ABEXEDARIO. No sabemos si este placentero libro erótico es una sucesión de confesiones de su autora


ABEXEDARIO No sabemos si este placentero libro erótico es una sucesión de confesiones de su autora, la escritora y actriz Pilar Mata Solano, o fruto de su imaginación. Pero si te gusta el erotismo cosmopolita… tienes que entrar…

«Confieso que llegué a desvariar en la terca obstinación por sentirme viva, llena, grata, en compensación, sin posible retorno. Filosofía del amor que no pretendo que comprendan ni compartan. Pero, declaro, amé con delirio y de todos gocé. O cuando me expuse y, exponía, a perder la razón que, en los juegos de seducción, siempre se pierde alguna pluma. Probablemente resulta obvio afirmar que me beneficié en salud y que disfruté situaciones sublimes, únicas, irrepetibles, repletas de un placer que rozó el desgarro. Pero, desde las primicias refinadas y exquisitas de la iniciación, a los juegos ordinarios del vicio, como a otras depravaciones, si es adecuada semejante acepción en el universo de la carne, siempre me presté con deleite. De otra manera, no hubiera tenido valor ni interés la entrega. La conquista del hombre empieza en la última embestida, si lo vale.
      Lo cierto es que estos retratos con nombre de mujer: Anaïs, Beatriz, Camelia, Chela, Debora, Eva, Frida, Gala, Helena, Irene, Juana, Kuka, Lola, Llorona, Marina, Nadia, Ñoña, Ofelia, Paola, Quimera, Rebeca, Salomé, Teresa, Úrsula, Virginia, Wanda, Xochiti, Yolanda, Zelda, ocultan a la verdadera autora, pues, en honor a la verdad, la desconozco; yo me he limitado a transcribir un cuaderno anónimo que una mañana de domingo encontré tirado en el Rastro de Madrid…»

 PILAR MATA SOLANO Reside en París. Licenciada en interpretación en la Escuela Superior de Arte Dramático de Barcelona (ESAD). Dramaturga, directora escénica, actriz y poeta. Ganadora del IV Premio Incontinentes de novela erótica con abeXedario. Ha publicado en versión bilingüe la obra de teatro Reflexiones, representada en francés en La Cartoucherie de Vincennes, París. Ha participado en las antologías Enésima hoja, Atlas Poético, Mujeres en la historia, Cien Relatos geniales y Tras las huellas de Arsenio Lupin. Colabora con la revista Art Brutal. Interpreta, entre otras, Una velada con Anaïs Nin en el Teatro de Fernán Gómez, performances como Hipnosis Inocente o Poemas Prohibidos, dirige la lectura de la obra de teatro Sin retorno en La Maison de l’Amérique Latine.

El escritor Pedro Antonio Curto propone prohibir los libros

MÁS allá de algunos fenómenos de superventas, más sociológicos y mediáticos que literarios, todos los informes indican que el libro parece estar en retroceso. En una sociedad donde domina lo hedonista, donde las nuevas generaciones casi nacen con el ordenador y la Play Station bajo el brazo, el esfuerzo que puede suponer la lectura parece una batalla perdida.
            Si uno puede ver una película en su teléfono móvil (que además será de consumo fácil), para qué dedicarse a abrir unas tapas y esforzarse en descifrar lo que nos dicen un montón de letras juntas. Hay que forzar la vista y sobre todo la imaginación, hacerse preguntas, adentrarse en laberintos, profundizar, plantearse cosas... con lo cómodo que es el ofrecimiento de dártelo todo resuelto con sólo pulsar unos botones. Además, ahora viene la famosa crisis, con lo que, si la compra de libros era escasa, se reducirá aún más porque no es un elemento necesario.
            De poco sirven las campañas, que nos metan por la televisión lo útil que es leer, que los famosos de turno aconsejen la lectura o que algunos voluntariosos profesionales de la enseñanza se empeñen en que sus alumnos abandonen por un momento los vídeojuegos para inmiscuirse en la lectura. Cuando hasta algo tan sugestivo como las palabras e historias de Cortázar les parecen aburridas, poca alternativa parece haber.
            ¿No habremos sacralizado el libro, convirtiéndolo en una especie en extinción con todas las protecciones oficiales? Quizás sea necesario lo contrario, que el libro se convierta en un elemento peligroso, un subvertidor que propicie el desorden en vez del orden, que pertenezca a lo peligroso en vez de a lo recomendable por todas las instituciones y gentes de bien.
            Si tenemos en cuenta prohibiciones históricas, como la 'ley seca' americana, que no consiguió acabar con el consumo de alcohol, que somos uno de los primeros países consumidores de cocaína, que las drogas 'prohibidas' nunca han desaparecido por la represión e incluso en muchos casos han generado una cultura popular a favor de su consumo, quizás habría que plantearse prohibir el libro.
            Cuando hoy el avance tecnológico va a producir potentes ordenadores en un tamaño mínimo y los teléfonos móviles son un todoterreno, la utilidad practica del libro impreso, tal y como lo parió la imprenta de Gutenberg, parece cada vez menos necesario. Hoy bastaría con reducirlo a una utilidad oficial y, eso sí, exponerlo en algún museo, como cuestión de un pasado bárbaro, pues, al fin y al cabo, muchos libros han servido para la violencia y la guerra.            
          

De esta forma, estaríamos ante algo ilegal y peligroso, cuestión que todos sabemos tiene su atracción. Porque, ¿quién en su infancia no ha tenido la tentativa (o la ha llevado a cabo) de hacer lo que la autoridad paterna o escolar decía precisamente que no se debía hacer?
            Ante esto, siempre habrá quien tenga la romántica necesidad de leer en papel, de palpar con el tacto su rugor, su aroma, esa dependencia que supone encontrarse con unas letras llenas de historias, emociones... Existiría así esa inmensa minoría que seguiría utilizando el libro clandestinamente, como hoy hacen los que lían un 'porro' bajo la mesa, con la mirada avizor por el temor a ser descubierto.
            Se crearía una sigilosa comunión de personas que comparten un placer prohibido, que buscarían por las ciudades locales clandestinos donde se vendiesen libros, creándose así una especie de secreta religión.
            ¿Alguien se imagina un delito más atrayente que ser traficante de libros y que cuando hubiese una redada los pillados saliesen con las muñecas esposadas y en alto, con el elemento del delito entre sus manos? Incluso los más valientes gritarían: «¿Viva el libro!».
            Y, por supuesto, con la prohibición empezaría un clamor, quizás silencioso al principio, más tumultuoso después, que pidiera la libertad del libro. Camisetas, pegatinas, chapas... y hasta manifestaciones solicitando el fin de la prohibición. Y que algún grupo musical llevase en alguna canción una combativa letra anti-prohibicionista, de forma que en conciertos y bares de copas, cuando sonase esa música, todos botasen al ritmo de: «¿Li-li-bro, lega-lega-lización!».
            Es, sin duda, una fantasía, pero, si el libro quiere vivir (y su esencia más que su forma), debe recuperar una energía, una fuerza trasgresora que a lo mejor no le dan ni la mercadotecnia, ni casposas campañas oficiales.


