Carlos Augusto Casas, finalista al IV Premio Ciudad de Santa Cruz de Novela Negra



Carlos Augusto Casas, finalista al IV Premio Ciudad de Santa Cruz de Novela Negra

Pocas veces una novela negra ha cosechado tanta unanimidad en los elogios, tanto de la crítica como de los lectores, como “Ya no quedan junglas adonde regresar” (M.A.R. editor). Lo que es aún más sorprendente cuando se trata del primer trabajo de su autor, Carlos Augusto Casas.  

P: ¿De verdad que ya no quedan junglas adonde regresar?
R: De verdad. Han sido sustituidas por parques temáticos con selvas de plástico, montañas de cartón piedra, rugidos pregrabados y puestos de perritos.

P: ¿Qué tiene su novela para que se haya convertido en el fenómeno literario del año dentro del género negro?
R: No estoy muy seguro de eso que dices de que mi novela es el fenómeno literario del año. Lo que sí es cierto es que no esperaba que tuviera esta acogida. Las críticas de los lectores y de otros escritores a los que admiro, alcanzar la sexta edición, las nominaciones a los premios... Yo creo que a la gente le ha gustado que el protagonista sea un anciano de 72 años, que rompa un poco con los clichés del género. Un tipo que está harto de que la vida le robe todo y dice basta, sintiéndose rejuvenecer a medida que consuma su venganza. Y luego algo fundamental en cualquier novela negra: los cabrones. Y mi novela está repleta de cabrones.

P: La novela está nominada para el Premio Morella Negra, el Novepol y el premio Ciudad de Santa Cruz, además de haber ganado el Wilkie Collins. ¿Qué suponen estos reconocimientos para un autor que presenta su opera prima?
R: Todos los premios son importantes, pero si hay un momento en el que lo son aún más es cuando comienzas. Porque son la mejor forma de reafirmar una carrera literaria, que acabes de creerte de que interesa lo que tienes que contar y la forma en que lo haces. Los miedos y las inseguridades van a seguir ahí, pero de forma diferente. He de reconocer que cada vez que nominan a mi novela me veo más guapo en el espejo, y más alto. Algunos días hasta rubio.

P: Me ha llamado la atención la forma en que está escrita la novela, con un estilo directo, sin apenas descripciones y apoyándose en los diálogos.
R: Creo que fue un periodista norteamericano refiriéndose al estilo de George Vincent Higgins el que dijo: “escucha lo que dicen, observa lo que hacen y saca tus propias conclusiones”. Eso es lo que yo trato de hacer.

P: En toda la obra no hay ninguna concesión de cara a la galería, en estos tiempos en que lo políticamente correcto lo invade todo.
R: Una novela políticamente correcta no puede ser una novela negra. Podrá ser un thriller, o una novela de misterio; pero jamás, negra.
Y yo quería escribir una novela negra. Estoy convencido de que los lectores están cansados de que se les tome por tontos, y hacer concesiones políticamente correctas es tomarles por tontos. Las novelas negras están adheridas a la realidad de la calle. Y en la calle hay racismo, injusticia, machismo y violencia. Las novelas negras sirven para denunciarlo no para obviarlo. 

P: ¿Qué es lo más negro que le ha pasado en la vida?
R: Uff, mejor no te lo cuento. Lo que sí te puedo contar es lo más negro que he escuchado nunca. Acabábamos de terminar un reportaje sobre la operación Malaya en Marbella. Me estaba tomando una caña con el resto del equipo de televisión cuando el técnico de sonido me dijo, mirándome fijamente: El cuerpo me pide comisaría.
No se puede decir más con menos. 

P: ¿Volveremos a ver al Gentleman, a Iborra, o incluso a Herodes, los protagonistas de su novela?
R: Es posible, pero no en mi siguiente libro.

P: ¿Y si ya no quedan junglas adonde regresar, qué hacemos?
R: Lo que todo el mundo cuando se aburre, irnos de compras. 


CARLOS AUGUSTO CASAS

CARLOS AUGUSTO CASAS 
(Madrid, 1971)
Escritor y periodista. Comenzó su carrera en Diario 16, alternando su trabajo en prensa con otros empleos como repartidor de publicidad, ferrallista o realizando el control de calidad de una compañía aérea haciéndose pasar por un pasajero común.

Después de pasar por la agencia EFE y varios medios locales, ejerció como periodista de investigación para TVE, Antena3, Cuatro y Telecinco. Actualmente compagina el periodismo en TVE1 (Víctimas del misterio) con la dirección de la colección de novela negra y policiaca Estrella Negra, de la Editorial Cuadernos del Laberinto.

Ha participado en numerosas antologías de relatos de género negro en Ediciones Irreverentes y M.A.R. Editor. Con uno de estos relatos, El Bar de los asesinos, dedicado a Lisboa, obtuvo el XIV Premio Internacional de Relato Sexto Continente, organizado por Radio Exterior de España.