviembre a Noviembre de 2002", escrito tras una paciente investigación contrastada y una posterior tarea de clavar chinchetas en un pentagrama. Sin ése poema no hubiera considerado vertebrada la construcción poética, en tanto que reflejo fiel de la denuncia desplegada por la Plataforma Nunca Mais que traté de apoyar.

Me he explayado en exceso, tal vez he dado vueltas porque no sé definir como poesía social lo que hago, aunque un conjunto de emociones sociales y políticas también guíen este libro. El Oratorio del Cubo, como ha señalado José Luis Ferris, trasluce estados que llevan a la poesía de San Juan de la Cruz, ese gran intérprete metafísico del paisaje. Sin que yo haya sido yo consciente de ello durante el proceso de escritura, creo que su observación es certera. La poesía de Juan de la Cruz es una de las cumbres en la literatura de habla hispana a las que me encaramé y demoré con frecuencia como aprendiz de escritora, inducida por María Zambrano. 


—Usted es una reputada dramaturga, pero eso no impide para que también use el lenguaje poético, como en esta ocasión ¿En qué ocasiones se decanta por la poesía y a qué es debido esa elección?
—Empecé escribiendo poesía pero enseguida me di cuenta que dentro de algunos versos se escondían esos personajes pirandelianos que buscan autor, de tan necesitados de espacio donde figurar y hablar. A mi me visitó una Ofelia capaz de desafiar a Hamlet. Una Ofelia Oscura, interrogante, rebelde, que desplegaba tantas ansias de libertad y autonomía como practicábamos en nuestra generación. Al poco, la poeta uruguaya Idea Vilariño me envió uno de sus libros con un gran NO estampado en la portada. El título, oportuno, no dejaba lugar a dudas. Decir "no" ha sido una hazaña, una conquista de las mujeres de todos los países, marcadas a fuego por la educación con un sí identitario que las relega a la condición de servidoras del patriarcado en todas las clases sociales y en todas las culturas. Tremendo, ¿verdad? 


—Es usted vicepresidenta de la Asociación "Clásicas y modernas", cuyo objetivo es eliminar las barreras que posicionan a la mujer en segundo nivel. ¿Puede hablarnos de la evolución del proceso social en este campo y los avances que han logrado en los últimos años?
— Son visibles los avances de distinto orden logrados en las últimas décadas, con el movimiento feminista en el origen de otras formas de pensar y actuar la igualdad y la justicia. La revolución en las relaciones personales entre mujeres y hombres, protagonistas del cambio, ha sido otro factor, encaminado por la oportuna formulación "lo personal es político" que teorizó Kate Millet. En paralelo, las resistencias persisten. Pero las reacciones son inmediatas En apoyo del manifiesto del Tren de la Libertad con el que recorrimos las calles de Madrid hasta el Parlamento el pasado 1 de Febrero se han movilizado organizaciones feministas de Francia, Bélgica, Alemania, Italia, Estonia, el Líbano, Guatemala, Ecuador y un larguísimo etc.

No dudo en calificar como extraordinario el avance que cristalizó durante el Gobierno del presidente Zapatero. En esos años viajé mucho por Argentina, Colombia, Perú, Centroamérica y puedo asegurar que nuestro país se había convertido en un potente dinamizador de la igualdad, en un agente eficaz de apoyo al empoderamiento y a la protección de grupos de mujeres que trabajan en sus países, en situaciones de riesgo severo a veces, por conseguir la plena ciudadanía para sí mismas y para las demás. Un orgullo y una esperanza. Un referente que hoy nos sirve para levantar oleadas de indignación social ante las agresivas políticas de retroceso que estamos sufriendo.

Fundamos en 2009 Clásicas y Modernas las mismas que habíamos promovido que en nuestra ley de igualdad se incluyera un artículo referido a la creación y producción artística e intelectual de las mujeres, que, dicho sea de paso, ha servido de modelo a la Ley francesa de igualdad, promulgada hace un par de meses, que tampoco lo incluía en su anteproyecto como sucedió aquí, porque Faltaba un largo camino por recorrer. En nuestro ámbito de actuación carecíamos de estadísticas que desvelaran con rigor la preocupante situación de desigualdad que conocíamos de cerca y no afloraba. Parece un absurdo tener que exigir el cumplimiento de las leyes y, sin embargo, nuestra democracia está aquejada de tantos déficits de funcionamiento que si no nos movilizamos desde la sociedad civil, la ley de igualdad no avanzará. En ello estamos. Tratamos de intervenir sobre el fenómeno de muchas maneras a la vez, en red con otras asociaciones que surgieron casi a la par que nosotras, CIMA, MAV, y otras más veteranas. 


