Entrevista a Carlos Augusto Casas, ganador de la VI edición del Premio Wilkie Collins de novela negra



Entrevista a Carlos Augusto Casas, Ganador de la VI edición del Premio Wilkie Collins de novela negra con “Ya no hay junglas adonde regresar”.

El escritor de novela negra Carlos Augusto Casas, ganador de la VI edición del Premio Wilkie Collins


Pregunta: Primera novela y primer premio.
Respuesta: Sí, muy sorprendido y muy orgulloso. El premio, aparte de para verme mucho más interesante en el espejo, sirve para mitigar las dudas del escritor principiante y para amenazar irreversiblemente con nuevas novelas. Este reconocimiento ha despertado al monstruo que llevaba mucho tiempo dormido dentro de mí. Y no se sí eso es algo bueno.
P: ¿Cómo surge la idea de “Ya no hay junglas adonde regresar”?
R: Trabajé durante un tiempo en la Gran Vía y eso me obligaba a pasar diariamente por la calle Montera. Como periodista de investigación había realizado varios reportajes sobre la prostitución en esta calle de Madrid. Pero, al verlo todos los días, lo que más me sobrecogía era la indiferencia de las miles y miles de personas que pasan por allí. Incluido yo. Todo el mundo sabe que son esclavas sexuales, todo el mundo sabe que son agredidas, violadas, secuestradas y sin embargo pasas a su lado como si nada. Si no las miras es como si no existieran. Supongo que la gente está demasiado ocupada haciendo compras en el Primark o disfrutando de un saludable menú en el McDonal´s.  La calle Montera es la frontera entre dos mundos, donde se mezclan aquellos a los que en el juego de la vida, al arrojar la moneda al aire les salió cara; y a los que les toco la cruz. Por eso es uno de los pocos lugares donde se puede comprobar cómo la gente que llamamos “normal” muestra su impasibilidad ante la injusticia más palmaria un día y otro día y otro día. Otro fenómeno que también se puede apreciar en Montera es la tipología de los clientes de las prostitutas. En su gran mayoría se trata de hombres de una edad comprendida entre los 60 y los 80 años que lo único que buscan es alejarse de su soledad. Pagan por poder hablar con una mujer, por ser escuchados, por volver a sentirse vivos. Dejar de ser, aunque sea por una hora, un montón de recuerdos encerrados en un cuerpo que se deteriora mientras espera a la muerte frente al televisor. De todo esto nació la novela.
P: ¿Entonces “Ya no hay junglas adonde regresar” es una novela de denuncia social?
R: Toda novela negra es, en cierta medida, una novela de denuncia. Pero esa no es la idea última de la novela. En realidad se trata de tres historias de amor, un amor poco convencional, que se cruzan por la sed de venganza y la violencia que esta arrastra.
P: Antes hablaba de su experiencia como periodista de investigación. ¿Hay mucha influencia de esa etapa en el libro?
R: Me ha servido para dar verosimilitud a algunos ambientes, a algunas escenas. A dotarlas de credibilidad. De las pocas cosas buenas que tiene el periodismo, actualmente, es que te permite conocer de primera mano cómo funcionan los proxenetas de Colonia Marconi y dónde se hacen los zapatos a medida los principales empresarios de Madrid. Y eso, para un escritor es oro. Pero mi novela es ficción. No tiene vocación de reportaje.
P: ¿Cuánto tiempo ha tardado en escribirla?
R: En escribirla, si lo entendemos como sentarme a teclear, unos dos meses. En crear toda la historia en mi cabeza, dos años.
P: ¿Hasta que no tiene toda la obra pensada no se pone a escribir?
R: Efectivamente. Sé que hay otros escritores que se dejan llevar por los personajes y a medida que avanzan la historia se va desarrollando. Yo no soy así. Necesito tenerlo todo en la cabeza antes de sentarme ante el ordenador. Me da seguridad saber adónde me dirijo.
P: Me gustaría preguntarle por los autores que le han influenciado. En la novela deja claro, al menos, un nombre, porque hay un homenaje a Julián Ibáñez.
R: Para mí es el mejor escritor de novela negra de España sin ningún género de dudas. Podría pasarme horas hablando de los méritos de sus novelas. Pero si tuviera que destacar algo de su obra es que ha conseguido eso tan difícil de tener un estilo propio. Sólo con leer dos páginas sabes que han sido escritas por Julián Ibáñez. Y eso únicamente lo logran los grandes.
P: ¿Algún otro?
R: Aparte de los obvios, Chadler, Hammet, Higgins, Block, Westlake, McBain, Ellroy, David Peace, Richar Price y podía seguir todo el día. De los españoles, a parte de Ibáñez, Carlos Pérez Merinero, José Luís Muñoz, Andreu Martín, Zanón, Paco Escribano, David Panadero, Ángela Martín del Burgo, Pablo García Naranjo, Juan Ramón Biedma y un formidable autor de Thriller que se llama Daniel Pérez Morales.
P: ¿Habrá continuación de “Ya no hay junglas adonde regresar”?
R: No, es una historia que comienza y termina en este libro.
P: Pero sí habrá una nueva novela.
R: Por supuesto, después de darme el premio ustedes lo han querido.