Entrevista a Salvador Robles Miras, autor de La exclusiva del asesino

Escribir es un desahogo, una manera de sublimar tus decepciones vitales. Creas un mundo imaginario en el que pones patas arriba el mundo real.

P.- Alta Literatura y Literatura de Género. ¿se puede hacer gran Literatura siguiendo las pautas de un género como el policíaco?
R.- Por supuesto. En cualquier género se puede escribir una obra grandiosa. Decía un autor, creo que el genial Dostoievski, que si uno ha vivido dieciocho años, ya dispone de temas suficientes para escribir todas las novelas que quiera. Hay autores del género policíaco cuyas novelas engrandecen la historia de la Literatura, como: Raymond Chandler, Arthur Conan Doyle, Georges Simenon, Henning Mankell...

P.- La ciudad de tu novela ¿qué tiene de Bilbao y qué de otras grandes ciudades?
R.- Metrópoli es una ciudad imaginaria formada por casi todas las ciudades que he conocido. Y la que más conozco, es Bilbao.

P.- El papel de fuerte contenido erótico de la modelo, pero a la vez de víctima: ¿Tiene que ver con los estereotipos que los medios de comunicación han creado de la mujer de la época?
R.- Sí. Patricia Serra es un compendio de todos los ídolos que fabrica la opinión pública con tanta facilidad. Ídolos, en muchas ocasiones, de barro.

P.-En cierta medida, las dos hermanas de la novela son símbolos sexuales. ¿Por qué?
R.- Presento en la novela una sociedad gobernada por la apariencia y en la que el periodismo del chismorreo hace de su capa un sayo. Una apariencia que deslumbra tanto que hace difícil, en ocasiones imposible, apreciar la esencia, lo que dignifica al ser humano. Tampoco quería caer en ese tópico, tan manoseado que proclama que la belleza resplandeciente apenas oculta en su interior unas migajas de inteligencia y delicadeza. De ahí que Alma Serra, la actriz, sea una mujer con apariencia y esencia, para desbaratar el tópico.

P.-¿Qué tipo de lectoras has tenido antes de publicar la novela y cómo te han hecho cambiar tus puntos de vista? (Si ha sucedido así en algún momento)
R.- Las mujeres leen más que los hombres. Es una evidencia. Y en mi caso una evidencia abrumadora (por cada lector hombre, es probable que tengo cinco lectoras mujeres). Siempre que estás dispuesto a aprender, las personas que conoces te permiten en muchos casos iluminar con más potencia algunos conocimientos, en otros alumbrar zonas en penumbra y, excepcionalmente, encender una vela en la oscuridad de la ignorancia. Amigos de verdad tengo pocos, y los que tengo son preferentemente mujeres. La empatía, la cualidad fundamental de un escritor, te permite adentrarte en el mundo interior de otras personas. Y , para acceder a la esencia de otro, no existe otro modo que mediante la escucha, la observación y la lectura. Y digo lectura porque una de mis mejores amigas es la poetisa argentina Liliana Cristina García, a quien no conozco personalmente, pero con la que he intercambiado miles de cartas.

P.-¿Cómo has enfocado los distintos puntos de vista en la narración?
R.- Me he sumergido en mis entretelas para extraer de ahí los rasgos mas sobresalientes de los personajes que he conocido en mis cincuenta y tantos años de vida. Personajes que se amoldaban a los caracteres de los hombres y mujeres que aparecen en mi novela. Y en mis adentros también viven personajes de leyenda (cine, literatura)

P.-¿El lector puede permanecer neutral según se va desarrollando la historia?
R.- Resulta difícil mantenerse neutral cuando uno de los protagonistas de la historia es un hombre a quien no le importa matar para conseguir sus fines. Una cosa es comprender y otra muy diferente justificar. El buen lector comprende los motivos que impulsan a actuar a un personaje en cuestión, pero, amparándose en su ética, luego acepta o rechaza. Espero que los actos de Roberto Alcázar, verosímiles desde un punto de vista literario, produzcan un rechazo generalizado en mis lectores.

P.-¿Es una novela de tesis o, sobre todo, una novela que pretende contar situaciones y participar de vivencias?
R.- Es una novela en la que planteo una cuestión capital: Las palabras no son inocentes; somos la voz que tenemos. Y esta voz, cuando se fundamenta en informaciones carentes de rigor, puede arruinar muchas vidas.

P.-Haces cuento, microrrelato, libros de no ficción, novela. Y en todo derrochas una gran energía. ¿Un escritor es alguien que tiene diversas almas dentro de sí mismo y por ello tantas ocupaciones distintas, o en el fondo todo es lo mismo?
R.- Todo es trigo para el molino del escritor. He procurado diversificar mi vocación literaria, entre otras cosas porque sólo incrementando el nivel de dificultad, lo que yo llamo la dificultad deseable, uno lleva sus límites un poco más allá. También lo intenté con la Poesía, ese arte de escribir las palabras más hermosas en el mejor de los órdenes, pero me percaté a tiempo de que lo mío era la prosa, o sea, el arte de escribir las palabras más precisas en el mejor de los órdenes.

