Presentación de "Novelas reunidas". Lourdes Ortiz destaca el estilo ágil y arrollador de Miguel Ángel de Rus e Isabel Gª Regadera los diferentes planos de lectura

De izquierda a derecha Miguel Ángel de Rus, Isabel García Regadera y Lourdes Ortiz

MAR. Editor ha presentado el nuevo libro de Miguel Ángel de Rus Novelas reunidas, en la Librería Bruma de Madrid. Presentaron el libro: La escritora Lourdes Ortiz, La periodista de Onda Madrid Isabel García Regadera y el autor. La actriz Claudia Sánchez interpretó diversos pasajes de las obras.
            La escritora Lourdes Ortiz, afirmó: “En Novelas reunidas destaca la fuerte visión personal del autor, una cosmovisión propia. El estilo ágil y arrollador de Miguel Ángel de Rus destaca sobre todo en su novela Dinero, mentiras y realismo sucio, en el que nos ofrece dos formas de ver la realidad: a través de las vivencias del protagonista, y a través de los relatos y artículos del propio protagonista que van apareciendo a lo largo de la novela. Lo novedoso de esta propuesta es que la historia nos llega a través del protagonista y de sus propias obras, con dos perspectivas diferentes. De Rus nos ofrece una visión ácida de la sociedad norteamericana de la época y ha resultado ser un anticipo de lo que sería la sociedad europea actual, que se parece mucho a la que el autor describe. Con De Rus me pasa como con Houllebecq, que escriben muy bien pero que a veces me sacan de mis casillas por su visión del mundo”.

Isabel García Regadera y Lourdes Ortiz

            Para la escritora “hay que valorar especialmente la capacidad de introducirnos a través de su mirada en ciudades como París, Viena o Nueva York, no sólo descubriéndonos rincones desconocidos, sino que nos ofrece una nueva perspectiva en la que se funden lugares, libros, música, comidas, que confirman el amor de Miguel Ángel de Rus por la tradición cultural occidental, no como algo pasado, sino como proyecto de futuro”.
            Para la periodista Isabel García Regadera: “De Novelas reunidas destaco la cantidad de lecturas, de planos, de capas, que hay en cada texto. De Rus no se queda en la anécdota de los personajes, sino que profundiza hasta lograr incitar al lector a que se plantee cuestiones en las que antes no había pensado. Es extraordinaria su mezcla de profundidad y ligereza en la lectura. Puedes quedarte en sus novelas en una primera lectura, con la anécdota, o pasar a un segundo nivel y disfrutar de los planteamientos novedosos que te ofrece sobre la realidad. O incluso ir más allá y aceptar el replanteamiento del todo que el autor te propone. De todas ellas destaco Europa se hunde, por la descripción brillante que De Rus hace de cómo el muchacho marroquí debe ir dejando a un lado a lo largo de los años sus raíces, todo sus valores, sus creencias, para poder adaptarse al mundo moderno al que ha llegado, lo cual no es sólo lo que le sucede al protagonista, sino una metáfora de las sociedades actuales, que han olvidado su historia y sus valores”.

De izquierda a derecha Miguel Ángel de Rus, Isabel García Regadera, Lourdes Ortiz y Claudia Sánchez.

Añadió que “Es Miguel Ángel de Rus un guía que nos planifica un viaje que arranca desde la más completa tradición intelectual y nos lleva hasta los destinos más inesperados. Quizá porque tras  la lectura de su obra es inevitable seguir dándole vueltas a algunos de los planteamientos que nos ha hecho. Nos deleita con metaliteratura disimulada en las páginas de sus libros, entre las vivencias de personajes. No quiero redundar demasiado en lo que otros acertadamente ya han dicho, pero lo que está claro es que estamos ante un autor con personalidad, que pone en tela de juicio sin pudor los llamados valores modernos, que invita a la reflexión sobre la necesidad o conveniencia de volver a humanizarnos, que destaca el papel de la cultura en este necesario proceso, que divierte con sus sátiras y parodias, que incluso educa o forma al lector, muchas veces desde la mordacidad. No se queda en la superficie de las cosas, ahonda, bucea hasta la apnea. Prepárense para un viaje, que de ninguna manera les dejará indiferentes”.
            La actriz Claudia Sánchez hizo una acertada y atractiva lectura dramatizada de dos textos del libro: el inicio de la nouvelle “Cuando entregarme a los hombres era la única venganza”, y el relato final que Martin White, protagonista de “Dinero, mentiras y realismo sucio”, escribe casi al final de su libro.

