Mujeres y novela negra y de género en la Semana Negra de Gijón

Dentro de los actos de la Semana Negra de Gijón, M.A.R. Editor organiza una mesa redonda dedicadas a Mujeres y novela negra y de género (novela histórica, fantástica…). Esta mesa redonda organizada por M.A.R. Editor está moderada por Lourdes Ortiz, con la participación de las escritoras Teresa Galeote, Montserrat Suáñez y Marta Gómez Garrido. Este acto, que pretende colaborar en el proceso de dar visibilidad a las escritoras, pretende mostrar una visión diferente al canon de la literatura de género, como afirma Lourdes Ortiz: “Habitualmente la mujer es protagonista de la novela negra como femme fatale, como mujer mala, que lleva al hombre a la perdición, se ha convertido en un estereotipo que posteriormente pasó al cine negro. Y lo que vamos a resaltar es que frente a esas visiones antiguas, hay una creación de novela negra, policiaca, de suspense, hecha por mujeres, como Agatha Christie, Dorothy Sayers, Sue Grafton, Patricia Highsmith y muchas autoras españolas en la actualidad, que es distinta a las corrientes dominantes. No pretendemos decir que por el hecho de ser mujer haya que dejar un hueco a las escritoras, sino que hay autoras de calidad, con obras con personalidad propia, y que es necesario que encuentren su sitio. En la mesa redonda participan Marta Gómez Garrido, que ha escrito novela policiaca; la gijonesa Montserrat Suáñez, que es autora de novela histórica; y Teresa Galeote, que hablará de una novela suya entre la novela negra y la de guerra. Son visiones enriquecedoras que es necesario que el público conozca”.
Este acto tendrá lugar en las instalaciones de la XXIX Semana Negra de Gijón, mañana viernes, 15 de julio, a las 20,15h en la Carpa 3.
Al día siguiente, sábado 16 de julio, a las 18,30 h, Lourdes Ortiz presentará, junto a Lourdes Pérez, su novela En días como estos, en el espacio A Quemarropa. Una novela de la que afirma la autora “Trata sobre el terrorismo. Hay quien la considera una novela negra, aunque yo la veo más bien como una novela psicológica. Se publicó originalmente en 1981, cuando el terrorismo tenía toda la fuerza, y la ha recuperado ahora M.A.R. Editor. Trata de personas cansadas de la lucha armada y se intuye que habrá un crimen, aunque más importante que sí lo hay es el proceso que puede llevar a que suceda. En tiempos en que parece que ha renacido un espíritu de enfrentamiento, creo que es bueno meditar sobre los enfrentamientos que hemos tenido en España”.
La participación de M.A.R Editor se completa el sábado a las 20 en el Espacio A Quemarropa con la presentación de las novedades de género negro de M.A.R. Editor. Troya en las urnas, de Salvador Robles Miras (Premio Wilkie Collins de Novela Negra y candidata al premio de Literatura de Euskadi); Ave María, de Jose Díaz; y A fuego lento, de Germán Díez Barrio con el escritor Miguel Ángel de Rus como presentador.
            Curiosamente, a pesar de la amplia presencia femenina de la Semana Negra y de haber organizado esta Mesa Redonda sobre Mujeres y novela negra y de género, hay quien sigue a vueltas con su machismo.
            Leemos en “El Mundo”. “Especialmente dolido en sus declaraciones, y quizá con razón, se ha mostrado el director de la SN Ángel de la calle frente a las acusaciones nada peregrinas de la sospecha de machismo que sobrevuela el festival y su organización. Entre otras cosas porque la SN históricamente jamás lo fue y es cierto. El festival fue uno de los pioneros en dar voz a las denuncias internacionales de lo que ocurría hace años en Ciudad Juárez cuando el mundo desconocía de la existencia de tal ciudad en el desierto de Sonora. Y sin ir más lejos, en la pasada edición de 2015 el festival hizo especial hincapié en la violencia de género dentro y fuera de la novela negra con la participación de la hispanista francesa Cathie Fourez y se hizo altavoz de la movilización social y las reivindicaciones de género del Cono Sur, a través del movimiento contra la violencia machista #NiUnaMenos, con la participación de varias escritoras de Argentina y Uruguay como Selva Almada, María Inés Krimer, Gabriela Cabezón Cámara, Tatiana Goransky y Mercedes Rosende.     
Como sea, más allá del espíritu y el mensaje ideológico explícitament eprogresista del festival, las cifras son irrecusables y la polémica está servida. Si tradicionalmente la novela negra ha sido siempre un campo propicio o incluso hospitalario para con el machismo, la violencia de género y la reproducción de las viejas estructuras patriarcales, tampoco la Semana Negra de Gijón se libra de esa sombra de sospecha.
Y no ayuda en absoluto la nómina de invitados a la XXIX edición en la que la desproporción entre
escritores y escritoras es flagrante. Entre los primeros figuran firmas de peso internacional como Leonardo Padura, Petros Márkaris, José Carlos Somosa, Mauricio de Giovanni, Lorenzo Silva, Luis Sepúlveda, Mirko Zilahy y un largo etcétera. Mientras que la representación femenina del género corre por cuenta de Rosa Ribas, la argentina Claudia Piñeiro, la jueza Graziella Moreno y pocas más. Aunque Lourdes Ortíz conducirá el viernes 15 una mesa redonda sobre Mujeres y novela negra con Marta Gómez Garrido, Montserrat Suáñez y Teresa Galeote. La polémica está servida.
Leído esto hay que agradecer a Angel de la Calle la lucha por los derechos de las mujeres que sistemáticamente ha demostrado la Semana Negra, y animar a quienes critican, a que en sus semanas negras, ferias o ciclos temáticos, se lleven a estas autoras a hacer la misma mesa redonda, porque salvo Getafe Negro y la Semana Negra nadie ha llevado a estas escritoras a hablar de un tema que dominan.
Todo en http://www.mareditor.com/semana_negra_gijon.html