Salvador Robles Miras es el ganador del V Premio Wilkie Collins de Novela Negra por “Troya en las urnas”

El escritor murciano residente en Bilbao, Salvador Robles Miras es el ganador del V Premio Wilkie Collins de Novela Negra, convocado por M.A.R. Editor, por Troya en las urnas, entre 110 obras procedentes de 11 países. La novela ganadora será editada en la colección de Narrativa de M.A.R. Editor http://www.mareditor.com/Narrativa.html

El autor: Salvador Robles Miras
(Águilas, Murcia, 1956)
Residente en Bilbao, donde trabaja como documentalista en El Correo Español del Pueblo Vasco. Ha publicado recientemente el libro de relatos La sombra de un tilo y la novela negra La exclusiva del asesino. Ha publicado libros de ensayo, novela, cuentos y microrrelatos: destacan las novelas Contra el cielo, en 2011, y El último día, el primero, en 2012, y La fiesta de las palabras, en 2014. Cuentos y microrrelatos suyos han sido incluidos en diversas antologías y volúmenes recopilatorios.

La novela: Troya en las urnas
Estamos a pocas fechas de la celebración de las Elecciones Generales. El Partido Progresista aventaja en más de doce puntos al Partido Conservador. A primera hora de la mañana, una actriz vestida de tiros largos se dirige a la entrada de una estación del metro. Un sujeto se le acerca por detrás y le propina un empujón que la arroja escaleras abajo. La actriz muere en el acto. Ese mismo día, en el programa de cotilleo de una cadena de televisión, se anuncia una impactante exclusiva: la actriz era la amante del candidato del Partido Progresista. Una testigo ha visto cómo un individuo con gorra, barba y gafas de sol empujaba a la actriz por las escaleras del metro. A la policía no le quedará más remedio que sumergirse en las cloacas de la política para sacar la verdad a flote.

Se han recibido en M.A.R. Editor 110 obras procedentes de 11 países para la V edición del Premio Wilkie Collins de Novela Negra.

Obras presentadas por países
82 de España
8 de Argentina
6 de México
4 de Colombia
3 de EEUU      
2 de Cuba
1 de Francia, Nicaragua, Hondura, Uruguay, Venezuela

Reportaje fotográfico de la presentación de “Loco, loco cabaret”, de Chema Rodríguez-Calderón




La presentación de Loco, loco cabaret, de Chema Rodríguez-Calderón tuvo lugar en el Teatro del Arte, C. San Cosme y San Damián 3, de Madrid.
            La presentación consistió en un espectáculo de humor de una hora presentado María Juan Donat, (Club de la Comedia Woman), y contó con las actuaciones de Gerard Clúa, Juan Madrid, Carlos Álvarez Méndez y el propio autor. Una performance-presentación para amantes del teatro, la comedia y el humor.
            Reportaje fotográfico de la presentación y foto posterior con la actriz Carmen Ruiz.

Presentación en La Fugitiva de la novela “En días como estos” de Lourdes Ortiz




M.A.R. Editor ha presentado en la librería La Fugitiva, Calle de Santa Isabel, 7, Madrid (sí, la que está junto al Ciné Doré), la novela En días como estos de Lourdes Ortiz el miércoles 16 de diciembre a las 20 horas.
            Participaron el crítico y editor Luis de la Peña, el escritor y editor Miguel Angel de Rus y la autora, Lourdes Ortiz. Se debatió si era una novela sobre el terrorismo, si era negra, si era una novela filosófica, pero no vamos a desentrañar nada.

            Para quienes no pudieron ir, el reportaje fotográfico y el enlace al libro

Presentación en Valladolid de la novela “A fuego lento” de Germán Díez Barrio




El miércoles, 9 de diciembre, M.A.R. Editor presentó en la Casa Revilla de Valladolid la novela policiaca A fuego lento, del escritor palentino residente en Valladolid Germán Díez Barrio. En el acto intervinieron el autor, el ilustrador del libro Miguel Ángel Soria, el periodista de Radio Nacional de España Francisco Alcántara y el escritor y editor Miguel Ángel de Rus.
            Reportaje fotográfico del acto.