Primera lectura dramatizada de Claudia Sánchez, de izquierda a derecha Miguel Ángel de Rus, Isabel García Regadera y Lourdes Ortiz

Se reúnen en este volumen cinco novelas publicadas por Miguel Ángel de Rus en los últimos 20 años: Europa se hunde, la historia de un joven norteafricano que llega a España buscando fortuna y se encuentra una realidad que no esperaba, la necesidad de perder sus raíces si pretende integrarse en el nuevo mundo; Dinero, mentiras y realismo sucio, las vivencias de un crítico literario norteamericano reconvertido en estrella de la novela del realismo sucio, ejemplo de american way of life, y abducido por la fama; Cuando entregarme a los hombres era la única venganza, la afrenta que una joven parisina hace a sus padres y su novio, enriquecidos con la guerra a partir de las caída de las Torres Gemelas, una sátira sobre un mundo sin valores y en el que sólo existen los intereses; Patria, una novela breve sobre el delirio nacionalista en un territorio recién independizado, y Bäsle, mi sangre, mi alma, la recuperación de la historia del último descendiente de Mozart que establece un paralelismo entre la relación amorosa que tuvo Mozart con su prima Maria Thekla y su propia vida.

Francisco Legaz, Chema Rodríguez Calderón y Miguel Ángel de Rus




Chema Rodríguez Calderón. Vera Kukharava y Miguel Ángel de Rus


Parte del público asistente al acto se reunió al final del acto, entre ellos los escritores Francisco Legaz, la traductora Sara Sánchez Rivas, el dramaturgo Chema Rodríguez Calderón, los escritores Juan Patricio Lombera y Belén Rodríguez Quintero, y las actrices Irne Martín y Claudia Sánchez.

Fotografías de Vera Kukharava y Chema Rodríguez Calderón

Antonio Miguel Morales Montoro presenta en Morón La milonga del destierro y los días azules

El viernes 25 de noviembre tuvo lugar la presentación del nuevo libro de Antonio Miguel Morales Montoro, La milonga del destierro y los días azules, aparecido en Ediciones Irreverentes.
            El acto se celebró el Círculo Mercantil de Morón de la Frontera a las 21:00 horas. Se hizo una lectura dramatizada del texto parte de Teatro Almazara, con el acompañamiento al cante de José Tambora y el toque de Pepe “El Francés”. El acto contó con numeroso público a pesar de la lluviosa noche. La presentación fue conducida por Jacobo Vega, responsable de Agenda Atalaya y miembro de Almazara Teatro, contando también con Alonso Amaya, director del grupo de teatro local.
Foto publicada originalmente por Morón Información
            Antonio M. Morales, autor infatigable, ha presentado a los pocos días La milonga del destierro y los días azules, en la sede del SAT (Sindicato Andaluz de trabajadores) de Morón (viernes 9 de diciembre, 20.00 horas en el CSO Julio Vélez) y en Los Molares (domingo 11, 12.00 horas). Contó con una lectura dramatizada a cargo de Almazara Teatro y el cante de José Tambora.

            La milonga del destierro y los días azules, que ha merecido el Accésit del XI Premio El Espectáculo Teatral, y Epifanía de la marabunta, finalista en el Certamen de Dramaturgias Emergentes de LANAU se presentan en un mismo volumen, y se insertan en la Tetralogía de la Frontera junto a La ciénaga -editada también por Ediciones Irreverentes- y Nicanor y la Belladona, obra aún inédita.

            En La milonga del destierro, Antonio Miguel Morales se sitúa en la historia cercana para refl exionar sobre el drama de las personas que buscan refugio. Esta vez, la peripecia concreta del exilio de la familia Machado y la muerte del poeta en Colliure sirven al autor para dar fe de unos hechos que se repiten cruentamente. Con una dramaturgia que se construye a través del paralelismo, no es difícil que el lector se encuentre de pronto inmerso dentro de un juego de espejos, donde el Madrid asediado por las tropas de Franco en 1937 puede ser la Alepo contemporánea, y los últimos días de la familia Machado pueden reflejar los de cualquier familia siria atrapada en la frontera

M.A.R. Editor presenta el nuevo libro de Miguel Ángel de Rus “Novelas reunidas”. El miércoles, 14 de diciembre, 19,30h, en Librería Burma, Madrid

M.A.R. Editor tiene el gusto de invitarte a la presentación–lectura dramatizada del nuevo libro de Miguel Ángel de RusNovelas reunidas.  El próximo miércoles, 14 de diciembre, a las 19,30h, en la Librería Burma, C. Ave María 18, Lavapiés, Madrid.
    Presentarán el libro:
La escritora Lourdes Ortiz, La periodista de Onda Madrid Isabel García Regadera y el autor.
   La actriz Claudia Sánchez interpretará diversos pasajes de las obras. Una fiesta literaria con unos vinos al final.

Se reúnen en este volumen cinco novelas publicadas por Miguel Ángel de Rus en los últimos 20 años: Europa se hunde, la historia de un joven norteafricano que llega a España buscando fortuna y se encuentra una realidad que no esperaba; Dinero, mentiras y realismo sucio, las vivencias de un crítico literario reconvertido en estrella de la novela del realismo sucio, ejemplo de american way of life, y abducido por la fama; Cuando entregarme a los hombres era la única venganza, la afrenta que una joven parisina hace a sus padres y su novio, enriquecidos con la guerra; Patria, una novela breve sobre el delirio nacionalista en un territorio recién independizado, y Bäsle, mi sangre, mi alma, la recuperación de la historia del último descendiente de Mozart.

