Entrevista al Embajador Don Felipe de la Morena, autor de "Deng Xiaoping y el comienzo de la China actual"




Recientemente ha llegado a las librerías de toda España el libro "Deng Xiaoping y el comienzo de la China actual (Recuerdos de un testigo)" (editorial Cuadernos del Laberinto, Madrid), en cuyas páginas  Felipe de la Morena Calvet, Embajador de España en Pekín entre 1978 y 1982, describe en este libro la gran transformación que se inició en China en aquellos años, dirigida por Deng Xiaoping, un líder hasta entonces poco conocido.

El Embajador expone las circunstancias que llevaron al triunfo de la revolución maoísta y a su posterior fracaso, así como el giro radical que Deng Xiaoping dio a la economía china tras la muerte de Mao, sustituyendo la economía planificada marxista por una «economía socialista de mercado», como él la llamó, que haría posible la China que hoy conocemos.

El autor completa su visión sobre China, mostrando el largo recorrido de las relaciones de España y el gigante asiático, y especialmente las negociaciones que llevaron al establecimiento de relaciones diplomáticas con la RPC en 1973, en las que participó de manera muy directa. Todo ello expuesto con gran rigor y avalado con anécdotas personales, que hacen más vívida la realidad descrita.

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a su autor, quien hace unos días, presentó en Madrid "Deng Xiaoping y el comienzo de la China actual" en La Real Gran Peña. El interés suscitado por la aparición de este anaquel se reflejó en una sala repleta de público.


Acaba de llegar a las librerías su libro Deng Xiaoping y el comienzo de la China actual en donde el lector encontrará su paso por Pekín como Embajador desde 1978 hasta 1982. ¿Qué es lo que hacía de Deng Xiaoping un líder tan carismático?
Deng Xiaoping ha sido, sin duda, el artífice del gran cambio social y económico que ha experimentado China, tras la muerte de Mao.
 
Cuando Deng consiguió controlar el poder en China a partir de 1978 el país se encontraba en una situación catastrófica, tras haber vivido aquella gran locura que fue la Revolución Cultural, en la que millones de chinos , incluido el propio Deng, sufrieron toda clase de humillaciones y sevicias de todo tipo.

Sin embargo, Deng no llegó al  poder  con un afán de venganza sino con un objetivo concreto y constructivo, suprimiendo poco a poco el sistema marxista de economía dirigida existente y sustituyéndolo , paso a paso, por un sistema de economía de mercado, a la manera china, como él decía, que sacó a millones de chinos de la pobreza y ha hecho posible la China que hoy conocemos.

¿Es irreconocible la China actual a la que usted encontró?
Por supuesto. Poco tiene que ver la China que encontré en 1978, al hacerme cargo de nuestra Embajada, con la realidad actual de China. No me gusta hablar de cifras pero merece la pena recordar que, cuando llegué a China en el citado año 78, el PIB por habitante era de 217 $ y en el año  2015, dicho  PIB per cápita  superaba los 7000 €, aunque existan grandes desniveles en el desarrollo del país y a pesar de haberse producido una ralentización del crecimiento en los últimos años.

El escritor Felipe de la Morena Calvet firmando un ejempalar 
de "Deng Xiaoping y el comienzo de la China actual"

¿Cuál fue la principal causa  del fracaso de la revolución de Mao y cómo eran las relaciones entre Mao y Deng Xiaoping?
 La Revolución marxista leninista que Mao hizo triunfar en China, en un país en el que el ochenta por ciento de la población era campesina y en gran parte  analfabeta, tenía un objetivo muy claro para él. Había que destruir todo y construir una nueva China sobre esquemas ideológicos y económicos que nada tenían que ver ni con las tradiciones culturales chinas ni con las reglas más elementales de la economía. El fracaso de sus campañas ideológicas “voluntaristas”, como la del  “Gran Salto hacia adelante”  es una  buena prueba de ello.
 
Deng había colaborado con  Mao en la construcción de dicho sistema económico marxista aunque, por dos veces, lo apartó de los centros del poder, al desconfiar de él. Cuando Deng finalmente controló el poder tras la muerte de Mao y al estar convencido de que tal sistema no podía sacar a los chinos de la pobreza ni colocar a China en el lugar que consideraba que le correspondía en el concierto de las naciones, inició la gran transformación de China que estamos comentando.

