Iago Chouza: "Agrio" y poético

Llega a las librerías de toda España "Agrio", del poeta gallego Iago Chouza. Un hecho de palabras que alumbran, de melodías que rellenan cualquier (vagón del) silencio, de poemas que conmueven y que mueven. No es casualidad, insistiendo en esta poética de la conmoción y el movimiento, que algunos de los poemas contengan un para que indica la finalidad de los mismos. Si estos poemas son claves para subir al Everest o para dar las buenas noches, "Agrio" se presenta como un poemario para que algo se agite en nuestro interior.

Hemos tenido la oportunidad de charlar con el autor, que nos confiesa los entresijos de su creación:




—Llega a las librerías su primer poemario “Agrio”, ¿qué va a encontrar  el lector tras este corto e impactante título?
—Poemas que suenan y que bailan, para gritar en algún vagón del  silencio o para hablar en sueños, poemas que quieren mover algo dentro  del lector, emocionarlo. Nada más que eso. Y nada menos.

—¿Cómo es esa sensación de mostrar al mundo entero lo que hasta ahora  permanecía oculto en algún cajón de su escritorio, oculto en su ser?
—Da un poco de vértigo. "Agrio" ha dormido cuatro años en el disco duro  de mi ordenador, y es inevitable que a la hora de la publicación  afloren las dudas y las inseguridades, pero la sensación que prima es la alegría de verlo salir al mundo al fin.

—¿Cómo definiría la poesía actual, tan alejada de la rima y la métrica?
—Creo que a poco que uno rasque en la superficie, y se aleje de las  listas de libros más vendidos y de las corrientes dominantes en la  poesía de las últimas décadas, se encontrará con un panorama  razonablemente rico y variado. Con métrica y sin ella.

—España es uno de los países con más poetas por metro cuadrado ¿A qué  cree que es debido este gusto por los versos?
—No lo sé. En mi caso y en el de otros poetas amigos, supongo que se  trata del gusto por jugar y experimentar con el lenguaje. Como decía  Carlos Edmundo de Ory, la poesía consiste en decir lo que no sabes  decir. A mí me parece una aventura fascinante. Y divertida.

—¿Qué le ofrece la poesía que no tiene la narrativa?
—Son experiencias diferentes. Como lector, la satisfacción que me da un  buen poema es muy parecida a la que me ofrece una canción que me gusta  mucho. Puedo volver a él de una manera muy rápida las veces que quiera, perderme en su ritmo, en su sonido, quedarme con algún verso  rebotando en la cabeza todo el día...

 Iago Chouza
(A Coruña, 1981). Reside desde hace años en Madrid, donde ha participado en diversos talleres literarios y recitales. Pueden encontrarse poemas suyos en la plaquette colectiva «Trilogía Pez» (Nanoediciones), y en las antologías «In Absentia» (Nanoediciones) y «Último Ahora» (Izana Editores). Forma parte del colectivo poético «Funambulismos».








Más información:  
http://www.cuadernosdelaberinto.com/Poesia/AGRIO_IAGO_CHOUZA.html 

Editorial Cuadernos del Laberinto
Coleccción ANAQUEL DE POESÍA, nº 69
I.S.B.N: 978-84-946862-3-8 • 56 páginas • 11€
Prólogo: CRISTIAN PINÉ