Sobre la obra narrativa de Miguel Ángel de Rus afirma Luis Landero: "Sería muy difícil encontrar en la actualidad un escritor con una personalidad literaria tan fuerte como Miguel Ángel de Rus". Para Luis Alberto de Cuenca, es "Deliciosamente entretenido, capta el interés del lector de una manera poderosa, tiene una enorme intención moral, pero además es tremendamente ligero. Y decir que es ligero es un elogio, una cualidad superior". El cineasta y Académico Manuel Gutiérrez Aragón afirmó: "Cuando Miguel Ángel de Rus escribió Europa se hunde el título podía parecer exagerado, pero ahora vemos que lo que se muestra en esta buena novela se está cumpliendo. No sólo es una gran obra, sino que ha demostrado tener valores premonitorios". Para Juan Van Halen, "Miguel Ángel de Rus es el único autor esperpéntico que hay en la actualidad. Se aprecia en su obra una clara influencia de Valle-Inclán y de Boris Vian".
Para definir la personalidad del autor, cabe citar al periodista José Cavero, "se sitúa en la viejísima y muy digna senda de los Juvenal y Quevedo", y al escritor Pedro Amorós, "lo que verdaderamente seduce del escritor madrileño es su capacidad para crear una narrativa de altos vuelos que, sometiéndose a una gran tradición castellana, apela a un juego entre realidad y ficción, que se convierte en el soporte literario del discurso".
¿Cuál es el nexo de unión de las cinco novelas? Un estilo y una nueva mirada con la que el autor deconstruye la realidad que hemos visto tantas veces que ya ni la examinamos, y nos la ofrece desde una nueva perspectiva, mostrando como nuevo lo cotidiano y llevándonos a comprender que vivimos en un mundo de sombras y falsedades que contemplado desde otra perspectiva resulta a veces vacío, a veces ridículo, siempre sorprendente.
Para el escritor Fernando Alonso Barahona: “He leído con fruición esas novelas reunidas este verano sintiéndome atrapado por su mundo particular, por el retrato de personas y sociedad, por la formidable incorrección política y acerva crítica social que despliega, por el erotismo a veces cínico a veces divertido que caracteriza a sus personajes. Y por si fuera poco el estilo literario fluye directo, sin corsés burocráticos, se entromete en la piel del lector a la vez que revela sus influencias  de todo tipo,  Valle Inclán y Vian han sido citados, pero también Salinger cuyo Guardián en el centeno salpica las páginas de “Dinero, mentiras y realismo sucio”, tal vez la más brillante y completa de las cinco.  Y encontramos a Blasco Ibáñez en las páginas asaeteadas de “Patria”, y a Quevedo y Jardiel Poncela y Billy Wilder…  pero todo ello bajo el prisma personal y sarcástico de su autor”.
Afirma sobre Dinero, mentiras y realismo sucio el escritor Pedro Pujante: “Todo lo que ocurre a Martin White es patético, es decir, banal y atroz a un mismo tiempo. Pero también excitante y hasta cierto punto glamuroso. Vive la vida como un animal eléctrico, a gran velocidad, explotando cada molécula del placer, el lujo, el éxito, la perversión, el desdén, el sexo…incluso el amor. Se siente superior al propio arte. Crea textos de una suciedad inaudita y es leído por millones de seres humanos que, para él, habitan una burbuja por debajo de su pedestal hollywoodiense. Porque más que un escritor a sueldo, White surca los días envuelto en la espuma de los divos, de las estrellas rutilantes del parnaso de Hollywood. Los lectores acompañaremos a este antihéroe letraherido en una sátira en la que Miguel Ángel de Rus descompone la sociedad americana, la sacude de su falso sueño y nos la presenta como lo que en realidad es: una jungla despiadada en la que algunas especies medran a costa de las demás, en una cadena trófica de alimañas contra alimañas, marcadas por la antropofagia social, por los vicios y el consumismo. El lector reirá a carcajada limpia, pero el poso último del relato es devastador, agridulce, terriblemente desabrido. Martin White, en su descenso a los últimos círculos del infierno, conocerá el amor y de algún modo la redención”.
El escritor Pedro Amorós destaca también la misma novela por sus valores “Es curioso observar cómo la visión del mundo y de la literatura que nos ofrece De Rus a propósito del modelo estadounidense se ha trasladado a la vieja Europa, lo que convierte a Dinero, mentiras y realismo sucio en un libro de enorme actualidad. La literatura como negocio está a la orden del día, la mayor parte de los libros de éxito tienen una estructura calculadamente repetitiva y la falsedad en la cultura y en el arte lo inunda todo. No es casualidad que De Rus haya elegido como compañeros de viaje y amigos del escritor Martin White a un falso pintor, a un falso actor y a un falso escultor. Todos estos personajes son un reflejo del fracaso de la cultura moderna y, aún más, son personajes carentes de moral, de escrúpulos, el vivo retrato de una sociedad y una época decadentes. En la ciudad de Nueva York, Martin White escribe libros para la mayoría, literatura que no dejará huella, vive a todo tren, gozando de las más bellas mujeres. Martin White cumple el auténtico sueño americano, pero en una vida que está completamente dirigida, tal como nos recuerda De Rus, cualquier desliz puede provocar la caída. Todo es tan frágil. Y tan falso”.