Hoy se presenta la novela negra sobre terrorismo “En días como estos” de Lourdes Ortiz en La Fugitiva

El acto se celebrará en la librería La Fugitiva (Calle de Santa Isabel, 7, Madrid) hoy miércoles 16 de diciembre a las 20 horas. Con la participación del crítico Luis de la Peña, el escritor Miguel Angel de Rus y la autora, Lourdes Ortiz.
Una novela sobre el terrorismo que fue publicada originalmente en 1981 y que entonces se relacionó con el mundo de ETA y el nacionalismo vasco, aunque Lourdes Ortiz tuvo mucho cuidado de no escribir una novela sobre un fenómeno puntual, sino sobre las “razones” y la realidad vital de los terroristas y que vuelve a ser de necesaria lectura con el terrorismo islámico. Es una novela que indaga en las profundidades del terrorismo. Lourdes Ortiz busca en los actos de violencia, en la emboscada, en la huida, las motivaciones de los hombres que matan. Entre el género negro y el realismo se descubren los atributos del hombre actual, su confusión, su obligación de reflexionar ante un mundo que no comprende, la lucha entre el idealismo y el hombre que ha perdido la fe en los valores que explicaban el mundo.
            Afirma Lourdes Ortiz sobre el fenómeno del terrorismo  “Ahora sobran las palabras. No es el momento de la venganza, es el momento de demostrar que creemos todavía en los viejos valores de esa Europa, un poco agonizante que se hallan precisamente en el lema de la República francesa -y que tantas veces han sido traicionadas- esas hermosas palabras de esperanza y civilización: libertad, igualdad, fraternidad. Pero no. hay ruido de armas, de misiles sobre nuestras cabezas. No se trata, parece, de reflexión y medidas políticas, en encuentro, de diálogo, sino de represión, bombarderos y más dolor. No de la cabeza y la reflexión sobre los posibles errores cometidos que han podido llevar a esta situación de enfrentamiento y guerra, sino solo de la emoción y de las tripas. Los gobernantes piensan que serán tachados de debilidad sino recurren una vez más a la represión y a la respuesta contundente. Más controles, menos libertades y más intervención de las más mortíferas armas. Esas mismas armas que primero se les vende a los países donde se fomenta el odio, la destrucción y la desesperación. De algún modo- y es terrible afirmarlo- el horror vivido en París parece querer dar la razón a los que piden: ‘Más madera’ y así lamentablemente va quizás a utilizarse. Con la satisfacción del Daesh. que así consigue sus fines, como lo consigue con sus repugnantes vídeos de masacres medievales”.
            Para Lourdes Ortiz, vivimos un momento clave en la lucha contra el terrorismo “Hay momentos que se convierten en paradigmáticos, que se recordarán siempre. Y el de los atentados en París fue uno de esos, como lo fue en Madrid el siniestro ataque a los trenes o en Nueva York a las Torres Gemelas. Una sensación de impotencia y miedo. Guerra de guerrillas perfectamente sincronizada, comentaban los distintos analistas convocados. Gente dispuesta a matar y a morir. Aquellos vientos trajeron tempestades, tempestades, que no se pueden justificar de ningún modo, pero ahí están detrás Irak, Afganistán, Siria ahora, Libia, etc. Y Europa está así -y España también- en primera línea de fuego enemigo. Todos, parece, somos culpables. Y lo que queda es una sensación de impotencia y terror. El Nuevo orden se ha convertido en pesadilla. Y no basta con señalar a los fanáticos culpables -siempre los habrá- sin en encontrar medidas para evitar que el odio y la destrucción sigan creciendo. Y la simple represión o el castigo nunca basta”.


Lourdes Ortiz es dramaturga, novelista y ensayista. Fue catedrática de Teoría e Historia del Arte en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, que también dirigió. Sus últimas obras de narrativa publicadas son Las manos de Velázquez (Planeta) y Ojos de gato (Ediciones Irreverentes). Lourdes Ortiz fue finalista del Premio Planeta por La fuente de la vida. Su más reciente publicación es una versión muy personal de Fedra, en la Colección de Teatro de Ediciones Irreverentes.