¿Es la carrera diplomática un profesión vocacional, y qué características definen a un buen embajador?
Bueno, su pregunta es un cambio de tercio completo, como dirían los taurinos.
 Creo, en efecto, que esta profesión tiene bastante de vocacional. El hecho de tener que cambiar cada tres o cuatro años, de país , de colegios para los niños, de costumbres familiares y sociales, requiere una voluntad de servicio público, en la que hay que sacrificar muchas otras cosas de la vida cotidiana.

En cuanto a las características que debe reunir un Embajador. Ante todo, creo que debe esforzarse por acercarse y tratar de entender al país ante el que está acreditado y,  por otra parte, tiene que mantener una relación muy estrecha con su propio país, ya que su misión es defender en todo momento los intereses que le son propios. Y todo ello debe hacerlo con discreción y de la forma más eficaz posible.

Es llamativo la afición de los diplomáticos por la literatura. Grandes escritores como Amado Nervo, Octavio Paz, Rubén Darío, Javier Pérez de Cuéllar u Orlando Letelier —por mencionar solo unos cuantos— han sido también embajadores. Además la Asociación de Diplomáticos Españoles (ADE) mantiene la colección La Valija Diplomática junto a la editorial Cuadernos del Laberinto en la que dan rienda suelta a la literatura escrita por los diplomáticos. ¿Qué destacaría de esta colección y de la literatura de sus colegas?
Creo que fue un gran acierto, la iniciativa de mi amigo y compañero  de profesión, el Embajador Alonso Alvarez de Toledo, al crear la colección de “La valija diplomática” que, con gran rigor y acierto, publica la editorial “Cuadernos del Laberinto”, ya que la existencia de dicha colección nos ha facilitado extraordinariamente  la edición de nuestro libros. El diplomático suele ser testigo privilegiado de hechos y circunstancias que se producen en su entorno, en países muy diversos y puede tener la oportunidad de darlos a conocer, a través de sus libros.

¿Cómo ve el mundo de la cultura en la España de hoy en día?
Creo que nuestra cultura vive un momento de gran vitalidad. Tenemos una lengua, el español, que hablan más de quinientos cincuenta millones de personas en todo el mundo y tiene, además, con gran vigor en todo el continente americano. Llegar a un lugar como el sur de Chile o la Patagonia y encontrar a personas que hablan nuestro común idioma, con tanta pureza y dignidad, siempre me ha emocionado.

¿Cuáles son sus escritores de referencia?
En estos momentos estoy releyendo, con admiración renovada, a los grandes de la generación del 98, Azorín, Baroja,  Unamuno que, además,  enseñan mucho a escribir.

De los poetas, le hablaré de un poeta malagueño, cuya trayectoria de superación he seguido desde sus comienzos, Álvaro García. Acaba de publicar un poema extraordinario, de gran calidad poética: “El ciclo de la evaporación”.  Se lo recomiendo. 



Felipe de la Morena Calvet con Deng Xiaoping. (1979)

El autor: FELIPE DE LA MORENA CALVET
Nacido en Málaga, casado y con cuatro hijos, el Embajador de España, Felipe de la Morena, cursó estudios en las Universidades Complutense (Madrid), Oxford (R.U.), Grenoble (Fr) y en la Escuela Diplomática de Madrid.

Ingresó en el Servicio Diplomático en 1957 y estuvo destinado en las Embajadas de España en Beirut, Berna, Washington y Lisboa. Fue Director para Europa Oriental, Director General para Iberoamérica en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Director General de Planificación territorial en el de Planificación del Desarrollo.

Embajador de España ante la República Popular China en 1978, lo fue después en Siria, Túnez, Reino Unido y ante la UEO. Ha sido Presidente de la Fundación Hispano Británica, de la que actualmente es Presidente de Honor.

Autor de El hombre y la sociedad del futuro, (1973) los años vividos en Pekín como Embajador de España, le hicieron ser testigo de excepción de aquel punto de partida en que se forjó la China actual, bajo la dirección de Deng Xiaoping.