Tienes toda la información en

Regresan "LOS VIEJOS PAPELES", de David G. Panadero



Con la ocasión de la presentación el próximo jueves de la novela negra "Los viejos papeles", de David G. Panadero hemos entrevistado al autor, quien de primera mano nos ha contado los secretos de su escritura.
 —¿Cómo surge la idea de esta segunda edición revisada de “Los viejos papeles”, qué va a encontrar el lector bajo este título?
La idea surge en una conversación con Carlos, director de la colección Estrella Negra, y Alicia, editora del sello. Coincido con ellos en actos culturales, y también los organizamos juntos. Y nos gusta charlar en bares de ambiente selecto. Cuando hablamos de colaborar les pedí que leyeran mi novela y la conclusión lógica de todo ello es esta edición.
Los viejos papeles es, como dijo un amigo, un western que desemboca en la tristeza. Es decir, una novela negra protagonizada por gente corriente pero a su manera leales e insobornables. Gente que por su exagerado idealismo está fuera de tiempo y fuera de lugar. Y ni con esas tiran la toalla.
“Los viejos papeles” es un homenaje a las revistas de kiosko, las revistas de “a duro”. ¿Es también un homenaje al pasado?
Fíjate, yo mismo como lector utilizo la literatura como vínculo y evocación del pasado. Las novelas de kiosko, con su despampanante humildad, con su desarmante ingenuidad, son un testigo de primera de una época, una forma de vivir. Me interesa recuperar ese legado sin humor ni nostalgia, con toda la dureza que tenían las historias de aquellos que escribían de sol a sol, escondidos bajo un seudónimo. Me gusta mirar al pasado siempre y cuando en esa mirada no haya simplificación o nostalgia complaciente.
El libro está dedicado a su madre, sin embargo en la primera línea se la carga. ¿Cómo es eso?
 Se me ocurrió el argumento de Los viejos papeles saliendo de casa de mi amigo Carlos Pérez Merinero. Pensaba que en términos de ficción, la amistad entre maestro y discípulo daba juego. Sobre todo si consideramos todas las zonas de sombra del maestro y la sugestión e imaginación del discípulo, que puede redescubrir acontecimientos enterrados del pasado. Muertes que no interesaron a nadie. Escribí la novela durante los últimos meses de vida de mi madre. Y como en las buenas conversaciones, lo verdaderamente importante salió a relucir, se quiera o no. De forma que al final, con el tiempo, me doy cuenta de que hablaba más de mi madre, o en un sentido metafórico, de la madre. Y que esos enigmas del pasado eran un pretexto para rendir homenaje a una mujer sufrida, fuerte y luchadora como lo fue mi madre.
Puede decirse que “Los viejos papeles” es una novela negra  poco ortodoxa en donde los sentimientos juegan una de las partidas principales. ¿Es usted un gran sentimental?
Soy un gran sentimental. Claro. Muy observador, bastante obsesivo y con capacidad de análisis. También tengo mi punto de mal humor, pero te recomiendo que no intentes buscarlo, que lo dejes estar… Pero sí, básicamente al final, siempre me dejo llevar por alguna pequeña pasión. De lo contrario, si algo no me motiva o no me sale de las tripas, seguramente lo abandono a mitad de camino.
Aparte de escritor, es usted el director de la revista “Prótesis” especializada en novela negra. ¿Cómo acogen los lectores estas revistas tan especializdas? ¿Goza de buena salud en España este género?
Tanto lectores como editores y gestores culturales de todo tipo han recibido siempre muy bien Prótesis, la revista. Sobre todo porque somos pioneros. Llevamos ahí desde 2002. Y les suele interesar el diálogo que creamos, ya que el tiempo nos ha convertido, tanto a mí como a mis amigos y colaboradores, en especialistas.
En España llevamos viviendo un boom de la novela negra desde hace más de diez años. Hay buenos escritores y buenos foros. También se encuentran trabajos mejorables. Pero el mero interés por el género, al margen de un debate sobre calidades, demuestra, al menos a mi parecer, que los puntos de vista marginales y los fenómenos extremos, que antes solo comprendíamos y aceptábamos, incluso disfrutábamos, una minoría, ahora resultan interesantes para casi cualquiera. La gente se ha familiarizado con el crimen y las conspiraciones políticas. Así que seguramente es nuestro momento.
Recomiéndenos autores del género españoles.
Mis autores favoritos son los de la Transición. Andreu Martín, Jaume Fuster, Francisco González Ledesma, Carlos Pérez Merinero… También el veterano Francisco García Pavón. Si tengo que citar a alguien de ahora, es Óscar Urra sin lugar a dudas el que más me interesa.