Pedro Antonio Curto

Camilo José Cela Conde sobre "Camino del silencio" de Jesús García Sevilla

Camino del silencio es una novela hermosa, inquietante y profunda que trata, casi a título de ensayo, algunas de las cuestiones más trascendentes para el alma humana. Desde la religión a la muerte, pasando por los idiots savants, el cerebro, la relación entre mente y cuerpo, la búsqueda del espacio propio y las crueldades a las que lleva —aunque sea en los cangrejos ermitaños—, los psicofármacos y, ¡ay!, el suicidio, son muchos los aldabonazos que le das al lector.
     En mi caso se añade la añoranza por Méjico, con tantos guiños lingüísticos, geográficos y antropológicos a lo largo del texto. A menudo era como estar de nuevo allí contemplando, desde la perspectiva agridulce del cachupín, aquél mundo tan fascinante.
Enhorabuena.
Camilo José Cela Conde

El lunes, 28 de abril, presentación y lectura dramatizada de “Poderosas” de Pedro Víllora, en la Casa del Libro de Madrid

El lunes, 28 de abril, se celebra la presentación y lectura dramatizada de “Poderosas”, obra teatral de Pedro Víllora editada por Ediciones Irreverentes, ganadora del Premio El Espectáculo Teatral, en la Casa del Libro de la Calle Fuencararral 119, de Madrid (19h)
Participarán en la presentación y lectura dramatizada. Pedro Víllora, Juan Carlos Pérez de la Fuente (director de escena), Juan Ignacio García Garzón (crítico de teatro de ABC) y la actriz Pepa Pedroche.
     Dice Ignacio del Moral en su prólogo a Poderosas que Pedro Víllora ofrece "una reflexión acerca del poder entendido como una posición individual de privilegio. Poder que, en los tres textos que componen la pieza, es ostentado por otras tantas mujeres: una exdirectora general, una senadora y una consejera autonómica". Para Del Moral, Víllora muestra cómo el poder, aunque sea modesto, siempre se cobra un precio: "Un precio que se manifiesta, principalmente, en el cambio que se produce en las relaciones con los seres queridos: amigos, amantes, familiares, cónyuges. Es decir, Víllora aborda el tema desde el prisma de lo afectivo, lo sensual, lo familiar". Pedro Víllora regresa como escritor a un terreno en el que "encuentra permanente y dolorosa inspiración: el de los desequilibrios afectivos y amorosos".
Pedro Víllora
(La Roda de Albacete, 1968)
Licenciado en Ciencias de la Información, Dirección de Escena y Filología, ha sido profesor de Teoría de la Literatura en la Universidad Complutense y de Teoría Teatral en la RESAD. Algunas de sus obras son Bésame macho (Premio Nacional de Teatro Calderón de la Barca), La misma historia (accésit Premio Lope de Vega), Las cosas persas (Premio Rojas Zorrilla), Amado mío o la emoción artificial (Premio Ciudad de Alcorcón), La noche de mamá (Premio Santa Cruz de la Palma), Electra en Oma (Premio Beckett) El juglar del Cid, Lana y Asma de copla. Ha estrenado adaptaciones de Calderón, Lope de Vega, Pasolini, Koltès, Ángel González, Eusebio Blasco y Charles Dyer.
Recuerda, Casa del Libro de Fuencarral 119, Madrid. Lunes, 28 de abril, a las 19h
Toda la información sobre el libro en http://www.edicionesirreverentes.com/teatro/Poderosas.html  
Fotografía de PEDRO VÍLLORA al recibir el premio El Espectáculo Teatral de manos de Jesús Campos (Presidente de la Asociación de Autores de teatro), acompañado del accésit, Félix Angel Moreno Ruiz

Gabriel García Márquez según Pedro Antonio Curto

Es invierno y un escritor escribe en un hotel en una máquina a la le falta la letra T. Escribe de noche y tiene frío y le dice a un amigo que no consigue que en la novela haga calor y el texto trascurre en el Sucre, Colombia. ¿Cómo puedo hacer que haga calor si vivo cagado de frío?, se pregunta. No tiene un franco, incluso ha pensado en salir de noche a recoger botellas vacías que le compran. A
l fin acaba la novela, doscientos folios con la T escrita a mano en el manuscrito. Esa novela tenía por título El coronel no tiene quien le escriba y su autor era Grabiel García Márquez.
Ahora habrá muchas lágrimas, muchos elogios, pero buena parte de ellos, pura babosidad e hipocresía, pues muchos de los que la hacen hubieran mirado por encima del hombro a ese escritor que con aspecto espectral (delgadísimo, el rostro lacerado, un jersey agujereado...) escribía sobre una máquina a la que le faltaba la letra T.
Pedro Antonio Curto

Jesús A. García Sevilla, con "Camino del silencio" reflexiona sobre los temas capitales de la existencia humana

Hubo un tiempo en que algunos autores se planteaban la escritura como un proceso de inmersión sobre las grandes cuestiones del hombre y la humanidad: la vida y la muerte, la ciencia, la religión, el destino del hombre en medios dominados por la superstición, el dominio y la soberanía sobre el propio cuerpo... Dostoevsky o Montaigne, la gran novela del diecinueve, son algunos de los que han transitado por esos caminos. Una obra hecha con artesanía, encajando piezas de ideas y pensamientos en búsqueda de lo trascendente.
     Algo que no encaja en la industria de los bet-sellers que pueblan las estanterías. Pero existen escritores que ajenos al ruido prosiguen con esa tarea de dar un sentido trascendental al hecho literario. Jesús A. García Sevillano con su novela Camino del silencio, es uno de ellos. En dicha novela se crea un personaje y toda una cosmovisión de la existencia, el médico jubilado José Santaella, que en el México profundo y el crepúsculo de su vida, busca respuestas en los dos ríos que han confluido en su vida: su formación científica y una castradora educación religiosa.
     La narración gira fundamentalmente en torno a un largo monólogo, que recorre su vida y su experiencia, las partes traumatizantes y las liberadoras. Así Santaella, sumido en ensoñaciones, se debate entre los dos hemisferios del cerebro, reflexionando: “lo repito ahora, solamente yo intervengo en mis sueños, ¡nadie más!, no habiendo lugar para dioses y por lo tanto para mensajes divinos..., estoy más seguro, la ciencia fue mi religión y aún creo tímidamente en ella”. Así el doctor protagonista va desarrollando un complejo monólogo, en el que combate contra sí mismo y unas creencias que vienen de su educación religiosa, que se instalan en su inconsciente sin que pueda librarse de ellas. En particular en una tierra como México, marcada por lo mítico y una fuerte presencia de la muerte, como bien recogería D. H. Lawrence en varias de sus novelas.
     En la novela de García Sevilla, su protagonista, el médico mexicano navega entre la vida y la muerte, un viaje agónico donde se mezclan lo científico y la superstición religiosa. Una niega la otra, lo racional pone en cuestión lo religioso, pero no puede evitar, por su propio carácter anti-dogmático, la duda. Y la duda en un aliciente para todo espíritu científico. Lo que en su situación, el crepúsculo vital, lo lleva a un planteamiento existencial. En ese paisaje Santaella se ocupa de la autopsia de dos guerrilleros del EZLN; la muerte, la corrupción e injusticia del poder, se hacen rebelión a su manera en el viejo doctor Santaella, el cual se plantea: “puedo creer que los dos guerrilleros que me estaban esperando en la morgue habrían sido niños amados y atendidos, por lo que consiguientemente a esto y con el paso de los años llegaron a seres adultos sin miedo, que es tanto como decir libres y aguerridos.”
     Jesús A. García Sevilla es un veterano médico y Catedrático de Farmacología, dedicado a la investigación en neurociencia en diversas universidades, lo que de una importante base científica a la narración.
Publicado originalmente en http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article67407
TIENES LA FICHA COMPLETA DEL LIBRO Y LA POSIBILIDAD DE COMPRARLO (Y RECIBIR OTRO LIBRO DE REGALO) EN http://www.edicionesirreverentes.com/narrativa/Caminosilencio.html 