Presentación de El misterio del Hipocampo, de Marta Gómez Garrido, con Antonio Gómez Rufo y Miguel Angel de Rus





Reportaje fotográfico de la presentación de la novela policiaca El misterio del Hipocampo, de Marta Gómez Garrido, con Antonio Gómez Rufo y Miguel Angel de Rus, en la Casa del Libro de Fuencarral.
Fotos de Vera Kukharava

Mills Fox Edgerton presenta "Fuimos amigos" y "Contra viento y marea" en la Casa del Libro



Mills Fox Edgerton ha presentado "Fuimos amigos" publicado por Ediciones Irreverentes y "Contra viento y marea" publicado por Absurda Fábula, en la Casa del Libro. Estuvo acompañado en el acto por la editora Alicia Arés y los escritores Julio Santiago y Miguel Ángel de Rus.

Fuimos amigos en http://www.edicionesirreverentes.com/narrativa/fuimos_amigos_millsfoxedgerton.htm 

Contra viento y marea en http://www.cuadernosdellaberinto.com/Poesia/contra_viento_y_marea.html 

Reportaje fotográfico de la presentación de "A la sombra de un tilo", de Salvador Robles Miras, en la librería Burma de Madrid





Reportaje fotográfico de la presentación de "A la sombra de un tilo", de Salvador Robles Miras, editado por M.A.R. Editor, en la librería Burma de Madrid. En las fotos en la librería, las presentadoras Carmen Arche Ortiz, Mariaje López, Salvador Robles Miras y Miguel Angel de Rus.

            En el estudio de Radio 21, entrevistado por Javier Fernández Jiménez, y frente a la puerta de Telemadrid, donde fue entrevistado por Sergio Rodríguez.
Todo sobre el libro en http://www.mareditor.com/narrativa/alasombradeuntilo.html  

Germán Díez Barrio, biografía

Palentino, nacido en Buenavista de Valdavia, residente en Valladolid. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Valladolid y profesor de Lengua y Literatura.
Su último libro publicado es la novela policíaca A fuego lento, aparecida en M.A.R. Editor. Hasta la fecha ha publicado cuarenta y nueve libros, de narrativa, teatro y lenguaje popular (refranes, dichos, coplas y cantares, apodos), y ha realizado adaptaciones de nuestros clásicos: Poema de Mío Cid, obras de Cervantes, de Lope de Vega... Ha sido galardonado con diversos premios de teatro y de narrativa. Ha sido finalista del Premio Azorín de Novela (2014) y del Premio Alexandre Dumas de Novela Histórica por El cocinero del rey, publicado por M.A.R. Editor.
Es autor de una biografía de Nelson Mandela escrita en cómic con el título de Nelson Mandela: para la libertad, traducida al italiano, portugués e inglés. Ha aparecido en varias antologías y estudios sobre literatura actual y ha colaborado en diversas publicaciones colectivas.

Germán Díez Barrio ha trabajado como guionista en Radio Nacional de España varios años.

Presentación de EN DÍAS COMO ESTOS, de Lourdes Ortiz, en la librería La Fugitiva


M.A.R. Editor tiene el gusto de invitarle a la presentación de la novela En días como estos de Lourdes OrtizEn la librería La Fugitiva (Calle de Santa Isabel, 7, Madrid) el próximo miércoles 16 de diciembre a las 20 horas.
Con la participación de:
Luis de la Peña
Miguel Angel de Rus
Lourdes Ortiz