"Los viejos papeles", de David G. Panadero

El pasado es como un perro rabioso.
Arturo Iglesias es un joven periodista que, como la mayoría, tiene una vida laboral marcada por la inestabilidad. La reciente muerte de su madre supone un cambio radical en su vida, una especie de liberación que le mueve a emprender su proyecto más personal: un gran reportaje sobre las novelas de bolsillo en los tiempos de Franco.
Eso le lleva a conocer al viejo escritor Mateo Duque, autor de decenas de novelas «de a duro» bajo el pseudónimo de Matt Duke. El pasado se disfraza de casualidad para reunir a estos hombres que, poco a poco, van descubriendo que algo les une: un suceso acaecido años atrás, en los tiempos oscuros. Y desde ese pasado, la traición y la muerte avanzan de la mano hasta alcanzar el presente.
Con un estilo intimista y una prosa directa, el autor combina el mundo interior de los protagonistas con un código de honor insobornable, y nos presenta unos personajes que caen víctimas de sus ideales.
Aprovechando sus extensos e intensos conocimientos de la novela popular española, David G. Panadero nos ofrece una mirada nostálgica pero nada complaciente al mundillo de las novelas de kiosco. Como telón de fondo, el Madrid de tiempos de Franco, los sindicatos y los intentos de convocar una huelga general… Ideales fracasados que arrastran a sus personajes sin remedio.

«Los viejos papeles» es la combinación definitiva de Dino Buzzatti y las películas de Sergio Leone. (LUIS DE LUIS)

«Los viejos papeles» es la novela pulp de los sentimientos. (JUAN SALVADOR LÓPEZ• Estudio en Escarlata)


Más información: 
Editorial Cuadernos del Laberinto. Colección ESTRELLA NEGRA, Nº15
128 páginas • I.S.B.N:978-84-945530-2-8 • 16€
 

Doce meses y un día, de Pilar Pastor

Con motivo de la publicación del poemario "Doce meses y un día" (Editorial Cuadernos del Laberinto), entrevistamos a su autora, Pilar Pastor.

Pilar Pastor acoge al tiempo en su regazo, lo siente, lo piensa, lo tensa ante sus ojos, ávidos de sentir y de saber; ante una conciencia dispuesta a atravesar el límite de la realidad para llegar hasta la otra orilla, donde es posible lograr, en palabras de Cioran, «el estado límite de la sensación», una suerte de éxtasis que consiguen sólo quienes «aventurándose fuera de sí mismos, sustituyen la ilusión cualquiera que fundaba sus vidas por otra suprema, en la que todo se resuelve, en la que todo es superado».Y desde ahí, otros ojos contemplan el transcurrir del tiempo; otros oídos escuchan, atentos al «ulular sin boca».

En «Doce meses y un día» se ponen al descubierto cada una de las estaciones, con sus peculiares cambios, y en sus variadas naturalezas muestran las diversas facetas de un ser que, mediante las palabras que no busca, sino que a él mismo le atrapan, es capaz de apreciar un nuevo universo, desposeído de las pesadas cargas de la realidad sumisa.

Pilar Pastor sabe mirar, mirar para encontrarse, escucharse y escuchar todos los ecos, y sentir el deseo de la palabra para lograr adivinarla, escudriñarla y destilar toda su esencia.




Llega a las librerías su primer poemario “Doce meses y un día”, ¿Qué se esconde tras este potente título?
En realidad es un título “transparente”, si bien es cierto que juega a esconderse tras una denominación que podría sonar casi carceraria. Pero no se trata de una condena, ni de un tiempo pasado que se cuenta en meses, en días o incluso en minutos y segundos por imposibilidad de disfrutarlo, sino todo lo contrario. Cada mes, cada día, cada instante son plenos  y son contemplados, saboreados, estrujados; son los doce meses de un año pensados como una parábola de vida: un inicio casi esbozado a través de los dos primeros versos  y  poco a poco un cuerpo que va creciendo como se crece a medida que pasan los años. Y un día… un día extra que nos permite mirar hacia lo que vendrá

¿De dónde nació ese afán de escritura?
La verdad es que no sabría decir de dónde nació, pero sí sé que es imperativo para mí y que ha determinado muchas de las decisiones de mi vida. Me hice periodista para poder escribir y para cultivar esa pasión con la que convivo desde siempre.  La palabra es en mi opinión el  instrumento más preciso y eficaz que poseemos para la comunicación, incluso para comunicar con nosotros mismos. Muchos de nuestros pensamientos pasan por nuestra cabeza en forma de palabra. 

