Las mentiras de la leyenda negra contra España, un ataque desde fuera y desde dentro. Sexto Continente 195


En Sexto Continente, el café literario de REE dirigido y presentado por Miguel Ángel de Rus, creemos necesario meditar sobre nuestra historia; somos un curioso país que logró hacer una patria común cuyo idioma aún nos une a unos 580 millones de personas; en el que la Reina Isabel la Católica prohibió la esclavitud a finales del S.XV; somos los herederos de aquellos que crearon la mayor nación mestiza del mundo que es Hispanoamérica –mientras otros colonialismos cometieron genocidios de las poblaciones nativas y/o arrasaron sus industrias para ocupar esos países no sólo militarmente, sino económicamente–; y sin embargo, somos el país que soporta la leyenda negra, cuando los colonizadores ingleses, holandeses franceses o belgas hicieron aberraciones que superan lo imaginable por un hispano. España es uno de los países modernos más antiguos del mundo y curiosamente, uno de los que soportan mayores fuerzas disgregadoras; primero desde el terrorismo, y después desde una propaganda con métodos que parecen heredados del nazismo. Somos un país lleno de defectos, pero como tantos otros. Por ello, hemos pensado que hasta aquí llegaron las ideas preconcebidas, la propaganda y la debilidad moral que nos lleva a creer cualquier cosa que se diga sobre España, y vamos a conocernos mejor.
Hablamos con María Elvira Roca Barea de dos de sus libros más significativos: “Imperofobia y leyenda negra”, una obra que derriba mitos e ideas preconcebidas de la historia de España y que demuestras cómo se crean mentiras que manipulan la historia en beneficio de otras potencias, y se trata en profundidad los casos de Roma, España, Rusia y Estados Unidos, y “6 relatos ejemplares”, con trasfondo en el mundo protestante y en los tópicos que crearon contra los potentes y soleados países del sur, a quienes consideraban sus enemigos. Un libro protagonizado por reyes, nobles y señores del S.XVI que tenían unos intereses que chocaban con los de los pujantes países del sur. Encontramos en estos relatos personas como Ana de Sajonia, Lutero, Calvino o William Shakespeare.
Jesús Laínz nos presenta “España contra Cataluña” una explicación del nacionalismo separatista catalán que tiene sus raíces en la pérdida de los terrenos españoles en América durante el reinado de Fernando VII, y en la derrota de Cavite contra el ejército yanqui, cuando la burguesía catalana (entre otras) vio que ya no podrían tener esclavos, ni obligar a los americanos a comprar sus telas a precios abusivos por las imposiciones del Estado Español. El autor une en la historia a aquellos egoístas que obtuvieron todo tipo de beneficios económicos a costa de hundir la economía de España y la de Hispanoamérica, con algunos de los políticos más corruptos de la actualidad. Y muestra con datos que los principales impulsores de la guerra civil española de 1936 al 39 fueron los empresarios catalanes y la Iglesia catalana. Y, por supuesto, cómo se fragua la propaganda antiespañola.
Volvemos a un pasado más remoto, casi podríamos decir que al principio de todo esto: Hablamos de “El visigodo” con Luis Barberá. El Visigodo narra los hechos acontecidos desde el desembarco en la Península Ibérica de los musulmanes en el año 711 hasta la formación del Reino Astur en el 718. Los visigodos, otrora dominadores, pierden su hegemonía en poco menos de tres años. La conquista musulmana arrasará la cultura imperante en las tierras de la Hispania romana. Los protagonistas de esta historia son don Pelayo, primer rey de Asturias; reyes godos como Witiza, Chindasvinto y don Rodrigo; Favila, dux visigodo de la Asturica y padre de D. Pelayo; los Papas Constantino I y Gregorio II, entre otros. España ha sido siempre un país mestizo, unión de muchas sangres, culturas, lenguas y tradiciones. Aquí encontramos la mezcla de sangres entre los primitivos hispanos, los moros y los pueblos centroeuropeos.
Y acabamos recomendando el libro de Manuel Fernández Álvarez “Carlos V, un hombre para Europa”, sobre la figura de uno de los estadistas más importantes de los últimos siglos y un incansable luchador contra el luteranismo.
Hoy revivimos nuestra historia, con sus errores, sus faltas, y también con sus aspectos interesantes y positivos, que los hubo,  a pesar de las leyendas.
Puedes escucharlo en directo, el 2/06/18 de 13,05h a 14h (hora peninsular española) en http://www.rtve.es/radio/radio-exterior/
Y tienes los archivos de sonido en  http://www.rtve.es/alacarta/audios/sexto-continente/ 