En días como estos, de Lourdes Ortiz, en M.A.R. Editor

Estamos ante una novela negra que indaga en las profundidades del terrorismo. Lourdes Ortiz busca en los actos de violencia, en la emboscada, en la huida, las motivaciones de los hombres que matan en nombre del sueño vasco. Entre el género negro y el realismo se descubren los atributos del hombre actual, su confusión, su obligación de reflexionar ante un mundo que no comprende, la lucha entre el idealismo y el hombre que ha perdido la fe en los valores que explicaban el mundo.
Sus personajes tienen algo de héroes, pero al mismo tiempo se sienten inseguros, desorientados, buscan un lugar en el mundo. Lourdes Ortiz considera que es oportuno volver a publicar esta novela y no sólo porque los textos no mueren, sino porque lo que nos cuenta es universal: "guerras o guerrillas que se suceden, jóvenes que luchan por causas diversas y en un momento dado se dan cuenta de que no saben ya por qué, ni qué sentido tiene seguir en algo que sólo provoca destrucción y muerte. A veces es sólo el cansancio, la nostalgia de lo perdido: la aldea abandonada, la vida en común, la calma. Y en otros casos una decepción o el cansancio y el miedo". Ortiz remarca las condiciones duras de la vida, un cierto pesimismo que flota en el ambiente, y la obsesión por la inadaptación, la frustración y la muerte. Esta novela es uno de los puntos más significativos de lo que fue la nueva ola de escritores de comienzos de los años ochenta, cuando aparecen las obras de Eduardo Mendoza, Álvaro Pombo, Julio Llamazares, Jesús Ferrero, Vázquez Montalbán o Juan Marsé. Es una época en la que se reivindica el placer de narrar. Han pasado tres décadas desde que se escribió En días como estos, y comprobamos que sigue vigente, que los odios nacionalistas se mantienen intactos y que cualquiera de nosotros podría ser el protagonista.

La autora: Lourdes Ortiz

Escritora, dramaturga, novelista, ensayista y traductora española. Licenciada en Geografía e Historia en la Complutense, profesora de Historia y de Sociología del Arte en la UNED y de la Facultad de Periodismo de Madrid. Fue miembro del comité de lectura del Centro Dramático Nacional y catedrática de Teoría e Historia del Arte en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, que también dirigió. Sus obras teatrales más conocidas son La GuaridaFedra (ambas en Ediciones Irreverentes) Las murallas de Jericó, El cascabel al gato, Penteo, Yudita, El local de Bernardeta A, Electra-Babel, Dido en los infiernos, Olivia y Macedonia y Rey Loco. Ha publicado las obras narrativas Las manos de Velázquez, Ojos de gato, Urraca, La liberta, La fuente de la vida, Antes de la batalla, Andrés García de 19 años de edad, Arcángeles, Picadura mortal y Luz de la memoria, traducidas a diversos idiomas. También publicó los libros de relatos: Los motivos de Circe, la caja de lo que pudo ser y Fátima de los naufragios. Es autora de ensayos como El sueño de la pasión, Rimbaud, Larra, Comunicación crítica o Camas, un ensayo irreverente.

Antonio Miguel Morales presenta el próximo día 17 su obra de teatro "La ciénaga"


"Todo es posible y no", de Julieta Pellicer: Lo que duele y lo que reconforta



Conocíamos la obra de Julieta Pellicer por las antologías en las que ha participado y, por qué no decirlo, en las que destacaba como una luz que algún día quisiéramos que nos iluminase. 
Tarda el deseo en convertirse en realidad, y es eso justamente lo que le confiere la fuerza de deseo. Y deseo precisamente era lo que muchos lectores sentíamos ante la esperanza de que Julieta Pellicer se decidiese a sacar su primer poemario.

La espera ha valido la pena y estas, apenas 50 páginas, se derriten en la boca de los que nos consideramos gourmets poéticos.  En ellas la poeta se afirma en un universo en el que los sentimientos prevalecen y en donde la gravedad de sus palabras admiten la única certeza de que todo es variable, de que la certeza no es única.

INTRUSO
Según el principio de incertidumbre
este amor está vivo
y está muerto.
Porque nadie nos busca
y no quedan cárceles ni fotografías.
Pero si un ojo asoma
al abismo perenne que nos guarda
y al mirarnos nos ve,
quizá vea en nosotros
un amor que está muerto
o está vivo.