¿Cuáles son sus referentes en poesía, qué libros son los imprescindibles en su biblioteca?
En poesía he leído y leo sobre todo poesía española. Por mi trayectoria vital, he entrado en contacto también con la poesía italiana y destacaría a Vivian Lamarque, una poeta italiana que he llegado a conocer a través de los libros de cuentos que leía a mis hijas antes de dormir. Admiro la levedad de Wislawa Szymborska y me duele no ser capaz de poder disfrutar de sus palabras leyéndola en polaco. Entre los españoles, no puedo dejar de seguir leyendo a  José Hierro, Gil de Biedma, Claudio Rodríguez, José Ángel Valente  y, sobre todo, a  Antonio Gamoneda. Pero hay muchos libros de prosa que para mí son imprescindibles . Durante los últimos años quizás la intensa prosa de Cormac McCarthy  es la que más me ha interesado:  hay fragmentos que se leen como se lee un poema.

Una duda que todos tenemos: ¿las mujeres que escriben poesía, son poetas o poetisas?
Bueno, la RAE admite las dos formas, así que va en gustos. Yo, la verdad, prefiero “poeta” porque creo que “poetisa” tiene que sacudirse de encima esa connotación de cursilería que  tradicionalmente –y de forma equivocada- se ha atribuido a las mujeres que escriben versos.

¿Qué papel  juega la rima y la métrica en la poesía del siglo XXI?
Encerrar un mensaje en un cierto formato poético no debería escandalizar a nadie en el siglo XXI, visto que hay redes sociales que se han impuesto obligando a restringir nuestras ideas en 140 caracteres.
Por otro lado, la métrica y la rima son instrumentos para permitir a la poesía mantener el cordón umbilical que la hizo nacer unida a la música. Forman parte de la disciplina, aunque el verso libre ha abierto un enorme caudal de posibilidades a la palabra poética. El verso libre es el dodecafonismo de la poesía: bajo la apariencia de una falta de código se esconde el código más potente que es la palabra desnuda.

Últimamente parece que la poesía goza de muy buena salud, se ha relanzado su afición y las cifras de ventas aumentan ¿A qué cree que es debido este despertar poético?
En primer lugar, creo que es una excelente noticia y sobre todo que esto sea tan evidente en España. Yo vivo en Italia y son muchas las personas que me comentan admiradas esta nueva lozanía poética que notan cuando llegan a nuestro país.  En mi caso concreto, y creo que no es el único, la poesía es un buen refugio para encontrar un rincón donde no permitir el paso a todos esos estímulos visivos, sociales e informáticos  que el entorno me ofrece o impone. La única máquina que funciona cuando leo un poema es mi cabeza, un instrumento  más potente que cualquiera de las gafas de realidad virtual que hay en el mercado.  La lectura de un poema nos permite tener entrenada esa maravillosa máquina de imaginación que llevamos sobre los hombros y reconstruir  a través de la lectura algo que nos pertenece solo a nosotros y que irrepetibile: es la artesanía de la imaginación a kilómetro cero.

¿En qué proyectos literarios está trabajando?
En mi libreta tengo varias ideas para desarrollar un pequeño volumen de cuentos, aunque sé que es un género que últimamente no tiene mucho mercado. Además, la edición de este libro me ha animado para recopilar otra serie de poemas que espero poder convertir en un nuevo poemario.



PILAR PASTOR
Nació en Astorga (León), pero vivió en Madrid desde los nueve años. Es periodista y ha trabajado en RNE y RTVE. Es, asimismo, doctora en lingüística aplicada a la enseñanza de la lengua por la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid y actualmente vive en Italia donde trabaja como profesora en la Universidad degli Studi di Trento.

En prensa escrita ha formado parte del equipo de redacción de varias revistas y ha sido jefe de producción de Arena Internacional del Arte y redactora jefe de la revista Diseño Interior. Ha colaborado con diversas publicaciones periodísticas y sigue colaborando con la revista Claves de la Razón Práctica. Ha sido responsable de la página de reseña de libros de la revista Dunia.

Como poeta ha escrito desde su juventud y ha publicado en la revista Amén, en las antologías Enésima hoja (2012) y Bajo la estrella, el viento (2016).  


Más información:
DOCE MESES Y UN DÍA, de Pilar Pastor
Coleccción ANAQUEL DE POESÍA, Nº 62
Prólogo de Nuria Claver
Ilustaciones a color de Maurizio Corradi
Edición bilingüe: EspañoL / Italiano
54 páginas • I.S.B.N: 978-84-945530-5-9 • 11,50 €



Todos los aficionados a la buena poesía están invitados
a la presentación de "Doce meses y un día" en Madrid

Fiesta del teatro en Coslada con la presentación de Tres poemas de mujer, de Fernando Alonso Barahona





Ediciones Irreverentes ha presentado en el Centro Cultural Margarita Nelken de Coslada la obra teatral Tres poemas de mujer, de Fernando Alonso Barahona. Presentó el acto el escritor y editor Miguel Ángel de Rus. Con la actuación de Irene Asensio e Irene Martín, quién interpretó Alfonsina y el mar, para terminar el acto. Sala repleta en un largo acto que unió teatro, poesía y música.