P.-La novela negra ha tomado el lugar del realismo y se centra en denunciar los males de la sociedad, la violencia, la corrupción. ¿Este auge de la novela negra sobre los demás géneros puede deberse a la desesperanza generalizada?

R.- Sí. Escribir también es desahogo, es una manera sublimar tus decepciones vitales. Creas un mundo imaginario en el que pones patas arriba el mundo real, como si dijeras: "Así me gustaría que fuera la realidad". Y al crearla, de alguna manera alimentas la esperanza de que ese mundo de ficción se encarne algún día en la realidad.

Toda la información sobre el libro en http://www.mareditor.com/narrativa/exclusiva_asesino.htm  

Presentación de La exclusiva del asesino, de Salvador Robles Miras, en Elkar Bilbao


M.A.R. Editor presenta en Bilbao, en la librería Elkar (C. Licenciado Poza, 14) el próximo lunes, 2 de marzo, a las 18.30 h, la nueva novela del escritor Salvador Robles Miras, La exclusiva del asesino, Acompañan al autor, el escritor Joseba Iraola y la periodista Izaskun Suberbiola.
¿Qué es La exclusiva del asesino? Una novela de intriga psicológica en la que el autor ajusta las cuentas a una sociedad dominada por los chismorreos, la apariencia y la fama de pacotilla. La modelo Patricia Serra, una de las más cotizadas del país, ha citado a su ex novio, un crítico cinematográfico, en un parque de la ciudad. En su coche, creyéndose sin testigos, desnuda e incitante, intenta volver a seducirle. Esa noche, aparecerá muerta. Y todos los indicios apuntan a la culpabilidad del joven periodista.

Relato "Porque tú eres bueno", de Miguel Angel de Rus

Relato aparecido en el Libro Extraña noche en Linares (M.A.R. Editor)

