Las salinas del aliento, de Manuel Guerrero Cabrera

Estrenada paternidad, amor e infancia son los ejes o elementos claves que componen el nuevo poemario de Manuel Guerrero Cabrera.

Llevaré los poemas
que te dedicaré desde el alma hasta ti,
porque todos los temas
sobreviven por ti y duelen porque sí.
 


El poeta se deslumbra ante el ritmo del corazón, ante la ecografía, ante la esperanza... Quizá también exista miedo, desasosiego ante el nuevo horizonte, el poeta desea un mundo mejor para que Malena habite en sus paisajes.

La fuerza de la sangre, la fascinación de la vida, el milagro del reflejo en los descendientes, la propia niñez ante el espejo del futuro y los recuerdos quedan plasmados en este sólido poemario.

donde mi sangre enreda
la tuya con la vida tejida de esperanza.


El libro cuenta con el prólogo de Luis Alberto de Cuenca, cuyo sólo nombre indica garantía. Él es quien nos dice: "La presencia en el mundo de Malena contribuye decisivamente a desarrollar en su padre la mecánica del recuerdo, y, de ese modo, a golpe de evocación, Manuel va recorriendo sus primeras lecturas, los tebeos que iluminaron su infancia y su adolescencia, y nos transmite la emoción que deriva de ese viaje fantástico al corazón de lo perdido para siempre."


Tenemos la ocasión de charlar con Manuel Guerrero y que sea él mismo quien nos explique el origen y profundidad de LAS SALINAS DEL ALIENTO.


—La infancia y la paternidad son los temas fundamentales de su nuevo poemario “Las salinas del aliento” (Cuadernos del Laberinto. Madrid, 2015). ¿Cómo ha vivido el proceso de creación del libro? ¿Cree que los futuros padres se sentirán identificados en sus poemas?
Las salinas del aliento nació en un vaivén de sentimientos únicos, ya que nunca imaginé que la paternidad me marcara tanto como para implicarse en mi poesía. Incluso, algunos de los poemas que existían antes de ser padre fueron rehechos para ajustarse a este nuevo punto de vista o nueva sensación. 
Los poemas reflejan temores e ilusiones de que una nueva vida llegue a la tuya y se quede para siempre, por lo que es posible que otros padres puedan identificarse; pero lo que me gustaría de verdad es que quien los leyera se conmueva y encuentre similitudes entre el amor por mi hija y el que pudieran tener por los suyos.

—¿Qué refleja el título?
La contradicción que es la vida... En un binomio simplista diría: dolor y alegría. Aquello que te motiva es fuente de miedos y esperanzas. 

—Llama la atención las referencias al tango en sus poemas.
Desde mi primer poemario, El desnudo y la tormenta (2009), el tango ha estado presente en mi poesía; si bien entonces imprimían un tono nostálgico a mis versos, ahora aportan motivos poéticos. Autores de letras como Homero Manzi u Homero Expósito me influyen con sus composiciones poéticas y llenas de metáforas e imágenes.

—¿De qué poemas estás más satisfecho?
De los escritos bajo la forma del haiku, en especial, del que abre el volumen:
Ecografía.
Corazón delator.
La nueva vida.

También, de varios de la última parte del libro, que revelan la presencia de esa nueva vida en el mundo.


—¿Cómo ve su evolución como autor?
Cuando me paro a revisar mis poemarios anteriores, percibo que mi poesía es diferente a la de los primeros poemarios; de tal manera que encuentro en Las salinas del aliento un nuevo tono, una nueva poética. La influencia de María Victoria Atencia y de Luis Alberto de Cuenca han aportado carácter a este poemario, así como la de autores en auge o con una trayectoria destacada, como Jesús Cárdenas o Antonio J. Sánchez. 
Loco afán (2011) superó los errores y algunos planteamientos torpes de El desnudo y la tormenta (2009); posteriormente, El fuego que no se extingue (2013) ofrecería un enfrentamiento entre los temas metaliterarios y vitales que recordaban a Loco áfan y los poemas sobre lo cotidiano, muy apreciados en las reseñas que obtuvo.