Reportaje fotográfico de la presentación de "Casa de fieras" en Burma





M.A.R. Editor presentó la antología de relatos sobre el concepto de "mujer mala", Casa de Fieras, el pasado viernes, 18 de noviembre, en la madrileña librería Burma, con leno de público y mucha participación
            Participaron en la presentación las escritoras Mariaje López, María Luisa de León, Rosi Serrano y Sara Sánchez Rivas. Moderó el escritor y editor Miguel Ángel de Rus.

            Reportaje fotográfico del acto.

No importa cuándo si hoy es todavía. Poesía de Manuela Ipiña

Sexto Continente, de RNE, ha tenido la oportunidad de charlara con la poeta Manuela Ipiña (Bilbao, 1978), cuyo nuevo poemario "No importa cuándo si hoy es todavía" (editorial Cuadernos del Laberinto. Madrid 2016) acaba de llegar a las librerías de toda España.

 Manuela ríe con toda la risa y llora con todas la lágrimas, cuando hay que hacerlo y cuando hay que escribirlo. Con toda la autenticidad que este mundo necesita.

La poesía de Manuela Ipiña agita las palabras en todos sus significados para que elijas con quién danzas en la pista de tu baile. Escucha, al fondo de la sala, suena todo el tiempo el amor en gerundio mordiendo indiferencias.


No importa cuándo si hoy es todavia es una aventura, un paseo por la sensibilidad, la fuerza, la ironía, la conciencia, la risa, el descaro, la ilusión y su contrario; de encontrar bocas y otras calles, ratones sin salida, bicicletas entre aviones, estrellas y planetas. La Vida en sus matices; La Vida, sobre todo.



Acaba de llegar a las librerías de toda España “No importa cuándo si hoy es todavía” , su segundo poemario tras el éxito de “Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte”. ¿Qué va a encontrar el lector?
 Creo que dependerá de cada persona que lo lea. Cada uno y cada una de nosotras nos quedamos con aquello que resuena con nuestra historia, con algo que vivimos, anhelamos, tememos, algo que nos toca, en definitiva. Encontrará muchas historias, puntos de partida y sobre todo ganas de vivir y valentía; una poesía que reconcilia con la vida y el amor. Todo ello salpicado con alegría, ironía, humor, dobles sentidos, cierto surrealismo y mensajes escondidos. De ahí que pueda tener muchas lecturas y aportar algo nuevo cada vez que se lea. En cualquier caso, poemas que despiertan.

El poemario abre con una cita de Antonio Machado de la que ha extraído el título. ¿Es un homenaje a la poesía clásica? ¿Recupera la prosa y la métrica en este poemario?
Escribiendo estos poemas me encontré sin buscarlo con Antonio Machado en muchas ocasiones. Uno de los títulos que había barajado espontáneamente era precisamente “Días Azules”, y en otros de los poemas me encontré a mí misma hablando del “Camino”. Después de acabarlo, me di cuenta de que no siempre hoy es todavía. Algunas historias siguen vivas en nosotros porque a día de hoy, seguimos sintiéndolas. Otras en cambio, quedan en el olvido y ya no son parte de nuestro presente. 
 
Cuando algo nos toca, no importa cuándo lo hace, sigue en nosotros hasta que deja de hacerlo. Por eso quiero decir que no importa cuánto tiempo haya pasado de algo, si hoy todavía sigue pasando. En cierta manera también es decir que el tiempo no lo cura todo, como suele escucharse. Por mucho que haya pasado, algunas historias se reviven cada día. Que dejen de vivirse en el presente es lo que hará que la herida cierre y que hoy ya, no contenga esos “todavías”.
 
En este sentido, el título tiene una acepción diferente y abre la posibilidad a que pueda o no pueda ser hoy, todavía, algo que ya pasó, de ahí el condicional que cierra la frase.
 
Entiendo la magnífica frase de Machado en el sentido de que siempre estamos a tiempo y lo que importa es el aquí y ahora, lo que vivimos. Sin embargo en nuestro ahora pueden darse cosas del pasado como si fueran presente, porque son todavía y otras en cambio, mueren y ya no son parte de nuestro hoy, no son ahora, no laten ahora.
 
Creo que da para disertar ampliamente y en cualquier caso quería homenajear la figura de Antonio Machado, porque como ya he dicho, me he encontrado con él, sin querer, en numerosas ocasiones, durante el tiempo que estuve escribiendo los poemas. 
 
Recupero la métrica en algunos poemas aunque sigo prefiriendo el verso libre. La prosa poética es un género que también me apasiona y en este sentido creo que siempre estará unido a lo que escriba.

