"Érase ninguna vez", la nueva poesía de Mario Migueláñez



Mañana, jueves 18 de mayo, el poeta MARÍO MIGUELÁÑEZ GONZÁLEZ presentará en Madrid su nuevo libro "Érase ninguna vez" (Cuadernos del Laberinto, Madrid. 2017) en donde el autor ha vertido un corazón herido y una sensibilidad acorde con el gran sentimiento del amor de pareja.

Esta nueva obra de Migueláñez nos adentra en el ritmo de la poesía, y esto hace que sus composiciones adopten musicalidad y un estilo elegante y cuidado en la forma. Es indudable que el poeta proviene del mundo de la música, de hecho sus orígenes artísticos fueron en un grupo pop.

Hemos podido charlar con  MARÍO MIGUELÁÑEZ GONZÁLEZ, quien nos responde con amabilidad y deseoso de adentrarnos en su particular mundo de pasión y cuidado a los seres queridos.


-Se presenta su nuevo libro “Érase ninguna vez”, un compendio de poesía en donde pone de manifiesto su lado sentimental más herido. ¿Qué nos puede desvelar de este nuevo libro? 
Este segundo libro, y primer poemario enseña, en parte, “la cara b” del amor. Las heridas van tomando protagonismo en forma de versos que se van uniendo en diferentes estrofas y que hacen fluir la sangre que en el pasado han hecho sangrar al corazón. El lector, se va a encontrar ante un libro con poesía y alma, amor y desamor, en un libro de alta carga sentimental, con una lectura de trato amable y sincera, hecha desde lo más profundo del corazón.
 
 “Érase ninguna vez” nos cuenta entre versos esos mismos cuentos que han empezado con diferentes principios pero que siempre terminan con el mismo final, si bien, hay que destacar que al mismo tiempo hay positivísimo en algunos de los poemas. Para mí la poesía son aquellas vivencias que se queda retenidas sobre un tamiz en forma de recuerdos, y en un momento determinado de tu vida, escribes sobre ellas; las que podemos calificar como muy positivas pasan por ese tamiz, y las tristes junto con las más desagradables quedan retenidas en forma de versos (en mi caso). Las primeras las vivimos, la mayor parte de las veces disfrutando de ellas, y sin pararnos a pensar, el resto, la mezcla de esos versos que han quedado retenidos en ese tamiz, son poesía.
En resumen, la poesía es esa píldora que te tomas con un 100 % de un principio activo que podríamos denominar en mi caso “desamor entre versos” y que cuando la digieres, te genera mil sensaciones diferentes, entre bonitas y nostálgicas, en tu interior.

-¿Puede considerarse “Érase ninguna vez” una continuación de su anterior libro “Tu chaqueta ya no me abriga”, en donde la emoción amorosa también era el eje?
Si hablamos de la temático, obviamente sí, es un libro que sigue ahondando en las cicatrices que nos deja el desamor. Pero, por otro lado, pienso que la inspiración en este trabajo es mayor, de ahí, que las palaras fluyan entre versos. Para mí, “Érase ninguna vez” ha sido un trabajo bastante complejo de desarrollar, pero también demasiado bonito de hacer. Estoy acostumbrado a escribir canciones o a narrar en prosa poética, y por ello estoy muy orgulloso de haberlo acabado con un resultado pienso que muy positivo. Espero que al público también le guste y empaticen con todo el amor que lleva este libro, aunque, por el contrario, su eje principal sea el desamor.
 
-¿Cómo ha sido el paso de la narrativa breve a la poesía?
Enlenzando con el punto anterior, puede que pasar de la narrativa breve en prosa poética a la poesía sea un paso complicado, pero que con tesón todo, o casi todo, se puede conseguir. Es muy diferente narrar una historia breve, con un principio un final y un desarrollo entre las líneas a la que vas dando forma con las palabras, que hacer sentir en un espacio más breve todavía si cabe, con una métrica o no definida, todas las heridas que llevas en el corazón. 

Supongo, que la inspiración tiene mucho que ver en este sentido. Trabajando la mente y el corazón se alcanza la poesía, y parece que, con este libro, aparte de cambiar de género y hacer un nuevo trabajo, he conseguido el objetivo marcado en el pasado año.

- ¿Es el amor sinónimo de sufrimiento?
No lo creo. El amor, creo que de por sí no tiene ningún significado en concreto pero al mismo tiempo es el significado de muchas cosas. Es una palabra que no se puede definir, o que, por el contrario, se define de muchas maneras diferentes, cada uno lo interpreta a su manera, así que cómo decir si el amor es sinónimo de sufrimiento, es difícil. En mi opinión no creo que lo sea, siempre que lo vivas con la persona adecuada y emprendas, continúes y acabas ese viaje en el que dos personas, con la mirada limpia y objetivos comunes, miran en una misma dirección.
 
-Con tan sólo dos libros se está convirtiendo en un referente o espejo para los que amamos. ¿Cómo representar en palabras los sentimientos?
Esta es una gran pregunta para la que no tengo respuesta. Pienso que escribir, en términos generales, llegar a focalizar una idea y darla forma en un texto que luego se integre en el papel es muy complicado de definir. Si hablamos de prosa poesía o poesía esto se multiplica hasta el infinito. En mi caso, y en mi humilde opinión, pienso que con el corazón abierto a sentir y a dejar fluir las experiencias de la vida en torno al amor-desamor y sumado a un trabajo mental diario se puede llegar a conseguir buenos escritos.


JUEVES 18 MAYO. 19:30 horas

MARÍO MIGUELÁÑEZ GONZÁLEZ presenta "Érase ninguna vez"
Con la música de Álvaro García-Verdugo (guitarrista).
Librería Cervante y Cia. Calle del Pez, 27, 28004 Madrid
Etrada libre hasta completar aforo