Antonino Nieto Rodríguez y su "Ojo del abismo" en la 77ª Feria del Libro de Madrid




Una de las novedades más esperadas y llamativas de esta 77ª edición de la Feria del Libro de Madrid es la nueva entrega literaria del poeta gallego Antonino Nieto Rodríguez, que ha fichado por el esmero y la calidad de la editorial Cuadernos del Laberinto.

Bajo el esclarecedor título "El ojo del abismo toma de la mano el arco iris" el lector se enfrenta con un mordisco, con la dentellada del tigre de una cubierta deslumbrante y gráficamente representativa del contenido: Nos encontramos ante un grito revelador y pragmático, una salida honesta contra la barbarie que corrompe al hombre y le condena al vacío, a la negación de su propia idiosincrasia y perfección.
 Antonino Nieto Rodríguez vuelve a hacerlo, vuelve a posicionarse como bastión de la originalidad con la naturalidad con la que sonríe, con ese talante elegante que posee y que envidiamos. "El ojo del abismo toma de la mano el arco iris" acaba de llegar y ya no podemos vivir sin él. 

Sexto Continente ha tenido la ocasion de charlar con el autor, quien nos desvela los secretos de su poesía personal y pura.

¿Qué va a encontrar el lector bajo este título tan enigmático y hermoso “el ojo del abismo toma de la mano el arco iris”?
—“nos quieren como a perros: alegres
y detectores de la narcolexia, por ejemplo
y sucios,
no vaya a ser que el alzhéimer  nos invalide como verdugos”

en tal barro se articula este  cruento sueño que responde al grito de “el ojo del abismo toma de la mano el arco iris”. poemario en tres partes: la desnudez, el coito y el postcoito.

y, como muestra de la sabiduría que embarga al nacido humano, continúa con sus cuentas este ojo del abismo y, para no perderse, reza, o vomita contra el dolor que le da nombre y vivo, acaricia la podredumbre que distingue a la primavera, a todas y a cada una de las heridas que en toda creación respiran:

“rasgos de la inteligencia humana:
comenzamos almacenando el excremento de los dioses, el oro según los incas
vamos mejorando
a día de hoy recolectamos, paradigmas del progreso, el excremento de los perros”


poemario de las entrañas, este ojo del abismo toma de la mano el arco iris, ríe, y crece, con la angustia del formateador de imposibles y así, vivo, se catapulta contra sí mismo

“descripción del aire: todo es boca: números, para no reventar”

y, para que la duda no consuele al lector, ni sirva de alimento a lo ya perdido, el autor, el hambre que persigue al nacido, disuelve toda posibilidad de armisticio. la conciencia, entonces, esa deuda o lacra de lo aún por vivir, pone rostro y sangre en el solar del condenado:

“hechizos por doquier: llagas del infinito sin fin
cabezas transportadoras exhuman lo que has de vivir:
tratan de desempolvar lo inencontrable”

habla por ti, por mi, por nosotros, no el condenado, la víscera, lo visible del cuento, el polvo en su conjugar la alegría de lo aún por saber

y así, en este poemario, en su no principio, la desnudez acomoda lo posible y lo indecible, la resistencia de lo aún por llegar y el inútil finiquito de lo ya sabido…  y así, y por si uno se perdiera en la conmutación de las penas y alegrías con que, felices o no, nos antorcha la administradora condición de seres vivos, el que esto suscribe se expande entre los fogones de la muy pintoresca bendición de miedos, sueños, sueldos y demás trompeterías del bufonesco invento que hemos dado en llamar vida o, en su particular adiestramiento, social estado de derecho, democracia, imperio de la ley… obediencias todas para una más perfecta transformación del que nunca fue un ciudadano en propiedad de

y así, en el ojo del abismo toma de la mano el arco iris, la desnudez conforma la fuerza que aún sostiene al inocente:

“no hay nada de generosidad ni de ética en eso que algunos llaman el hecho de escribir: de esos refugios, huyo

escribo para así vaciarme de lo sobrante: de todo lo que no sea vacío o para ser más exacto, escribo vaciándome…

por su puesto que en ocasiones trato de engañarme
pero siempre como si no:
cuando hablo de lo innombrable –sea eso lo que sea- por ejemplo.
y no porque esté mintiéndome
sino porque la palabra se adueña de lo inaprensible o indecible o…
y sólo me deja, bendita ella, el apaño insignificante del significado,
que no es más que la cortina de humo tras la que afilo mis no pertenencias más personales: sueños, querencias, hartazgos… también el odio, esa química o cuenta en el borrón de la alegría

la ética?
yo no hago literatura.
la poesía no es literatura.
la poesía bucea en lo imposible de los hechos, boceta, si acaso, en los márgenes, entre la basura que nos constituye, no la verdad, no el suelo o el aire que nos ampara o modifica o suplanta, que también… sino el cuento infame sordo ciego mudo de lo vivo

qué ética
ni qué literatura
vaciarse de lo que no te constituye: el amor, la esperanza, el grito…

cómo desprenderse del propio nombre

uno porta contra sí mismo el imperdible hilo de la propia muerte
vaciarse en ella: contra ella
del primer día al último
por si así agotásemos la contaduría que nos vierte y aún fuese posible la resurrección de los muertos, por ejemplo.”

no en otra cosa o diente o beso se empeña este poemario

“de lo que la verdad ahoga
en esa euforia de las cenizas
el vientre intacto:

el ojo del abismo toma de la mano el arco iris”

¿Qué opinión le merece la situación de la cultura española contemporánea?
te contesto con dos poemas y un breve delirium vital

1
el aliento de las élites: el analfabetismo
transforma la vida en leyenda
la pobreza en diamantes
la muerte en tabla de salvación…
y para que valiente o miserable en nada te reconozcas,
la caricatura en cultura: en alegre dentición
contra la maldición que nos vive

2
esta democracia funciona contra el ciudadano
lo que llaman cultura no es sino comercio
sólo comercio o mortal dentición del obediente
hay otra
la que no existe
y precisamente porque no existe amedrenta al amo
es fruto de lo que no se sabe
de la risa
y la putrefacción del barro
bendita sea entre todas las condenas!

3
breve delirium vital:

nada de mejores… ni siquiera unos y otros…: los mismos. solo los mismos: por arriba y por abajo, por detrás y por delante y por el medio: solo los mismos.  y no precisamente el grupo musical de los años 60 y 70 del siglo pasado que tan certera y creativamente nos regalaba espléndidas versiones de las canciones –temas del no del momento- que todo el no mundo entonábamos –incluso antes del propio nacimiento: no nacemos, nos nacen-
los mismos de los que hablo es la expresión hedionda, virtuosa la apalabran ahora, del sí a lo servil, de la palmadita encarceladora, del ahogamiento de cuanto de vivo alcanza la gracia que nos regala dueños de nuestra propia rendición