Mi padre tenía nueve años cuando comenzó la guerra. Qué guerra da igual. Su padre estaba en el frente, sus hermanos mayores estaban en el frente, y él, el hermano pequeño, el macho pequeño de la manada, era el encargado de buscar allí donde caían las bombas del enemigo, en las huertas abandonadas, la comida de la familia. Una lechuga, coles, patatas, un melón. No era muy difícil, se trataba de ser ágil de cuerpo y de mente; todo lo más, podían matarle. Decía una representante de la causa, mientras mi padre, niño, se jugaba la vida ante los obuses del enemigo, bendecidos por el Santo Padre católico, que es preciso que se acentúe la moral del sacrificio y el sentido de responsabilidad individual y colectiva. La moral ha de llevarnos a aceptar todas las penalidades, el racionamiento, la honradez y la austeridad, y todos nos hemos de sentir soldados de una gran causa. Y mi padre dejó de estudiar, como todos los niños, para buscar la comida que las buenas palabras de los líderes de la causa no traían. Cuando acabó la guerra, los hermanos mayores de mi padre fueron a campos de concentración, su padre fue represaliado; cuando pudieron, los hermanos fueron al exilio o a la emigración, qué más da. Al perdedor sólo le queda la diáspora o la sumisión. Y con doce años tuvo que ser el macho joven de la manada, quien buscara la comida para la manada, como si la naturaleza hubiera perdido el sentido entre los humanos.
–Cuando vayas a llegar a la estación, quinientos metros antes, acuérdate de lanzar con cuidado el aceite por la puerta del tren y te tiras tú. Lo recoges, y vienes a pie. ¿Entendido? Y que no le pase nada al aceite.
–Sí, madre.
Cómo no entenderlo. Si el policía esperaba con el arma en la estación de ferrocarril para incautarse del aceite, como si el Estado hubiera regado y abonado el olivo, como si tuviera derecho a legislar y dosificar el hambre.
Mi padre había aprendido de niño que la infancia era el período del aprendizaje, por lo que le pusieron a trabajar, con la familia repartida por Francia, Australia, Brasil, Argentina o Uruguay. Se levantaba antes que el sol, trabajaba, ayudaba en casa, y se acostaba después del sol. Año tras año. El día en que tenía una naranja era la fiesta grande del año.
–Que la vida es un valle de lágrimas, hijo.
–Sí, madre, Pero yo todo lo hago con gusto por usted.
Cada amanecer era gris, cada mediodía era gris, cada anochecer era gris. Los rostros eran tan grises como las almas. Se rezaba en los colegios, en los trabajos, en la iglesia, se fusilaba al amanecer, o se dejaba morir en las cárceles. Y mi padre, tan niño, trabajaba. Mientras los hijos de los señoritos estrenaban traje e iban al teatro, él trabajaba; mientras el hijo del rey huido tenía casa en el exilio dorado, junto a la playa, esperando que le tirasen al plato sus tajadas, él trabajaba. Tenía razones y la Ley Natural de su parte para cortarles el cuello a todos, a cualquiera, pero trabajaba.
Y llevó un luto tras otro, porque aquella era época de muertos. Por el padre, por la madre, por su juventud perdida.
Y trabajó toda su vida, sin parar. Para darnos una casa, para conseguirme una educación, para que tuviéramos las buenas ropas que los bandos en conflicto no se habían preocupado en procurarnos. Era el primero en salid del edificio y el último en volver.
Por la noche, si me levantaba, lo encontraba estudiando en el salón, recuperando lo que la guerra el había quitado. Siempre esfuerzo sobre esfuerzo. Hasta que un día, poco antes de cumplir yo los doce años, mi padre no vino a casa. Estuvo conmigo mi abuela.
–Tu madre está con tu padre en el hospital. No te habían dicho nada, pero tiene una enfermedad por lo que sólo queda rezar. Vamos a poner velas para que Dios nos vea y nos asistan los espíritus –dijo la mujeruca de negro y moño blanco, con sus creencias ancestrales y ágrafas– y vamos a rezarle a la imagen del Santo Niño del Remedio. Y a este Cristo que tus padres tienen sobre la cama. Y aquí tengo una estampita de la Virgen, que toda ayuda divina es poca.
Pasamos la noche rezando ante una fotografía de una talla que, cuando fui adulto lo descubrí, ni siquiera era la original. En el siglo XVIII le habían cortado la cabeza al niño para meterle ojos de cristal, le habían puesto pestañas postizas, se le había reconstruido el pie derecho, que había desaparecido ante tanto beso recibido de los devotos… Pero yo no tenía ni doce años, sólo sabía que quería a mi padre y si al rezar por él se salvaba, rezaría.
Recé aquella noche, sin dormir; no comí durante el día siguiente, y la nueva noche la pasé rezando enfrente del Cristo de madera, de la foto del Santo Niño del Remedio de cara triste, de la Virgen. Al amanecer, una llamada, me sobresaltó; cogió el teléfono mi abuela, por su gesto comprendí lo que había sucedido y comencé a llorar. Mientras ella hablaba, me acerqué al salón y cogí las imágenes y la talla. Fui a la cocina y con un cuchillo atravesé la cara y el cuerpo del maldito niño del remedio una docena de veces. Hice lo mismo con la imagen de la Virgen. Con toda mi fuerza infantil, puse un pie en el cuerpo del Cristo y con el otro golpeé en la cabeza hasta separarla. Cuando lo conseguí introduje os recortes de papel y la madera en unas páginas de periódico, lo impregné de alcohol de cocinar, del que aún se usaba en casa, y con unas cerillas hice la primera fogata de mi vida. Mi abuela llegó gritando y al verlo todo me señaló con el dedo y me dijo “eres un hereje, por tu culpa ha muerto tu padre, es un castigo divino”.
La bofetada la sentó en el suelo. Había muerto mi padre y aquella mujeruca quería que creyera en su dios, en sus santos de palo. Quedó con un gesto vacío, de ojos desencajados. Lo normal en ella.
Fui a la habitación de mis padres, abrí el armario y allí estaban sus trajes, sus corbatas, sus camisas. Lloraba como nunca lo había hecho. Me introduje entre aquella ropa, para sentir su olor, su compañía, su contacto, cerré los ojos y lloré de forma compulsiva. Apenas se podía respirar, pero me era indiferente.
Supongo, no lo recuerdo ya, que fui castigado severamente por aquella bofetada. Nada de los días posteriores ha quedado en mí, sólo una intensa sensación de frío, como si mi cuerpo tampoco tuviera vida. Recuerdo que mi madre compró una réplica del maldito niño del remedio inexistente y la puso en su habitación. Un día acabó en el patio interior del edificio, tres pisos más abajo. Destrozada.
A veces la escuchaba rezar con la fe del inculto. “remedia todos mis males, atiende mis peticiones, consuela todas mis penas…”
Un día fui a aquel cochambroso oratorio para la manada de la fe escondido en una callejuela. Había cartas en las que lunáticos afirmaban que el niño de los ojos de cristal les había curado el cáncer; otros dejaban piezas metálicas que pretendían ser reflejo de las partes que el niño de las pestañas les había curado. Había muñecos, pelo de pacientes de tan docto niño médico… En la puerta, un ciego vendía lotería, “que trae la suerte el Santo Niño del Remedio, oiga, que trae la suerte”. Una anciana, gibosa y de gesto contrito le daba las gracias por los milagros recibidos. Había quien pedía besarle la botita de plata que había en lugar del desaparecido pie. En aquel momento mi cerebro tuvo una iluminación y supe lo que tenía que hacer. Me arrodille histriónicamente en el suelo mugroso, en mitad de la chabola y comencé a gritar, con los brazos en alto y gesto descompuesto.
-Santísimo Niño del Remedio, yo estaba paralítico y me devolviste la fuerza en las piernas. Como si mis piernas fueran un nuevo Lázaro y tú Jesucristo, me miraste con tus ojos bondadosos y me dijiste, “levántate y anda”, y anduve. Y no sólo lograste ese milagro, también que volviera mi mujer. Tú eres la verdad.
Las viejas que pululaban por aquel antro acudieron a tocarme, como si pudieran contagiarse de mi gracia. Alguna gritó “aleluya”. Lloraban aquellos iletrados como si hubieran visto la única luz. El ciego se acercó a mí y me pasó los números de lotería por la espalda.
-Hermano, vas a bendecir estos números con tu fe. Vas a traer la fortuna con tu fe.
La gente se los compró todos en un momento. Ya que parecían haberme olvidado, me fui. Al día siguiente escuché en la radio a un docto opinador hablar del milagro acaecido en el oratorio. Habían recogido voces de la gente que juraba que yo había llegado arrastrándome y que debido a un milagro recobré la fuerza en mis piernas. Juraban que yo tenía un aura de Santidad, una luz, una energía que recorría todo mi cuerpo. Incluso una mujeruca afirmaba que me había visto levitar sobre el suelo.

