Meses, días y (abrasadoras) horas



Por Pepe Aracil Sáez


La colección Anaquel de Poesía, la de más larga trayectoria de los madrileños Cuadernos del Laberinto, se ha convertido con sus más de 60 números en un estupendo escaparate de la poesía que se hace ahora mismo en nuestro país. Tras una imagen más o menos unitaria e identificable (esas portadas tan coloridas y misteriosas, ese tamaño de fuente tan de agradecer) encontramos una gran variedad en cuanto a formas y fondo. Diferentes tradiciones y estilos, si es que se puede hablar de estilo todavía, conviven de manera armoniosa en esta colección.


De dos de sus últimas entregas, la 62 y 63, vamos a ocuparnos a continuación. Se trata de dos poemarios muy alejados entre sí pero que precisamente por eso podemos, y queremos, leer como complementarios. Las autoras coinciden en el nombre, Pilar, y en poco más. La una, Pilar Pastor, autora de Doce meses y un día, es periodista y profesora y vive en Trento. La otra, Pilar Mata Soriano, que ha escrito Abrasadoras horas, es dramaturga y directora escénica y vive en París. Para ambas, si no me equivoco, este es su primer libro, más allá de colaboraciones en revistas y antologías.


Los poemas de ambas son cortos, muy cortos en el caso de Pilar Pastor, y en ellos el tiempo aparece como factor fundamental al que volver una y otra vez. Pero el concepto y la manera de acercarse a él es muy diferente para cada una de ellas. Si Pilar Pastor habla del Tiempo con mayúsculas, del tiempo cíclico y externo a nosotros (los meses, las estaciones, los años…), Pilar Mata nos habla del hoy, del presente, de la inmediatez abrasadora de las horas que nos anuncia en el propio título.




La de Pilar Pastor es una poesía más contemplativa, que habla de la naturaleza (cielo, nieve, viento, pájaros…) desde una perspectiva -y que no se entienda mal la expresión- intelectual, culta, plagada de citas y referencias literarias (Zambrano, Valente, Cortázar, Quevedo, la Biblia). Es una poesía que parece escrita no al aire libre pero sí desde un escritorio de madera pegado a la ventana de una amplia y algo vieja casa de campo. Son poemas que tienen la intensidad que solo da la sencillez extrema. Parecen escritos en esa hora fresca en que empieza a amanecer, tras un sueño profundo y reparador. Como en los haikus japoneses, la autora desaparece y se convierte en observadora, haciéndose (y haciéndonos) uno con el paisaje.




En los poemas de Pilar Mata Solano por el contrario encontramos áticos, cigarrillos, neones… al contrario que la de Pastor, es una poesía totalmente urbana. Pero no son poemas escritos a pie de calle sino, igual que su compañera, desde otra ventana, solo que en este caso desde la ventana de un ático en una gran ciudad. Sus poemas también parecen haber sido gestados al amanecer, en ese momento en que se detienen los relojes y todo es posible. Pero en este caso es un amanecer en el que la autora (y nosotros con ella, ya que nos convierte no en observadores sino en protagonistas) regresa a casa tras una noche llena de experiencias, encuentros y desencantos.


Estos dos poemarios -Doce meses y un día y Abrasadoras horas- son dos libros, en fin, muy distintos entre sí pero cuya lectura seguida, incluso intercalada, recomendamos, ya que nos va a proporcionar, con toda seguridad, sentimientos y sensaciones intensas y muy variadas. Y eso, en definitiva, es lo que siempre pedimos a la literatura.


PILAR PASTOR: Nació en Astorga (León), pero vivió en Madrid desde los nueve años. Es periodista y ha trabajado en RNE y RTVE. Es, asimismo, doctora en lingüística aplicada a la enseñanza de la lengua por la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid y actualmente vive en Italia donde trabaja como profesora en la Universidad degli Studi di Trento.
En prensa escrita ha formado parte del equipo de redacción de varias revistas y ha sido jefe de producción de Arena Internacional del Arte y redactora jefe de la revista Diseño Interior. Ha colaborado con diversas publicaciones periodísticas y sigue colaborando con la revista Claves de la Razón Práctica. Ha sido responsable de la página de reseña de libros de la revista Dunia.
Como poeta ha escrito desde su juventud y ha publicado en la revista Amén, en las antologías Enésima hoja (2012), Bajo la estrella, el viento (2016) y Me gusta la Navidad (2016.


PILAR MATA SOLANO: Nació en Aragón, en la villa de Binéfar (Huesca), un sábado 12 de octubre sobre la dos de la tarde. Se matriculó en periodismo en la Universidad de Bellaterra, pero se licencia en la Escuela Superior de Arte de Dramático de Barcelona (ESAC). Vivió la movida bajo el nombre de Nadja y reside en París.
Dramaturga, directora escénica, escritora y poeta. Ganadora del IV Premio Incontinentes de Literatura Erótica con abeXedario. Ha publicado en versión bilingüe Reflexiones presentada en francés en la Cartoucherie de Vincennes, París. Ha participado en las antologías Enesima hoja, Atlas Poetico, Amor, Cien relatos geniales, Mujeres en la historia y Tras las huellas de Arsenio Lupin. En la actualidad colabora en El Cafe Latino, magazine bilingüe socio-cultural, París.