¿Cuál es su metodología en el proceso de creación?
metodología? no tengo. es la respiración mía o ajena quien en incompleta interacción  con lo que en mi suscita la meteorología, la carnalidad insuficiente de las palabras, los muros que con creciente generosidad los que nos oprimen –por nuestro bien, siempre por nuestro bien- y con la inestimable y nunca bien remunerada complicidad por nuestra parte, la alimentación –esa graciosa virtuosidad de la agonía redentora- que ese día –acertadamente o no- ingiero para manutención del laberinto de posibilidades que me crece consecuencia, solo consecuencia, nada de mío o tuyo o nuestro… me especia no lugar en la paleta del ojo que todo lo significa

escribo para palparme ajeno: mío sin mí. no producto. no perteneciente

escribo como respiro: desde la indignación. con el puño como abrazo contra toda condena: contra el silencio, contra la inutilidad de las palabras, contra la febril religiosidad de la obediencia y sus monaguillos: sueldos, gritos, desmemorias… y demás artículos de precocinadas bendiciones

la verdad, como la lluvia, solo sudor de la alegría que nos compra


¿Cómo ve el papel de la métrica y la rima en la poesía contemporánea?

ensayando un beso en el barrizal del paraíso:
contra las formas
contra la mirada del laberinto

ni métrica ni rimas ni nada que la conciencia, esa infiltrada, acepte.
ni la razón ni la imaginación.
la revelación del misterio como fuente cegadora de las formas.
las formas mismas ajuar contra el laberinto de lo impensable.
el ritmo, la hondura de los sentidos, la musicalidad de lo imperecedero…:
“ningún lugar. en ninguna parte”
el infinito secreto de la palabra licuando entonces lo incorregible,
la sustancia: lo inútil que en todo nacido tiembla.
y al final el principio: la sed del ángel: tú que sin posibilidad ni redención posible acentúas o acomodas lo que sobra del polvo en sonoridad ecuestre.
el polvo, el andamiaje: el esqueleto que te crece sucursal de lo debido hayas o no picoteado en la vertebral del grito;
la sonoridad ecuestre, el alma: eso que atrapa al otro y en ti, gargarismos aparte, hace sombra y cuerpo y aún acertando, disuelve lo que de la verdad alcanzas.
en ese sueldo,
también la belleza nada y se ancla en lo prescrito.
la belleza, sí, la cruenta limitación de lo infinito…
las formas, todo lo sabido reducido en armas, expanden lo creado, no la creación misma: la creación es salsa sin iglesias ni doctorandos,
y sin remuneración posible:
nada la consecuencia
nada la revelación
nada el misterio de lo inencontrable
en esa desfachatez, obviado el círculo de la visibilidad,
tampoco la creación: “ningún lugar. en ningún tiempo”:
la pura o impura nada negándose no vida, no resultado, no cuanto en uno o en nadie respire víctima o verdugo, sí, para qué callarlo, alimentación sin más del yo.
escribir desde las formas conforma el escenario de la parodia.
bendita ventilación,
la farsa –la naturaleza- el corazón del diente: sed o café o rincón de lo perdido.
el sol, esa indiferencia de las sombras, crece masticando formas para,
infeliz e incompleto,
no dormirse nunca  

Últimamente parece que la Poesía goza de muy buena salud ¿a qué cree que es debido este despertar poético?
vuelven los delirios,
los pasteles de mazmorra y sangre y estola,
vuelven para reventar los mares,
secar lo que de gozo y libre y austero tiene el silencio.
vuelve la puntuación el miedo, la necesidad: casa del germen.
regresa desnacida,
patrocinados todos los lindes.
arbitraria y sin causa.

vuelve también la alegría,
el frescor del suelo y la salud de lo nunca comenzado.

vuelven los diluvios. siempre
no se repiten
regresan con los labios largos
en sus venas lo recaudado:  las flores del aire.

desespero y desasosiego, entonces, fabulosas cartas para otras jaulas

¿el poema, la sed del aire, jaula de puertas abiertas, tacto inaprensible del infinito echo escoba, portal del beso que con todo se estrena siempre naciente, sin límites…?