-Entonces compré esa botella de armagnac, el tabaco y vine a verte a la tumba, padre. Quería contarte que el mundo sigue igual de idiota, y que algún día, pronto, nos veremos. Como ha hace calor, esta noche me quedaré a dormir sobre tu lápida, supongo que borracho, pero seguro que a ti eso no te importa. Porque tú eres bueno; no como todo ellos.
Relato íntegro en la web de Ediciones Irreverentes

HOY lunes, 23 de febrero, 19 h, en Casa del Libro de Fuencarral 119, Ediciones Irreverentes presenta 2 comedias: "Sicilia" y "Todos somos belgas"

Amante del teatro, HOY lunes, 23 de febrero, a las 19 h, en Casa del Libro de Fuencarral 119, (Madrid) Ediciones Irreverentes presenta 2 comedias de esas que te hacen salir con una sonrisa en la boca. Las comedias: Sicilia, de Julián Rodríguez Gallego, y Todos somos belgas, de Miriam Segura, Con la participación de un grupo de actores que harán lecturas dramatizadas de ambos textos, de Javier Segura, delegado diocesano de enseñanza de Getafe, y el escritor y editor Miguel Angel de Rus.Habrá risas seguras.



SICILIA, de Julián Rodríguez Gallego.
Sicilia nos ofrece un nuevo planteamiento sobre el cuento El traje nuevo del emperador, también conocido como El rey desnudo, de Hans Christian Andersen. Julián Rodríguez Gallego nos presenta a un rey cuya visión de la realidad es la propia de alguien que tiene demasiado poder y cree merecerlo todo. Entre sus merecimientos está, como es lógico, el vestuario más lujoso. Nada le parece poco si es para él. Y como sucede habitualmente con los poderosos, todos cuantos trabajan para él le dan siempre la razón, le alaban, asienten, aunque en verdad piensen que el rey ha enloquecido. Gaya, marqués y sobrino del rey; el ministro Pulido, el duque de las Salinas y el Conde de Montellano, personajes débiles y mezquinos que son expuestos y enjuiciados desde el humor y la ironía, pero también desde la compasión, para someterlo al más ingenioso de los engaños.



TODOS SOMOS BELGAS, de Miriam Segura.
Todos somos belgas es una sátira coral sobre la institución de la enseñanza, reflejada en los profesores del colegio Eddy Merckx y en sus dudosos, aunque cómicos, métodos.
¿Qué conoce el común de los mortales sobre Bélgica, además de la cerveza y el chocolate? Los protagonistas son profesores normales, gente correcta capaz de comer yogures y de entonar con orgullo y como si las sintieran frases del himno belga como "¡El cañón ha abatido al Orange, bajo el árbol de la libertad!" o "Ahogó en sangre patriota al Orange, bajo el árbol de la libertad." Hermandad ante todo.
Cuando vengan los belgas al colegio, habrá que demostrar el suficiente amor a la patria de los propietarios del centro. Y en todo caso, sea la belga o sea otra bandera, no es aconsejable limpiarse con una bandera, porque hay gente muy susceptible.



Enlaces a las obras

Todos somos belgas http://www.edicionesirreverentes.com/teatro/Todos_somos_belgas.html

DEJAR ÁFRICA, de Paloma Serra Robles


"Dejar África", (Editorial CUADERNOS DEL LABERINTO), de la poeta Paloma Serra Robles, nos sitúa en el epicentro del Continente Negro, en donde encontramos la calidez que en muchas situaciones se ha perdido en Europa. En sus versos encontramos la llaga del que sabe de la injusticia, de quien ha tenido ante sí la guerra y el hambre y no puede regresar siendo el mismo; pero también la autora nos muestra el color y la inmediatez de las relaciones en África, nos enseña piedad y, en cierta manera, pone en entredicho la cultura occidental con su consumismo latente y el falso despliegue cultural.
Se divide el poemairo en tres partes: 
• DE AVES Y CAMINOS: CONTINENTE, en donde nos situamos en la zona del continente, sobre todo Costa de Marfil
• DEBAJO DEL AGUA: ISLAS; centrada en Cabo Verde en donde la autora vivió varios años.
• TIEMPO DE FUNERALES: DESPEDIDAS, un bello himno de cómo se dice adios a lo amado, a la tierra que te ha conquistado, a las gentes y paisajes de África.
Además el prólogo cuenta con un acertadísimo prólogo del fotografo Jordi Esteva.