 

Bajo el título de Todo es posible y no se esconde la advertencia de que hemos de asumir todas las posibilidades: lo posible y lo imposible, lo real y lo fabuloso, lo que duele y lo que reconforta. Porque cualquier acontecimiento, por pequeño que sea, resulta mucho más maleable de lo que parece: si lo maniobramos en abstracto descubriremos sus muchos sentidos, sus muchas y paradójicas significaciones.

Julieta Pellicer juega con las palabras, con el propio concepto de la poesía y la vida para empezar de cero. Quiere un mundo sin trampas, sin más dimensión que la de los sentimientos. Y quiere, además, ponérselo difícil, remontar cuantas adversidades le salgan al paso en el proceso para así hacerse fuerte, como un muro panorámico. Ese es el método de Julieta para pertenecer (para pertenecerse): antes de decir siente necesidad de conocer la naturaleza de aquello sobre lo que va a decir. La unidad en la otredad. Porque el amor, reconozcámoslo ya, se piensa más largamente que se vive. Y es, además, quien da a menudo sentido a la palabra yo, tan solitaria, tan desvaída.


 Hemos conversado con Julieta Pellicer, quien nos sumerje en su creación, en sus contradicciones y en lo que encierra la palabra.

—¿Qué va a encontrar el lector en Todo es posible y no? ¿De dónde surge el título?
Con este libro no puedo ofrecer al lector ninguna certeza; más bien, me gustaría invitarle al terreno de la duda. Quisiera que se sumerja conmigo en las aguas pantanosas de la contradicción, ayudarle a descubrir todo un mundo de posibilidades. El título “Todo es posible y no” surge del hallazgo de la única conclusión a la que he llegado tras la escritura del poemario: la de que todo es, a la vez, real e imaginario, que todo tiene poca y, a la vez, demasiada importancia.


—En el prólogo Rafael Espejo comenta que usted quiere un mundo sin trampas, sin más dimensión que la de los sentimientos. Y quiere, además, ponérselo difícil, remontar cuantas adversidades le salgan al paso en el proceso para así hacerse fuerte. Suena a que es usted extremadamente sensible, ¿es por eso por lo que escribe poesía?
Creo que sí es necesario cultivar una cierta sensibilidad para escribir poesía. Y el mundo frívolo en el que vivimos nos lo pone difícil. Emocionarse ante la belleza, poner mucha atención en el detalle, sentir miedo a lo desconocido o dejarse guiar por un impulso sincero, son cosas pasadas de moda. Estamos acostumbrados a vivir detrás de una máscara, nos aterra la idea de exponernos con honestidad. Y a los que somos demasiado sensibles nos cuesta encontrar nuestro lugar en el mundo, nos cuesta encajar en la sociedad de las verdades a medias. Por eso, quizá, buscamos un vía de escape, una forma de conexión con el fondo de nosotros mismos. Para mí esta conexión sucede a través de la poesía.


—¿Cómo convencer a los que dicen que no leen poesía porque no la entienden?
Creo que para leer poesía no hace falta entenderla. Ni siquiera creo que haga falta para escribirla. Uno se puede acercar a un poema como un ejercicio más emocional que intelectual, disfrutar del sonido de las palabras, de los versos, de cada imagen. La poesía tiene una capacidad de trasladarnos a terrenos oníricos y es mejor rendirse y dejarse llevar: sin resistencia, sin miedo, vaciando la mente de expectativas. Siempre vamos a encontrar versos incomprensibles pero no importa, porque otros provocarán una mágica sugestión hacia los laberintos de nuestra propia memoria.

—Es usted meticulosa y muy cuidadosa eligiendo cada palabra de los versos. ¿Es un reflejo de su forma de ser?
Definitivamente no. Más bien se me acusa de mi falta de método para enfrentarme a los quehaceres cotidianos. Soy dispersa, desordenada y me cuesta concentrarme en una misma tarea durante mucho tiempo. Mi forma de ser es más intuitiva que racional.

