"De río y roca de amor y de olvido", de María Eulalia Frías, I Premio Internacional Alma Máter de Poesía

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a la poeta madrileña María Eulalia Frías, quien acaba de recibir el I Premio Internacional Alma Máter de Poesía, y que de primera mano nos habla de la profundidad que encierran sus versos, del orgullo de recibir este galardón y de lo que significa editar su primer libro.

I Premio Internacional Alma Máter ha nacido para reconocer la creación cultural realizada por mujeres y fomentar el estudio, la reflexión, la crítica y la propuesta para conseguir que el lenguaje utilizado, también a la hora de traducir y, por consiguiente, de elegir los términos que se acabarán adoptando en la lengua española, así como las formas y los mensajes empleados en los ámbitos con mayor influencia en la definición de imaginarios colectivos y el entendimiento personal o social de la realidad (educación, medios de comunicación, literatura, cine, televisión, política, etc.), contribuyan a la promoción de la igualdad efectiva y eliminen los usos y las tendencias sexistas. 






Acaba de publicar el libro "De río y roca de amor y de olvido", con el que ha conseguido el Premio Alma Máter de Poesía. ¿Qué va a encontrar el lector tras este sugerente título, qué supone este reconocimiento?

De rio y roca de amor y de olvido”  se despide de una forma de vida que antecede otra provocando un cambio, tiempo que se ha ido y un nuevo modo de afrontar un nuevo presente. Es un poemario escrito tras unas profundas reflexiones, análisis de las emociones.

La poeta María Eulalia Frías recibiendo el  I Premio Internacional Alma Máter
Es un breviario de poemas sencillos en los que ha habido una larga elaboración para intentar llegar con las mínimas palabras a la máxima expresión.

Este reconocimiento pretende una complicidad con el lector, y una satisfacción inmensa al saber que has escrito un breviario que mueve el interior de otros tal y como movió el mío al ser escrito. A la vez, siento cierta responsabilidad al cruzar el umbral del anonimato al obtener un pequeño espacio en el mundo de los escritores de poesía.



—¿Cómo ha sido el proceso de ganar el Alma Máter de Poesía con su primer poemario?
Ha sido un proceso interior de varios pasos, el primero fue el asombro que dio entrada  a una gran alegría. Cuando recibí la llamada de Esther Bueno no podía creerlo. Envié los poemas porque me pareció una convocatoria internacional con alma, solo para mujeres, a las que tanto nos cuesta hacernos un hueco en cualquier área.

No esperaba este premio y creo que no llegué a creerlo del todo hasta que me reuní con Esther Bueno y Alicia Ares, mi editora.  Posteriormente,  el asombro fue en aumento al conocer el nombre de las premiadas, Rosa María Calaf, Premio de Comunicación; y Dora Sales, Premio de Traducción,  mujeres comprometidas con su trabajo.


— ¿Qué le ofrece la poesía que no logra con la narrativa? 
La poesía me ofrece una música interior y una visión lírica,  llena de sentimiento, de experiencia. Es un modo de comunicarme con el que me siento muy identificada por su invitación a la sencillez a la hora de expresar hechos, pensamientos, deseos…, me ofrece un placer inmenso la búsqueda de la palabra justa que dibuja en la mente y en el corazón la emoción a la que quiero llegar y que quiero trasmitir.

En cuanto a la narrativa me encantaría hacer un taller de relatos o novela, pero de momento sigo escribiendo poesía ya que es el método en el que me desenvuelvo mejor para expresarme. Para mí la poesía ofrece la oportunidad de generar una catarsis y cambiar desde el interior la interpretación de la experiencia exterior.

—¿Cuál es su metodología en el proceso de creación?
Sentir, pensar, analizar, escribir y leer subrayando, el poema surge en cualquier momento, tras una música interior que es creada por el pensamiento hecho palabra. Posteriormente lo releo y corrijo muchas veces hasta que me siento cómoda en él. 