Una de las características de su poesía es que se pregunta por temas poco comunes en este arte, como pueden la profundidad de las dudas, las contradicciones en las que cae la sociedad actual o la simple felicidad. ¿Es un reflejo de su personalidad, de su peculiaridad como artista?
 Sí creo que es uno de los componentes o características de lo que escribo. No concibo escribir sin afrontar lo que cuento desde el punto de vista del conocimiento personal, de la construcción, del verse, del “darse cuenta”. Me han dicho en ocasiones que soy bastante filósofa y estoy de acuerdo. Influye mucho también el hecho de que parte de mi camino vital sea el conocimiento personal y la psicoterapia. Eso me aporta una visión quizá más consciente, de la que tendría si no hubiera sido así, aunque ya desde pequeña iba por esos derroteros.

¿Se da cuenta de que muchos de sus poemas están teñidos por el surrealismo y el sentido del humor?
 Lo sé, a veces es la chispa que nos hace reaccionar, despertar, otras la que mitiga el dolor, le quita hierro, le aporta alegría y apertura de miras. También están en mi manera de ser, de hablar. Una en el fondo, escribe como es. En cuanto al surrealismo, es algo que siempre me ha llamado, innato en mí y creo que le da mucha originalidad.
 Esto hace que los poemas se abran exponencialmente a miles de posibilidades y puedan entenderse de muchas y diferentes maneras. Creo que aporta magia a los poemas y abre la concepción o percepción a mundos paralelos, que quizá también existan.

Da la impresión de que en este nuevo poemario ha evolucionado, su poesía es más madura, más asociada con la realidad en contraposición con la fantasía que reflejaba en el primero.

Supongo que los poemas acompañan y van con la madurez del poeta. Yo siempre he tendido a la fantasía, forma parte de mi carácter. Quizá en este segundo poemario se vean las cosas desde un prisma más sereno y como decía, reconciliado con la vida y el amor, con el suelo que pisamos.

¿Cómo define la poesía?
 No me gusta definirla. Soy contraria a ello. Creo que cada definición encierra una jaula. Siempre es algo vivo, íntimo, que toca, que cuenta una verdad adornada con imágenes, ritmo, música, que impregna los sentidos y encuentra bellas y múltiples formas de llegar al corazón, disfrutando de un camino hecho de palabras que bailan entre sí.

¿Qué le da poesía frente a la narrativa?
 Me da libertad, precisión y rapidez para llegar al mensaje que quiero trasmitir. 
 
Me ofrece caminos y contra picados, juegos de despiste y golpes certeros, me abre a un mundo infinito de posibilidades y da cabida a la magia mediante todas sus figuras. Me da el disfrute  mientras cuento la historia. Me conecta con el sentir y me ofrece a la vez, mil maneras de decir. Además con ella, puedo dar saltos que difícilmente podría dar con la narrativa.



 CUANDO LA TIERRA CONFUNDE
A UN GLOBO AEROSTÁTICO

 Si te quedas atascada
en la mirilla del tiempo
y olvidas el poema
que de niña recitabas,
si el globo en su alzada
se ofusca en enseñarte
las aristas de una tierra
que siempre fue redonda,
si algún día no te encuentras
y te hallo resignada,
ese día, amiga mía,
tendré que espabilarte
con un par de bofetadas.


 ADIÓS A LAS ARMAS

 Hagamos que el poema
deponga las armas.
Dejemos que descansen
las palabras infieles.
Que sea el perdón
quien abra la puerta
que el odio golpea.
Que cuando llamen responda
la vida sin olvido.
Que mis ojos se aclaren,
una vez limpios.
Que se moje el papel,
una y otra vez,
en letras capaces
de festejar esta fiesta
que para mí es la vida.


MANUELA IPIÑA
Bilbao (1978) Estudió Derecho y se especializó en Recursos Humanos. Compagina el trabajo con su formación como psicoterapeuta, campo que le apasiona. Comenzó sus estudios sobre Terapia Corporal Integrativa en 2013 y actualmente continúa formándose como psicoterapeuta Gestalt. Todo esto ha hecho que en su vida exista un antes y un después y que se hayan abierto nuevas puertas en su camino, como en este caso, la poesía. En 2015 publica su primer poemario, Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte (Editorial Cuadernos del Laberinto). Para Manuela escribir es una manera de reflexionar sobre vivencias y sentimientos universales que todos hemos vivido; revivir lo vivido, aceptarlo y amarlo como parte de la vida.
Le gusta escribir sobre temas sociales y cotidianos e intenta llegar al terreno de la consciencia. Confiesa que para ella, el amor es uno de los ejes principales.
Ha participado en diversas revistas literarias y ha colaborado en diferentes espacios dedicados a la difusión de la poesía. También escribe pequeños micro relatos. Manuela es una buscadora que se reencuentra una y otra vez, y hace que todos nos veamos en ella. Sabia, valiente, guerrera, maga, presente y consciente.


 Más información:
 http://www.cuadernosdelaberinto.com/Berbiqui/no_importa_cuando.html
 Editorial Cuadernos del Laberinto. 
Coleccción Berbiquí de poesía, nº13
150 páginas • I.S.B.N: 978-84-945530-4-2 • 10 €
Prólogo: Ana León