—¿Cuál es su metodología en el proceso de creación?
 Para crear un poema lo hago siempre desde la búsqueda: me hago preguntas, imagino posibilidades. Dedico mucho tiempo hasta encontrar la palabra exacta que, sin embargo, suele aparecer cuando menos lo espero, cuando me separo del texto. Confío plenamente en la intervención del azar en el proceso creativo; y no me avergüenzo de ello, al contrario, disfruto muchísimo ante un hallazgo casual. Por ejemplo, muchas veces utilizo palabras recortadas de revistas que extiendo sobre mi mesa, las muevo sin orden hasta que aparece ante mis ojos el verso que me faltaba.


—¿Cómo ve el papel de la métrica y la rima en la poesía contemporánea?
En la poesía contemporánea resulta raro encontrar versos que rimen. Sin embargo sí aparecen ciertas métricas en muchos poetas de hoy, de una forma, quizá, menos rígida, pero que denota la influencia de lecturas tradicionales. Creo que no es necesario el rechazo a la métrica o a la rima en la poesía: pueden convertirse en poderosas herramientas de experimentación y de ejercicio literario.


—Además de poeta, es usted fotógrafa. ¿Son sus poesías una forma de encerrar la imagen, y las fotos una voz en relieve?
Bajo mi punto de vista la fotografía y la poesía son dos formas de expresión muy similares. Ambas tratan de contar el mundo a través de lo mínimo, de la palabra exacta o del momento preciso. Escribir un poema o hacer una foto son ejercicios de síntesis, de búsqueda de lo esencial: son una forma de renunciar a todo lo innecesario. Para mí escribir una novela o hacer cine pertenecen a otra esfera completamente distinta de la creación en la que, de momento, nunca me he atrevido a adentrarme.

—¿Qué recomendaría a los jóvenes que empiezan a escribir?
Les recomendaría que no hagan demasiado caso de los consejos de otros escritores. Que se dejen llevar por su propia intuición, que ya habrá tiempo de corregir, de cambiar de normas, de sentir vergüenza. Les diría que lean todo lo que puedan y que vivan el ejercicio de escribir como un juego, que experimenten sin miedo, que no abandonen el entusiasmo y que no se dejen influenciar por una crítica destructiva.


Más información: http://www.cuadernosdelaberinto.com/Poesia/julieta_pellicer.html




JULIETA PELLICER
(Madrid, 1984).
Poeta y fotógrafa, licenciada en Bellas Artes, Máster en Estudios Literarios.

Compagina su labor creativa, literaria y plástica, con la docencia: imparte clases de fotografía y de escritura creativa en diversos centros. Ha realizado varias exposiciones individuales y participado en muchas muestras colectivas.

Ha participado en las antologías Amor: Poesía amorosa contemporánea (Cuadernos del Laberinto. 2014); Atlas poético. Viajeras del siglo XXI (Cuadernos del Laberinto, 2013); La escombrera. Poesía en el entorno, prologado por Niall Binns (Ed. Legados, 2011). Ha publicado también poemas y artículos en diversos medios: Periódico de poesía (UNAM, México), La Estafeta del Viento (Revista de poesía de La Casa de América), Revista Paraíso (Jaén), Boletín Ponte las Gafas (Cáceres), etc. Ha participado en varios cursos y talleres de poesía con Luis García Montero, Benjamín Prado, Ada Salas, Niall Binns o Jordi Doce, entre otros.

En 2014 recibe el primer premio de poesía del Certamen de Jóvenes Creadores de Ávila. En 2008 recibe la Beca de Creación Literaria en la modalidad de poesía de la Junta de Extremadura.

"Homenaje a un sonido", de Santiago González-Varas Ibáñez




Llega a las librerías HOMENAJE A UN SONIDO, (editorial Cuadernos del Laberinto. Madrid 2015)  la última obra del jurista Santiago González-Varas Ibáñez, quien desarrolla una labor literaria, casi filosófica que se centra en las sensaciones intelectuales, el llamado "Sensacionismo", que  consiste en una forma de ver la realidad centrándose en las sensaciones que produce, una forma genuinamente intelectual de acercamiento a aquélla, desinteresándose por aquello que no produzca sensación. Además de la forma en que el arte puede representar lo social, es una manera también de acercarse al arte mismo, e incluso de explicar (como veremos después) la sociedad de nuestro tiempo. Un antecedente sería Fernando Pessoa (Reis y Caeiro) cuando proclama el principio de la supremacía de la sensación, ya que la base de todo arte y de la realidad misma es la «sensación intelectualizada»,