versos o besos o cuentos o cuentas o rastros…: rostros de la alcantarilla

un sólo ovillo
los hilos únicamente describen la temperatura ambiente.
el tiempo es mío.
ningún reloj pisa mi desnudez: los zapatos
antes que el pantalón.
privar al hombre del animal que lo anda.
revisitar la química destrucando sus consolas: en el baño
y en la vida lo esencial vaciarse ... antes de mancharlos
lavar los platos.
un sólo ovillo: "tus ojos me reían"
 sombra seca del arcoiris apuntalando mares: "un fantasma perfecto",
ninguna ventana asesina al hambre ... bien despierta
resurrecta al hombre ...
y qué si el viento, lo vacío, el vértice que sostiene al hilo empala a ningún principio,
a la madre ... son lágrimas: "dibujan ausentes".
la ley del verbo: recoger información y manipularla, por ejemplo, en diez venganzas.
ninguna duda: la venganza es "el hombre" ... : "sudor del agua"
el cerebro "la edad del tiempo" ... estuche de la risa.
un sólo ovillo: la ofensa permanente.
sin perdón luz sin vientre,
abierta la boca: biografía de pequeñas noches sin muertos
lluvia como risa furiosa: "el mar comprado"
antología sin numerar de células, genes, cromosomas ... son dientes
antonino nieto rodríguez reptando infinitos no caducables.
el tiempo es mío.
el miedo a no ser muerte -a perder el retrato que nos entierra-
es quien esculpe a la mujer y al hombre,
mujer y hombre.


preguntas  por el qué (a qué se debe, su buena salud…)
arañando, sólo y sin sed que te lleve, la culata del para qué.
repudias esta subasta,
este chapoteo dental del cómo y lo sin fin.
prologas esqueleto en mano la inútil generosidad del polvo:
“debe ser el motor,
la nada debe ser el motor”,
vociferas vomitando todo el silencio del mundo”
… …                     

¿tienes, acaso, algo que olvidar?

¿también dios, o como se llame el hartazgo?

nada ni nadie sino la indiferencia chupándonos la sangre
saciando con voluptuosidad insaciable el cómo   el quién

… …

previo a la furia adviene el silencio
anuncia la inútil ferocidad del abismo,
la crueldad febril de la alegría que te empala piel pies manos…
pisada en lo sin fondo del ojo

contaré lo que nunca cuento
que no me importa hacer el bien: es cosa de las entrañas
y que la conocí como se conoce al agua: sin tiempo para perderla
y más mentiroso aún, diré
que el tiempo no existe y que
porque no existe nos hace suyos,
como los sueños, cuando insomnes nos ejecutamos vivos

¿tengo, acaso, algo que olvidar?
contaré lo que nunca cuento:
escribo como respiro: desde la indignación
contra el puño del corazón que nos ríe

no más palabras!
no mas miedo!
qué entonces!
no más dolor!

en tal desnudez
el poeta crece en la intuición
se protege contra la inocencia –o es contra la conciencia?-…
con la intuición, fruto inabarcable del verbo, alcanza lo inesperado:
primer misterio de lo palpable,
cuerpo incorrupto del significante…
en esa insaciable primavera del pulso,
contra la mortalidad creciente, viral agasajo del viento –o es del vientre?-
el nacido, esta cosa o casa del dolor y la risa:
de la velocidad del diente en su peregrinar sin tiempo,
para no perderse,
porque eres único     
porque el tú y el yo y lo nuestro
-baba, sólo baba, o basura:
que no en otra cosa resistimos-
acumula
lo que dios o el hartazgo
trituran para mayor gloria de la locura que nos renta:
crímenes  miserias  pestes:
bibliotecas del horror
fecundos pastizales no caducables,
sí,
la luz la palabra el quiero, sí: lo vivo!...

ese vómito
sólo
acumula pérdidas

en tal desnudez

licuado aliento
carcajada
tramoya de las vísceras:

el poema

 el jugo de la memoria”

