Carlos Augusto Casas recibe el Premio Wilkie Collins de Novela Negra (M.A.R. Editor) en Tenerife Noir


El escritor Carlos Augusto Casas afirma que en su primera novela No quedan junglas adonde regresar, ganadora del premio Wilkie Collins de Novela Negra de M.A.R. Editor, ha pretendido hacer una crítica social lo que, en su opinión, es fundamental en este género literario.
Casas, junto con el también escritor y editor Miguel Ángel de Rus, asisten esta semana al festival del Atlántico de Género Negro, Tenerife Noir, en el que se ha entregado el premio Wilkie Collins, que concede M.A.R editores.
Los dos escritores, que también son periodistas, discrepan sobre la influencia que ha tenido esta última profesión en su obra y mientras que Casas afirma que sus lectores reconocen en su novela su faceta periodística para de Rus el momento en el que se sintió más escritor fue el que más lejos estuvo del periodismo.
De Rus, que trae a este certamen "Novelas reunidas", donde une cinco de sus trece obras, afirma estar "desencantado" del periodismo y señala que en su último programa en Radio Nacional de España ya estaba enfocado a su pasión que es la literatura.
Miguel Ángel de Rus tiene una gran experiencia en festivales literarios y considera que Tenerife tiene todas las condiciones para atraer un gran mercado del libro por lo que espera que se convierta en la semilla de una feria tan grande como lo es la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en México.
Carlos Augusto Casas, actual subdirector de "Cistora, a pie de calle", presenta su primera novela que ya ha sido ganadora de un premio y aunque anteriormente había escrito relatos, "y tengo alguna novela guardada en el cajón", considera esta experiencia "como un sueño".
Además destaca que el prólogo de su primera novela sea del escritor Julián Ibáñez, al que admira.
Para Casas el salto del relato a la novela es algo natural para un escritor "y depende de que la historia te lo pida" y subraya que "No quedan junglas adonde regresar" requería más páginas.
La novela de Casas nace en su época como periodista donde trabajaba cerca de la calle de la prostitución madrileña, Montera, y día tras día veía a la población ignorar la situación de esas mujeres a las que considera esclavas sexuales.
En uno de los reportajes que hizo sobre ellas se encontró con el testimonio de una mujer que afirmaba que muchos de sus clientes mayores solo querían hablar y a esa figura solitaria y anciana, que tiene que pagar por compañía, sumó la indiferencia por la esclavitud sexual como motivo inspirador del libro, en el que asegura hay mucho de crítica social.
Miguel Ángel de Rus, como editor y jurado del premio Wilkie Collins, afirma que valoraron la calidad literaria, la documentación para crear a los personajes de esta obra, que no se trata de una novela enigma donde el lector tiene que averiguar quién es el asesino y añade que el final es lo mejor de la novela.
Sobre sus Novelas reunidas, de Rus dice que es "un rescate" de cinco novelas que tuvieron buenas críticas pero que hoy son muy difíciles de encontrar y de las que cuatro de ellas tiene que ver mucho con el contexto actual.
"Europa se hunde", "Dinero, mentiras y realismo sucio"; "Cuando entregarme a los hombres era la única venganza"; "Patria"; "Bäsle, mi sangre, mi alma" son los títulos de las cinco novelas.
Los dos escritores comparten en sus nuevos proyectos un componente crítico del mundo del periodismo actual y mientras que Casas prepara una novela negra centrada en el mundo televisivo, la competitividad y el "todo vale" para conseguir audiencia, de Rus publicará un libro de relatos después de verano en las que cada historia nace de alguna noticia absurda publicada en los periódicos.

Foto original de María Picasa publica en El Día http://eldia.es/cultura/2017-03-09/19-Aqui-late-corazon-periodista.htm