El personaje de  HOMENAJE A UN SONIDO descubre su existencia a través de un sonido musical, y gracias a este hallazgo la percepción de mundo exterior e interior adquieren significación. 
González-Varas nos pone de cara ante la pregunta central de esta obra ¿La realidad precisa ser creada? y va desarrollando una compleja red de respuestas, suposiciones, afirmaciones y deducciones que llevan al lector a adentrase en espacios novedosos sobre el pensamiento y la fuerza del mismo convertido en sensación, en emoción.

 
¿Indignación ante la belleza imposible?, ¿imposibilidad de un mundo verdadero?, ¿insatisfacción por no poder llegar a otra afirmación? Aquí tiene el lector su deseo cumplido, ver cómo, en efecto, existe una realidad superior que es cierta y que vence sobre la realidad material.
Una nueva forma de misticismo no necesariamente religiosa. El descubrimiento de ciertas sensaciones es el medio más certero de la realidad de uno mismo y de las cosas
 Hemos podido charlar con el autor, quien nos explica en profundidad el sentido de “Homenaje a un sonido”, tanto en su vertiente literaria como desde el punto de vista de la creación.
—¿Qué va a encontrar el lector en “Homenaje a un sonido”? ¿De dónde surge el título? 
Encontrará por ejemplo el invento de la “realidad creada”: las fronteras entre el artista y el espectador se diluyen y yo creo que mi obra es sobre todo un homenaje al “receptor de cultura” que se crea su propia realidad. Esta es la función del arte. En un mundo en que el ciudadano está perdido, convertido en un ser anónimo y anodino, privado de la posibilidad de realizar grandes cosas (a diferencia de las generaciones pasadas), la única salida que veo es esta. “Homenaje a un sonido”, aunque de corte clásico, expresa un sentir de su tiempo y la posible solución para superar esa sensación que provoca la realidad de hoy. Me ha sorprendido ver recientemente en youtube, aunque sea en un puro plan de divulgación,  programas sobre cómo un puede “crearse su propia realidad”… Las ideas de cada época están en el aire y los escritores las cogemos por intuición. Los dramaturgos dicen lo mismo, hay que dar una salida al individuo de hoy de esta misma forma.
“Homenaje a un sonido” expresa también una paradoja: lo más real es un sonido, pese a que este se manifiesta solo a través de instantes poderosos. Querría entonces mantenerme en ese lugar de forma permanente, no lo consigo, pero así todo (aunque sea solo mediante instantes) esto es lo más veraz y real a lo que podemos llegar. El título pues es simple expresión de estos hechos.

—Es usted el máximo exponente del  «SENSACIONISMO»? ¿Cómo surgió este concepto? 
Supongo que, como todos los inventos, en parte del azar. En mi caso, lo cuento en “Homenaje a un sonido”: uno tiene una experiencia mística captando el sentido del mensaje musical. Me pregunto qué es eso. Indago, descubro una sensación poderosa, lo único que siento como real. A partir de ahí el mundo da vueltas en torno a esa sensación musical o artística. Todo lo que me interesa es descubrir eso mismo en la realidad convencional o material. O es eso mismo o no satisface. El sensacionismo, según yo lo entiendo, tiene referencias en la historia y en otros autores (lo he explicado en otros libros anteriores) pero, tal como yo lo desarrollo, es un concepto en efecto nuevo.

—¿Qué tal lleva que le tachen de “raro”? 
Perfectamente, siempre lo fui. Lo único, que mi rareza es puramente intelectual. No necesito formas extravagantes para ser raro, lo soy por naturaleza. Todo lo que he hecho en mi vida ha sido desarrollar el personaje que llevo dentro, ese que me sonríe a veces. El sensacionismo lleva a situaciones raras, al subordinar la palabra a la sensación. Habría mucho que hablar de esto.