Si pudiese cambiar algo en este mundo a través de sus obras, ¿qué sería?
—LLas obras de un solo autor no cambian el mundo, si contribuyen a pensarlo e imaginarlo de otra manera desde un sentimiento estético y una convicción ética que conecte con otras realidades y percepciones, y por ese camino empieza a dibujarse otro horizonte hacia el que dirigirse. Como autora, me conformaría si en algo contribuyo al inmenso esfuerzo de repeler y relegar el funesto paradigma patriarcal que el feminismo combate hasta en las constituciones. Con cuanta arrogancia, con cuanta impunidad se exhibe todavía la Libertad como prerrogativa del egoísmo, de la crueldad banal hacia las y los más perjudicados por determinadas políticas, en esta globalización que ha perdido el control de los flujos económicos depredadores por la arrogancia de los que se creen poderosos, propietarios de otras vidas o sociedades e indemnes.

—¿Es el don del lenguaje el más preciado del ser humano?
—Sin duda. El libro de Georges Steiner "Después de Babel" reflexiona sobre ello desde la literatura comparada y los avances de la neurociencia de una manera prodigiosa. Nuestro aparato fonador esta preparado para reinventar un lenguaje, en el caso de que solo quedara un ser humano vivo sobre la faz de la tierra. Observo a mis nietas y nietos y compruebo que cada criaturita balbuciente emite sonidos y fonemas que le acomodan para diferenciarnos a unos de otros, a su manera. A veces las palabras convencionales que intentamos enseñarles les resultan extrañas a sus posibilidades guturales. Somos potencialmente emisores instintivos de sonoridad lingüística, antes de aprender las convenciones de la lengua materna primordial. De ahí la extraordinaria capacidad de aprender varios idiomas a la vez en los primeros años de vida, que descubrimos en esa infancia global que acarrean padres y madres peregrinando como profesionales cualificados por distintos países… Por la Torre de Babel, hay ya muchos pequeños que suben y bajan a sus anchas gateando y palabreando.


—¿En qué proyectos se encuentra embarcada?
En este momento de tanto recorte en las subvenciones públicas a la producción escénica, aprovecho para preparar la edición de una de mis obras, que aún no tiene forma de libro. Mantengo un compromiso verbal con Alicia Ares para ampliar y reescribir otro libro, poesía, en este caso que crece y se reescribe en mi interior. En un mes disfrutaré en el teatro Franco Parenti de Milán de la primera lectura dramatizada de "Olimpia o la pasión de existir", traducida al italiano por Francesca Mantura y que va a ser publicada por ediciones L´Iguana de Verona en 2014. 
 
Hay encaminadas otras propuestas de traducción al francés y al portugués de la misma obra. Además, en CyM me ocupo de la gestión del Movimiento Europeo por la igualdad en la cultura que decidimos levantar y cohesionar hace unos meses desde la Plataforma francesa HF por la igualdad en la cultura con la colaboramos. 


—¿Qué opinión le merece el libro digital?
Es una nueva herramienta de gran utilidad que no retirará al libro, como muchos temen. El cine no retiró al teatro, ni la fotografía relegó a las artes plásticas. Las innovaciones instrumentales o tecnológicas son un incentivo más para la difusión, pero también para la innovación creativa. 


—Por último nos gustaría que nos confesase cuál es el libro de poesía de cabecera, ese que casi se sabe de memoria, ese que se lee y relee siempre.
¿Uno solo…? imposible… Veamos: Pensamiento y poesía en la vida española de María Zambrano, Sexo y filosofía de Amelia Valcárcel… Orlando de Virgina Woolf,… La poética del espacio de Gaston Bachelard, El gran número de Wislawa Szymborska….. Mi pecado mortal y yo de Clara Campoamor… etc.
Mi memoria es cualquier cosa menos una superficie compacta... tal vez flote en mi estómago de lectora más de un agujero negro con denominación de origen Gruyère. 


Más info: 
ORATORIO DEL CUBO 
Edición bilingüe: Castellano / Galego
Margarita Borja
52 páginas •I.S.B.N: 978-84-941600-5-9 • 8€
Editorial Cuadernos del Laberinto