NO APARCAR, SALIDO, César de las Heras

NO APARCAR, SALIDO llega a las librerías de la mano de la editorial madrileña Cuadernos del Laberinto. Nos encontramos ante una originalísimos poemario que refleja el acto creativo desde la vivencia real de un artista ( César de las Heras) que nos habla de la lucha, de las dificultades diarias tanto de las externas: el medio, el mundo y su indiferencia; como de las internas: el propio concepto o la complejidad frente al vacío.

Este relato poético sel artista e inicia el día en que  habita una nave como taller y empieza a buscar la creatividad entre la soledad de esas cuatro paredes. Al local se accedía por una gran puerta metálica en la que se escribió No aparcar, salido buscando no ser molestado.


NO APARCAR, SALIDO es un viaje por las sensaciones de un joven dispuesto a comerse el mundo, es un relato tortuoso rodeado del frío del invierno castellano en donde se abordan las posturas creativas, la impotencia ante la falta inicial de recursos técnicos y expresivos, la evolución artística, el fracaso momentáneo, el éxito efímero, la luz o los «amigos» —como el viejo perro Jacinto, que al no leer la leyenda de la puerta se acerca a saludar. Delante de la puerta se ven pasar los entierros, los lugareños y los años en una deriva compleja, tortuosa, obsesiva, necesaria o vital.

Este viernes los lectores tendrán la oportunidad de encontrarle en la Feria del Libro de Madid. Nosotros, hemos podido charlar con él para que nos explique la vida interna de su poemario, para saber de primera mano qué es NO APARCAR, SALIDO.



Próximamente aparecerá en las librerías su poemario NO APARCAR, SALIDO. ¿Qué se esconde tras este título tan ingenioso? 
En el libro, partiendo de una inscripción que puse en la puerta de mi primer estudio, se esconden mis comienzos en el mundo del arte, los pasos iniciales de un chico ilusionado que pensaba salir adelante acompañado de su sueños, hechos e ilusiones  y que se encontró con una fría realidad que no sabía nada de la compasión. Habla de un espacio en blanco inmerso en un pueblo castellano que se fue llenando de horas y momentos, que me fue modelando y enseñando, que me tiró al suelo mil veces y que se dio cuenta con los años de que seguiría levantándome. Es la búsqueda interior, un nuevo nacimiento, una apertura, todo el esfuerzo de una gran enseñanza.

Es usted un artista poliédrico: escultor, intérprete escénico y ahora poeta ¿Qué le queda por hacer en el mundo del arte y a qué se debe esta incursión en la literatura?
—Con los años cada vez queda más por hacer, vas juntando disciplinas para crear una con tu nombre.  La literatura son las frases que ascienden a la superficie a través de cada poro de mi piel, y esa obligatoria y vital esencia es la que me impulsa y la que aglutina al resto para que tengan algo que decir. Todos mis proyectos miran a mi boca y si ella habla ellos escuchan. A partir de aquí surjo y surge.

Háblenos sobre “El Expurgatorio”
 El Expurgatorio es mi pseudónimo, una especie de alter ego que no tiene pensado pasarse por alto, ni pasar por alto aquello sobre lo que decide posarse. El Expurgatorio expurga, observa, duda, crea, denuncia, siente, susurra y si es necesario eleva la voz. Se trata de levantar la tapa de polvo, de mierda o de estupidez que nos rodea y utilizar la capacidad de la que pueda disponer para, siempre desde mi singularidad, separar del todo los detalles, interpelarlos y luego, viendo el todo, destilar opiniones y recoger las gotas, aunque el grado de alcohol sea insoportable.

NO APARCAR, SALIDO ahonda en el mundo creativo desde la visión de un joven. ¿Qué consejos daría a los artistas que empiezan, cómo es abrirse camino en el mundo de la cultura en España?
—Se me ocurren pocas cosas que a lo largo del tiempo sean capaces de entretener al alma y que además impidan que este no llegue mirarte con desprecio cuando se palpe para ver lo que encuentra. Pero la exigencia no se va a casa a las ocho de la tarde, permanece y transforma para todo lo bueno y algo de lo malo, lo que toca. Es mi vida, qué voy a decir, pero aquí el compromiso de los que nos agarramos y nos sacudimos las entrañas para ver lo que hay, sin ayudas externas, no sabe nada del indulto, para bien o para mal la condena es de por vida y quizás al final solo puedas elegir la forma de la muerte.


Próximamente le podremos encontrar en la Feria del Libro de Madrid ¿qué siente ante sus lectores?
 Gratitud y complicidad. No me engañan, ellos conocen de mí mucho más de lo que yo conozco de ellos y un hombre expuesto siempre es un hombre expuesto.





CÉSAR DE LAS HERAS (El Expurgatorio)
(Segovia, 1966). Artista multidisciplinar dedicado a observar y contar, tanto en el ámbito de la poesía como en el de la escultura y la propuesta escénica. Hago equis y se las pongo a la vida en la frente.
 
Se especializó en cerámica contemporánea y ha recorrido el mundo estudiando los modos de cocción, los desarrollos escultóricos de la antigua Camboya, la creación de Los Guerreros de terracota de Xian, la cerámica precolombina… Creador de obras escultóricas de gran formato, de la cerámica TESELICA, de numerosas exposiciones tanto dentro como fuera de España.

Actualmente triunfa con las propuestas escénicas Sudario LIVE y las Emboscadas Poéticas.
Es autor de los poemarios Al son del tan y Luisesperado.


MÁS INFO: www.cesardelasheras.com