Es un proceso creativo que finaliza en cualquier momento, siempre en silencio siempre desde una perspectiva interior, humilde y sincera. 

—¿Cómo ve el papel de la métrica y la rima en la poesía contemporánea?
Para poder escribir poesía en verso libre hay también que conocer las normas, es mejor saber que es un soneto. Yo me expreso mejor en el verso libre pero hay una métrica y una rima también. El poema es ritmo, medida y silencio. 

—¿Qué opinión le merece la situación de la cultura española contemporánea
Hay poco apoyo, y hace falta hacerla más accesible y evitar un empobrecimiento cultural progresivo, sólo hay que ver el IVA que se exige.

La cultura en general ha sido relegada a un segundo plano o a un tercero… me sorprende que la poesía viva un momento de gran creatividad y de calor por parte de un público que la busca. Hay mucho talento en todas las disciplinas artísticas y España es país de grandes creadores… pero Los artistas, los poetas, los actores…sobreviven con muy poco en un mundo que debería considerarlos más dado lo que aportan. 

—¿Cuáles son sus poetas "fundamentales"
Son muchos los poetas que me acompañan, grandes nombres que permanecen en la estantería y también grandes  poetas del presente, con los que comparto mis escritos y mis dudas  y que para muchos aun son figuras anónimas y a los que desde aquí agradezco su constante enseñanza.

Poetas que me han conmovido y han formado parte del modo de mi sentir han sido Hermes Trimegisto con el Kibalion, Lao Tse con el Tao Te Ching, Rainer María Rilke y el testamento, poemas escogidos de T.S. Eliot y F. Holderlin, Mario Benedetti, la modernidad de Willian Carlos Willians…


María Eulalia Frías (Madrid, 1964). Ha vivido en Venezuela, Reino Unido, Holanda y, actualmente, reside en Madrid.
Ha desarrollado su labor profesional como secretaria de dirección, como administradora de sistemas operativos y como editora de videos. Asimismo, ha trabajado en la Biblioteca Nacional. 
En la actualidad se dedica íntegramente a la escritura, al dibujo y a los collages; además de estar muy centrada en finalizar los estudios de Filosofía en la UNED. 


NADIE
Solo el silencio y el viento, La tierra que se levanta en forma de hombre.

Las sombras que se alejan, las que no son tuyas, las que son tuyas se quedan para siempre.
Para siempre…

Que es para siempre sino la nada. Que es la nada sino un instante.
El instante es tiempo.

El tiempo es para siempre, la nada es para siempre. Somos para siempre.

Si se está en el centro solo puedes irte tu, si quieres, Nadie más puede ayudarte. Tienes que cerrar los ojos y volar. Como un pájaro encogido o como un pájaro extendido.

Del centro sólo se sale por arriba o por abajo. Del centro no se sale por los lados.

 
NOBODY
Only silence and the wind. The earth rises up in the form of a man.

The shadows flee, they are not yours; yours stay forever.
Forever…

What is forever except nothingness? What is nothingness except an instant? An instant is time.

Time is forever, nothingness is forever. We are forever.
 
If one is in the center, you can only go, if you want. No one else can help you. You have to close your eyes and fly, like a bird with its wings open or closed.

From the center you can only leave from above or below. From the center you cannot leave from the sides.






Martes, 11 de junio, M.A.R. Editor en la Semana Negra de Gijón, con la mejor novela negra