Hemos tenido ocasión de charlar con la autora antes de que se embarque de nuevo hacia Cabo Verde, en donde presentará en primicia el libro para hacerlo a continuación en Madrid en el mes de marzo.

— Acaba de publicar el libro "DEJAR ÁFRICA" un recorrido por el Continente Negro (sobre todo Costa de Marfil y Cabo Verde) ¿Cuál fue el detonante de partida de este poemario?
—El detonante fue la impresión me me causó vivir allí cuando me instalé en Abidjan en 2006. Empecé a escribir, poco a poco, de las cosas que me sucedían o veía, y así se fue fraguando el libro.


—¿Qué descubrió en África, que le llevó a escribir este poemario, que no había encontrado antes en los demás países en donde ha vivido?
— El África occidental que yo más vivi estaba lleno de calor humano y de alegría pese a la dificultad objetiva de vivir en condiciones muy duras. Costa de Marfil estaba en guerra cuando yo llegué por primera vez. Aun así, la gente mostraba un optimismo y una alegría vital encomiables. Eso me llegó mucho.


—¿Cuál es el suceso o anécdota que más le ha marcado en África? En el poemario habla de una mujer que fue obligada a comerse un corazón humano. ¿Es real esta historia?
—Hay muchos, quizás el de ese poema sea uno de los más potentes. Sí, es cierto, durante una de mis estancias en Liberia pude asistir a varias sesiones de la comisión de reconciliación y verdad por los crímenes cometidos durante la cruenta guerra civil que asoló el país más de una década, y una señora que estaba allí, se levantó y comenzó a contar que los rebeldes habían matado a su familia, y que una vez que descuartizaron a su marido, le obligaron a cocinar el corazón y comérselo. Fue un momento durísimo e impactante.


—Ente su profesión, la Carrera Diplomática, es muy común encontrar escritores (estamos pensando en Diego Hurtado de Mendoza, Agustín de Foxá, Amado Nervo, Saint John Perse, Anunciada Fernández de Córdova y tantos y tantos otros. ¿A qué cree que obedece este común sentir por las letras?
—La carrera diplomática está ligada a viajar y a leer mucho sobre los países a los que vas sobre todo, por lo que es muy frecuente que esos cambios en tu vida intentes reflejarlos en forma de libros. Creo que uno escribe para recordar y para que lo vivido se refleje y permanezca. Esto es una lucha constante contra el olvido.


— ¿Qué le ofrece la poesía que no logra con la narrativa?
—Inmediatez. Un poema llega antes, porque se lee antes, además que no estar forzado a seguir sobre el mismo tema todo el tiempo, hay más variedad.


—¿Cuál es su metodología en el proceso de creación?
—Empiezo con anotaciones, frases, ideas, que escribo en varios cuadernos, a lo largo de meses o años. De repente en una época concreta comienzo a releerlos, reescribirlos, y van tomando forma.


—¿Cómo ve el papel de la métrica y la rima en la poesía contemporánea?
—Creo que el verso libre ocupa un mayor papel, el verse obligado a seguir un esquema coarta la libertad a la hora de escribir. Siento un gran respeto por los escritores y poetas que prestan especial cuidado a a seguir patrones de métrica.


—Además de poeta, es usted fotógrafa ¿Son sus poesías una forma de encerrar la imagen, y las fotos una voz en relieve?
—Sí, la fotografía también es poesía en movimiento, una forma aún más cercana a trasmitir una idea, un color, un sentimiento, la imagen es inmediata y por tanto responde a las mismas necesidades.

—¿Qué opinión le merece la situación de la cultura española contemporánea?

—A pesar de las excepciones, no creo se se esté cuidando la cultura ni que ahora mismo sea un valor en alza. Hay otras cosas a las que se presta más atención y en ese sentido siento una gran tristeza. Un país que no cuida su cultura, que no alienta a los jóvenes a que sean creativos, que no subvenciona la cultura para que sea accesible a todos, es un país que se empobrece, independientemente de lo que digan las cifras de su producto interior bruto. He pasado tres años viviendo en La India, país con muchas contradicciones, pero donde las manifestaciones culturales son gratuitas y accesibles, sin importar origen ni condición.


—¿Cuáles son sus poetas "fundamentales"

—Luis Cernuda, Ángel González, Robert Frost, Sylvia Plath, J. A. Goytisolo y Pedro Salinas. Actualmente en España me gusta mucho Esther Ramón y Nuño Aguirre.


 MONDAY MORNING

A veces amar no es suficiente.
Se dice: «Te amo»,
y el dolor de no rozar un cuerpo emerge
de la nada: olvido matutino.

Otras veces uno recorre los espacios
entre estrellas que no vemos
y crea oscuridad: el brillo
partió por otros caminos,
quiso escapar del abismo mental:
(no sabe) no hay distancia.

