Obituario: Javier Villacieros Machimbarrena

Hace tan solo un par de meses conocí personalmente al embajador Javier Villacieros Machimbarrena. Tuve la suerte de ser la editora de su último libro “Los rascacielos tienen memoria Recuerdos de Nueva York (1957- 1962)” lo que me permitió compartir con él las impresiones de la lectura del libro y hacer un recorrido por su vida profesional y por los azares y el destino que se conjuraron para las múltiples y significativas anécdotas que me narró. Pocos días después me recibió en su preciosa casa cerca de El Retiro, donde pude conocer a Elvira, su esposa. Pasamos un agradable mañana primaveral y abrimos juntos las cajas, llegadas de la imprenta, del nuevo anaquel de la colección "La valija diplomática" que impulsa la Asociación de Diplomáticos Españoles. No me extrañó en absoluto que el día de la presentación de estas memorias, la librería estuviese a rebosar. Se notaba que era una persona muy querida y con muchos y buenos amigos.


Los rascacielos tienen memoria
Recuerdos de Nueva York (1957- 1962)
Nacido en Madrid donde cursó sus estudios escolares iniciando en 1945 en la Universidad Complutense los de la licenciatura en Derecho. En 1950 inició los correspondientes a las oposiciones a la Carrera Diplomática ingresando en la misma en 1956 tras los dos años preceptivos en la Escuela Diplomática.
En Mayo de 1956 fue destinado como Secretario de Embajada en el Gabinete Diplomático del Ministro y en Octubre de 1957 nombrado Cónsul Adjunto en el Consulado General en Nueva York hasta Julio de 1962 en que fue destinado a la Embajada en Ankara. 
Posteriormente sería trasladado a la embajada en Estocolmo hasta finales de 1966 en que regresó al Ministerio. donde ocupó puestos en la Dirección General de Asuntos Políticos con Norteámerica y posteriormente Jefe de Pactos Militares y Desarme en la Subsecretaría de Política Exterior. En Setiembre de 1970 fue trasladado como Consejero Cultural a la Representación del Estado Español en Méjico y más tarde en octubre de 1972 destinado a la Embajada en la República Árabe de Egipto ocupando su segunda jefatura hasta su regreso al Ministerio en 1976 donde desempeñó la Dirección de Retribuciones y la Subdirección General del Servicio Exterior. En Junio de 1978 fue designado Embajador en la República Árabe de Libia y en febrero de 1982 Embajador en la República Popular de Polonia hasta que en Agosto de 1986 fue nombrado Embajador-Jefe de la Delegación de España en la Conferencia de Seguridad y Cooperación de Europa en Viena. Regresado al Ministerio fue nombrado Vicepresidente del Consejo Superior de Asuntos Exteriores y seguidamente Presidente de la Comisión de Límites con Francia y Portugal hasta que en Abril de 1990 fue nombrado Embajador en Turquía hasta su jubilación. Fue miembro de la Delegación de España en diversas Asambleas de las Naciones Unidas en Nueva York y Observador en su Comisión de Desarme en Ginebra. Siguió los cursos en Madrid de Mando Superior de la Escuela de Guerra Naval y del Centro Superior de la Defensa Nacional (CESEDEN).



Javier Villacieros Machimbarrena con su editora, Alicia Arés

Fue hombre de letras, de estar rodeado de libros, de leer y leer, y por supuesto, de escribir. Nos ha dejado la novela La Torre de Gálata, y los libros de memorias Tres destinos y Los rascacielos tienen memoria Recuerdos de Nueva York (1957- 1962).
 Con la muerte del  embajador Javier Villacieros Machimbarrena, España pierde a uno de sus grandes hombres, pierde a un pensador y a un forjador de una parte importante de la historia reciente de este país.


Desde la editorial Cuadernos del Laberinto nos sumamos al dolor por su pérdida.

Alicia Arés. Editora de Cuadernos del Laberinto