XV Premio Sexto Continente de Relato de Ciencia Ficción convocado por Sexto Continente y Ediciones Irreverentes

Tras el éxito que tuvo el X Premio Sexto Continente dedicado a la ciencia ficción y tras el feliz lanzamiento de la colección literaria dedicada a este género (http://www.edicionesirreverentes.com/2099/cifi.html) lanzamos un nuevo premio, dedicado a Rusia y la Unión Soviética  en la ciencia ficción.  Podrán participar autores de cualquier nacionalidad bajo las siguientes bases:


a) Relatos breves desde los 5.000 caracteres contando letras y espacios hasta los 9.900 caracteres totales.

b) Habrán de ser relatos que traten sobre temas de ciencia ficción relacionados con Rusia y la extinta Unión Soviética. Desde viajes espaciales a la conquista espacial, pasando por la guerra en el espacio o los primeros pasos de Rusia y la URSS en la carrera espacial o temas de crítica enmarcados en los distintos géneros conocidos de la ciencia ficción. 

c) Serán relatos inéditos en España, escritos en español, independientemente de la nacionalidad del país del autor, libres de derechos de edición en España y de compromisos en otros premios. Dado que la antología en la que aparecerán los ganadores se publicará también en libro electrónico es necesario que los relatos tengan los derechos libros para esta modalidad de edición.

d) Los autores participantes pondrán bajo el texto del relato:


Su nombre y apellido (o apellidos), ciudad y año de nacimiento, correo electrónico, país, y -si han publico previamente- sus títulos publicados, con ISBN, y el título de las antologías en las que aparecen (en el caso de las antologías no es necesario indicar más de 3). Pueden añadir los premios ganados, pero no los premios en los que hayan sido finalistas.


e) Se establece un primer premio consistente en la publicación de la obra ganadora y las obras seleccionadas, en un volumen antología que estas obras junto a las de autores de primera línea en el ámbito de la ciencia ficción. Al ser un premio de carácter promocional sin fines comerciales ni lucrativos, no se pagarán derechos de autor. 

f) Cada autor podrá presentar una única obra en Word. Laenviará a sextocontinenteree@gmail.com con el título del mensaje: CIFI.

g) El plazo de recepción de originales comienza el día 24 de abril y expira el día 24 de mayo, a las 12h de la noche hora local de Madrid. 

h) Ediciones Irreverentes formará un jurado compuesto por tres personas, que seleccionarán la obra ganadora y las finalistas.

i) La organización del concurso se reserva el derecho de entrar en conversaciones con autores cuyos relatos no sean ganadores pero se consideren con calidad suficiente como para ser publicados. 

La participación en esta convocatoria implica la aceptación de sus bases y del fallo del Jurado.
Más información en la web de Ediciones Irreverentes http://www.edicionesirreverentes.com   

Rocío Peñalta Catalán: la gran esperanza del relato contemporáneo español

 

ROCÍO PEÑALTA CATALÁN (Málaga, 1983) se alimenta de la materia prima de la cotidianeidad, tocada por ese raro don de ver literatura donde los demás vemos solamente rutina. El resultado es este libro inclasificable, esta pequeña colección de piezas domésticas, estos —ya nos lo advierte el título— textos de andar por casa, capaces de devolvernos a la intimidad de nuestros propios hogares, a la emoción ignorada de nuestras propias experiencias.

 "ANDAR POR CASA" supone su debut literario, con el que ya está cosechando una muy buena acogida entre lectores y críticos. La joven escritora Rocío Peñalta Catalán nos ofrece un conjunto de «posibles relatos», textos indefiniles, páginas insólitas que están a medio camino del cuaderno de viaje, los aforismos, el diario personal o la poesía.


—Acaba de publicar el libro "Andar por casa" (Editorial Cuadernos del Laberinto, Madrid) compuesto por una serie de relatos mágicos, pequeñas piezas que forman parte de la rutina del hogar pero que ante sus ojos aparecen iluminados y se configuran en pasión por los detalles. Indíquenos el proceso de creación y qué significado tiene para usted la literatura.
—Casi todos los textos de Andar por casa tienen su origen en una anécdota real, algún pequeño suceso que da lugar a la idea de relato. Por ejemplo, en el caso del texto que abre el libro, "El brillante vuelo del pájaro albal", fue un trozo de film transparente que se me escapó volando por la ventana de la cocina; y "Producto garantizado" se me ocurrió cuando tuve que comprar una lavadora nueva porque la que tenía anteriormente se había estropeado. Una vez que surge la idea, únicamente se trata de aportarle un toque de ficción (o magia, como sugería el planteamiento de esta pregunta) y buscar las palabras adecuadas para contar la historia. En cierta medida, la literatura es eso: una forma depurada y más o menos ficcionalizada de explicar vivencias, pensamientos y emociones.

—Cómo diferenciaríamos el relato, del cuento y de la prosa poética? "Andar por casa" se nos antoja un cóctel de todos estos posibles ingredientes.
—Es cierto que las piezas que componen Andar por casa son difícilmente clasificables en lo que se refiere al género literario. No son relatos propiamente dichos, pues no siguen una estructura narrativa de planteamiento, nudo y desenlace. Muchas veces, ni siquiera cuentan una historia. Son más bien imágenes, fogonazos, fragmentos. Ideas sueltas que he plasmado tal y como me han venido a la mente. Sí que hay algo de prosa poética, en el sentido de que la mayoría de los textos tienen un ritmo de lectura bastante evidente, por la puntuación y por las palabras elegidas. Hay pasajes que casi permiten un análisis métrico, por el número de sílabas de las frases. Pero más que relatos o cuentos, yo diría que la mayoría de los textos de Andar por casa son enumeraciones. De esto me he dado cuenta a posteriori, no es algo premeditado, pero soy acumulativa, me encanta poner una cosa detrás de otra, hacer listas... hay ejemplos muy evidentes, como la sucesión de sinónimos de "¿Qué harías si no tuvieras miedo?" o las frases hechas de "Biografía"; pero casi todos los textos son enumeraciones: "Electricidad", "Producto garantizado", "Mentiras", "Última conversación", etc.

—Posee usted una prosa llena de originalidad y preciosismo que la han convertido en poco tiempo en referente de la narrativa joven. ¿Qué significa para usted la literatura, y cómo empezó a escribir?
—Para mí, la literatura es una forma de exteriorizar -expulsar incluso- ideas o emociones. A veces, no puedo quitarme un pensamiento de la cabeza hasta que no lo pongo por escrito. Es como una especie de exorcismo. Otras veces, es la manera que tengo de compartir alguna experiencia bonita que no quiero guardarme para mí sola.

Escribo desde que recuerdo. En casa, veía a mis padres leer y también compraban libros para mí continuamente. Así que, en cuanto aprendí a juntar letras, comencé a contar mis propias historias. Es curioso que, aparte de algún que otro relato, cuando era pequeña escribía sobre todo obras de teatro, que es un género que no he vuelto a tocar. Pero cuando realmente encontré la forma con la que me encuentro a gusto escribiendo, fue en la universidad. Es entonces cuando empecé a hacer este tipo de textos que hago ahora.

—Es usted experta en literatura y ciudades, concretamente en Venecia, en donde ha vivido una temporada. Cuéntenos alguna anécdota relacionada con su obra y esta experiencia-conocimiento italiana y cosmopolita. — Vivir en Venecia es una de las experiencias urbanas más originales que he tenido nunca. El simple hecho de "cruzar la calle" en barco es toda una aventura. Lo que sucedía más habitualmente, sobre todo al principio de la estancia, era salir con la intención de dar un pequeño paseo, deambular por las callejuelas, perdernos irremediablemente, y volver a casa varias horas más tarde, después de haber estado dando vueltas totalmente desorientados. En Venecia se me llenaron los ojos de imágenes, que supongo que aparecerán en algún cuento; pero lo cierto es que fue una estancia tan apacible que no escribí nada durante ese periodo.