Más información: http://www.cuadernosdelaberinto.com/valija_diplomatica/Deng_Xiaoping.html

"Tales retales", de Julio Santiago en la noche de La Fídula

(Por Eva Miracle)


La noche y la felicidad fueron el escenario que contempló la presentación del libro de poemas “Tales retales”, de Julio Santiago, quien nos tiene acostumbrados a entretenidas y divertidas formas de leer versos.
 
El poeta Julio Santiado en La Fídula presentando "Tales retales"

Alicia Arés, editora de Cuadernos del Laberinto, hablo apasionadamente sobre la felicidad y la poesía
La Fídula (Calle Huertas, 57) resultó el marco perfecto para mezclar con nocturnidad y alevosía poesía, música, vino y amistad.
Una sala repleta de poetas y artistas (entre ellos se encontraban Javier Lostalé, Pepa Nieto, María José Cortes, José María Carnero Montesinos, Miguel Losada y un largo etcétera).
Tales retales, editado por Cuadernos del Laberinto, combina el tema de la felicidad humana con el respeto a todos los seres vivos. Sus versos inciden sobre la necesidad del respeto y la admiración que siente el autor hacia la belleza.

Durante toda la noche, Julio, estuvo acompañado por el músico Juanlu Mora y por su editora, Alicia Arés.

" Tales Retales" es un traje poético que no nos podemos dejar de poner si deseamos, como último objetivo, la felicidad.


 

Mariquita aparece ahogada en una cesta y La cara okulta de Selene Sherry, de Juan Gª Larrondo

Comedias selektras:
Mariquita aparece ahogada en una cesta
y La cara okulta de Selene Sherry
Autor: Juan García Larrondo

Se compilan en Comediasselektras dos de las obras más emblemáticas e inclasificables del gaditano Juan García Larrondo: Mariquita aparece ahogada en una cesta (Primer Premio Marqués de Bradomín) y, su continuación, La cara okulta de SeleneSherry. Por su originalidad y exhuberancia, ambas composiciones nunca han dejado indiferentes a seguidores del Teatro tanto Sacro como Profano. Larrondo, autor de reconocido prestigio literario, es un virtuoso constructor de dramas admirado también por cultivar con idéntica brillantez el género humorístico y la farsa contemporánea, especialmente en este par de célebres y divertidísimas comedias.
Tanto en una pieza como en otra, aparte de su fantasía y del mensaje argumental de amor y tolerancia, lo que más sorprende es la riqueza de sus personajes. Buena parte de estos se presentan de forma estereotipada respondiendo a veces a un modelo social o a un cliché preestablecido. Sin embargo, pronto acaban tomando vida propia y humanizándose hasta salirse literalmente del Teatro. El sentido del humor constante hace que estos "tipos" se rían de su propia sombra y, lo que es aún mejor, nos hagan reír también a nosotros mismos, ayudados por unos textos que recuerdan a los mejores "Antiteatros" de Valle-Inclán o a las "Renovaciones Melodramáticas" del Pedro Almodóvar de sus primeros largometrajes, con cuyo universo estas obras han sido comparadas. 
Y esa es su virtud principal. La obra de un dramaturgo trasciende en la Literatura y el Teatro precisamente cuando su creación irrumpe, acierta y no puede encasillarse. Es en el futuro cuando el autor halla su sitio en un nuevo movimiento: justo en el que él ha creado y une su nombre a un estilo inconfundible: el Teatro único y "selektro" de Juan García Larrondo. (Francisco García Torrado).