Atracción:
la avispa, en su devenir, obtuvo su premio:
ser tu orquídea para crear eternidad
(en la fugaz estampa de un cometa surgido de un
village cualquiera
mi amor se expande).

PALOMA SERRA ROBLES:
Licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo en 1999, diplomada en Estudios Europeos por la Universidad de Toulouse (Francia) en 2000, ingresó en la Carrera Diplomática en 2005.

Algunos de sus poemas fueron publicados en la antología de poetas diplomáticos, Rimas cifradas, Segunda antología de poetas Diplomáticos (s. XX y XXI). Ed. Dossoles. Burgos, 2012.


Su primer poemario, FAROL FUNDO ( poemas de Cabo Verde) en edición bilingüe español-portugués lo publicó la Ed. Chiado. Lisboa, febrero de 2014.


Ha vivido en Francia, Costa de Marfil, Cabo Verde y Nueva Delhi (India). Actualmente reside en Madrid. 


Más información:
 http://www.cuadernosdelaberinto.com/Poesia/Dejar_Africa.html

Antología de comedia y humor (Ediciones Irreverentes), se presenta el 10 de marzo en La Escalera de Jacob

Ediciones Irreverentes (Premio a la Mejor Labor Editorial 2014 de la Asociación de Autores de Teatro, AAT) presenta la Antología de comedia y humor con las obras de 27 autores teatrales más representativos de la actual creación escénica española. El acto tendrá lugar el martes 10 de marzo, a las 20.30 h, en Madrid, la sala Escalera de Jacob, con la participación de los autores y la compañía Martelache. La editorial celebra así su número 50 de la Colección de Teatro.
Dirigida por Chema Rodríguez-Calderón, Antología de comedia y humor ofrece una amplia panorámica de la comedia actual. Incluye formatos como el monólogo, el diálogo y el teatro breve pasando por todos los estilos: comedia, cabaret, parodia, stand up comedy, humor negro, teatro del absurdo, teatro político, lingüístico y erótico.
La principal intención de esta Antología es entretener, divertir y dar una visión global de nuestra mejor comedia contemporánea.
Abre la antología el texto de Félix Sabroso, tras la dedicatoria-homenaje a Dunia Ayaso. A partir de aquí son siete bloques: el primero de ellos, el bloque sexual, intencionado es poner carne, lujuria y provocación para abrir “boca”: Juan Carlos Rubio, Chema Rodríguez-Calderón, Gerard Clúa y Raul Hernández Garrido.
El segundo con dos obras que tienen sentido y autonomía propios: Alfredo Sanzol y Secun de la Rosa.
Extenso el tercero con una muestra variada de monólogos con voz de hombre y mujer, incluso algún objeto: Antonio Zancada, Pilar Zapata, Concha Rodríguez, Jesús Campos, Ester González Escobar, Mariam Budia, José Luis Alonso de Santos, Diana de Paco y Maria Juan.
El cuarto para la obra de teatro breve: José Ignacio Tofé, Álvaro Parrilla Álvarez y Eva Redondo.
El quinto grupo de textos, para los más irreverentes: Javi J. Palo, Miguel Ángel de Rus, Juana Escabias y Juan García Larrondo.
En el sexto el único texto dramático, no por eso exento de comedia: Carmen Soler.
El séptimo y último para el humor más blanco: Carlos Álvarez Méndez, Jacinto Bobo y Manuel Cortés Blanco.
La presentación de la Antología de comedia y humor será el martes 10 de marzo, a las 20.30 h, en la sala Escalera de Jacob, C/ Lavapiés, 9, esquina con C/ del Olmo. Metro Lavapiés y Tirso de Molina.
El evento será dirigido por Chema Rodríguez-Calderón y Gerard Clúa. Se hará una selección de textos representados por la compañía Martelache. Será un espectáculo de una hora en la que podrá conocerse partes representativas de los monólogos reunidos.
Si quieres conocer la Colección de Teatro de Ediciones Irreverentes, está en http://www.edicionesirreverentes.com/Teatro.htm
Información sobre el Premio A la Mejor Labor Editorial de Ediciones Irreverentes http://www.edicionesirreverentes.com/newReportajes/reportajes/ediciones_irreverentes_mejor_labor_editorial.html

Y los actos continuados de Teatro de Irreverentes por España y el extranjero, bajo el epígrafe MES DE TALÍA en http://www.edicionesirreverentes.com/newReportajes/reportajes/MES_TALIA.html

El umbral de la eternidad, de Ken Follet, es el libro más vendido en este mes

El umbral de la eternidad, de Ken Follet, es el libro más vendido en España en este mes. Encabeza una lista en la que predominan novelas románticas, nuevas escritoras y lo último de Javier Cercas.
            En el año 1961 Rebecca Hoffman, profesora en Alemania del Este y nieta de lady Maud, descubrirá que la policía secreta está vigilándola mientras su hermano menor, Walli, sueña con huir a Occidente para convertirse en músico de rock.
            George Jakes, joven abogado que trabaja con los hermanos Kennedy, es un activista del movimiento por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos que participará en las protestas de los estados del Sur y en la marcha sobre Washington liderada por Martin Luther King. En Rusia las inclinaciones políticas enfrentan a los hermanos Tania y Dimka Dvorkin. Este se convierte en una de las jóvenes promesas del Kremlin mientras su hermana entrará a formar parte de un grupo activista que promueve la insurrección.