—Hace unos años todo el mundo se puso a escribir haikus y microrrelatos, ahora ha resucitado el fenómeno de la literatura romántica y el cómic es el género del que viven gran parte de los libreros, ¿hasta qué punto se puede decir que la literatura conserva ese espíritu de libertad o de creación alejado de la moda o de los medios de comunicación?
— Yo creo que los autores, en general, vivimos un poco al margen de las modas y cada uno escribe "lo que le pide el cuerpo". Las editoriales, sobre todo las grandes editoriales, son las que están más pendientes de las tendencias, los gustos de los lectores o los medios de comunicación; pero, evidentemente, para ellos la literatura es su negocio, se trata de vender lo más posible, como es lógico. También hay escritores que se suben al carro del género literario o la temática de moda para sacar el máximo partido a sus obras. Pero como la mayoría sabemos que no nos vamos a hacer ricos escribiendo, podemos ser perfectamente independientes de las tendencias de cada momento.

—Si pudiese cambiar algo en este mundo a través de sus obras, ¿qué sería?
—Esta pregunta es tan amplia que me dan ganas de contestarla como si fuera candidata a Miss Universo: "la paz mundial".
Yo no pretendo cambiar nada con mi obra. Ni enseñar nada tampoco. De hecho, detesto las moralejas.
Si mi obra sirve para que los lectores encuentren eso que hay de especial en cada gesto cotidiano, ya me parecería todo un logro. Aunque creo que mi gran aportación ha sido leerle uno de mis cuentos sobre afiladores, "Chuzos de punta", a un afilador.

¿Qué opinión le merece el libro digital? Yo soy muy romántica. O muy materialista, según se mire. Me gusta el libro como objeto. Además, me cuesta mucho menos levantarme a coger un libro y abrirlo, que encender el libro electrónico, cargarlo si no tiene batería, buscar el archivo... no sé, me da pereza.
Entiendo que editar libros en formato digital es mucho más barato, es más fácil comprarlos desde cualquier lugar del mundo, puesto que no tienen soporte físico, y elimina los costes de distribución. Sin embargo, me parece que el precio de venta del libro digital no se corresponde con todo el ahorro que este tipo de publicación supone para las editoriales.

—¿Cómo ve la España cultural contemporánea? Veo dos tendencias diferenciadas pero complementarias. Por una parte, la "oficial", la que promueven las instituciones y las empresas; y por otra la de la calle, la de pequeños grupos y asociaciones, la de locales que organizan sus propias actividades. Creo que hay muchísimo movimiento cultural, sobre todo en las grandes ciudades, pero también en las pequeñas, y creo que hay espacio para todo. La calidad es bastante dispar, es cierto, y no se corresponde necesariamente con la inversión que hay detrás de cada actuación. Lo único que no hay es financiación para todos los proyectos, pero hay muchas alternativas. Soy optimista.


¿QUÉ HARÍAS SI NO TUVIERAS MIEDO?
Ante esta pregunta, muchas personas se plantean grandes retos.
Si no tuviera miedo... Dejaría un trabajo que no me gusta. Le diría a esa persona que la quiero. Viajaría a Sierra Leona o a Turkmenistán. Cruzaría el estrecho de Kerch a nado. Me lanzaría en paracaídas.

Yo, si no sintiera miedo, sencillamente, sentiría temor, desasosiego, cobardía, aprensión, desconfianza, recelo, turbación, canguelo, sobresalto, inquietud, congoja, preocupación, zozobra, desazón, intranquilidad, susto, sobrecogimiento, angustia, estremecimiento, inseguridad, consternación, alarma, conmoción, espeluzno, horror, fobia, espanto, terror, pavor, pánico.
Tengo tantas alternativas como sinónimos.

 

MÁS INFO:http://cuadernosdelaberinto.com/Narrativa/Andar_por_casa.html 

Entrevista a Carmelo Anaya por su novela El guardián de mi hermano

En "El guardián de mi hermano" se narra el nacimiento de un grupo terrorista de extrema derecha. Pero no sólo debemos fijarnos en lo que ocurre en Francia, con Frente Nacional.

P. -Qué es "El Guardián de mi Hermano"?
R. -Es una novela sobre terrorismo. Sobre el nacimiento de un grupo terrorista. Sobre cómo impacta en una sociedad, como crece en ella y la deriva hacia el fascismo de un modo inevitable. El título apela a esos hacedores y salvadores de patrias que siempre encuentran justificación para el crimen.

P. -Se advierte al inicio de la novela que "cualquier parecido con la realidad No es casualidad."
R. -Efectivamente. El desarrollo de los acontecimientos que provocan los terroristas en la novela tiene ecos evidentes en nuestra historia reciente. Cualquier lector podrá comprobar cómo los criminales de esta novela han aprendido muy bien la lección que les han dado desde el norte. Tal vez el argumento no parezca muy enrevesado, pero ha sido una decisión premeditada.

P. -¿Te refieres a ETA?
R. -Claro. En "El guardián de mi hermano" se narra el nacimiento de un grupo terrorista de extrema derecha. Pero no sólo debemos fijarnos en lo que ocurre en Francia, con Frente Nacional, o en Grecia, con Amanecer Dorado. Basta mirarnos a nosotros mismos. Cómo hemos cedido ante la amenaza fascista y cómo estamos permitiendo que incluso ganen la batalla moral. Es escalofriante la reciente escena de los matadores en el matadero.

P. -¿Crees que están ganando, que no se debería haber negociado con ETA?
R. -Si ETA hubiera sido de derechas no me cabe duda de que ningún Gobierno hubiera negociado. Gran parte de lo que ocurre es una victoria para ellos. Sin alcanzar aún los objetivos últimos han conseguido poder político y económico y supremacía publicitaria, al menos en su ámbito, encontrando un eco inadmisible en formaciones democráticas. Recuerda lo que dijo Malcolm X, algo así como ten cuidado con la prensa, de lo contrario acabarás odiando a las víctimas. De ahí a la justificación histórica sólo queda un paso. Después vendrá lo demás. Nosotros, los demás, nuestro país, ha ganado la batalla de las armas, pero a un coste moral insoportable si fuésemos una sociedad sana.

P. -¿No los somos?
R. -Creo que somos un país de conformistas fascistoides. El deporte nacional es vivir a costa de los demás, quejarse por todo y, sobre todo, no hacer nada por cambiar las cosas. El franquismo político está superado. El franquismo sociológico y psicológico continúa vivo y muchos españoles y algunos partidos políticos defienden valores que no son extraños a la Falange. Nuestra principal afición es mirar a otro lado cuando hay un problema. No estamos acostumbrados ni a la libertad, que despreciamos, ni valoramos la verdad. En España está mal visto decir la verdad.

P. -Pero no se corre el riesgo de caer en el fascismo. Al menos esto está superado.
R. -En el conjunto de España sí. No podemos decir lo mismo del País Vasco. Pero aunque el resto del país no incurre en formas obscenas de fascismo sí que interiorizó sin espíritu crítico en su conducta y en sus principios aquellos valores que legaron cuarenta años de dictadura. Tal vez la transición hizo más daño del puramente político. Si hoy haces una encuesta sobre las últimas declaraciones de Marie Le Pen, comprobarás que mucha gente, de distintos, aparentemente, ámbitos políticos , estaría de acuerdo con ella en su tratamiento de la inmigración o en su lucha contra el liberalismo o la globalización o en su nacionalismo reaccionario frente a Europa.

