El legado de Kafka, a la Biblioteca de Israel

La Biblioteca Nacional de Israel recibirá la herencia de Max Brod, que incluye la colección más importante de los manuscritos escritos por el famoso autor Franz Kafka, tras poner el Tribunal Supremo fin a ocho años de litigios.

El Tribunal Supremo ha fallado a favor de realizar la voluntad de Max Brod, que establece la Biblioteca Nacional como la ubicación preferida en la que depositar la herencia de Kafka, frente a la postura de los herederos de la secretaria de Brod, Esther Hoffe.

A día de hoy, el material se conserva en el apartamento de Chavah Hoffe en Tel Aviv, además de estar repartido en diversas cajas de seguridad en varios puntos del mundo, según ha explicado la biblioteca en un comunicado.

Los materiales que va a recibir la Biblioteca Nacional incluyen correspondencias entre Kafka y Brod escritas del puño y letra del autor de 'La metamorfosis', la escritura de Kafka a Max Brod, revistas de París, dibujos, y muchas de las obras de Max Brod y sus cartas a Kafka.

Franz Kafka murió de tuberculosis en 1924 y fue enterrado en Praga. Después de su muerte, Brod tomó los escritos de su apartamento -aún en contra de la voluntad del autor, que le pidió quemarlos-- y en 1939 los salvó de los nazis.

Cuando Brod murió en 1968 en Tel Aviv, escribió en su testamento que su patrimonio fuera a parar a un archivo público. Sin embargo, la secretaria de Brod, Eva Hoffe, vendió varios de los escritos a un archivo alemán y dio varios otros a sus hijas. Después de la muerte de Hoffe en 2007, se inició el conflicto judicial.