—¿La belleza no es un concepto frívolo, es la profundidad de la inteligencia? 
La frivolidad yo creo que es una inteligencia a medio hacer. No está mal la frivolidad. Sobre todo por las mañanas tiene más mérito, por la noche es más fácil serlo. No obstante, hay algo por encima de la frivolidad, las claves de la sabiduría; que se dejan ver mal, cierto, pero es preciso intentar captarlas en los instantes que se manifiestan. La belleza hay que verla desde fuera, si estás inmerso en ella no la captas. En eso sí es verdad que la frivolidad ayuda.

—¿Cómo convencer a los que dicen que no leen poesía porque no la entienden? 
Si lo dicen será por algo. Lo mío no es poesía, es antipoesía. Es poesía en tanto en cuanto los extremos se chocan. Al final quizás es lo más poético. No me atrevo a decir que soy un poeta aunque lo que hago es poesía.

—¿Cuál es su metodología en el proceso de creación? 
Buena pregunta. En mi caso, mi método fue musical. Oigo, proceso interiormente la sensación, y la paso al papel tal como suena. Traducida en palabras, a veces la palabra queda totalmente subordinada a su misión: crear una determinada sensación. Abuso de este método que a veces lleva a un absurdo místico.

—¿Cómo ve el papel de la métrica y la rima en la poesía contemporánea.
El problema de fondo es que, con rima o sin rima, llega mal al público y esto tiene unas causas que explico también en otros libros que están a punto de salir donde intento hacer ver que la cultura es la gran farsa de Occidente (“La imposibilidad de la cultura”).

—Además de poeta, es usted catedrático de derecho ¿Logra transmitir a sus alumnos la pasión por las letras? 
Creo que sí. Transmitir esas sensaciones que hay por debajo de las leyes, de las sentencias, de los hechos, de las personas que están en ello, consigue transmitir el sentido real de las cosas. Tener dos almas (la jurídica y esta otra) siempre es bueno. Creo que además la dimensión que aporta el Derecho, para entender el arte, es crucial. Todos estos temas los abordo en distintas publicaciones que van a salir de golpe estos días, después de haber estado años escribiéndolas al mismo tiempo durante muchos años. Curiosamente hoy se publica con Civitas “Juicio a un abogado incrédulo”, una obra extravagante para todos sobre la justicia y las sensaciones.

Pero “Homenaje a un sonido” está por encima de todo esto, intentando superar la realidad (ese es su encanto, ese imposible) y haciendo ver que lo importante es esa musicalidad del mundo, esa descripción de estados místicos. Aunque me gustaría que esa realidad superior que se intuye fuera permanente, y no solo instantes, es lo más a lo que uno puede llegar.



Más información: Editorial Cuadernos del Laberinto
Coleccción ANAQUEL DE POESÍA, Nº 49
60 páginas • I.S.B.N: 978-84-944752-6-9 • 10€



Santiago González-Varas Ibáñez
Palencia (1965). 
Lo que siempre quiso fue escribir libros, por eso, al terminar Derecho, se centró en la enseñanza universitaria a fin de poder dedicarse a la escritura. Quizás gracias a ello, llegó a ser Catedrático de la Universidad de Alicante.Sus trabajos revelan una vocación poética de fondo que intenta descubrir las claves de la realidad artística o intelectual. Desarrolla el género llamado «SENSACIONISMO», una sucesión de claves de pura y constante inspiración musical, que intentan trasladarnos a la realidad material. Esto le lleva a escribir a veces de forma extraña, pero le consuela ver que, de tales estilos «raros», la literatura está llena (Pessoa, Hölderlin o Nietzsche podrían ser algunos de sus referentes clásicos). Dentro de esta línea se sitúan sus obras La búsqueda intelectual de lo trascendente, La imposibilidad de la cultura, El sensacionismo, La segunda realidad o el reciente Homenaje a un sonido.
También ha cultivado el ensayo en España no es diferente o Discurso a Hispanoamérica y España.
Además, es Doctor en Derecho ,no sólo en España sino también en Alemania. Ha obtenido cuatro Premios Nacionales, ha sido asesor de instituciones relevantes y Becario Humboldt.