M.A.R. Editor presenta en la Semana Negra de Gijón, mañana, martes, 11 de junio, la novela negra del Momento Ya no quedan junglas adonde regresar, de Carlos Augusto Casas, una obra excepcional sobre la venganza que ha conmovido a los escritores más importantes del ámbito español. Uno de los actos centrales de la Semana Negra de Gijón 2017 será la presentación en la carpa central de la feria, la Carpa del Encuentro, del libro de Carlos Augusto Casas Ya no quedan junglas adonde regresar. Será presentado el día 11 de julio, a las 21 h por el escritor, comisario jefe de la Policía Local de Gijón y licenciado en Filosofía, Ciencias Políticas y Ciencias de la Educación, Alejandro M. Gallo.
Carlos Augusto Casas dará una rueda de prensa por la mañana, a las 11h, en el hotel Don Manuel de Gijón.
Luis Alberto de Cuenca afirmó en RNE que Ya no quedan junglas adonde regresar “es la mejor novela negra del año”.
El escritor Julián Ibáñez destaca “unos giros del argumento que hacen que el lector se olvide de comer, cenar y arropar a la parienta, o pariente, hasta que, babeante, llega al final”.
Para el escritor Claudio Cerdán “Hay novelas que corren el riesgo de pasar desapercibidas pese a su calidad, pequeñas joyas que quedan sepultadas por una avalancha de libros olvidables. Ya no quedan junglas adonde regresar, de Carlos Augusto Casas (VI Premio Wilkie Collins, M.A.R. Editores, 2017) es uno de esos diamantes en bruto que le da al género negro una bocanada de aire fresco entre tanto libro clónico, saga familiar tormentosa y asesino en serie nórdico. Hace tiempo que vengo repitiendo la misma cantinela: las editoriales pequeñas son las que más se arriesgan con sus lanzamientos”.
Así explica Carlos Augusto Casas el origen de su novela: “Trabajé durante un tiempo en la Gran Vía y eso me obligaba a pasar diariamente por la calle Montera. Como periodista de investigación había realizado varios reportajes sobre la prostitución en esta calle de Madrid. Pero, al verlo todos los días, lo que más me sobrecogía era la indiferencia de las miles y miles de personas que pasan por allí. Incluido yo. La calle Montera es la frontera entre dos mundos, donde se mezclan aquellos a los que en el juego de la vida, al arrojar la moneda al aire les salió cara; y a los que les toco la cruz. Otro fenómeno que también se puede apreciar en Montera es la tipología de los clientes de las prostitutas. En su gran mayoría se trata de hombres de una edad comprendida entre los 60 y los 80 años que lo único que buscan es alejarse de su soledad. Pagan por poder hablar con una mujer, por ser escuchados, por volver a sentirse vivos. Dejar de ser, aunque sea por una hora, un montón de recuerdos encerrados en un cuerpo que se deteriora mientras espera a la muerte frente al televisor. De todo esto nació la novela”.
*****
Mañana, M.A.R. Editor presenta a las 18,30h, en el Espacio A Quemarropa, M.A.R. Editor presentará tres novedades de novela negra y policíaca: El delantero centro se niega a jugar, de Salvador Robles Miras; Deliciosamente mortal, de Germán Díez Barrio, y Daños colaterales, de Teresa Galeote. El acto será presentado por el escritor Miguel Ángel de Rus.
La obra de Salvador Robles Miras es el final de una trilogía sobre la corrupción en la España actual, en la que se ha tocado la corrupción en los medios de comunicación (La exclusiva del asesino), la política (Troya en las urnas) y el deporte de élite. Un éxito que ha llegado al autor a recorrer toda España con presentaciones de su libro y a la celebración en el próximo otoño sobre diversas mesas redondas sobre su protagonista, el inspector Telmo Corrales.
La obra de Germán Díez Barrio es un díptico junto a la novela A fuego lento, una atrevida propuesta de novela detectivesca en el Valladolid actual, en el que en medio de una ciudad tranquila vamos conociendo delitos que muchas veces son olvidados; recorremos con el autor mesones, bares, prostíbulos, el Valladolid más canalla, y compartimos su gusto por la buena comida y la mejor bebida.


Teresa Galeote hace una atrevida apuesta en la que se une el género negro con la guerra y los grandes intereses económicos. Con un bagaje político en la izquierda comunista, Teresa Galeote no duda en denunciar las alcantarillas de la sociedad en una novela directa a las entrañas. Anteriormente había unido novela negra y guerra en su obra Más allá de las ruinas.