CUANDO EL AIRE SE ACABA

Su mirada se apagó. Todavía alcanzó a sentir el nudo corredizo, haciéndose cada vez más pequeño. En ese momento, supo que había perdido. Su mula de seises estaba ahorcada.