El autor: JUAN GARCÍA LARRONDO


Miembro de la Academia de las Artes Escénicas de España y de la Asociación de Autores de Teatro, cuenta tras de sí con una extensa trayectoria artística avalada con varios estrenos y la publicación de gran parte de su obra teatral por la que ha recibido, además, importantes reconocimientos, entre ellos, el Premio Internacional "Teatro Romano de Mérida", el Primer Premio "Marqués de Bradomín", el Segundo Premio de Teatro "Hermanos Machado" o el IX Premio "El Espectáculo Teatral". En 2013, fue elegido finalista del Premio Andalucía de la Crítica en su modalidad de Teatro. Es autor de varias piezas teatrales como El último Dios o Noche de San Juan. Con Ediciones Irreverentes ha publicado Agosto en Buenos Aires,Antífona a Santa Rita del colon irascible y Celeste Flora, una de las obras más conocidas y representadas de toda su carrera. Tras más de treinta años vinculado al mundo del Teatro, Larrondo sigue compaginando su labor como dramaturgo con su afición hacia otros géneros como la Poesía o la Fotografía y, ocasionalmente, con su trabajo como guionista para series de Televisión.

LA MUERTE SÓLO COGE 3 VECES


Sergio volvía a casa como todos los viernes; cansado por trabajar en las mañanas y, en esta ocasión, abatido tras haber suspendido el examen de lógica en la Universidad. Encima, su novia lo había dejado plantado en la estación de metro en la que habían quedado. Sin embargo, no lo tomó a mal, pues sabía que las obligaciones de ella la retenían varias horas más de lo que quisiera. Pese a las adversidades, Sergio estaba contento porque ese día era Viernes y ante él se habría todo un fin de semana para el desenfreno etílico o sexual que le permitiría evadirse de su monótona rutina de vida.
Acababa de pasar los puestos ambulantes de comida donde algunas veces cenaba, atraído por el inigualable olor de los tacos callejeros. A pocos pasos se encontraba el edificio donde vivía. Por fuera daba la impresión de ser de clase media venido a menos, pero donde se podía vivir con comodidad. Al entrar, llamaban la atención sus pasamanos de hierro completamente llenos de rayajos, las escaleras sucias y, por último, las paredes llenas de desconchones como si se hubiese producido una balacera que hubiese comprendido todas las plantas. Por si fuera poco, la habitación de Sergio radicaba en el último piso. Se trataba de una minúscula habitación de azotea de quince metros cuadrados en el que tenía, por toda posesión, una cama, una mesita de noche, una estantería de libros y unas cuantas cajas en las que ponía algo de fruta y comida que debía comer con gran celeridad para que no se echase a perder. En realidad, Sergio odiaba esa morada, los escasos ingresos de la beca que le otorgara su Estado natal, los imprevisibles envíos de dinero de sus padres y lo que recibía por sus clases particulares no le permitían pagar nada más. Pero estaba convencido de que sólo estaría unos meses ahí. A través de sus nuevas amistades conseguiría un empleo en la representación de su Estado en la capital con lo que aumentaría sustancialmente sus ingresos.

"Alma en movimiento. Meditación sobre Las Moradas". Entrevista a su autor, Carlos Dorvier

Las Moradas de Sta. Teresa de Jesús están consideradas como una de la obras más importantes de la mística. Después de cinco siglos de su realización, no sólo el lenguaje, sino la mentalidad con que fue escrito —según la cultura le la época— resultan obstáculos difíciles de superar pare el lector de hoy en día. Todo ello no impide que la obra pierda actualidad en lo que tiene de esencial. Carlos Dorvier, en el presente libro, intenta analizar y exponer esos valores permanentes en relación con la cultura de nuestro momento.

Si partimos de que una de las características más inquietantes de este momento es la pérdida del sentido de las realidades últimas de la existencia, Las Moradas, tal como aquí se exponen, nos ofrecen un camino de plenitud en un detallado análisis de las diferentes circunstancias que en él se dan.

Como consecuencia del planteamiento que en Las Moradas se hace del ser humano, una de las conclusiones más notables que se saca es la de la gran dignidad del individuo, de todos, incluso del más degradado, pues en lo profundo de él encuentra Dios su morada. Esto, en tiempos de pesimismo por la maldad humana, nos abre una posibilidad a la esperanza.

Hemos tenido la oportunidad de charlar con su autor, el madrileño Carlos Dorvier, quien, de primera mano nos habla sobre esta actualizacion de una de las obras cumbre de la mística mundial.