… …                     
en tal bendición
la buena salud es el vómito,
el despertar la condición de la herida
vómito y herida la feliz revelación que instruye al poeta:
al pan que sostiene y alimenta al tiempo:
al ojal que distribuye y encarna la ferocidad inabarcable
en delirio
o farsa
o cuento del nunca acabar:
lo vivo, el poeta,
amputándose incansable la santidad que lo encala sentido, no renta:
ajuar de lo inútil:
lo que a día de hoy protege, ampara, da calor a la llama,
al grito que nos inciensa
no cómplices
solar de lo impensable:
de lo poco que en la ceniza no late a beneficio del verdugo

¿explica , entonces, el grito la buena salud de la poesía, el credo este despertar de lo poético?
 si acaso, mastican su existencia


¿Con que título reciente se ha quitado el sombrero?
dice Antonio Gamoneda: “Inma Marcos, ajena, a las ocasionales tendencias que suelen darse en la poesía, ha optado por la que me parece la más noble y sensible de las posibilidades; por la difícil sencillez que solo puede practicarse de manera solvente si en su origen está un verídico talento…”

coincido con Gamoneda y así me uno en el reconocimiento al magnífico poemario que acaba de publicar Inma Marcos y que lleva por título “la nieve” (ediciones Casus-Belli. )

y recomiendo también la obra poética de Manuel Ruiz Amezcua

¿Tiene libro electrónico? ¿cree que finalmente acabarán con el libro en papel?
no tengo.
me niego a algunas cosas
cada vez menos, o más.
dependiendo del pulgar que nos alumbre ese día

¿Acabarán con el libro en papel?
cosas más difíciles, incluso imposibles, vemos cada día, por ejemplo, que aún  nos atrevamos a decir que estamos vivos… con todo el carcaj de expropiaciones, asesinatos imprescindibles, hablo del comer, del respirar, del manto cruento de las leyes… de la muerte misma que, nos dicen, libera al nacido de su particular y vertebral paraíso…: no morir para morir sin fin


Defínase en 5 palabras
en cinco palabras, no: sería excesivo. simplemente soy, me acepto… Antonino es mi horma. así que diré algunas palabras más acerca de mí, para cercarme menos

“soy un perro
soy un pájaro
soy el orín del árbol que me cobija
soy,
lo que nunca fui: como la memoria
puro cristal:
atormento a la soledad,
al dolor que me construye para mejor destruirme”

Antonino Nieto Rodríguez
Antonino Nieto Rodríguez
Antonino Nieto Rodríguez
Poeta, videoartista, creador de espectáculos y rituales en los que aúna literatura, artes plásticas, circo, performers, ballets...

Sus obras se han visto en el MNCARS, el IVAM, en festivales de Alemania y Portugal, en diversas Universidades, foros culturales, castillos, cementerios, antiguos campos de concentración, plazas públicas, bares…

Es colaborador habitual en diferentes programas de radio y revistas culturales; y además forma parte del equipo de Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

Ha publicado, entre otros, los siguientes poemarios: Dibujas ausentes, La voz del escorpión, Un fantasma perfecto, Toda la carne y el infinito o Escaleras del aire.
Y ha antologado múltiples obras, como Guía viva de ortodoxos y heterodoxos en la poesía contemporánea gallega (apuntes para no disolverse en la común semilla del tiempo), Las mejores historias de amor (o como rompimos la muerte a besos), Los mejores poemas de amor (pequeños fragmentos del corazón que nos ríe), Amour fou o ebrio desván de amores locos, Inmortal amor mortal (de la ceniza, la máscara) o Amores de ficción…
 

DOMINGO 3 de junio
Feria del Libro de Madrid 2018. CASETA 213 (Cuadernos del Laberinto)
De 20:00 a 21:30 :
Antonino Nieto Rodríguez firmará El ojo del abismo toma de la mano el arco iris


MÁS INFORMACIÓN: 
http://www.cuadernosdelaberinto.com/Poesia/Antonino_Nieto_Rodriguez.html 

 El ojo del abismo toma de la mano el arco iris
Autor: Antonino Nieto Rodríguez

I.S.B.N: 978-84-948608-9-8 • 182 páginas • 16,30€