Julián Ibáñez en traficantes de Sueños, 21 de febrero

El próximo sábado 21 de febrero la librería Traficantes de sueños (c/ Duque de Alba, 13 • Madrid) celebrará una sesión muy especial para los aficionados a la novela negra dentro del ciclo LOS SÁBADOS NEGROS. En esta ocasión contaremos con el escritor JULIÁN IBÁÑEZ en un coloquio-charla en donde los lectores podrán preguntar al maestro cara a cara sus secretos en el arte de la escritura. Nos hemos adelantado y le hemos sometido a este cuestionario para abrir boca:

 
—Bellón, el personaje de EL VIEJO MUERE, LA NIÑA VIVE es un  buscavidas que resuelve trapicheos a golpe de implicarse en asuntos turbios. ¿Es una nueva versión del detective privado, dado que en el entorno de España esa figura no es creíble?
—Exacto. Nunca me han convencido los detectives literarios españoles. Quizás porque un par de veces yo ejercí profesionalmente como detective y obtuve información de primera mano.

—Próximamente va a aparecen en las librerías su nueva novela TODAS LAS MUJERES SON PELIGROSAS. ¿Qué puede adelantarnos de este su nuevo libro, sigue con Bellón?
—Sí, sigue con Bellón. Es un personaje que todavía no he agotado. Por alguna misteriosa razón me siento muy cómodo con él. 

—¿Qué opina de la moda de lo políticamente correcto?
—¿Es una moda? En los USA hace mucho que se habló de eso. Lo de “afroamericanos”, etc. Me resulta un poco cursi.

—¿Considera la venganza un placer necesario?

—Supongo que sería mejor decir “un desahogo necesario”. Creo que después de la venganza viene el vacío

—¿Escribe de forma compulsiva? 
— Ahora no. Eso a los diecisiete años. Ahora más bien me arrastro por la página en blanco.

—¿Cómo se describiría a sí mismo?

— Yo soy Bellón. Dos palmos más bajo y con gafas. 

—¿Un deseo no cumplido?
— Ser como Bellón

En el país de los listos, la corrupción que nos asola, según Txema Arinas

Txema Arinas nos presenta su nuevo título, En el país de los listos, una novela negra ambientada en el País Vasco que se inicia con un muerto recién salido del agua. Esta obra, en la línea de realismo social que caracteriza al autor, transcurre entre contenedores portuarios, chales de lujo en la costa, juzgados y campos de golf para el nuevo turismo de ricos, entre viñas (por recordar un título anterior de Txema Arinas).
            Arinas trabaja con la detective de la policía autonómica vasca Maider Fernández, y su el bisoño abogado Iñaki Ábalos, en una historia en la que casi nada es lo que parece aunque la realidad delictiva tiene mucho que ver con nuestra vida cotidiana y nuestro entorno, evidentemente con corrupción inmobiliaria (este tema parece destinado a convertirse en un clásico en la nueva novela negra), empresarios y políticos corruptos, jueces y policías en venta…
            Ediciones Hades es la valiente editorial que se atreve con este libro bien escrito, denso, elaborado y que muestra la clara personalidad literaria de Arinas, un hombre demasiado preocupado por la realidad, la justicia y el equilibro del mundo para haber nacido donde ha nacido.

            Esta obra pertenece a una nueva corriente en la literatura española, de autores éticos y estéticos, que pretenden cambiar el mundo, y que han encontrado en esa nueva forma de realismo que es la novela negra la única salida a un mundo en plena decrepitud. Autor de tesis, Arina no defrauda a sus seguidores. 

Rocío Peñalta conquista Málaga



La escritora malagueña Rocío Peñalta Catalán presentará el próximo viernes, 20 de febrero, en la librería Mapas y Compañía su libro de relatos ANDAR POR CASA.  Hemos tenido ocasión de hacerle una entrevista para conocer mejor a esta joven escritora que tan buena acogida ha tenido con su primer libro.

—     ¿En qué proyecto literario está trabajando? Sus seguidores vivimos esta sequía con la esperanza de que próximamente nos deleite de nuevo.

La verdad es que el trabajo académico que he estado haciendo últimamente no favorece demasiado la creatividad, así que ahora estoy tratando de recuperar la inspiración. He escrito algunos relatos nuevos, que continúan la misma línea de los textos recogidos en Andar por casa en cuanto a temática y estilo. También estoy buscando alguna idea que permita un desarrollo más amplio, con el objetivo de escribir una novela corta.


—     ¿Qué le supone presentar ANDAR POR CASA en Málaga, la ciudad que la vio nacer? ¿Impone la proximidad de los allegados o facilita la labor?

Me hace mucha ilusión presentar Andar por casa en Málaga. Es un proyecto que tenía en mente desde hace mucho tiempo, pero que no he podido realizar hasta ahora. Por una parte, me siento muy arropada por mis familiares y amigos, pero también supone exponer una faceta mía que no todos conocían.