P. -¿Cómo se enfrenta el protagonista de la novela a ese brote terrorista?
R. -El comisario Carrillo es un hombre que no puede aceptar ese estado de cosas. En novelas anteriores se cuenta su pasado profesional en el País Vasco y odia toda clase de fascismos. Se desvive en la lucha y se deja algo más que su integridad física en ella. Pierde la dignidad, pero encuentra la verdad. Claro que la verdad, en nuestro país, jamás es escuchada.

P. -Efectivamente, en la novela otros miembros de los Cuerpos de Seguridad del Estado no salen muy bien parados.
R. -He imaginado un escenario en el cual el Estado intenta aprovechar a través de sus cloacas la presencia de grupos terroristas que provocan estados de opinión manipulables

P. - La novela contiene calificativos gruesos para algunos grupos.
R. -Definir como gentuza a gente que vota fascismo en estado puro no creo que sea faltar a la verdad.

P. -¿Qué ha sentido al finalizar la novela?
R. -Que esto no tiene arreglo.



Más información en la web de M.A.R. Editor http://www.mareditor.com/narrativa/Carmelo_anaya.html 

El guardián de mi hermano, de Carmelo Anaya. Novela negra sobre el auge del fascismo

El fascismo y la xenofobia han vuelto a Europa de la mano de la crisis económica, que revela lo peor de la naturaleza humana y hace olvidar a muchos los antiguos valores democráticos (o, tal vez, ¿acaso nunca los tuvieron realmente?). El Levante español, plagado de africanos del norte que trabajan en las explotaciones agrícolas, es el lugar ideal para que broten el racismo y el odio muchas veces latente. En la ciudad de Baria surge un grupo terrorista de extrema derecha, Guardia Nacional, cuya primera acción es el asesinato de una familia inmigrante musulmana. Tras dicho asesinato se presenta un grupo político, MET, que defiende los mismos valores y principios.
     ¿Está naciendo en Europa un nuevo modelo de partidos fascistas que han copiado los sistemas operativos de antiguos partidos nacionalistas que utilizan la violencia como forma de coaccionar a los gobiernos estatales? ¿Es causalidad que los brutales actos terroristas ocurran al mismo tiempo que el nacimiento de este partido político?
     El comisario Carrillo ha de investigar los asesinatos que se cometen en Baria -ciudad creada por Carmelo Anaya como metáfora de la sociedad española súbitamente enriquecida y brutalmente empobrecida- debiendo enfrentarse incluso a los poderes que deberían velar por la libertad y la justicia. El comisario habrá de perseguir al doctor Cárdenas, encarnación de los nuevos monstruos políticos que brotan en otros rincones de Europa, como Grecia o Francia.
      El Guardián de mi Hermano grita la alarma que deben provocar en las sociedades democráticas los viejos y los nuevos riesgos del fascismo que tan lejos creíamos y tan de cerca tememos.


El autor: Carmelo Anaya

(Serón, Almería, 1967)
Abogado y criminalista. Ha publicado en M.A.R. editor con gran éxito la novela Ordo dei (perdedores anónimos), con la que fue ganador del II Premio Wilkie Collins de Novela Negra. Anteriormente ha publicado las novelas Baria city blues, Frío invierno en Baria, Memento mori, Una parte de mí y Tiempo Cero. Ha publicado numerosos cuentos y relatos breves en diversas colecciones. Fue accésit del Premio J&B con la novela El corazón oscuro. Se ha revelado un verdadero maestro del género negro, con influencias bien asimiladas de sus admirados Dashiell Hammett y Jim Thompson.

Más información en la web de M.A.R. Editor ttp://www.mareditor.com/narrativa/Carmelo_anaya.html 

Enrique Galindo, ganador del V Premio de Novela Irreverentes con su obra “Oposiciones”, entre 142 novelas de 23 países

El joven escritor Enrique Galindo Dobón (Castellón, 1978) es el ganador del V premio Irreverentes de Novela, con su obra Oposiciones, una novela sobre la decepción de los jóvenes ante el sistema económico, político, social y cultural de Occidente.
     Enrique Galindo Dobón es abogado y teniente-alcalde del pueblo turolense de Aguilar del Alfambra. Ocasionalmente escribe en El Mundo sobre la actualidad del C.D. Castellón. Juzgados, política local y fútbol son tierra fértil para conocer miserias. Su primera novela publicada fue Pelirrojas españolas.

La novela ganadora
Oposiciones narra a ras de tierra la historia de la generación de españoles que no sabe a dónde va, la decepción de millones de ciudadanos, que se sienten frustrados y desarmados frente al mundo que les rodea, estafados por políticos, funcionarios y grandes empresarios, por las mentiras de un mundo que se dice libre -el mejor de los mundos posibles- y que es una inmensa estafa.
      A Pedro Colomer le dijeron que estudiara, que encontrara un buen trabajo, que se comprara un piso y formara una familia. A Colomer la parece una buena idea hipotecarse de por vida, dejarse el trabajo para preparar oposiciones e invitar a Gabriela, una joven rumana recién llegada a la ciudad a vivir con él. No le indigna que las oposiciones estén amañadas, así es el juego y estas son las reglas, se conforma con las migajas de la corrupción, lo asume y lamenta no ser él quien cuente con los padrinos adecuados. ¿Pero qué pasa con el resto de su vida? ¿También está amañado el amor?
     Se han presentado 142 originales de 23 países al V Premio Irreverentes de Novela. Los textos presentados debían ser novelas originales e inéditas de al menos 250 páginas. La obra ganadora será editada por Ediciones Irreverentes en el mes de mayo de 2014.
Las novelas finalistas han sido: -Ciudad Anatomía
-La bella y el americano
-Oposiciones
-Onírodas
-Las sombras negras del río
-Sangre sobre la azucena
-Los escritores suicidas
-Responderás ante Hidra
http://www.edicionesirreverentes.com/NovelaIrrever5.htm

Riqueza, amor y muerte, de Andrés Fornells

Novela negra con todos los elementos de las grandes obras y de las películas más afamadas del género: ambientes internacionales, una mujer bella, un hombre violento, intriga, crimen y castigo. Una atractiva muchacha occidental y un joven asiático deberán enfrentarse a una venganza que parece superar sus fuerzas.
   El amor, el honor y la venganza son sentimientos que perviven desde que los primeros seres humanos formaron grupos familiares, clanes, tribus y han causado a lo largo del tiempo, y siguen causando, infinidad de tragedias y muertes. Únicamente los sabios, los pacíficos y los cobardes escapan a sus obligaciones tribales pagando el precio de los remordimientos y el desprecio, cuando no el odio, de quienes consideran que renunciaron a cumplir un deber sagrado.
   Los asesinatos de un travestido y de dos japoneses pertenecientes a la poderosa familia Murasaki motivan que Geraldine, una joven especialista en artes marciales, y Kenzo, un sifu (maestro en Kung Fu), abandonen sus respectivas escuelas, la primera en Moscú y el segundo en Viena, para dirigirse ambos, por parecidos motivos, a París.
   Un valioso robo motiva que dos mafias enemigas inicien una serie de muertes aisladas que finalmente terminarán en una fatídica y despiadada matanza. Kenzo, obligado a involucrarse cumpliendo así con el honor familiar, toma parte en la sangrienta barbarie y se juega la vida por una causa que aborrece y no considera suya.
   Dentro de esta vorágine de violencia y sangre, dos amantes intentan, contra todo y contra todos, salvar su amor y sus vidas.

