Entrevista a Piero de Masi, autor de "SANTIAGO 1 de febrero de 1973 - 27 de enero de 1974"


Piero De Masi fue testigo de excepción del golpe de estado que tuvo lugar en Chile en 1973. La colección "La Valija Diplomática", que edita Cuadernos del Laberinto, es una radiografía viva y precisa de ese momento clave de la Historia. No se trata, únicamente, de la crónica del golpe en Chile, sino que además, el autor hace un relato de su experiencia profesional y humana vivida en circunstancias excepcionales.

La llegada a un Chile próximo al estallido, la dificultad de inserción en aquella realidad, el caos que la sublevación militar provocó en el país, en el pueblo chileno, e incluso en el quehacer diario de una embajada, y en las vidas de aquellos que trabajaban en ella, hacen de telón de fondo en el drama principal de este relato: el de la presencia de centenares de personas que, para huir de la despiadada represión de los militares, buscaron y encontraron refugio y salvación entre los muros de la Representación Diplomática italiana en Santiago de Chile. 

Hemos aprovechado la visita del autor a España, para la presentación de "Santiago", y hemos charlado con él tranquilamente y conocer de primera mano estas vivencias tan interesantes que ya forman parte de la Historia.

Traducción de Carlos Sánchez de Boado y de la Válgoma

—Su libro "Santiago" es una memoria certera como parte del cuerpo diplomático italiano de los días que vivió en primera fila el golpe de estado en Chile en 1973. ¿Vivencias como estas marcan una vida?
Experiencias como esta son muy duras y estresantes cuando se viven. Y creo que esto se puede observar claramente cuando se lee mi libro. Sin embargo, posteriormente, con el transcurso del tiempo, estas cosas entran a formar parte del patrimonio personal de cada uno. Y la crudeza  de los hechos y la crueldad de las personas dan paso a los aspectos  más positivos, a veces cargados de entusiasmo, de aquello que se ha visto y hecho.
Incluso hoy,  casi cincuenta años después de los acontecimientos de Chile, me encuentro aquí y allá con algunos de los huéspedes de la Embajada de Santiago y, más que su permanente gratitud, me llena de alegría e incluso de orgullo  compartir con ellos el gran ejemplo de solidaridad humana que construimos entre todos.
  
—¿Cómo ve todo esto casi 50 años después?
Más que mis sentimientos personales, creo que lo que me asombra es el cambio radical que se ha producido en el mundo, y en particular en América Latina, entre entonces y ahora. Los dramas de Chile, la Argentina,  Brasil, Bolivia, de Uruguay y del Paraguay, parecen muy lejanos en el tiempo: hoy ya nos hemos habituado a ver a aquellos países libres de la pesadilla de las dictaduras militares, incluso aunque se enfrentan a problemas económicos y sociales. Y me pregunto por qué ha sido necesario tanto dolor, tanta crueldad, tanta injusticia, para poder obtener cosas, derechos y la mejora de las condiciones de vida que en la actualidad  son absolutamente normales.
  
—La versión española de "Santiago" ha sido traducida por el también embajador Carlos Sánchez de Boado y de la Válgoma, que además es su amigo. ¿Cómo ha sido este proceso de trabajo conjunto?
Carlos y yo somos amigos desde hace muchísimo tiempo, desde que teníamos nuestras respectivas Embajadas en el mismo pasillo de Hotel, en una recién nacida Namibia. Cuando “Santiago” se publicó en Italia, Carlos y Elena estaban en nuestra casa de Umbria para la recogida de la aceituna. Cuando vio el libro se ofreció inmediatamente para traducirlo al español. Debo decir que su conocimiento del italiano  ha resultado sorprendente y el trabajo de traducción no ha requerido muchas intervenciones mías. En alguna ocasión tratamos  de común acuerdo de verter al español expresiones idiomáticas italianas de las que tal vez abuso cuando escribo. Quiero agradecerle públicamente a Carlos una vez más por la gran ayuda que me ha prestado.
Los embajadores Piero De Masi y Carlos Sánchez de Boado y de la Válgoma
Los embajadores Piero De Masi y Carlos Sánchez de Boado y de la Válgoma

—¿Qué es lo más duro de la vida diplomática?
Independientemente de las circunstancias excepcionales, como la que me tocó vivir en Chile, que pueden  golpearle a cualquiera en cualquier momento, creo que lo más difícil para un diplomático es encontrar el equilibrio entre la ambición personal y los fines de su misión que son la esencia del cometido en el que trabaja. En Italia decimos en broma (ni siquiera eso): “Hay quien hace carrera y hay quien hace la carrera”. Que quiere decir que hay quienes apuntan únicamente a ascensos rápidos sin adquirir la experiencia necesaria, y aquellos que prefieren adquirir una formación completa que puedan utilizar en los diversos destinos que les toque desempeñar. Es conveniente tener en cuenta ambas cosas y no perder de vista el factor humano en nuestras relaciones con todos aquellos con los que estamos en contacto en el desempeño de nuestras tareas institucionales. Solamente de ese modo recibiremos el reconocimiento de aquel que ha depositado su confianza en nosotros.

—Su pertenencia  a la carrera  diplomática italiana le ha llevado a vivir en países como Francia África del Sur, Chile, Checoslovaquia, España, República Democrática Alemana, Namibia, Estados Unidos o Países Bajos. Puede decirse que ha tenido una vida apasionante al alcance de muy  pocos.
Refiriéndome a lo que decía anteriormente creo que he hecho “la” carrera: diplomacia “pura”, puestos  consulares, comerciales, multilaterales, Europa, África, América del Norte y del Sur, países occidentales,  comunistas y en vías de desarrollo. Al término de mi carrera no fui nombrado Ministro de Asuntos Exteriores, pero estaba preparado para colaborar o dar una opinión en torno a todos los aspectos de la vida internacional. Y de esto estoy satisfecho, a pesar de todo.

—Defínase en cinco palabras.
Razonamiento. Realismo. Solidaridad. Understatement. Actitud de auto ironía.





Piero De Masi
(Roma, 1937)
Su vida profesional transcurrió en el Servicio Diplomático italiano, alternándose con periodos de servicio en el Ministerio de Relaciones Exteriores y en sedes Diplomáticas y Consulares en distintos países como Francia África del Sur, Chile, Checoslovaquia, España, República Democrática Alemana, Namibia, Estados Unidos o Países Bajos.
Algunos de los acontecimientos que han caracterizado el escenario mundial en la mitad del siglo XX, lo encontraron como espectador, a veces casual, otras veces activamente involucrado: desde la condena del régimen de los Coroneles griegos por parte del Consejo de Europa, al sistema del apartheid en África del Sur; desde el golpe chileno de 1973, al Movimiento «Charta 77», en la Checoslovaquia del desacuerdo; desde el regreso de la democracia en la España pos-franquista, a los dramáticos acontecimientos del mundo comunista y a la caída del Muro de Berlín; desde la creación del último Estado pos-colonial africano, hasta la tragedia del 11 de septiembre en los Estados Unidos. 


Más información: 

"SANTIAGO. 1 de febrero de 1973 - 27 de enero  de 1974"

Autor: Piero De Masi
Editorial Cuadernos del Laberinto
Coleccción LA VALIJA DIPLOMÁTICA, Nº 48
256 páginas • I.S.B.N: 978-84-947160-8-9 • 15,00€