—     ¿De dónde le viene su aspecto mod, su literatura también lo es?

No me siento identificada con esa etiqueta. Nunca me había planteado que fuese mod. ¿Es por el pelo?


—     ¿Salud, dinero o amor? ¿o qué otras prioridades?

¿Puedo elegirlo todo? Sin salud no se puede disfrutar del resto de cosas. El amor es fundamental para el funcionamiento de mi vida y, afortunadamente, nunca he sentido que me falte. En cuanto al dinero, con lo caprichosa que soy, me cuesta mucho prescindir de él. 


—     Desde que es doctora ¿en qué ha cambiado su perspectiva, su vida?

Mi perspectiva vital ha cambiado radicalmente. He pasado de tener un objetivo claro, que durante los últimos cinco años ha sido terminar la tesis doctoral, a tener que preguntarme qué quiero hacer ahora, cuál es el próximo objetivo a medio o largo plazo que me voy a plantear.


—     ¿Considera un gran honor…?

...que me hagan esta entrevista. :-) 


—     Un deseo no cumplido que piensa realizar tarde o temprano.

Todos los deseos que se me ocurren me harían parecer muy materialista.

  
—     ¿Sus autores imprescindibles?

Como a los clásicos ya los he mencionado en más de una ocasión, voy a concentrarme en el panorama actual: de los autóctonos, me decanto por Eloy Tizón en el relato y Pablo Aranda en la novela. Me gustan mucho también los novelistas franceses -y francófonos- como Philippe Claudel, Jean-Philippe Toussaint o Amélie Nothomb, porque no necesitan grandes historias para crear sus argumentos. Muchas veces parten de una anécdota banal para lograr un magnífico resultado, como es el caso de La Télévision de Toussaint o Le Front russe de Jean-Claude Lalumière. Confieso que leo mucha novela policiaca, y suelo decantarme por la de escenario "exótico", como la saga del comisario Erlendur Sveinsson, del escritor islandés Arnaldur Indridason. Uno de mis últimos descubrimientos, y este sí que es un clásico pero no puedo dejar de citarlo, es Alberto Moravia.


CERTIDUMBRE
A ratos me siento confundida, pero el resto del tiempo tengo las ideas totalmente claras. El cincuenta por ciento de las veces tengo la certeza de que quiero seguir adelante, y el otro cincuenta, estoy absolutamente convencida de que preferiría echarme atrás.


 DILOGÍA
Seguramente, todo sería mucho más sencillo si el eco repitiese mis últimas palabras, si mi sombra siguiese cosida a los zapatos, si mi reflejo se detuviese ante cada escaparate, si mi doble del espejo no continuase luchando contra un mechón rebelde cuando hace unos segundos que terminé de peinarme.



ANDAR POR CASA. Rocío Peñalta Catalán
Editorial Cuadernos del Laberinto.Coleccción ANAQUEL DE NARRATIVA, nº 8
Fotografías: Elena Peñalta Catalán
Prólogo: Juan Gómez Bárcena
92 páginas • I.S.B.N: 978-84-941115-9-4 • 10€


"ANDAR POR CASA" nos ofrece un conjunto de «posibles relatos», textos indefiniles, páginas insólitas que están a medio camino del cuaderno de viaje, los aforismos, el diario personal o la poesía.
Rocío Peñalta se alimenta de la materia prima de la cotidianeidad, tocada por ese raro don de ver literatura donde los demás vemos solamente rutina. El resultado es este libro inclasificable, esta pequeña colección de piezas domésticas, estos —ya nos lo advierte el título— textos de andar por casa, capaces de devolvernos a la intimidad de nuestros propios hogares, a la emoción ignorada de nuestras propias experiencias.


VIERNES, 20 de FEBRERO. 19:00 horas.

Presentación de "Andar por casa", de ROCÍO PEÑALTA CATALÁN
Con la participación de Juan Gómez Bárcena
Mapas y Compañía • Calle Compañía, 33. Málaga 
Entrada libre hasta completar aforo

Presentación de Jubiloflautas, de Manolo Royo, y chocolate posterior


Anoche Ediciones Irreverentes celebró la presentación de la comedia Jubiloflautas, de Manolo Royo, en la Casa del Libro de Fuencarral 119, con la participación del actor Pepe Ruiz, el escritor y Editor Miguel Angel de Rus, y el autor. Se habló de PODEMOS, la crisis, la casta, Julio Anguita, Pablo Iglesias, y sobre todo, se rió mucho durante la hora que duró el acto.
Y después nos fuimos en tropel a tomar chocolate con picatostes a los sótanos de Viena. En las fotos, además del autor, Manolo Royo, los actores Pepe Ruiz y Pepe Carabias, los autores Santiago Bergantinhos y Miguel Angel de Rus, la editora de Irreverentes Vera Kukharava, la productora de la obra y el director del Teatro Quevedo.



 Y en la última fotografía, el chocolate con picatostes.