—¿Tiene razón de ser la poesía en un mundo racional como el de hoy en el que se puede conocer el origen de casi todo?  
Por supuesto, la poesía es necesaria hoy, tanto como ayer y como lo será mañana. Eso es lo que pretendo transmitir a mi alumnado en mis clases. Algunos se dan cuenta, leen, escriben y ya no pueden abandonarla.
Y, si todo se puede conocer, mucho mejor para invitar al pensamiento. Decía Borges que «La certidumbre de que todo está escrito nos anula y nos afantasma», aprovechemos para conocerlo y reivindicar la poesía desde la lírica popular medieval, la mitología renacentista o el desencanto barroco, hasta el desbordamiento romántico, la musicalidad modernista o el esplendor de la metáfora en varios poetas del siglo XX. Si todo está escrito y puede conocerse, recibamos la herencia para que el conocimiento sobreviva en el siglo XXI.


—¿Qué aconsejaría a los jóvenes que comienzan a escribir poesía?
En primer lugar, la lectura diaria de poesía, tanto de clásicos como de contemporáneos; en segundo lugar, un seguimiento y análisis concienzudo de los poetas que más le gustan para comprender su poética y su estilo; en tercer lugar, el enriquecimiento del ritmo del verso y del vocabulario para emplearlo en los poemas; y, por último, poner a prueba el poema en revistas y en lecturas públicas.

—Finalmente, ¿por qué razón debería alguien leer este libro?
Para razón la que nos dio Borges: «Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído». Las palabras que siempre concluyen cada uno de mis libros son un agradecimiento «a los que leen y a los que me leen. Seguid, al menos, haciendo lo primero». Es decir, que no haya motivos para no leer poesía.


Más información:
Las salinas del aliento, de Manuel Guerrero Cabrera
Editorial Cuadernos del Laberinto
Prólogo de LUIS ALBERTO DE CUENCA
78 páginas • I.S.B.N: 978-84-944036-7-5 • 10 €


 MANUEL GUERRERO CABRERA
(Lucena, 1980). Es profesor de lengua y literatura, articulista y poeta; además, realiza desde la Asociación Cultural Naufragio una labor de difusión cultural y literaria en el sur de Córdoba, recibiendo, por esto último, el Premio Pimiento de Plata que le concedió la Delegación de Juventud del Ayuntamiento de Lucena en 2011. 

Ha publicado los poemarios El desnudo y la tormenta (Moreno Mejías, 2009), Loco afán (Ediciones en Huida, 2011) y El fuego que no se extingue (Manantial, Ayuntamiento de Priego de Córdoba, 2013); los libros de ensayo Estudios críticos de Literatura del Siglo de Oro (Juan de Mairena y De Libros, 2008) y Tango. Bailando con la literatura (Moreno Mejías, 2009); y el libro de relatos Para despertar (Moreno Mejías, 2011).


Ha sido incluido en las antologías Versos para derribar muros (Los libros de Umsaloa, 2008), Andalucía en el verso. Biznaga de poesía andaluza (De papel, 2012) y Náufragos en Saigón (Asociación Cultural Naufragio, 2013), así como en las virtuales Las afinidades electivas (desde 2007) y Poetas del siglo XXI (desde 2011), entre otras. 


Ha participado en varias revistas literarias (Angélica. Revista de Literatura, Ágora. Revista de Literatura, Saigón, El coloquio de los perros, Espacio habitado, Aldaba, etc.) y en volúmenes colectivos de ensayo (destacan las aportaciones incluidas en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes) y colabora con artículos de opinión y de pensamiento, en varios medios del sur de Córdoba. Posee un espacio semanal sobre literatura en Radio Lucena bajo el título Siempre hay tiempo y es director y presentador del programa mensual de literatura La voz a ti debida en Radio Atalaya de Cabra. 



VIERNES 13 NOVIEMBRE • 20:30 horas

Manuel Guerrero Cabrera presenta Las salinas del aliento
Casa de los Mora, LUCENA (Córdoba)