—¿Qué va a encontrar el lector en “Alma en movimiento”, su nuevo libro que ahonda en el pensamiento de Teresa de Ahumada y su obra “Las Moradas o El Castillo Interior”?
 —Alma en movimiento es un libro sobre Las Moradas, fácil de leer y no muy extenso. Las Moradas es la obra más importante de Sta. Teresa, y están relacionadas con el libro de su Vida, pues en ellas desarrolla ampliamente los temas de la vida interior, que apuntaba en su autobiografía. En mi libro tengo en cuenta todas las dificultades que Sta. Teresa ofrece al lector actual, y procuro superarlas para hacer posible la lectura del original o, al menos, dar una visión que, de manera positiva y útil, produzca una imagen clara sobre Las Moradas, si el lector, en su momento, no fue capaz de enfrentarse con el original. Porque Las Moradas es un libro extraordinario, como siempre se la ha considerado, y sería una pena que, dadas las circunstancias actuales, tan poco propicias para el esfuerzo intelectual, esta obra no estuviera al alcance de nuestros lectores.
—“Alma en movimiento” recupera el pensamiento de Santa Teresa de Jesús tras cinco siglos. ¿Es una actualización de su libro “Las Moradas” o un manual para el lector del siglo XXI?
Algo de ambas cosas tiene, pero, en rigor, no es exactamente eso. Es, en definitiva, la reflexión o resultado que un lector, con interés por la vida interior, obtendría para aplicarlos a la vida actual. En cierto modo, tiene mucho de traducción cultural e ideológica, es decir, de actualización de los temas que plantea Sta. Teresa.
—¿Cómo consigue eliminar la distancia de cinco siglos e interesar al lector por “Las Moradas”? 
La extensión del libro no hace referencia al esfuerzo y dedicación que ha supuesto. Lo primero es la dificultad del lenguaje, y no sólo el del s. XVI, sino el de Sta. Teresa, que, por coloquial y espontaneo, resulta doblemente inaccesible. Esto se supera con una lectura minuciosa y reiterada, hasta lograr penetrar en él. Siempre que tengo en cuenta este inconveniente, pienso en que su lectura, en las traducciones de otras lenguas, tendrá sus ventajas, pues la traducción, aunque haya perdido parte de la frescura original, también ha digerido sus peculiares dificultades. Luego —y esto es lo más importante, intento ver el significado actual de las observaciones sobre la vida interior que hace Teresa. Para ello, incluso me pongo en la mentalidad del no creyente, para comprobar qué podría éste aprovechar de la doctrina de Sta. Teresa, que es más de lo que pueda pensarse, porque Sta. Teresa es una profunda psicóloga, muy actual.
 —¿De todas las moradas que pueden habitarse en “El Castillo Interior” cuál es su favorita, esa que relee y en la que siempre encuentra algo más que aprender?
Todas las moradas tienen algo interesante, incluso las más breves o las más complicadas. En unas encontraremos muchas cosas importantes y en otras, menos, pero en cada una de ellas siempre habrá algo que nos pueda interesar. La que me resulta más interesante es aquella que llega al límite de nuestras capacidades humanas, la tercera morada. A partir de esa morada, ya sólo la gracia de Dios tiene la iniciativa. Siempre, y en todo momento del camino de la perfección, la gracia es fundamental, pero en las primeras moradas, el protagonismo de la voluntad y de nuestras capacidades naturales es lo que más se pone de manifiesto. La tercera morada es como una barrera difícil de franquear, pues, como dice Sta. Teresa, son muchos los que llegan a ella, pero pocos los que la sobrepasan. Allí se encuentra atascada la gran mayoría de las personas que consideramos buenos creyentes y practicantes, pero que no llegan a alcanzar esa paz y esa felicidad auténtica de la que tan pocas personas disfrutan. Es por lo que la religión ha dado esa imagen de colectivo sufriente. Si me interesan las primeras moradas hasta llegar a la tercera, es porque me preocupa el sufrimiento psíquico y espiritual que, en cierto modo, está tan desatendido, comparado con ese otro sufrimiento material, omnipresente en los medios de comunicación. No por ello, las últimas moradas dejan de tener importancia, porque van a ser el acicate y ejemplo de lo que, si confiamos en la misericordia de Dios, logrará, algún día, la gracia en nosotros.