Andrés Fornells Ha publicado numerosos relatos y novelas en E.E.U.U. y España. Es el ganador del II 
Su anterior novela publicada es La muerte tenía figura de mujer hermosa, en la que repitió el éxito tenido conJazmín significa amor voluptuoso. También tiene publicadas las novelas: La muchacha de la flor tatuada en su nalga, Tres amantes y un revólver, El seductor y la rica heredera, El pueblo de los milagros y Never love a foreigner.
   Ha aparecido en diversas antologías de narrativa en Ediciones Irreverentes, entre las que destacan Sexto Continente, Antología del Relato Negro I, Antología del relato negro II, Antología del relato negro III, Microantología del microrrelato, Microantología del microrrelato II, El sabor de tu piel, Las estratagemas del amor, Yo también escuchaba el parte de RNE, Hiroshima, Truman, El hombre que se ríe de todo y Asesinatos profilácticos.
Ha participado en las antologías París, Viena, Nueva York, Praga y Tras las huellas de Arsenio Lupin de M.A.R Editor.
   La novela que ahora presenta al público, Riqueza, amor y muerte, ha sido accésit del III Premio Wilkie Collins de Novela Negra.

Premio Incontinentes de Novela Erótica por Los placeres de la hija del embajador. 

Camino del silencio, de Jesús A. García Sevilla, una novela sobre la muerte y sus desvaríos

A raíz de un sueño anunciador de muerte, el médico jubilado José Santaella (México, 1925-1999) rememora hitos vitales que se entremezclan con la negrura de su depresión anímica, el dogma de la Trinidad, y las autopsias de dos guerrilleros del EZLN en la morgue de Santo Domingo Tehuantepec, cuyo forense titular es el licenciado Amado Carrillo. La melancolía le empuja a un suicidio plácido con morfina en la morgue que fracasa por la decisiva intervención de Amado, no sin antes haber realizado un viaje agónico por el mundo de los muertos. En el hospital, José dialoga con intensidad con Amado y Carlitos, el mozo de la morgue que posee la mente de un sabio idiota. También salen a escena Rubicelia, una prostituta, y don Cosme, un curandero, ambos con mucho oficio. Ya moribundo José se despide de su cuerpo y luego recrea su propio vía crucis y muerte en la cruz cristiana consiguiendo así morir sin darse cuenta de la llegada de la Nada. 
Después de toda una brillante carrera profesional dedicada al conocimiento del cerebro humano, Jesús A. García Sevilla nos muestra en su segunda novela, tanto la influencia que tienen las drogas en la conducta humana, como los mecanismos de nuestro cerebro y la relación entre deseos y realidad.


Jesús A. García Sevilla

(Palma de Mallorca, 1946). 
Médico y Catedrático de Farmacología en la Universidad de las Islas Baleares. Su actividad investigadora en Neurociencia también se ha desarrollado en la Universidad Autónoma de Barcelona (1970-1976), Universidad de Göteborg (Suecia, 1976-1978), Synthélabo Recherche (Francia, 1978-1979), Universidad de Michigan (EEUU, 1979-1981), Universidad del País Vasco (1981-1991) y Universidad de Ginebra (Suiza, 1998-2003). Ha publicado numerosos artículos de investigación básica y clínica. Su interés se centra en los mecanismos neurobiológicos de los trastornos psiquiátricos funcionales. Ha publicado la novela Los sexos de Mabel (Ediciones Irreverentes).

No podéis servir a dos amos, de Bernardo Pérez Andreo


Según Bernardo Pérez Andreo, vivimos en un mundo en quiebra, dentro de una organización sociopolítica e histórica que está llegando a su fin y se resiste a desaparecer. El mundo globalizado, postmoderno y tardocapitalista, ha derrochado la enorme reserva de recursos y ha dilapidado el capital humano de forma inconsciente, con el único fin de aumentar la tasa de ganancia y el lucro, beneficios estos que sólo lo han sido para una pequeña parte de la humanidad, mientras la inmensa mayoría ha quedado excluida.

Urge, pues, una transformación del modo de pensar y comprender el mundo, y la Iglesia tiene mucho que decir y hacer en el camino que el ser humano ha de recorrer. Esta institución no puede servir a dos amos, si sirve a este mundo que lleva a la muerte inútil de millones de seres humanos, se convertirá en cómplice del mal y legitimadora de la injusticia; si sirve a Dios, pondrá en práctica todo su ser en el mundo para proponer una alternativa radical que nos empuje hacia el Reino de Dios. En esta línea, la doctrina social de la Iglesia puede ser una continuación de la apuesta por el Reino o un giro que nos deje amarrados a un mundo que se hunde sin remedio.

 
Bernardo Pérez Andreo es uno de los pensadores españoles más lúcidos y qué más han destacado en señalar las incoherencias entre la verdad y la verdad oficial.

Jesús Hilario Tundidor, merecido Premio Castilla y León de las Letras 2013

El poeta zamorano Jesús Hilario Tundidor, uno de los puntales de la Generación de los 60, ha sido galardonado con el Premio Castilla y León de las Letras 2013, fallado hoy en Valladolid, por su "cabal y profunda" manera de entender el sentir poético.
"Ha sido el deber de la inteligencia y del corazón lo que me ha impulsado siempre a expresar mis sentimientos ante la realidad y la vida", ha declarado a la Agencia Efe este escritor afincado en Madrid desde hace casi un cuarto de siglo, "pero con la tierra muy presente", ha matizado.

La hondura y el simbolismo de una poesía que "deconstruye y reconstruye la realidad de su mundo y el mundo", ha apreciado también el jurado, del que han formado parte los escritores Luciano González Egido y Elena Santiago.

 (Fotografía de Jesús Marchamalo para Cuadernos del Laberinto)

 La obra de Tundidor (Madrid, 1935), traducida a numerosos idiomas, se caracteriza por la "universalidad de su temática" y sus "valores incuestionables" que, en ambos casos, han bebido de las fuentes "de la mejor tradición poética".
El poeta premiado, añade el fallo, es un exponente más del "magnífico caudal literario" de una comunidad autónoma como Castilla y León "que ha hecho de las letras identidad y esencia".

Después de su inicial "Junto a mi silencio" (1963), Tundidor publicó "Las hoces y los días" (1966), "En voz baja" (1969), "Pasiono" (1972), "Tetraedro" (1978), "Libro de amor para Salónica" (1980), "repaso de un tiempo inmóvil" (1982), "Mausoleo" (1988), "Construcción de la Rosa" (1990), "Tejedora de azar" (1995), "Las llaves del reino" (2000), "Libro de amor para Salónica" (2005) y "Fue" (2008).

De 2010 data su antología "Poesía 1960-2008" y de 2013 la más reciente, "La fertilidad de los vocablos".


En ediciones anteriores han recibido este premio los escritores Juan Pedro Aparicio (2012), José María Fernández Nieto (2011), Andrés Trapiello (2010), José Luis Alonso de Santos (2009), José María Merino (2008), Gustavo Martín Garzo (2007), Raúl Guerra Garrido (2006) y José Ángel González Sainz (2005).

Miguel Delibes fue el primer ganador de esta modalidad, al que siguieron Antonio Gamoneda (1985), Claudio Rodríguez (1986), Julián Marías (1987), José Jiménez Lozano (1988), Francisco Pino (1989), Rosa Chacel (1990), Carmen Martín Gaite (1991), José María Valverde (1992), Emilio Alarcos (1993) y Victoriano Crémer (1994).

La nómina de distinguidos la completan Gonzalo Torrente Ballester (1995), Francisco Rodríguez Adrados (1996), Gonzalo Santonja (1997), Antonio Colinas (1998), Antonio Pereira (1999), Luis Mateo Díez (2000), Eugenio de Nora (2001), Elena Santiago (2002), Josefina Aldecoa (2003) y Luciano González Egido (2004).

"Somos muchos escritores y no se nos puede premiar a todos a la vez", ha manifestado Tundidor acerca de la tradición literaria de la comunidad autónoma que ha resaltado el jurado en su fallo.


Recientemente la editorial CUADERNOS DEL LABERINTO ha presentado la última obra de Jesús Hilario Tundidor: La fertilidad de los vocablos,  obra única en su género ya que comprende su poesía más representativa traducida a seis idiomas: francés, inglés, italiano, neerlandés, portugués y rumano.

Más información: http://cuadernosdelaberinto.com/Poesia/Tundidor_FertilidadVocablos.html 


JESÚS HILARIO TUNDIDOR

(Zamora, 1935).
 Ha experimentado intensas emociones vitales ante la realidad y el mundo, la participación en la misma vida y la subjetividad de su pensamiento, siempre en planos líricos de verdadera poesía compartida.

Ha vivido en varias capitales, siendo de gran importancia en la creación de su obra, además de su ciudad natal y las tierras castellanas, las luminosas ciudades andaluzas y el Levante español. Actualmente vive en Madrid.

  (Jesús Hilario Tundidor junto a su editora Alicia Arés)


En 1962 obtiene el premio Adonais y en el 2010 publica Un único día, que organiza y estructura su obra poética en dos libros únicos: Borracho en los propileos (Primera Época) y Repaso de un tiempo inmóvil (Segunda Época), ofreciendo ordenado el mundo tan peculiar de su poesía bajo la unidad totalizadora y original en que se desarrolla su pensamiento y su emotividad en experiencias y estilo personal. No se integran en Un único día los libros Mausoleo y Fue.También ha publicado Ópalo sobre el puente y Hazversidades poéticas.


Más información: www. jesushilariotundidor.es

Entrevista al poeta y músico Joaquin Lera

—Su nuevo poemario "Cartas a Maitena" nace de un viaje por Argentina y de la sensación única que es encontrar el amor y saber que, inevitablemente, se escapará como agua entre los dedos. ¿Ha usado la poesía como tabla de salvación para dar salida los sentimientos y al dolor?
—El primer poema de "Cartas a Maitena" nació en un hermoso lugar que unos amigos tienen a las afueras de la ciudad de Buenos Aires donde pasé unos días inolvidables rodeado de naturaleza, con árboles inmensos y una tranquilidad que invita a la espiritualidad después de un concierto que di presentando el libro Antología de Canciones vol.1 en el teatro Metropolitan de la Avenida Corrientes en la capital argentina.

Allí conocí al hombre que fue construyendo con sus propias manos una pequeñita casa para él que parecía salida de un cuento y otras más grandes, ladrillo a ladrillo y tubería a tubería, para sus hijos durante varias décadas. Me enamoré de ese lugar, de su hospitalidad, y de la musa que lo frecuentaba, como un niño. A él le dedico en este libro uno de los poemas de los que he llamado "Sortilegios", parecidos a sonetos pero sin métrica, y a esa musa indomable y bellísima muchos de los poemas de este libro.

El primero se llama Buenos Aires y está casi al final del libro. Con el después hice una canción y un vídeo incluidos en mi trabajo El viajero invisible. Para ella compuse una sinfonía de unos doce minutos que se llama Al Maitén Suite de la cual estoy muy satisfecho, varias canciones y muchos de los poemas de amor y desamor.

Después fueron saliendo otros inspirados en varios lugares de Uruguay que visité como Colonia de Sacramento, Montevideo o José Ignacio.

Entre idas y venidas vino la inevitable separación, tuve que cruzar el charco para volver a la cruda realidad, y la poesía fue mi válvula de escape. En ella, ya en Madrid, fui plasmando con la tinta de mis lágrimas, los sentimientos y el dolor que produce un amor tan puro. Un amor tan pasional que te deja sin aliento pero que con el tiempo se transforma en un bálsamo para el alma y las heridas que surcan los ríos de la sangre cicatrizan dejándote un bello tatuaje en la memoria.

Sin duda la poesía fue la terapia que me sacó del diván, porque de amor también se puede morir.

—En el libro aparecen bastantes poemas dedicados a amigos. Se percibe que la amistad es para usted sagrada ¿Es uno de sus pilares?
—Desde que era un chaval, aunque rodeado de una familia numerosa, he vivido como los niños índigo, sumergido en mi propio mundo, pero con una capacidad de empatía y creatividad necesarias para sobrevivir. La amistad y el cariño en mi caso son regalos de los dioses. Lo paso fatal cuando me siento traicionado por un ser querido y casi siempre evoco el mea culpa aunque no la tenga. A los amigos hay que quererlos siempre. Con sus miserias y sus riquezas. Sin duda la amistad es un pilar importantísimo que según pasan los años valoro cada día más… y cuando es correspondida o algún amigo se va sin billete de regreso se convierte en un poema y a la vez en algo sagrado sin duda.

Me parece un gran estímulo poder dedicarle poemas incluso a los amigos que no has conocido nunca como nos ocurre con los grandes poetas. Incluso la soledad en muchos casos es una amiga reconfortante.

Como digo en alguna de las citas de este libro: Colecciona deseos y ganarás amigos.
O esta otra: Somos lo que damos, no lo que perdemos.
Así es la amistad…

—Cuando uno es músico y lleva el ritmo en la sangre, todo esto de la métrica y la sonoridad interna del verso le debe resultar sencillo o es un problema que no se plantea cuando compone canciones. La música es poesía y al revés. Quizás sea el ritmo el que una las dos artes.
He compuesto canciones con poemas de otros que estaban escritos en prosa, porque al leerlos tenían música. No sabría cómo explicarlo, es algo mágico que se sale de las reglas poéticas. Me ocurre desde siempre.

He leído mucha poesía pero no soy un poeta académico. Tal vez para mi las partituras en vez de notas sean palabras, versos que se van armonizando según los voy escribiendo o componiendo hasta llegar al final y convertirse en canciones.

Unas veces salen solas, como si estuvieran ocultas y de repente dicen, "Aquí estoy".

En otras, sin embargo, hay que profundizar más, dormir con ellas días y meses hasta encontrar las palabras y el ritmo necesarios.

En ninguno de los casos es un problema. Cuando a uno le gusta lo que hace y tiene la suerte o el empeño de poder llevarlo a cabo, comerse la cabeza componiendo es un disfrute sin paliativos. Es lo más parecido a un maestro de yoga cuando se pone en trance y llega al éxtasis.
Claro para eso tienes que currártelo. Las ideas cuando llegan solas hay que desarrollarlas para convertirlas en una bonita acuarela sonora.

—Háblenos del proceso de creación de "Cartas a Maitena" y lo que supone entregarlo al lector. "Cartas a Maitena" ha sido un proceso de varios años. Al principio no lo hice con la intención de ser publicado ya que los primeros poemas me parecían muy íntimos y me daba pudor desnudar mi alma ante los lectores... La persona para quien estan escritos estos poemas me dijo que no me atreviera a publicarlos, y esa fue la razón por la que decidí hacerlo. Al fin y al cabo, llevo toda la vida desnudándome en público con mis canciones.
En el libro no solo hay poemas de amor y desamor. Hay también varias citas o aforismos, un par de haikus, proverbios celtas, sortilegios que podrían haber sido sonetos, un triángulo de versos y varias letras de canciones. Esto para el lector de poesía e incluso para el que le cuesta acercarse a ella, según me cuentan resulta ameno. De hecho en una reciente entrevista en Lisboa que me hizo hace unos días la escritora, periodista, poeta y traductora Pepita Tristao, le ha gustado tanto este libro, que lo está traduciendo al portugués. Esta mujer, entre otros libro,s ha traducido la obra del importante poeta árabe del siglo XI, Ibn Muqana. Como os podéis imaginar todavía me tiemblan las piernas de la emoción ya que Portugal es un país que me encanta.