—Durante el siglo XVI, el tiempo de Santa Teresa, el misticismo tuvo un auge altísimo. ¿Cree que es posible que en esta época actual —tan desnortada y sedienta de algo en creer— vuelvan a darse las características para un renacer del misticismo?
No hay duda que el siglo XVI es la edad de oro de la mística española. Es un fenómeno sorprendente, por lo que en el libro hago alguna referencia a su origen. Sin embargo, también ese misticismo tenía sus inconvenientes, pues, por estar acompañado de fenómenos extraordinarios, concentrado en una vida contemplativa conventual, ha resultado, con posterioridad, muy poco accesible al común de los humanos, que también tienen derecho a una vida interior y espiritual. En consecuencia, por una parte, la mística extraordinaria ha hecho que se perdiera interés por lo místico en el ámbito eclesial, y, por otra, el concepto de mística quedó reservado a una vida retirada del mundo. Pero, como el ser humano es de naturaleza espiritual, ese espacio abandonado por la religión, lo ha ocupado un enorme movimiento, que ha sido llamado Nueva Era, y que está presente en todos los ámbitos de nuestra cultura. No es algo concreto, pues tiene diversas manifestaciones, que van, desde las técnicas de control mental hasta la filosofía oriental, pasando por todo tipo de esoterismos. Pero, ahora, la cultura católica ha reaccionado, y cada vez hay un mayor interés por lo místico, reconociendo que todo lo referido a nuestra relación con Dios y con el misterio del ser humano tiene un carácter místico. La futura mística cristiana tendrá la ventaja de estar al alcance de todo creyente, y de, conectada con el Evangelio, no ser ajena al pensamiento y la ciencia de nuestro tiempo.
—-¿Cree que en España valoramos lo suficiente la obra de Santa Teresa que, además de doctora de la iglesia, fue una gran escritora, poeta y mujer adelantada a su tiempo? ¿Es su figura atemporal y un ejemplo permanente? 
Sta. Teresa es eso, exactamente, una mujer atemporal. Al leerla, nos damos cuenta de la actualidad de su carácter, lo cuál nos llena de asombro y nos hace comprender que, además de santa, fue una persona extraordinaria, pues demuestra cualidades humanas que, hoy mismo, la harían muy notable. En España siempre se la ha valorado; ha sido casi un tópico el tenerla como paradigma del ideal de mujer. No sólo las religiosas, incluso la feministas sienten admiración por ella.  Es tal la importancia que Sta. Teresa tiene en nuestro país que, a lo largo de la historia, han sido varios los intentos de hacerla patrona de España.
                Uno de los rasgos más curiosos del carácter de Teresa es su sentido del humor. Es un buen ejemplo de lo que el humor tiene de trascendente, pues, por encima de la realidad, aunque ésta no sea satisfactoria, e incluso resulte dolorosa, el humor es capaz de saltar a lo que tiene de “graciosa”, que es equivalente a sorprendente. Por eso, las personas con humor tienen una visión muy amplia de la realidad.
                Sta. Teresa siempre será un ejemplo de las posibilidades del ser humano para superar cualquier situación, porque es un alma inquieta, un alma en movimiento en busca de la verdad y de la auténtica felicidad.


Más información: Ediorial Cuadernos del Laberinto.
Coleccción ANAQUEL DE PENSAMIENTO, nº7
140 páginas • I.S.B.N: 978-84-946262-1-0 • 12 €

 http://www.cuadernosdelaberinto.com/Pensamiento/alma_en_movimiento.html


CARLOS DORVIER: Licenciado en Filosofía. Ha impartido cursos sobre el «Origen del pensamiento filosófico en relación al cristianismo». Ha dado conferencias sobre la noche del alma; la felicidad en el pensamiento clásico; el amor. Especialista en San Juan de la Cruz. Está interesado en la visión cristiana del psicoanálisis, así como en las inquietudes de los pensadores contemporáneos que han conmocionado Occidente.
En 2014 publicó El mayor misterio, el amor. Filosofía y Cristianismo, un ensayo sobre la importancia entre la razón (el Logos) y los valores que construyeron la civilización occidental.