—Al mismo tiempo que "Cartas a Maitena" nos presenta el CD+DVD "La cuna del agua", que ya está cosechando estupendas críticas por parte de los medios y el público. Háblenos sobre este nuevo trabajo musical. "La cuna del agua" es el trabajo más completo de los que he hecho hasta la fecha. No solo por lo que se refiere a la parte musical y literaria, sino también por el contenido audiovisual que contiene. Son 25 canciones en total repartidas en 13 en el cd y 14 en el dvd ya qye dos de ellas están en audio y también en vídeo, Ven conmigo a Lisboa y Bby don´t cry.
Ha sido tres años de trabajo intenso y al ser íntegramente producido por mi sin ningún tipo de ayuda exterior el desgaste tanto físico como mental ha sido arduo pero enriquecedor una vez terminado.

Tampoco quería que ningún ser extraño de la industria me dijera por donde tenía que ir el disco o los temas a elegir. Para ellos hubiera sido muy arriesgado asumir un trabajo tan costoso y las instituciones donde he pedido algún tipo de ayuda han mirado para otro lado no sin antes darme varios quebraderos de cabeza.

Así que desde el principio para ahorrarme energías y tener buena salud asumí el riesgo de cargar con todos los gastos de producción: Desde el registro en la propiedad intelectual, pasando por el registro y las tasas de SGAE, la producción musical, dirección, guión y realización de los vídeos hasta el último retoque en las mezclas, así como los arreglos e instrumentos de todas las canciones han corrido de mi cuenta.

No he querido que nadie influyera en él porqué desde el principio tenía muy claro lo que quería hacer, salvo en la canción Derecho a soñar donde el excelente músico Javier Paxariño toca magistralmente el saxo y la estimable colaboración de Bea Puente en el diseño gráfico.

Efectivamente parece que el disco está teniendo buenas críticas. Canciones como My secret love, Tomates azules o Ven conmigo a Lisboa que ha encantado en Portugal están siendo muy bien recibidas por la crítica así como Armonía, Cousas da vida, Te propongo bailar, Duele y otras.

Mi intención ha sido que fuera un disco agradable de escuchar de principio a fin, tanto en el cd como en el dvd, y sinceramente creo dentro de mis posibilidades que lo he conseguido.

El agua es el denominador común de casi todos los temas y esto se ve reflejado sobre todo en los vídeos.

Por lo demás quiero que sea el publico él que hable de el ya que yo podría extenderme demasiado y acabaríamos bañándonos en la playa de las corcheas y en las cataratas del do re mi fa sol… o en la orilla del ukelele ejerciendo de trípode volador con la cámara al hombro para conseguir una buena imagen.

Creo que las palabras que Aute me dedica en el prólogo son una síntesis sincera de lo que reflejan las letras, las imágenes y las músicas de este nuevo trabajo "La cuna del agua" con el que me siento plenamente realizado.

—¿Cómo es eso de subirse a un escenario y empezar a cantar y hacer música? A pesar de su larguísima experiencia, ¿le sigue dando miedo el público, es usted uno de esos tímidos a los que no se le nota? Según el escenario al que te subas. Si es respetuoso, mejor y yo ya no tengo aguante, ni cuajo para otra cosa que no sea tener un publico fiel y agradecido… Cada vez me pongo más nervioso antes de subir a un escenario pero es por eso de la responsabilidad y querer hacerlo bien. El miedo escénico siempre está latiendo cuando el arte vive instalado en tus adentros.
—Luis Alberto de Cuenca ha escrito el prólogo de "Cartas a Maitena", y Luis Eduardo Aute el de "La cuna del agua". Da gusto ver lo bien acompañado que está- ¿Cómo nació su amistad con estos dos grandes artistas? A Luis Alberto me lo presentó el escritor, amigo y editor de Ediciones Irreverentes Miguel Ángel de Rus cuando publicó mi primer libro de poemas Mujer Luna. Nuestra amistad viene desde entonces. Tanto es así que uno de los discos que he hecho poniendo música a los poemas de otros autores fue: Una hora, dos minutos y 19 segundos con Luis Alberto de Cuenca, donde él recita en varios de los cortes del mismo. Hoy por hoy, sin duda, somos buenos amigos y el hecho de que haya escrito el prólogo de "Cartas a Maitena", en este libro editado con maestría por Alicia Arés, es mucho más que un orgullo ya que es sin duda uno de los hombres más cultos que conozco y un poeta extraordinario.
A mi querido amigo Aute lo conozco desde que llevaba pantalón cortito y cantaba varias de sus canciones... Con los años he tenido la suerte de compartir con él varios eventos y conciertos. Mi admiración viene de lejos. Es sin duda un artista irrepetible con una capacidad de sobra conocida tanto para la pintura, como para la música, el cine y la poesía. Para mí un referente desde niño y uno de los grandes con mayúsculas dentro del mundo de la música en España y al otro lado del charco. Cuando le propuse escribir el prólogo me pidió que le enviara el trabajo completo y saber que lo escuchó de principio a fin, recibir sus palabras de aliento y que se haya prestado a estar conmigo en la presentación junto con Luis Alberto. Pues imagínate…Todavía estoy dando saltos de alegría como un niño con zapatos nuevos.

—Se considera usted un indignado, qué opina de la actual situación cultural española? Indignado, asqueado, manipulado y todo lo que acaba en "ado" menos las palabras bonitas.
Para empezar, que eliminen la asignatura de música en los colegios no tiene paliativos.

Podría escribir un libro sobre ello y me quedaría corto. La cultura hay que tratarla con mimo porque es el bien más preciado que tenemos todos los ciudadanos. Sin cultura nos convertimos en zombis sin memoria.

Tienen que bajar el IVA porque están dejando a muchas empresas sin trabajo y a un montón de artistas sin poder expresarse en los cines, en los teatros, en los escenarios y hasta en la calle. Si no saben hacerlo que dejen a quien tenga un poco más de carisma y sensibilidad o que se suban a cantar una rumbita en el tejado aullándole a la luna. Pero eso si donde no haya vecinos.

Viva la cultura y no quiero hablar de los niños que pasan hanbre porque me entran sarpullidos cada vez que lo pienso.

Como no voy a estar indignado…

—Si pudiese cambiar algo gracias a sus poemas y música ¿qué sería? Pedir a los científicos que inventaran una píldora que no dejara secuelas para que el ser humano hiciera honor a su nombre. Es una utopía pero son tantas las cosas que hay que cambiar y recuperar para que la gente deje de pasar calamidades que no tengo papel suficiente.
Yo con mi música y mis poemas lo que intento hacer y a veces consigo es que la gente se sienta bien y se olvide por un rato de los problemas cotidianos. Lo que pasa es que esto no quita el hambre… ya me gustaría a mí.
Algo tiene que cambiar no solo en este país sino a nivel global porque si no vamos directos a la hecatombe…

Está claro que soy un soñador, pero un soñador con los pies en la tierra que se siente impotente ante tantas injusticias y tanto…